Ciu­da­des In­ter­me­dias: Un re­to de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na

Aun­que exis­ten mu­chas re­gio­nes pro­pi­cias pa­ra el desa­rro­llo de las ciu­da­des in­ter­me­dias, la fal­ta de po­lí­ti­cas y es­tra­te­gias de pla­ni­fi­ca­ción fre­nan su desa­rro­llo.

Construir Panamá - - PROYECTOS - Por: Shei­la Sal­ga­do Co­la­bo­ra: Ca­ro­li­na Be­na­vi­des, Fé­lix Ruiz Ro­drí­guez y Luis Fernando Aré­va­lo.

Cen­troa­mé­ri­ca es la re­gión con ma­yo­res ta­sas de cre­ci­mien­to de po­bla­ción ur­ba­na en el mun­do, y se es­ti­ma que pa­ra el año 2050 un 70% vi­vi­rá en las ciu­da­des, es de­cir que ha­brá 25 mi­llo­nes de per­so­nas vi­vien­do en las áreas ur­ba­nas se­gún el in­for­me “Es­tu­dio de la Ur­ba­ni­za­ción en Cen­troa­mé­ri­ca: Opor­tu­ni­da­des de una Cen­troa­mé­ri­ca Ur­ba­na” del Ban­co Mun­dial (BM).

An­te esas ten­den­cias de cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal ur­bano, los pro­yec­tos de ciu­da­des in­ter­me­dias co­bran ma­yor re­le­van­cia pa­ra los paí­ses del área, al ser ur­bes que crean puen­tes de co­ne­xión en­tre zo­nas ru­ra­les y ur­ba­nas y que fun­gen co­mo po­los de desa­rro­llo de las eco­no­mías en un fu­tu­ro cer­cano, ase­gu­ran los ex­per­tos.

El in­for­me del BM apun­ta que en la ac­tua­li­dad, los ni­ve­les de ur­ba­ni­za­ción en Cen­troa­mé­ri­ca va­rían por país. A la ca­be­za se ubi­ca Cos­ta Ri­ca con el 75% de ha­bi­tan­tes ur­ba­nos, le si­guen Pa­na­má, El Sal­va­dor y Ni­ca­ra­gua con un 60% y en úl­ti­mo lu­gar es­tán Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, que tie­nen un po­co más de la mi­tad de su po­bla­ción vi­vien­do en ciu­da­des pe­ro que es­tán aco­gien­do nue­vos re­si­den­tes ur­ba­nos a gran ve­lo­ci­dad.

Sin em­bar­go, un pa­pel tras­cen­den­tal re­cae en la pla­ni­fi ca­ción que es­tán im­pul­san­do las na­cio­nes pa­ra afron­tar ese cre­ci­mien­to, en­mar­ca­do en el rol que desem­pe­ñan los pro­yec­tos de ciu­da­des in­ter­me­dias que se han ve­ni­do ges­tan­do por al­gu­nos paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, pe­ro que no ter­mi­nan de alum­brar en su ma­yo­ría.

Es por ello que el re­to pa­ra las ciu­da­des in­ter­me­dias de la re­gión se cen­tra en tér­mi­nos de mo­vi­li­dad, sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal, ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal, fal­ta de pla­nea­ción ur­ba­na, inequi­dad y ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad an­te desas­tres na­tu­ra­les y cam­bio cli­má­ti­co, en­tre otros, que se po­drían agra­var de no ser te­ni­dos en cuen­ta en pla-

nes de desa­rro­llo ur­bano de lar­go pla­zo.

En su es­tu­dio, el Ban­co Mun­dial es­ta­ble­ce que Cen­troa­mé­ri­ca cuen­ta con un to­tal de 167 aglo­me­ra­cio­nes ur­ba­nas, las cua­les pue­den con­ver­tir­se en mo­to­res de cre­ci­mien­to y re­duc­ción de la po­bre­za, ya que es don­de se con­cen­tran los pues­tos de tra­ba­jo y se con­so­li­dan las eco­no­mías de es­ca­la, lo cual fo­men­ta la di­ver­si­fi­ca ción de las mis­mas. Un ejem­plo cla­ro es que el 78% del Pro­duc­tos In­terno Bru­to (PIB) re­gio­nal se con­cen­tra en esas ciu­da­des.

