Geor­ge H. W. Bush ha muer­to: qué re­cor­da­re­mos del POTUS 41

El expresidente de los Es­ta­dos Uni­dos, Geor­ge Her­bert Wal­ker Bush, mu­rió el vier­nes a los 94 años.

Metro (Nicaragua) - - MUNDO - DA­NIEL CA­SI­LLAS

El 41º pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos mu­rió a la edad ma­du­ra de 94 en su ho­gar en Te­xas, el es­ta­do don­de ini­ció su exi­to­sa ca­rre­ra po­lí­ti­ca y de ne­go­cios que lo lle­vó a con­ver­tir­se en mi­llo­na­rio a los 40 años y el lí­der del país más po­de­ro­so del mun­do a los 65.

Geor­ge Her­bert Wal­ker Bush co­men­zó a con­tar su his­to­ria con so­lo 18 años de edad, cuan­do se con­vir­tió en el avia­dor na­val más jo­ven de la Ma­ri­na de los Es­ta­dos Uni­dos. Vo­ló en un to­tal de 58 mi­sio­nes de com­ba­te du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y du­ran­te una de ellas su avión fue de­rri­ba­do por un bar­co ja­po­nés te­nien­do que ser res­ca­ta­do en el mar.

El ex-potus es re­cor­da­do co­mo el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se que su­ce­dió a la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, even­to his­tó­ri­co que ocu­rrió an­tes de su pri­mer año en el car­go. Des­pués de la caí­da del Mu­ro, Bush co­men­zó a go­ber­nar el país más po­de­ro­so del mun­do.

Así, des­de su ini­cio se en­fren­tó a un mun­do en rá­pi­do cam­bio con el fin de la Gue­rra Fría, la caí­da del blo­que co­mu­nis­ta y el fin de la Unión So­vié­ti­ca. An­te es­ta nue­va si­tua­ción glo­bal, Bush acla­mó la mar­cha de la de­mo­cra­cia e ins­ti­tu­yó na­cio­nes más mo­de­ra­das a la nue­va po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos.

A pe­sar de te­ner una po­lí­ti­ca ex­te­rior más mo­de­ra­da que su pre­de­ce­sor Ro­nald Rea­gan, Bush nun­ca ol­vi­dó su pa­sa­do mi­li­tar y, des­de su dis­cur­so inau­gu­ral, pro­me­tió uti­li­zar al Ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos co­mo una “fuer­za pa­ra el bien”. Ba­jo es­ta idea in­va­dió Pa­na­má, de­rro­có a Ma­nuel No­rie­ga, un an­ti­guo so­cio su­yo, y lue­go lan­zó la Ope­ra­ción Tor­men­ta del De­sier­to en con­tra de su an­ti­guo ami­go, Sad­dam Hus­sein.

De he­cho, la ma­yor prue­ba de la pre­si­den­cia de Bush se pro­du­jo cuan­do de­ci­dió en­viar 425.000 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses a Irak pa­ra li­be­rar a Ku­wait de la in­va­sión or­de­na­da por Sad­dam Hus­sein y evi­tar que el ejér­ci­to ira­quí se tras­la­da­ra a Ara­bia Sau­di­ta. Es­ta ac­ción y el he­cho de te­ner éxi­to en la cons­truc­ción de una coa­li­ción glo­bal apor­ta­ron a la po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te. A pe­sar de ha­ber al­can­za­do una po­pu­la­ri­dad sin pre­ce­den­tes por su ac­ción mi­li­tar y su triun­fo di­plo­má­ti­co, la ad­mi­nis­tra­ción Bush cau­só des­con­ten­to en el país por una eco­no­mía va­ci­lan­te, un au­men­to en vio­len­cia en ciu­da­des y un al­to gas­to en dé­fi­cit. En 1992 per­dió su can­di­da­tu­ra a la re­elec­ción al en­fren­tar el de­mó­cra­ta Wi­lliam Clin­ton.

“No tie­nes que ir a la Uni­ver­si­dad pa­ra te­ner éxi­to .... Ne­ce­si­ta­mos a la gen­te que di­ri­ge las ofi­ci­nas, la gen­te que ha­ce el tra­ba­jo fí­si­co du­ro de nues­tra so­cie­dad”.

Geor­ge Her­bert Wal­ker Bush, pre­si­den­te nú­me­ro 41 de los Es­ta­dos Uni­dos.

|GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.