Apren­der a sol­tar, la cla­ve pa­ra des­pe­dir es­te 2018

Una ex­per­ta en reiki an­ge­li­cal pa­ra atraer la abun­dan­cia, nos cuenta la for­ma ideal de re­ci­bir el nue­vo año.

Metro (Nicaragua) - - NUEVA MUJER - LAU­RA LÓ­PEZ

Ge­ne­ral­men­te cuan­do el año se va a aca­bar, inevi­ta­ble­men­te lle­gan los sen­ti­mien­tos de nos­tal­gia y co­mien­za el ba­lan­ce de las ex­pe­rien­cias vi­vi­das du­ran­te los 12 me­ses, que­rien­do, en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des, co­rre­gir lo que se hizo mal, con la es­pe­ran­za de que to­do se­rá me­jor; sin em­bar­go, es­tán las emo­cio­nes de ale­gría y las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra el pró­xi­mo ci­clo.

Por es­ta ra­zón, re­sul­ta in­tere­san­te po­ner en prác­ti­ca al­gu­nos ri­tua­les pa­ra des­pe­dir el año, con la idea de que nos fa­ci­li­ten el tra­yec­to pa­ra al­can­zar nues­tras me­tas.

El reiki an­ge­li­cal es uno de ellos. Es un sis­te­ma de sa­na­ción a tra­vés de las ma­nos por las cua­les los án­ge­les se co­nec­tan de for­ma energética pa­ra ayu­dar a li­be­rar do­lo­res, mie­dos, in­se­gu­ri­da­des y re­sen­ti­mien­tos.

Te­re­sa Sa­la­zar Po­sa­da, ca­na­li­za­do­ra de men­sa­jes de án­ge­les des­de ha­ce más de 20 años, ini­cia­da en kri­ya yo­ga por el Swa­mi At­ma­vid­ya­nan­da Gi­ri, y te­ra­peu­ta cer­ti­fi­ca­da de reiki, es­pe­cia­li­za­da en la téc­ni­ca an­ge­li­cal a tra­vés de la me­di­ta­ción, nos con­tó la for­ma ade­cua­da pa­ra re­ci­bir el nue­vo año lleno de ener­gía, ale­jan­do las ener­gías ne­ga­ti­vas y atra­yen­do la abun­dan­cia.

¿Qué es el reiki an­ge­li­cal?

Es una téc­ni­ca de sa­na­ción a ni­vel fí­si­co men­tal y emo­cio­nal, que com­bi­na los sím­bo­los del reiki tra­di­cio­nal, con la su­til y amo­ro­sa ayu­da de los án­ge­les. Es­ta téc­ni­ca ayu­da a equi­li­brar el cuer­po ener­gé­ti­co y es­pi­ri­tual tra­ba­jan­do di­rec­ta­men­te so­bre nues­tros cha­kras o cam­pos de ener­gía.

Tam­bién, se le co­no­cen co­mo ‘rue­das ener­gé­ti­cas’, las cua­les vi­bran en una fre­cuen­cia y un co­lor es­pe­cí­fi­co. Son co­mo vál­vu­las que re­gu­lan y ma­ne­jan la ener­gía vi­tal y equi­li­bran el cuer­po fí­si­co, men­tal y ener­gé­ti­co. Es por es­to, que cuan­do un cha­kra no es­tá vi­bran­do en luz y en ener­gía, se­gún en don­de se ubi­que, sig­ni­fi­ca que hay un as­pec­to par­ti­cu­lar de nues­tra vi­da que no se en­cuen­tra bien.

La téc­ni­ca tra­ba­ja di­rec­ta­men­te so­bre es­tos cen­tros, con la ayu­da di­vi­na de los án­ge­les. A tra­vés de las ma­nos, se ali­vian es­tos pun­tos ener­gé­ti­cos y se ar­mo­ni­zan, con el fin de li­be­rar do­lo­res fí­si­cos, men­ta­les y emo­cio­na­les y per­mi­tir abun­dan­cia ili­mi­ta­da en to­dos los as­pec­tos de la vi­da.