Pa­na­má el es­tan­dar­te de desa­rro­llo

El te­ma de las ciu­da­des in­ter­me­dias no es al­go no­ve­do­so, aun­que pa­ra los paí­ses emer­gen­tes de la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na qui­zá lo sea. En el ca­so del sis­te­ma de ur­bes pa­na­me­ñas, es­te con­cep­to tie­ne que ser abor­da­do de for­ma di­fe­ren­te al de otras na­cio­nes de la re­gión, al me­nos así lo con­si­de­ran los ex­per­tos de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na del país ca­na­le­ro.

En Pa­na­má, una na­ción en pleno desa­rro­llo que ape­nas supera los cua­tro mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, el área me­tro­po­li­ta­na de su principal capital, ven­dría a com­por­tar­se co­mo una aglo­me­ra­ción de gran por­te, con una po­bla­ción de apro­xi­ma­da­men­te de 1,7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Mien­tras que las ciu­da­des de Colón, con una po­bla­ción es­ti­ma­da de 206.553 ha­bi­tan­tes (po­bla­ción del área co­n­ur­ba­da al 2016) y Da­vid, con al­re­de­dor de 202.567 ha­bi­tan­tes (Cen­so

), se po­drían cla­si­fi­car co­mo ciu­da­des me­dias.

El desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país ha per­mi­ti­do, tam­bién, que sus ciu­da­des in­ter­me­dias pue­dan ofre­cer –de ma­ne­ra más efi­cien­te los ser­vi­cios básicos y pro­fe­sio­na­les a sus ha­bi­tan­tes, ale­ja­dos de la ciu­dad de los ras­ca­cie­los, pe­ro de igual for­ma, to­da­vía exis­te una bre­cha de de­sigual­dad que se de­be ce­rrar.

Pa­ra el ar­qui­tec­to Ma­nuel Tru­te, di­rec­tor de Pla­ni­fi­ca ción Ur­ba­na de Al­cal­día de Pa­na­má, el país aún tie­ne una deu­da en el te­ma de la pla­ni­fi­ca­ción re­gio­nal, que in­clu­ye la or­ga­ni­za­ción del sis­te­ma de ciu­da­des que sir­ven de so­por­te pa­ra las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y pro­duc­ti­vas, den­tro de ca­da una de las re­gio­nes en que se pre­ten­da di­vi­dir el país.

No obs­tan­te, con­si­de­ra que en el ca­so de las ciu­da­des in­ter­me­dias pa­na­me­ñas, se es­tán aten­dien­do pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra im­por­tan­tes, abor­dan­do te­mas co­mo el agua po­ta­ble, sa­nea­mien­to y via­li­dad, y que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les res­pon­den a pro­yec­tos de vi­vien­da.

Tru­te con­si­de­ra que se ne­ce­si­tan po­lí­ti­cas que in­cen­ti­ven el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de las ciu­da­des me­dias, e ins­tru­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción pa­ra que di­cho cre­ci­mien­to se ha­ga de for­ma or­de­na­da.

“Hay que re­co­no­cer que la Ciu­dad de Pa­na­má siem­pre se­rá el gran mo­tor eco­nó­mi­co del país y es muy di­fí­cil que es­ta di­ná­mi­ca cam­bie. Sin em­bar­go, hay que pro­pi­ciar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co en el res­to del país, pa­ra co­men­zar a pro­du­cir un con­tra­pe­so y ex­plo­tar las po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas que un sis­te­ma de ciu­da­des in­ter­me­dias pue­de ge­ne­rar pa­ra las re­gio­nes en las que se en­cuen­tran”, afir­mó el ar­qui­tec­to.

