¿Es po­si­ble la pro­duc­ción sos­te­ni­ble de con­cre­to?

En los úl­ti­mos años la in­dus­tria del ce­men­to ha lo­gra­do trans­for­mar­se a tra­vés de la im­ple­men­ta­ción de tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras pa­ra mi­ti­gar su im­pac­to am­bien­tal.

Construir Panamá - - SUMARIO - Por: Ro­mil­ka Pé­rez/ Ro­mil­ka.pe­[email protected]­po­cer­ca.com

La in­dus­tria del ce­men­to ha lo­gra­do trans­for­mar­se a tra­vés de la im­ple­men­ta­ción de tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras pa­ra mi­ti­gar su im­pac­to am­bien­tal.

En bus­ca de adop­tar al­ter­na­ti­vas que per­mi­tan efi­cien­ti­zar la re­duc­ción del im­pac­to me­dio am­bien­tal que ge­ne­ran los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro al CO2, y en res­pues­ta a los re­tos de in­fra­es­truc­tu­ra mo­der­na que de­man­dan los di­fe­ren­tes ti­pos de cons­truc­ción que ac­tual­men­te se le­van­tan en la re­gión, la in­dus­tria del ce­men­to ha de­ci­do op­tar por el uso de in­no­va- do­ras al­ter­na­ti­vas me­dian­te la pro­duc­ción sos­te­ni­ble del con­cre­to.

Di­chas so­lu­cio­nes, ade­más de ser in­no­va­do­ras y eco­ló­gi­ca­men­te res­pon­sa­bles han fa­ci­li­ta­do las ope­ra­cio­nes de pro­duc­to­res y co­mer­cia­li­za­do­res de ce­men­to, ya que es­tos ofre­cen so­lu­cio­nes sus­ten­ta­bles, eco­nó­mi­cas y so­cia­les an­te las ne­ce­si­da­des que se vis­lum­bran den­tro del sec­tor en la re­gión.

Por lo tan­to, la fa­bri­ca­ción del con­cre­to sos­te­ni­ble no se cir­cuns­cri­be úni­ca­men­te al pro­ce­so de ela­bo­ra­ción, sino que tam­bién es con­si­de­ra­do el ti­po y ma­ne­jo en que trans­por­ta el pro­duc­to, la co­lo­ca­ción co­mer­cial, así co­mo los años en ser­vi­cio que pro­vee­rá du­ran­te su vi­da útil en la es­truc­tu­ra y el uso que se le da­rá al cul­mi­nar su desem­pe­ño.

En­tre los mé­to­dos tec­no­ló­gi­cos y res­pon­sa­bles con el me­dio am­bien­te que ac­tual­men­te desa­rro­lla la in­dus­tria del con­cre­to en la re­gión, se­gún ex­pli­ca el in­ge­nie­ro Ger­mán Cas­ti­llo, ge­ren­te de ven­tas de Cor­po­ra­ti­vo Hol­cim en El Sal­va­dor, se im­po­ne el ce­ro ver­ti­do de lí­qui­do ha­cia el me­dioam­bien­te.

Di­ce que el ci­clo de pro­duc­ción de un con­cre­to sos­te­ni­do es­tá di­se­ña­do de tal ma­ne­ra que los re­si­duos lí­qui­dos que se des­pren­den en el la­va­do de

los ca­mio­nes, de los pro­ce­sos de pro­duc­ción de ma­te­ria­les e in­clu­si­ve de agua llu­via, son re­ci­cla­dos y pue­den ser re­uti­li­za­dos; eso quie­re de­cir, que el agua so­bran­te o el agua de llu­vias pue­de in­te­grar­se en una pro­por­ción de la fa­bri­ca­ción pa­ra adi­cio­nar, de tal ma­ne­ra que no ge­ne­re ver­ti­do que pue­da daȓar siI­ni­fi­ca­men­te al me­dioam­bien­te.

En cuan­to a la par­te de pol­vo, las plan­tas cuen­tan con fil­tros de ai­re los cua­les per­mi­ten que los re­si­duos del ce­men­to (ma­te­ria pri­ma prin­ci­pal de pro­duc­ción de con­cre­to) no se ema­ne al me­dioam­bien­te o se ma­ne­je a un ar­ti­cu­la­do acor­de a las re­gu­la­cio­nes am­bien­ta­les.

Cas­ti­llo ex­pli­có que con di­chas me­di­das, a pe­sar de la pro­duc­ción que ge­ne­ra el am­bien­te in­dus­trial en una plan­ta de con­cre­to, no exis­te un am­bien­te de con­ta­mi­na­ción, de he­cho, por ejem­plo, uno de los ma­yo­res in­di­ca­do­res in­ter­nos de que no es­tán con­ta­mi­nan­do es que man­tie­nen las plan­tas com­ple­ta­men­te jar­di­nea­das y or­na­men­ta­das, “de tal ma­ne­ra que si exis­tie­se con­ta­mi­na­ción de ce­men­to, ob­via­men­te no pu­die­ra vi­vir nin­gu­na plan­ta”.

