P&R

Metro (Nicaragua) - - OMG! - EMI­LIO GÓMEZ MI­LÁN pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, Es­pa­ña.

¿Qué es el ‘Efec­to Pi­no­cho’?

- Cuan­do la gen­te mien­te, la men­ti­ra tie­ne, al me­nos, dos com­po­nen­tes, uno emo­cio­nal (cuán ner­vio­so te po­nes) y otro cog­ni­ti­vo (el es­fuer­zo men­tal para men­tir, in­hi­bir la ver­dad, pen­sar en las con­se­cuen­cias, si es­tás sien­do con­vin­cen­te). El emo­cio­nal se mi­de en la pun­ta de la na­riz, por lo que se le lla­ma ‘Efec­to

Pi­no­cho’ (si la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja allí es de­bi­do a la va­so­cons­tric­ción ar­te­rial en esa zo­na, y obe­de­ce a la ac­ti­va­ción sim­pá­ti­ca, a sen­tir es­trés, si la tem­pe­ra­tu­ra sube allí es de­bi­do a la va­so­di­la­ta­ción de­bi­do a la des­ac­ti­va­ción del sis­te­ma sim­pá­ti­co, a sen­tir cal­ma o con­trol). El se­gun­do com­po­nen­te, el cog­ni­ti­vo, se mi­de en fren­te (cuan­do pen­sa­mos y pla­ni­fi­ca­mos lo ha­ce­mos con el ló­bu­lo fron­tal, de­trás de la fren­te, y allí flu­ye más san­gre y sube la tem­pe­ra­tu­ra de esa zo­na). En re­su­men, un men­ti­ro­so de­be mos­trar una tem­pe­ra­tu­ra más ba­ja en la na­riz y una tem­pe­ra­tu­ra más al­ta en la fren­te.

¿Cuán fia­ble y pre­ci­so es el mé­to­do pro­pues­to en la in­ves­ti­ga­ción?

- He­mos ob­te­ni­do una pre­ci­sión de has­ta el 80% para de­tec­tar a los men­ti­ro­sos con un 20% de fal­sos po­si­ti­vos (per­so­nas inocen­tes que en­con­tra­mos cul­pa­bles). Es­to es­tá muy por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des, pe­ro no es per­fec­to, to­da­vía hay mu­cho que me­jo­rar. Y eso fue con­fir­ma­do en el la­bo­ra­to­rio. Te­ne­mos que de­mos­trar que fun­cio­na en en­tor­nos na­tu­ra­les (pri­sio­nes, ae­ro­puer­tos, fron­te­ras...).

¿Cuál po­dría ser la di­fe­ren­cia?

- La mo­ti­va­ción para men­tir en el la­bo­ra­to­rio es se­guir ins­truc­cio­nes, en la vi­da real es en­ga­ñar. El por­cen­ta­je de men­ti­ro­sos en el la­bo­ra­to­rio es del 50%. En la vi­da real pue­de ser uno de

cien­tos o mi­les. Las con­se­cuen­cias, en el la­bo­ra­to­rio es per­der pun­tos, en la vi­da real es la cár­cel... En el la­bo­ra­to­rio mien­tes en el mo­men­to del re­gis­tro pe­ro en la vi­da real el ac­to de men­tir ya ocu­rrió y tra­tas de des­cu­brir­lo.

En­ton­ces, ¿se po­dría usar es­te mé­to­do fue­ra del la­bo­ra­to­rio, en la vi­da co­ti­dia­na?

- No aho­ra, en el fu­tu­ro, cuan­do lo eva­lue­mos en en­tor­nos na­tu­ra­les, qui­zás. La in­ves­ti­ga­ción va del la­bo­ra­to­rio a la vi­da real, pe­ro eso re­quie­re tiem­po y prue­bas. Para uso po­li­cial, no co­mo prue­ba an­te los tri­bu­na­les, por­que nun­ca lo­gra­re­mos una pre­ci­sión del 100%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.