Agre­gó que en el ca­so pa­na­me­ño, de­bi­do a que se tra­ta de una ciu­dad-país por su his­to­ria y vo­ca­ción de trán­si­to, es el mo­men­to en el que la na­ción de­be co­men­zar a mi­rar a sus ciu­da­des in­ter­me­dias pa­ra desa­rro­llar su po­ten­cial y lle­var pros­pe­ri­dad a sus ha­bi­tan­tes.

En el ca­so de Gua­te­ma­la, la Fun­da­ción pa­ra el Desa­rro­llo (Fun­de­sa) den­tro del En­cuen­tro Na­cio­nal de Em­pre­sa­rios (Ena­de) 2016, lan­zó la ini­cia­ti­va de ciu­da­des in­ter­me­dias, lo cual se con­ti­núa tra­ba­jan­do de la mano con el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Com­pe­ti­ti­vi­dad y es un es­fuer­zo pa­ra po­ten­cia­li­zar la ur­ba­ni­za­ción en el país.

De acuer­do con Juan Car­los Zapata, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­de­sa, un fe­nó­meno que aque­ja a esa na­ción es la mi­gra­ción del cam­po a la ciu­dad por lo que “es tan im­por­tan­te co­men­zar a fo­men­tar ma­yor in­ver­sión es­tra­té­gi­ca en in­fra­es­truc­tu­ra,

mo­vi­li­dad ur­ba­na y co­nec­ti­vi­dad de ser­vi­cios”.

Lo an­te­rior ha da­do pa­so a la iden­ti­fi­ca­ción de nue­ve ciu da­des in­ter­me­dias fue­ra del área me­tro­po­li­ta­na en don­de se pre­vé va a es­tar con­cen­tra­da la ma­yor par­te de la po­bla­ción, en­tre ella *ueJue­te­nan­go, 3uet­zal­te­nan­go, Gua­te­má­gi­ca, Za­ca­pa y Chi­qui­mu­la y Man­co­ve­ra­paz. En­tre tan­to en las zo­nas por­tua­rias se ha vi­sua­li­za­do que se­rían Puer­to Quet­zal y Puer­to Ba­rrios por­que ha­cia ahí se es­tán yen­do la ma­yor par­te de las ex­por­ta­cio­nes. Ade­más, dos ciu­da­des tu­rís­ti­cas que son An­ti­gua y (lo­res en Pe­tén.

“Esas nue­ve ciu­da­des se van a con­ver­tir en el po­lo de desa­rro­llo pa­ra Gua­te­ma­la, es aJí en don­de de­be fo­ca­li­zar­se la ma­yor par­te de la in­ver­sión y se Jan iden­ti­fi­ca­do sec­to res pro­duc­ti­vos que ge­ne­ran la ma­yor can­ti­dad de em­pleo y bre­chas que se de­ben ata­car pa­ra po­der me­jo­rar la in­ver­sión en esas ciu­da­des”, di­jo <apa­ta.

Ca­ren­cia de es­tra­te­gias y po­lí­ti­cas pú­bli­cas

Aun­que Pa­na­má y Gua­te­ma la lle­van el es­tan­dar­te del desa­rro­llo de las ciu­da­des in­ter­me­dias en la re­gión, la ma­yo­ría de los paí­ses, ca­re­cen de es tra­te­gias y po­lí­ti­cas lo­ca­les y es­ta­ta­les fuer­tes que im­pul­sen la con­so­li­da­ción de las ciu­da des en Cos­ta 4ica, Ni­ca­ra­gua, El Sal­va­dor y *on­du­ras.

Al res­pec­to, el Arq. 4amón Pen­do­nes de Pe­dro, vi­ce­pre si­den­te de OPB Ar­qui­tec­tos, in­di­có que en el ca­so de Cos­ta Ri­ca el Es­ta­do no ha im­pul­sa­do nin­gu­na ciu­dad in­ter­me­dia ya que se ca­re­ce de un or­de­na­mien­to te­rri­to­rial sos­te­ni­ble, y por tan­to de­be­rían ser las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les las en­car­ga­das de po­ner en prác ti­ca la ini­cia­ti­va, ade­más de las mu­ni­ci­pa­li­da­des que son las que tie­nen la po­tes­tad de dic­tar las po­lí­ti­cas ur­ba­nas y de apro­ve­cha­mien­to del sue­lo den­tro de su te­rri­to­rio.

