Mu­jer que ata­có a cu­ra tie­ne re­fu­gio en Ita­lia

Elis Leo­ni­dov­na Gonn, la extranjera que es­te miér­co­les aten­tó con­tra el pre­bis­te­ro Ma­rio Gue­va­ra Cer­da, in­gre­só al país en sep­tiem­bre, con pa­sa­por­te de Ita­lia, don­de cuen­ta con con­di­ción de re­fu­gia­da, se­gún in­for­mó la Di­rec­ción de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría.

Metro (Nicaragua) - - POR­TA­DA - JUAN CAR­LOS TIJERINO Y LES­TER ARCIA

La extranjera que es­te miér­co­les aten­tó con­tra el sa­cer­do­te Ma­rio Gue­va­ra in­gre­só al país en sep­tiem­bre de es­te año pro­ce­den­te de Hon­du­ras con un pa­sa­por­te ita­liano.

Au­to­ri­da­des de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría me­dian­te un co­mu­ni­ca­do, emi­ti­do el jue­ves por la tar­de, pre­ci­só que Elis Leo­ni­dov­na Gonn, na­ció en Mos­cú pe­ro ob­tu­vo el pa­sa­por­te ita­liano al re­ci­bir la con­di­ción de re­fu­gia­da. Se­gún el co­mu­ni­ca­do, es­tan­do en Rusia, Gon via­jó a Ita­lia con su hi­ja de 2 años, es­to fue en abril del 2017, pe­ro en ese país, le ha­brían se­gún Gon, qui­ta­do los pa­sa­por­tes ru­sos .

“Re­la­tó que el 17 de fe­bre­ro 2018, re­ci­bió la con­di­ción de re­fu­gio por par­te de Ita­lia, por ser “per­se­gui­da po­lí­ti­ca y de­bi­do a su orientación se­xual —co­mo les­bia­na—”; el pa­sa­por­te ita­liano que le ex­ten­die­ron es el nú­me­ro MC0006229 que ven­ce el 17 de enero 2023; tam­bién Ita­lia otor­gó re­fu­gio a su hi­ja dán­do­le pa­sa­por­te ita­liano emi­ti­do el 17 de fe­bre­ro 2018 nú­me­ro MC0006235 con ven­ci­mien­to al 17 de enero del 2021”, ex­pli­ca el co­mu­ni­ca­do.

No obs­tan­te, la Po­li­cía Na­cio­nal emi­tió la no­che del miér­co­les, una no­ta de pren­sa en la que in­for­mó que la in­ves­ti­ga­da era de ori­gen ru­so y te­nía el nú­me­ro de pa­sa­por­te 6646016. La Di­rec­cion Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría precisa en el co­mu­ni­ca­do que: “De acuer­do a la lec­tu­ra de las ho­jas de los 2 pa­sa­por­tes ita­lia­nos, otor­ga­dos a Eli Gonn y a su hi­ja, en la con­di­ción de re­fu­gia­das, no se lo­gró co­no­cer la fecha en que am­bas sa­lie­ron de Ita­lia, ni tam­po­co la fecha en que lle­ga­ron a Mé­xi­co”.

De Mé­xi­co Gon sa­lió el 22 de agos­to de es­te año con des­tino a Gua­te­ma­la. Dos días des­pués via­ja­ron a El Sal­va­dor, lue­go a Hon­du­ras. El 7 de no­viem­bre in­gre­sa­ron vía te­rres­tre a Ni­ca­ra­gua.

Es­te jue­ves la Po­li­cía emi­tió otro co­mu­ni­ca­do so­bre el ataque al pre­bis­te­ro. En es­te in­di­ca que la in­ves­ti­ga­da al­qui­la­ba una ha­bi­ta­ción en un re­si­den­cial en Managua. Con su hi­ja deam­bu­la­ba por las ca­lles y se ali­men­ta­ba de ca­ra­me­los.

El día del ataque, lle­gó tem­prano a la ca­te­dral, jus­to cuan­do se rea­li­za­ban “se­sio­nes de ora­ción y exor­cis­mo en ca­sos de po­se­sión sa­tá­ni­ca”, y fue en ese mo­men­to que ro­ció con áci­do sul­fú­ri­co al sa­cer­do­te mien­tras con­fe­sa­ba a fe­li­gre­ses.

Que­ma­du­ras en ter­cer gra­do

Uno de los her­ma­nos del cu­ra agre­di­do, di­jo que se­gún los re­sul­ta­dos de la va­lo­ra­ción en­tre­ga­dos en el Hos­pi­tal Vi­vian Pe­llas, las que­ma­du­ras pro­vo­ca­das por el áci­do sul­fú­ri­co son de ter­cer gra­do, res­pec­ti­va­men­te.

La fuen­te, que pre­fi­rió omi­tir su nom­bre, de­ta­lló que las que­ma­du­ras com­pren­den de la mi­tad de la bar­bi­lla en la par­te iz­quier­da, pa­san­do por la mis­ma ex­tre­mi­dad del ros­tro y sal­pi­ques en la par­te in­fe­rior del ojo iz­quier­do, además de ha­ber si­do afec­ta­da la par­te tra­se­ra del cue­llo.

El sa­cer­do­te ori­gi­na­rio de Ma­sa­ya con­ti­núa los cui­da­dos en la ca­sa cu­ral de Ca­te­dral de Managua, se­gún otro de sus her­ma­nos iden­ti­fi­ca­do co­mo Jor­ge Gue­va­ra, él si­gue en Managua por­que los cen­tros don­de le pres­tan aten­ción mé­di­ca son más cer­ca­nos que en la ciu­dad de Ma­sa­ya.

La mu­jer de ori­gen ru­so que ro­ció de áci­do sul­fú­ri­co al sa­cer­do­te fue in­ter­ve­ni­da.

“Si no ma­ta­ba al pa­dre el diablo me va a llevar”, fue­ron las pa­la­bras, se­gún tes­ti­gos, de la mu­jer de ori­gen ru­so que ro­ció con áci­do al sa­cer­do­te, mis­mas que die­ron pau­ta pa­ra rea­li­zar un exor­cis­mo por par­te de unos de los sa­cer­do­tes de la ca­te­dral.

Se­gún Sor Bren­da Cas­ti­llo, la mu­jer te­nía ex­pre­sio­nes no co­mu­nes que da­ban mie­do y por eso uno de los sa­cer­do­tes pro­ce­dió a rea­li­zar la prác­ti­ca; sin em­bar­go, la mu­jer no es­ta­ba en­de­mo­nia­da.

“Lo que va­mos a te­ner es un po­co más de cui­da­do, pe­ro so­lo le pe­di­mos a Dios que él nos ayu­de, nos pro­te­ja y nos de se­gu­ri­dad”, di­jo la re­li­gio­sa.

“Re­la­tó que el 17 de fe­bre­ro 2018, re­ci­bió la con­di­ción de re­fu­gio por par­te de Ita­lia, por ser “per­se­gui­da po­lí­ti­ca y de­bi­do a su orientación se­xual —co­mo les­bia­na—”

AR­CHI­VO|ÓS­CAR SÁN­CHEZ

Elis Leo­ni­dov­na Gonn, la mu­jer que ata­có con áci­do al sa­cer­do­te Ma­rio Gue­va­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.