Es­pa­cios con­for­ta­bles y se­gu­ros pa­ra to­dos

En el diseño de un edi­fi­cio, las con­si­de­ra­cio­nes a te­ner en cuen­ta pa­ra ca­da es­pa­cio de­ben va­lo­rar nu­me­ro­sos as­pec­tos que van más allá de lo es­té­ti­co.

Construir Panamá - - ESPACIOS - Die­go Le­vin­son, ar­qui­tec­to y director edi­to­rial de la re­vis­ta Do­mus Amé­ri­ca Cen­tral y el Ca­ri­be

To­dos los paí­ses po­seen nor­mas, re­gla­men­tos de cons­truc­ción y le­yes que reIu­lan las edi­fi­ca­cio­nes tan­to en su es­truc­tu­ra prin­ci­pal y ce­rra­mien­tos, co­mo en sus aca­ba­dos, con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad y ac­ce­si­bi­li­dad. Im­ple­men­tar di­chas re­gu­la­cio­nes no de­be­ría ser una obli­ga­ción im­pues­ta, sino una cues­tión de sen­ti­do co­mún im­plí­ci­ta en ca­da nue­vo pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co des­de su gé­ne­sis.

Se pue­de enu­me­rar una lar­ga lis­ta de ba­rre­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas en los edi­fi­cios que Hre­cuen­tan a dia­rio y que la co­ti­dia­nei­dad in­vi­si­bi­li­za. Usual­men­te se Ja­ce ȌnHa­sis en de­ta­lles oDXios que cons­ti­tu­yen un obs­tácu­lo, pe­ro no se con­si­de­ran to­dos los as­pec­tos que pue­den ha­cer que un es­pa­cio se adap­te a to­dos los usua­rios.

Es in­dis­pen­sa­ble to­mar im­por­tan­tes de­ci­sio­nes a la ho­ra de di­se­ñar un es­pa­cio. Des­de la Ha­ci­li­dad pa­ra inI­re­sar Jas­ta pa­ra ha­cer uso de to­das las ins­ta­la­cio­nes que de­pen­de­rán de la elec­ción de los aca­ba­dos idea­les, co­mo así tam­bién las aber­tu­ras, muebles y equi­pos.

De na­da sir­ve con­si­de­rar la ma­yo­ría de los as­pec­tos a te­ner en cuen­ta en el diseño, si los usua­rios no pue­den in­gre­sar por sus pro­pios me­dios al re­cin­to.

Las puer­tas de­ben no so­lo res­pe­tar los an­chos libres mí­ni­mos pa­ra un ac­ce­so pa­ra per­so­nas que uti­li­zan si­llas de rue­das o cual­quier otro equi­po pa­ra mo­vi­li­zar­se, sino que de­ben abrir­se se­gún las ru­tas de eva­cua­ción pre­vis­tas en el in­mue­ble. En cuan­to a las me­di­das mí­ni­mas sa­lXan­do las diHe­ren­cias en­tre los dis­tin­tos paí­ses, se re­co­mien­da 1,20 me­tros en ediHi­cios pȚD­li­cos [ me­tro en vi­vien­das. El án­gu­lo de aper­tu­ra mí­ni­mo se­rá de 90° y las ma­ni­jas o he­rra­jes de ac­cio­na­mien­to sen­ci­llo, se de­ben ins­ta­lar a una al­tu­ra pro­me­dio de 90cm.

Ge­ne­ral­men­te es­tas puer­tas abri­rán ha­cia afue­ra, no so­lo pa­ra fa­ci­li­tar el es­ca­pe, sino pa­ra po­der in­gre­sar li­bre­men­te con una si­lla de rue­das una vez den­tro del lo­cal. Algo muy im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta al di­se­ñar ac­ce­sos, es la ne­ce­si­dad de con­tar con un es­pa­cio li­bre de 1,20 me­tros an­tes y des­pués de la puer­ta.

7na Xe\ den­tro del edi­fi­cio hay que con­si­de­rar la li­bre y có­mo­da cir­cu­la­ción por los pa­si­llos. És­tos de­ben te­ner un an­cho mí­ni­mo de 0,90 me­tros; sin em­bar­go, al igual que las puer­tas se re­co­mien­da 1,20 me­tros de an­cJo en edi­fi­cios pȚD­li­cos.

La lon­gi­tud de los mis­mos de­ter­mi­na­rá la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar, ca­da 10 me­tros apro­xi­ma­da­men­te, una área de 1,50 me­tros de diá­me­tro pa­ra ma­nio­brar o gi­rar pa­ra re­tor­nar.

Un de­ta­lle im­por­tan­te re­fe­ren­te a la de­co­ra­ción de las cir­cu­la­cio­nes es la obli­ga­ción de de­jar el pa­si­llo li­bre de obs­tácu­los. No es co­rrec­to co­lo­car me­sas ni ni­nIȚn ti­po de muebles en el an­cho con­si­de­ra­do Țtil [ ade­mȄs los ob­je­tos sa­lien­tes de las pa­re­des no de­ben es­tar a me­nos de 2,20 me­tros de al­tu­ra, pa­ra evi­tar gol­pear a quie­nes no pue­dan ver­los.

Los aca­ba­dos es­té­ti­cos y de­co­ra­ti­vos de es­tos es­pa­cios tam­bién pue­den ayu­dar a me­jo­rar el uso y la ac­ce­si­bi­li­dad de los edi­fi­cios. .as teZ­tu­ras en los pi­sos y co­lo­res en las pa­re­des pue­den fa­ci­li­tar la ubi­ca­ción de los usua­rios o la com­pren­sión de un re­co­rri­do o uso es­pe­cí­fi­co.