A los re­tos que se plan­tean por fal­ta de eje­cu­ción de la pla­ni­fi­ca­ción central o po­lí­ti­cas es­ta­ta­les se su­ma la au­sen­cia de planes re­gu­la­do­res en más de la mi­tad de los can­to­nes cos­ta­rri­cen­ses, au­na­do a la au sen­cia de ca­pa­ci­ta­ción del per so­nal ex­per­to en la eje­cu­ción de los pro­yec­tos de pla­ni­fi­ca ción, desa­rro­llo y crea­ción de in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na, agre­gó.

Pe­se a la se­rie de obs­tácu­los que se plan­tean, exis­ten pro­pues­tas de desa­rro­llo de ciu­da­des in­ter­me­dias, fue­ra de la Gran Área Me­tro­po­li­ta­na (GAM), no obs­tan­te la principal tra­ba si­gue sien­do de ges­tión fi­nan­cie­ra y po­lí­ti­ca, y el con te­ni­do y eje­cu­ción pre­su­pues ta­ria de di­chos planes.

En el ca­so de Ni­ca­ra­gua, la ca­te­go­ría de ciu­da­des in­ter­me dias es­tá de­ter­mi­na­da por su pe­so po­bla­cio­nal, su man­cJa ur­ba­na en cuan­to a ex­ten­sión te­rri­to­rial, y su su­pre­ma­cía ur ba­na ex­pre­sa­da en la ma­yo­ría de los ca­sos por la ca­te­go­ría de ca­be­ce­ras de­par­ta­men­ta­les.

Por lo an­te­rior, es im­por­tan­te des­ta­car que es ne­ce­sa­ria una re­vi­sión de la ca­te­go­ri­za­ción de ciu­da­des, de­bi­do al ace­le ra­do au­men­to de la po­bla­ción ur­ba­na que se ha da­do los úl­ti­mos años en el país, apun­tó el Arq. Nés­tor SaȚl Ló­pez Irías, Más­ter en Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral pa­ra el Desa­rro­llo – MSc.

4eco­no­ció que aun­que Ma na­gua con­cen­tra el de la po­bla­ción ur­ba­na, las ciu­da­des se­cun­da­rias han cre­ci­do de tal ma­ne­ra que en los Țl­ti­mos años ab­sor­ben ca­si dos ter­cios del cre­ci­mien­to de la po­bla­ción ur­ba­na. Pe­se a ello, aȚn no exis te una cul­tu­ra pa­ra pla­ni­fi­car y or­de­nar el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de las ciu­da­des, que a su vez ha es­ta­do acom­pa­ña­do por la fal­ta de he­rra­mien­tas e ins­tru­men­tos de con­trol ur­bano.

Pa­ra el ex­per­to, la fal­ta de un mo­de­lo obs­tru­ye las vías que per­mi­ten tra­zar los ejes

Mar­lon Ur­te­cho Pre­si­den­te del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Hon­du­ras (CAH) “Se han ob­te­ni­do aho­rros de has­ta 20% cuan­do se op­ti­mi­za una ru­ta ba­sa­da en aná­li­sis y planes de ac­ción pa­ra me­jo­ra de tiem­pos muer­tos”

La fal­ta de un mo­de­lo re­gio­nal obs­tru­ye las vías que per­mi­ten tra­zar los ejes de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de las ciu­da­des in­ter­me­dias a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo.

de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo; un pro­ble­ma que ra­di­ca en que al­gu­nas ciu­da­des que se desa­rro­llan por sí so­las es­tán cre­cien­do a la de­ri­va y sin pla­ni­fi­ca­ción, lo que trae con­si­go un sin nú­me­ro de pro­ble­má­ti­cas en­tre las que des­ta­can ca­ren­cia de in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios básicos, mo­vi­li­dad ur­ba­na y trans­por­te, po­ca ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia, vul­ne­ra­bi­li­dad, po­bre­za y mar­gi­na­li­dad ur­ba­na.