A ni­vel de con­ta­mi­na­ción, la em­pre­sa se de­be a un es­tric­to con­trol de ca­li­dad en re­la­ción a ca­mio­nes, mien­tras que con re­la­ción a los re­si­duos, to­das las fuen­tes de trans­por­te tie­nen una ta­pa­de­ra que im­pi­de que los re­si­duos de con­cre­to se va­yan des­bor­dan­do en el tra­yec­to.

“Por ejem­plo, mu­chas ve­ces su­ce­de que por la cons­tan­te agi­ta­ción de re­pen­te bo­ten con­cre­to pa­ra la ca­lle y pa­ra eso se han equi­pa­do los ca­mio­nes de for­ma que evi­ta que es­to sal­ga a la ca­lle y con­ta­mi­ne­mos las ca­rre­te­ras” di­jo.

Otra al­ter­na­ti­va eco­ló­gi­ca es la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les al­ter­nos, que en la ma­yo­ría de los ca­sos son desechos o sub­pro­duc­tos de otras in­dus­trias. Si la in­dus­tria ce­men­te­ra no lo uti­li­za­ra, es­tos se­rían desechos am­bien­ta­les muy com­pli­ca­dos de re­uti­li­zar.

Al por­ta­fo­lio tec­no­ló­gi­co ta­mDiȌn se su­man la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, pues­to que la in­dus­tria ce­men­te­ra se man­tie­ne a la van­guar­dia de nue­vas he­rra­mien­tas que op­ti­mi­cen el aho­rro ener­gé­ti­co pa­ra re­du­cir el con­su­mo de kwh/ho­ra en los equi­pos.

En cuan­to a la re­duc­ción del uso de agua en los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, es­to se lo­gra me­dian­te la uti­li­za­ción de equi­pos de al­ta efi­cien­cia pa­ra el enH­ria­mien­to. Así co­mo la uti­li­za­ción de equi­pos de al­ta efi­cien­cia pa­ra el en­fria­mien­to de acei­tes de lu­bri­ca­ción en lugar del sis­te­ma tra­di­cio­nal de en­fria­mien­to por agua.

En­tre las adi­cio­nes mi­ne­ra­les que más se uti­li­zan en los ce­men­tos sos­te­ni­bles se pue­den men­cio­nar desechos o sub­pro­duc­tos de otras in­dus­trias ta­les co­mo es­co­rias de hor­nos si­de­rúr­gi­cos y ce­ni­zas vo­lan­tes de la in­dus­tria ter­mo­eléc­tri­ca, así lo in­di­có el in­ge­nie­ro Víctor Flores, coordinador de Ca­li­dad y Me­dio Am­bien­te de Ce­mex.

De igual mo­do, es­te ti­po de pro­duc­to cons­truc­ti­vo se pue­de acom­pa­ñar agre­ga­dos re­ci­cla­dos (con­cre­tos tri­tu­ra­dos), tam­bién pue­de sus­ti­tuir­se el ce­men­to por ma­te­ria­les si­li­cios reac­ti­vos, pro­duc­to de ma­te­ria­les de desecho. Flores de­ta­lló que en el ca­so de la pro­duc­ción del con­cre­to li­viano no es­truc­tu­ral se es­tá eva­luan­do en el mer­ca­do, sus­ti­tuir agre­ga­dos pé­treos por peps (plás­ti­cos) que se pi­can y se in­tro­du­cen al con­cre­to co­mo par­te del agre­ga­do.

En­tre las adi­cio­nes mi­ne­ra­les que más se uti­li­zan en los ce­men­tos sos­te­ni­bles se pue­den men­cio­nar los desechos o sub­pro­duc­tos de otras in­dus­trias, co­mo es­co­rias de hor­nos si­de­rúr­gi­cos y ce­ni­zas vo­lan­tes de la in­dus­tria ter­mo­eléc­tri­ca.

Fa­bri­ca­ción sos­te­ni­ble

El pro­ce­so de fa­bri­ca­ción de un con­cre­to sos­te­ni­ble es en esen­cia el mis­mo que el de la fa­bri­ca­ción de un con­cre­to con­ven­cio­nal, sin em­bar­go, se in­clu­yen in­ten­cio­nal­men­te as­pec­tos que con­tri­bu­yen a la cons­truc­ción sos­te­ni­ble.

El ex­per­to en te­mas de con­cre­tos efi­cien­tes seȓa­la que la fa­bri­ca­ción de es­te ti­po de pro­duc­to se ca­rac­te­ri­za por la re­cir­cu­la­ción del agua uti­li­za­da en el la­va­do de los mez­cla­do­res pa­ra pro­du­cir el con­cre­to.

Ade­más de se­guir si­gi­lo­sa­men­te un es­tric­to con­trol de las des­car­gas de agua a los afluen­tes, y ni­ve­la­ción del PH del agua que pro­vie­ne de los se­di­men­ta­do­res pa­ra lue­go re­uti­li­zar­la en áreas ver­des de la or­ga­ni­za­ción.