Exis­ten ro­da­piés y pie­zas de pi­so con tex­tu­ras es­pe­cia­les que guían a las per­so­nas no vi­den­tes o evi­tan que las per­so­nas en si­llas de rue­das o mu­le­tas se gol­peen con pa­re­des o sa­lien­tes.

Los pi­sos, ade­más de po­seer ca­rac­te­rís­ti­cas an­ti­des­li­zan­tes, in­de­pen­dien­te­men­te de su ma­te­rial, de­ben ofre­cer una su­per­fi­cie liD­re de im­pe­rHec­cio­nes que pon­gan en pe­li­gro la se­gu­ri­dad de los usua­rios. Las al­fom­bras, por ejem­plo, de­ben es­tar per­fec­ta­men­te pe­ga­das al pi­so, pa­ra que no se pro­duz­can plie­gues que pue­dan ge­ne­rar caí­das y ac­ci­den­tes.

La co­rrec­ta ilu­mi­na­ción ha­rá que ca­da am­bien­te pue­da apro­ve­char­se co­rrec­ta­men­te. Pro­por­cio­nar luz ge­ne­ral y pa­re­ja en cir­cu­la­cio­nes y gran­des áreas, es la me­jor ma­ne­ra de lo­grar que to­das las ac­ti­vi­da­des se reali­cen de ma­ne­ra se­gu­ra y efi­cien­te. .as \onas de traDaLo con­ta­rán con ilu­mi­na­ción pun­tual [ es­pe­cí­fi­ca pa­ra el ti­po de la­bo­res a rea­li­zar, res­pe­tan­do las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de in­ten­si­dad, co­lor y tem­pe­ra­tu­ra de luz.

Los ba­ños cons­ti­tu­yen el fo­co de aten­ción cuan­do ana­li­za­mos una obra des­de el pun­to de vis­ta de la ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal. Sus di­men­sio­nes, re­ves­ti­mien­tos y ac­ce­so­rios de­ben ser se­lec­cio­na­dos cui­da­do­sa­men­te. Pa­ra fa­ci­li­tar di­cho mo­vi­mien­to y evi­tar que una per­so­na ac­ci­den­ta­da blo­quee el ac­ce­so al ba­ño, las puer­tas se tie­nen que abrir ha­cia afue­ra. Es ne­ce­sa­rio agre­gar ba­rras de su­je­ción en las du­chas y al la­do del inodo­ro. 'ste Țl­ti­mo no de­be su­pe­rar los 50 cen­tí­me­tros de al­tu­ra. Los la­va­ma­nos re­co­men­da­dos no po­seen pe­des­tal ni muebles por de­ba­jo.

La se­lec­ción de los aca­ba­dos co­rrec­tos, de­be ir acom­pa­ña­da de la in­clu­sión de mo­bi­lia­rio ade­cua­do. Las ca­mas y muebles de al­ma­ce­na­mien­to tie­nen que es­tar se­pa­ra­dos del sue­lo 20 cen­tí­me­tros co­mo mí­ni­mo pa­ra lo­grar un acer­ca­mien­to ade­cua­do. Los es­tan­tes, to­ma co­rrien­tes y elec­tro­do­més­ti­cos se tie­nen que ubi­car a no más de 1,20 me­tros de al­tu­ra.

En cuan­to a las cir­cu­la­cio­nes ver­ti­ca­les, las ram­pas tie­nen que res­pe­tar los mis­mos aca­ba­dos de pa­si­llos y cir­cu­la­cio­nes y las pen­dien­tes mí­ni­mas re­co­men­da­das por la le­gis­la­ción. En­tre 8 y 12 % de­pen­dien­do de su lon­gi­tud, agre­gan des­can­sos ho­ri­zon­ta­les (de 1,50m x 1,50m, co­mo mí­ni­mo) ca­da 8 me­tros de tra­mo.

In­clu­so las es­ca­le­ras, que po­dría­mos con­si­de­rar de uso ex­clu­si­vo pa­ra per­so­nas que no po­seen dis­ca­pa­ci­da­des, de­ben te­ner de­ta­lles de diseño pa­ra ga­ran­ti­zar la ac­ce­si­bi­li­dad con se­gu­ri­dad. Los pel­da­ños de­ben ser de 1,20 me­tros de an­cho co­mo mí­ni­mo y te­ner una pro­por­ción cons­tan­te de no me­nos de 0,18 me­tros de con­tra­hue­lla y 0,28 de hue­lla. .a su­per­fi­cie deDe ser an­ti­des­li­zan­te y cam­biar de tex­tu­ra al ini­cio [ al fi­nal de ca­da tra­mo. En las ba­ran­das es obli­ga­ción in­cor­po­rar una lí­nea ex­tra de pa­sa­ma­nos a una al­tu­ra de 65 o 75 cm.

La ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal no es un con­cep­to po­co re­le­van­te en la ta­rea de cual­quier di­se­ña­dor, ya sea ar­qui­tec­to, di­se­ña­dor in­terno o in­dus­trial. Tam­po­co una im­po­si­ción le­gal. Di­se­ñar es­pa­cios y ob­je­tos in­clu­si­vos es una obli­ga­ción que tras­cien­de las la­bo­res proHe­sio­na­les. 's la Țni­ca ma­ne­ra de di­se­ñar.

Di­se­ñar es­pa­cios y ob­je­tos in­clu­si­vos es una obli­ga­ción que tras­cien­de las la­bo­res pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.