Alex Se­go­via, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de In­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra el Desa­rro­llo y el Cam­bio So­cial (IN­CI­DE), ase­gu­ra que El Sal­va­dor, Jis­tó­ri­ca­men­te no Ja Ja­bi­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas te­rri­to­ria­les y el principal fac­tor ha si­do que el Es­ta­do no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer­lo, sien­do las in­ver­sio­nes pri­va­das las que guían el sis­te­ma en te­mas de ur­ba­ni­za­ción y por en­de de pla­ni­fi­ca­ción.

Es im­por­tan­te pres­tar aten­ción al desa­rro­llo de las ciu­da des por­que Jay re­duc­ción de la po­bre­za y un me­jo­ra­mien­to en la de­sigual­dad, pues una ciu­dad con ser­vi­cios, co­ne­xio­nes y em­pleo, tie­ne la po­si­bi­li­dad de apor­tar más a un país, se­ña­ló.

Patricia Fuen­tes y Ri­car­do Ra­mos, ca­te­drá­ti­cos e in­ves­ti­ga­do­res del de­par­ta­men­to de in­ves­ti­ga­ción y es­pa­cio de la Uni­ver­si­dad Cen­troa­me­ri­ca­na ,osé Si­meón Ca­ñas, sos­tie­nen que pe­se a que ha exis­ti­do y si­gue exis­tien­do la ne­ce­si­dad ur­gen­te de for­ta­le­cer y desa­rro­llar el te­rri­to­rio, la te­má­ti­ca es po­co ex­plo­ra­da. Por tan­to, es pri­mor­dial es­tu­diar las ciu­da­des in­ter­me­dias lo­ca­li­za­das en las re­gio­nes pe­ri­fé­ri­cas de las áreas me­tro­po­li­ta­nas del país.

Por su la­do, Hon­du­ras no es­tá ale­ja­do de las pro­ble­má­ti­cas que en­fren­tan sus ve­ci­nos, ya que mu­chas de sus ciu­da­des van cre­cien­do de la mano de la pre­sión de la po­bla­ción que re­quie­re re­cur­sos, ener­gía y ali­men­tos, ma­ni­fes­tó el pre­si­den­te del Co­le gio de Ar­qui­tec­tos de Hon­du­ras (CAH), Mar­lon Ur­te­cho.

“La vi­sión del país no pue­de que­dar­se con­cen­tra­da en la ciu­dad don­de las ac­cio­nes no se es­tán to­man­do ade­cua­da­men­te y tam­po­co en un te­rri­to­rio, to­do es un víncu­lo es una red de in­ter­co­ne­xio­nes”, aña­dió.

Si no se con­tro­la, pla­ni­fi­ca y define una es­tra­te­gia de cre­ci mien­to de to­das las po­bla­cio­nes en el país. “Hay ciu­da­des del in­te­rior que es­tán sin agua, sig­ni­fi­ca que Jay una ma­la pla ni­fi­ca­ción, otro de los pro­ble mas es el mi­gra­to­rio no so­lo a las ciu­da­des más gran­des co­mo Te­gu­ci­gal­pa y San Pe­dro Su­la, aho­ra es a lo in­terno a las ca­be­ce­ras de­par­ta­men­ta­les, es­to va a pre­sio­nar por ma­yor in­fra­es­truc­tu­ra, re­cur­sos y vi­vien­das”, ase­gu­ró.

En El Sal­va­dor, pe­se a que ha exis­ti­do y si­gue exis­tien­do la ne­ce­si­dad ur­gen­te de for­ta­le­cer y desa­rro­llar el te­rri­to­rio, la te­má­ti­ca es po­co ex­plo­ra­da.

Quet­zal­te­nan­go, Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.