Cuén­te­nos, ¿có­mo es su tra­ba­jo con los án­ge­les?

– Co­mo maes­tra de la téc­ni­ca de reiki an­ge­li­cal, por me­dio de una me­di­ta­ción guia­da ca­na­li­za­da del ar­cán­gel Ra­fael, per­mi­to que la per­so­na se re­la­je to­tal­men­te. Es una re­la­ja­ción a ni­vel fí­si­co men­tal y emo­cio­nal. Cuan­do es­to su­ce­de, la per­so­na en­tra en un es­ta­do ele­va­do de con­cien­cia, y de cal­ma, y en ese mo­men­to pi­do la in­ter­me­dia­ción de los ar­cán­ge­les co­rres­pon­dien­tes, se­gún la ne­ce­si­dad de la per­so­na y apli­can­do los sím­bo­los y el po­der ener­gé­ti­co por me­dio de mis ma­nos en ca­da uno de los cha­kras.

¿Có­mo pre­pa­rar­nos pa­ra re­ci­bir el 2019?

– De­be­mos sol­tar pri­me­ro el 2018 con amor y gra­ti­tud, te­nien­do en cuenta que es­ta abre las puer­tas de la abun­dan­cia y el éxi­to ili­mi­ta­do. Cuan­do re­co­no­ce­mos con gra­ti­tud el he­cho de es­tar vi­vos y de po­seer do­nes y ta­len­tos que po­de­mos uti­li­zar pa­ra nues­tro be­ne­fi­cio y el de los de­más, nos ele­va­mos a la fre­cuen­cia energética de la abun­dan­cia ge­ne­ran­do vi­bra­cio­nes po­si­ti­vas, las cua­les nos per­mi­ten vi­brar en ley de atrac­ción. Es­ta fun­cio­na igual pa­ra lo po­si­ti­vo que pa­ra lo ne­ga­ti­vo, así es que si des­pe­di­mos el año con sen­ti­mien­tos de gra­ti­tud por to­do lo po­si­ti­vo que he­mos re­ci­bi­do y ve­mos los tro­pie­zos y lo ne­ga­ti­vo co­mo una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je pa­ra no vol­ver al error, lo­gra­mos cor­tar el circu­lo vi­cio­so pa­ra cen­trar­nos en el pre­sen­te y así re­ci­bir la abun­dan­cia ili­mi­ta­da en to­dos los as­pec­tos de nues­tra vi­da.

¿Có­mo eli­mi­nar blo­queos y creen­cias li­mi­tan­tes so­bre el di­ne­ro?

– De­be­mos eli­mi­nar las con­cien­cias co­lec­ti­vas de nues­tro sub­cons­cien­te y en­ten­der que to­dos te­ne­mos el de­re­cho a ser prós­pe­ros. Ge­ne­ral­men­te nos re­sig­na­mos a so­bre­vi­vir con lo jus­to, sin con­tem­plar la po­si­bi­li­dad de dar­nos lu­jos, via­jar, di­ver­tir­nos, etc. Esas creen­cias nos lle­van a vi­vir si­tua­cio­nes de es­ca­ses.

La for­ma co­rrec­ta de eli­mi­nar es­tas creen­cias li­mi­tan­tes es sa­lien­do de la ru­ti­na y co­nec­tán­do­nos con nues­tros ta­len­tos. Cuan­do tra­ba­ja­mos con amor y fe­li­ci­dad, el di­ne­ro lle­ga por aña­di­du­ra. Sin em­bar­go, las­ti­mo­sa­men­te la co­lec­ti­vi­dad siem­pre es­tá en el es­ta­do de la que­ja y el la­men­to y es­tos pen­sa­mien­tos nos ale­jan de la pros­pe­ri­dad.

