5 CLA­VES DE LALIGA SAN­TAN­DER

Metro (Nicaragua) - - PORTADA -

400 ve­ces Mes­si

El rey del fut­bol si­gue de­jan­do re­gis­tros que so­lo es­tán a su al­can­ce. El Bar­ce­lo­na me­te la di­rec­ta en Laliga San­tan­der, con fir­me­za en sus re­sul­ta­dos pa­ra ir ale­jan­do ri­va­les, li­de­ra­do siem­pre por Leo Mes­si que an­te el

Ei­bar, equi­po al que ha mar­ca­do has­ta 13 tan­tos en nue­ve en­cuen­tros, al­can­zó los 400 go­les en Li­ga. Tan so­lo ha ne­ce­si­ta­do 435 par­ti­dos pa­ra ha­cer­lo. Una me­dia es­tra­tos­fé­ri­ca de 0,91 tan­tos por par­ti­do. Su gran­de­za se re­fle­ja con los nú­me­ros de los si­guien­tes go­lea­do­res en la historia de la Li­ga: 311 tan­tos de Cris­tiano Ro­nal­do y 251 de Tel­mo Za­rra. Se­rá com­pli­ca­do que na­die lle­gue al lis­tón que mar­que Mes­si.

So­la­ri arries­ga y ga­na

El Real Ma­drid es una mo­ne­da al ai­re. En­tre le­sio­nes y pul­sos per­so­na­les, aca­bó con un equi­po que se­rá im­po­si­ble de re­pe­tir en cual­quier otro mo­men­to de tem­po­ra­da. Era un mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes, San­tia­go So­la­ri arries­gó y sa­lió ven­ce­dor gra­cias al acier­to in­di­vi­dual de Ce­ba­llos a ba­lón pa­ra­do. Su equi­po se pu­so el mono de tra­ba­jo y mos­tró ca­rác­ter en la ad­ver­si­dad, cam­bió el sis­te­ma pa­ra ju­gar con tres cen­tra­les y de­fen­sa de cin­co, se­ña­lar con su su­plen­cia a Mar­ce­lo y sen­ten­ciar de­fi­ni­ti­va­men­te a un Is­co que no ju­gó ni cuan­do no ha­bía ni un so­lo ju­ga­dor ofen­si­vo en el ban­qui­llo de la pri­me­ra plan­ti­lla. Has­ta Brahim, re­cién lle­ga­do, sal­tó an­te al cés­ped en la es­ce­ni­fi­ca­ción de un di­vor­cio que ya no tie­ne mar­cha atrás. El triun­fo le igua­la en la ter­ce­ra pla­za.

Griez­mann man­tie­ne el rit­mo del lí­der; el Se­vi­lla se ba­ja

So­lo hay un equi­po que aguan­ta con su es­ti­lo el rit­mo del lí­der, el Bar­ce­lo­na, y lo ha­ce el Atlé­ti­co de Ma­drid con un guion re­pe­ti­do en ca­si to­dos sus en­cuen­tros: pa­ra­da sal­va­do­ra de Oblak y gol de An­toi­ne Griez­mann. El fran­cés de­rri­bó des­de el pun­to de pe­nal­ti a un co­rreo­so Le­van­te y ex­ten­dió su ra­cha goleadora con go­les que le han da­do los 10 úl­ti­mos pun­tos a su equi­po. El Se­vi­lla por con­tra no aguan­ta la pre­sión y en­ca­de­na tres jor­na­das sin ven­cer. Su de­rro­ta en San Ma­més ex­tien­de una ma­la lí­nea de vi­si­tan­te —no ga­na le­jos del Ra­món Sán­chez Piz­juán des­de sep­tiem­bre— y ya es­tá a 10 pun­tos de la ca­be­za.

Mar­ce­lino al bor­de del abis­mo

La ce­le­bra­ción del tan­to de Da­ni Pa­re­jo, que so­ña­ba el va­len­cia­nis­mo que die­se el triun­fo an­te el Real Va­lla­do­lid an­tes de asis­tir al que se­rá me­jor gol de fal­ta de to­do el cam­peo­na­to li­gue­ro, mos­tró la for­ma de pen­sar de los pe­sos pe­sa­dos del ves­tua­rio del Va­len­cia. Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra por lo que se ve en el te­rreno de jue­go es­tán con Mar­ce­lino García To­ral. Sin em­bar­go, el Va­len­cia no arran­ca, en mi­tad de la ta­bla, con 11 em­pa­tes en la pri­me­ra vuel­ta y so­lo cua­tro triun­fos. La si­tua­ción del téc­ni­co co­mien­za a ser in­sos­te­ni­ble y se­rá ana­li­za­da por los que man­dan en el club en Singapur.

El Ra­yo en­cien­de la me­cha por la per­ma­nen­cia

En­cuen­tra la es­ta­bi­li­dad desea­da el Ra­yo Va­lle­cano con dos triun­fos con­se­cu­ti­vos, el úl­ti­mo re­mon­tan­do y go­lean­do al Cel­ta de Vi­go con una lec­ción de re­ma­te de Raúl de To­más, au­tor de un tri­ple­te, que res­pal­dan el pro­yec­to de Mí­chel y con­vier­ten la pe­lea por la per­ma­nen­cia en una lu­cha que afec­ta a la mi­tad de la cla­si­fi­ca­ción. Con el Hues­ca hun­di­do y un Vi­lla­rreal que no le­van­ta ca­be­za, los 19 pun­tos del Ra­yo le de­jan aún en pues­to de des­cen­so pe­ro a so­lo tres pun­tos de dar el sal­to a mi­tad de la ta­bla. Cual­quier ma­la ra­cha me­te­rá a equi­pos ines­pe­ra­dos en la zo­na de pe­li­gro. Los úl­ti­mos en aso­mar­se al abis­mo son Cel­ta y Ei­bar.

TEX­TO: EFE|FOTO: AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Nicaragua

© PressReader. All rights reserved.