SA­CER­DO­TE RO­CIA­DO DE ÁCI­DO ES­TÁ ES­TA­BLE

El sa­cer­do­te Ma­rio Gue­va­ra, quien su­frió que­ma­du­ras en su cuer­po tras ser ata­ca­do con áci­do sul­fú­ri­co por una mu­jer cuan­do es­ta­ba en la ca­te­dral de Ma­na­gua, ya se en­cuen­tra es­ta­ble, se­gún con­fir­mó mon­se­ñor Sil­vio Báez a tra­vés de Twit­ter.

Metro (Nicaragua) - - PORTADA - JUAN CAR­LOS TIJERINO

El sa­cer­do­te Ma­rio Gue­va­ra Cer­da, de 63 años, fue ata­ca­do es­te miér­co­les con áci­do sul­fú­ri­co por una mu­jer de ori­gen ru­so iden­ti­fi­ca­da co­mo Elis Leo­ni­dov­na Gonn, de 24 años, cuan­do am­bos se en­con­tra­ban en el in­te­rior de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na. Co­mo re­sul­ta­do de la agre­sión, tie­ne que­ma­du­ras en el cue­llo, bra­zos, una me­ji­lla y un ojo.

Jo­sé Pi­ne­da, uno de los tes­ti­gos del he­cho, re­la­tó que el sa­cer­do­te es­ta­ba ter­mi­nan­do unas con­fe­sio­nes y sa­lía de la San­gre de Cris­to, se de­tu­vo a ben­de­cir unos cru­ci­fi­jos y la mu­jer se le acer­có y le ti­ró el áci­do. No­so­tros es­cu­cha­mos cuan­do él pe­día ayu­da y se que­ja­ba del do­lor”.

Al in­ten­tar es­ca­par, la ru­sa fue cap­tu­ra­da por un gru­po de fe­li­gre­ses. Es­tan­do ba­jo la pro­tec­ción de las re­li­gio­sas que es­ta­ban en el tem­plo, la jo­ven ma­ni­fes­tó, se­gún la her­ma­na Ara­cely Guz­mán, “que el dia­blo la ha­bía en­via­do pa­ra ma­tar a un sa­cer­do­te, de no ha­cer­lo, ella mo­ri­ría”.

Guz­mán pre­ci­só que le brin­da­ron asis­ten­cia a la ata­can­te por­que ella tam­bién se que­mó. “La mu­cha­cha no es­ta­ba bien, te­nía la mi­ra­da vien­do al va­cío. Le pe­di­mos a la Po­li­cía que la tra­ta­ran bien por­que ella tam­bién es un ser hu­mano”, con­tó.

La Ar­qui­dió­ce­sis de Ma­na­gua, en un co­mu­ni­ca­do, la­men­to el ata­que y di­jo que al pa­dre Ma­rio Gue­va­ra, quien es vi­ca­rio de ca­te­dral, fue tras­la­da­do a un hos­pi­tal por el sa­cer­do­te Luis He­rre­ra. “Agra­de­ce­mos sus ora­cio­nes por la sa­lud y re­cu­pe­ra­ción del pa­dre Ma­rio Gue­va­ra, quien tie­ne 59 años de edad y su­fre dia­be­tes. In­vi­ta­mos a to­dos los fie­les a su­mar­se en ora­ción por to­dos nues­tros sa­cer­do­tes en es­te no­ve­na­rio en ho­nor a la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de Ma­ría”, in­di­ca el co­mu­ni­ca­do.

Con­se­cuen­cias

Un mé­di­co con­sul­ta­do ex­pli­có que si la sus­tan­cia quí­mi­ca abar­ca una pe­que­ña ex­ten­sión, y ape­nas en­tra en con­tac­to con la piel, el da­ño no se­rá gra­ve. Pe­ro si es lo con­tra­rio, las con­se­cuen­cias po­drían ser fa­ta­les.

Por su par­te, el in­ge­nie­ro quí­mi­co Oc­ta­vio Cas­ti­llo ase­gu­ró que el áci­do sul­fú­ri­co,

es uno de los áci­dos más fuer­tes que exis­ten. “Es un des­truc­tor de te­ji­dos. Cual­quier sus­tan­cia que invade le ex­trae el agua pre­sen­te y cau­sa da­ño se­ve­ro”, ex­pli­có.

FO­TO|ÓS­CAR SÁN­CHEZ

|ÓS­CAR SÁN­CHEZ

Agen­tes po­li­cia­les aún se en­cuen­tran in­ves­ti­gan­do el he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.