Cuan­do so­mos cons­cien­tes de que el pen­sa­mien­to y la pa­la­bra crean nues­tra reali­dad y em­pe­za­mos a cui­dar lo que pen­sa­mos y sen­ti­mos, lo­gra­mos sa­lir del es­ta­do de ca­ren­cia y eli­mi­nar cual­quier blo­queo. Así es que se de­be em­pe­zar por ali­near el pen­sa­mien­to, la pa­la­bra en po­si­ti­vo agra­de­cien­do pa­ra cons­truir sus de­seos de abun­dan­cia y éxi­to ili­mi­ta­do.

¿Có­mo es la for­ma co­rrec­ta pa­ra re­co­nec­tar­se con la fuen­te de la abun­dan­cia?

– La fór­mu­la es fá­cil: men­te po­si­ti­va, in­ten­ción cla­ra, pa­la­bra co­rrec­ta y la ayu­da de los án­ge­les.

¿De­be­mos creer en los agüe­ros de fin de año pa­ra atraer co­sas bue­nas?

– Yo creo que sí, pues es­tos ele­men­tos que uti­li­za­mos, co­mo in­cien­sos, ve­las, flo­res, cuar­zos, uvas, etc., tie­nen co­mo ob­je­ti­vo crear ener­gía po­si­ti­va, mien­tras de­cre­ta­mos a tra­vés del pen­sa­mien­to los sue­ños que que­re­mos al­can­zar, lo im­por­tan­te es ha­cer­lo con fe, con el co­ra­zón dis­pues­to y ac­ti­tud de gra­ti­tud.

¿Cuál es la im­por­tan­cia de la me­di­ta­ción?

– “Orar es hablar con la par­te más pro­fun­da de tu al­ma, me­di­tar es es­cu­char las res­pues­tas” en mi opi­nión me­di­tar es de gran im­por­tan­cia, con­si­de­ro que de­be for­mar par­te de nues­tra co­ti­dia­ni­dad. Con la me­di­ta­ción lo­gra­mos la ali­nea­ción perfecta de nues­tro cuer­po fí­si­co, men­tal y es­pi­ri­tual, y al­can­za­mos un es­ta­do de ar­mo­nía y go­zo.

Son mu­chos los be­ne­fi­cios que pro­por­cio­na la me­di­ta­ción, en­tre esos: ba­ja los ni­ve­les de an­sie­dad, se ac­ti­van zo­nas del ce­re­bro aso­cia­das a la bon­dad, la com­pa­sión, el amor, el al­truis­mo, se eli­mi­na el mie­do y se ge­ne­ran en­zi­mas que per­mi­ten sa­nar nues­tras cé­lu­las.

¿Se pue­den ale­jar las ma­las ener­gías pa­ra re­ci­bir el nue­vo año?

– El peor enemi­go de nues­tra ener­gía es el pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo, si que­re­mos ale­jar ba­jas vi­bra­cio­nes de nues­tra vi­da, de­be­mos em­pe­zar por no­so­tros mis­mos y sa­lir de la au­to­crí­ti­ca, el jui­cio ha­cia uno mis­mo y ha­cia los de­más, pues es­te ti­po de emo­cio­nes blo­quean el flu­jo de ener­gía ale­ján­do­nos de la con­se­cu­ción de nues­tros sue­ños.

La re­co­men­da­ción es co­men­zar por amar­nos más y ver con gra­ti­tud to­dos los do­nes y ta­len­tos que el universo nos ha pro­por­cio­na­do; es­to lo­gra­rá que lim­pie­mos la ener­gía y la de nues­tro en­torno, lo que per­mi­ti­rá que al­can­ce­mos un pre­sen­te y fu­tu­ro exi­to­so y abun­dan­te.

¿Có­mo re­co­nec­tar­se con el án­gel de la guar­da pa­ra re­ci­bir el nue­vo año?

– To­mán­do­se un ins­tan­te, bus­car un lu­gar có­mo­do don­de no sea in­te­rrum­pi­do.

“Orar es hablar con la par­te más pro­fun­da de tu al­ma, me­di­tar es es­cu­char las res­pues­tas” Te­re­sa Sa­la­zar

|ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.