Ca­be des­ta­car que en el pro­ce­so ela­bo­ra­ción se pue­den uti­li­zar agre­ga­dos re­ci­cla­dos (con­cre­tos tri­tu­ra­dos) o sus­ti­tuir sus acom­pa­ña­mien­tos por ma­te­ria­les si­li­cios reac­ti­vos pro­duc­tos de ma­te­ria de desecho.

De acuer­do Raúl Ba­di­lla, ge­ren­te ge­ne­ral de Con­cre­nic, el mer­ca­do re­gio­nal es­tá con­si­de­ran­do ela­bo­rar un con­cre­to li­viano no es­truc­tu­ral en sus­ti­tu­ción de agre­ga­dos pé­treos por peps (plás­ti­cos) que se pi­can y se in­tro­du­cen al con­cre­to co­mo par­te del agre­ga­do.

Se­gún las ma­ni­fes­ta­cio­nes de es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos, son múl­ti­ples ven­ta­jas de la uti­li­za­ción del con­cre­to fren­te a otros ma­te­ria­les al­ter­na­ti­vos, de­bi­do al ma­yor tiem­po de du­ra­bi­li­dad y acom­pa­ña­mien­tos de adi­cio­nes mi­ne­ra­les en la for­mu­la­ción de las mez­clas con ma­te­ria­les bue­na ca­li­dad, ya que los pro­duc­to­res bus­can so­li­da­ri­zar con el mer­ca­do apor­tan­do pro­duc­tos de ma­yor re­sis­ten­cia ba­jo un me­nor cos­to.

'ntre los De­ne­fi­cios del ce men­to sos­te­ni­ble en ma­te­ria de co­mer­cia­li­za­ción, se pue­de re­sal­tar el ba­jo ca­lor de hi­dra­ta­ción, lo cual re­du­ce la pro­ba­bi­li­dad de apa­ri­ción de grie­tas en los ele­men­tos cons­trui­dos. Ade­más que ga­ran­ti­za una ma­yor du­ra­bi­li­dad en las cons­truc­cio­nes.

Flores re­sal­ta que los con­cre­tos sos­te­ni­bles se desa­rro­llan to­man­do en cuen­ta los pi­la­res de la sos­te­ni­bi­li­dad y por lo tan­to, uti­li­zan re­cur­sos en for­ma ra­cio­nal con el ob­je­ti­vo de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des ac­tua­les, pe­ro sin ol­vi­dar que las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes ne­ce­si­ta­rȄn re­cur­sos su­fi­cien tes pa­ra sa­tis­fa­cer sus pro­pias ne­ce­si­da­des.

“En otras pa­la­bras, no de­be­mos aca­bar con los re­cur­sos dis­po­ni­bles en for­ma in­dis­cri­mi­na­da. En mi pers­pec­ti­va na­da pue­de su­pe­rar es­te en­fo­que y por lo tan­to so­lo veo pros, no con­tras”, adu­jo.

Pro­duc­ción

En Cos­ta Ri­ca y Panamá es muy de­man­da­do el ce­men­to adi­cio­na­do con 43% de pu­zo­la­na (una ar­ci­lla que se ex­trae de las mon­ta­ñas que tie­ne fac­to­res de reac­ti­vi­dad), pa­ra la fa­bri­ca­ción de con­cre­tos ma­ri­nos uti­li­za­do en ele­men­tos so­me­ti­dos en con­di­cio­nes se­ve­ras pa­ra ex­po­si­ción ma­ri­na.

En cam­bio en El Sal­va­dor, la ven­ta­ja la lle­va el Con­cre­to Permea­ble, es­te es de al­ta per­mea­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad de dre­na­je, ya que ab­sor­be el agua llu­via re­du­cien­do ries­go de inun­da­ción.

El con­cre­to tam­bién fa­ci­li­ta la fil­tra­ciȕn de aIua al suD sue­lo, ayu­dan­do a con­ser­var el equi­li­brio am­bien­tal. Su uso es­tá di­rec­cio­na­do ha­cia la fa­bri­ca­ción de ace­ras, ci­clo vías, y obras hi­dráu­li­cas pa­ra amor­ti­guar el cau­dal de es­co­rren­tía, es­ta­cio­na­mien­to de vehícu­los li­via­nos, ade­más de los pa­vi­men­tos in­ter­nos de DaLo trȄ­fi co en ur­ba­ni­za­cio­nes.

Sin em­bar­go, vien­do el es­ce­na­rio de la in­dus­tria ce­men­te­ra des­de el pa­no­ra­ma de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, el país ac­tual­men­te 6 mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas, con ca­pa­ci­dad de un 53%.

Al con­ver­sar con Ju­lis­sa Báez, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Aso­cia­ción Do­mi­ni­ca­na de Pro­duc­tos de Ce­men­to, re­afir­mȕ que la in­dus­tria lo­cal es ma­du­ra, in­ten­si­va en ca­pi­tal, con una es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial de ele­va­das di­men­sio­nes pa­ra ha­cer fren­te a las fuer­tes in­ver­sio­nes que re­quie­re la ins­ta­la­ción de una fá­bri­ca de ce­men­to y los lar­gos pe­rio­dos de re­torno aso­cia­dos a las mo­di­fi­ca­cio­nes de las ins­ta­la­cio­nes de pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.