Prio­ri­da­des en el spor­te de un Da­ta Cen­ter

Más que un sim­ple con­tra­to de ser­vi­cios, se re­quie­re de una es­tra­te­gia glo­bal con ac­cio­nes pre­ven­ti­vas y co­rrec­ti­vas que pue­da re­que­rir la infraestructura.

Construir Panamá - - MANTENIMIENTO - Por: Ing. Es­te­ban Cal­de­rón, Lead Sa­les En­gi­neer pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na Norte, de Ea­ton.

El man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo es sin du­da una ne­ce­si­dad y en mu­chos ca­sos una obli­ga­ción, la ne­ce­si­dad de man­te­ni­mien­to va des­de nues­tros au­to­mó­vi­les, ca­sas, edi­fi­cios y sin du­da pa­ra un cen­tro de da­tos.

Exis­te una gran va­rie­dad de cen­tros de da­tos, ca­da uno con un ma­yor o me­nor gra­do de cri­ti­ci­dad. El seg­men­to de ne­go­cio y el cos­to que pue­da traer una sa­li­da de ope­ra­ción no pro­gra­ma­da de­ter­mi­nan la com­ple­ji­dad de la infraestructura, así co­mo la com­ple­ji­dad de su ope­ra­ción y su pro­gra­ma de man­te­ni­mien­to.

Por es­to, exis­ten di­ver­sos sis­te­mas den­tro de la infraestructura de so­por­te y aun­que to­dos son re­le­van­tes, en es­te ar­tícu­lo ha­re­mos én­fa­sis en los UPS, los sis­te­mas de Dis­tri­bu­ción y los sis­te­mas pa­ra con­trol de Tem­pe­ra­tu­ra y Hu­me­dad.

Man­te­ni­mien­to de las UPS

To­do equi­po de ener­gía inin­te­rrum­pi­da re­quie­re de una ru­ti­na de man­te­ni­mien­to que ase­gu­re la con­fia­bi­li­dad de que, an­te cual­quier even­tua­li­dad, da­rá el res­pal­do ade­cua­do a la car­ga crí­ti­ca del clien­te fi­nal. Uno de los pun­tos más im­por­tan­tes de man­te­ner en óp­ti­mas con­di­cio­nes es la ba­te­ría, ya que es la ra­zón fun­da­men­tal de que un UPS pue­da dar so­por­te a la car­ga en ca­so de fa­lla de ener­gía.

Fre­cuen­cia mí­ni­ma re­co­men­da­da

Co­mo mí­ni­mo, se re­co­mien­da dos ser­vi­cios anua­les: uno de ins­pec­ción ge­ne­ral y el otro de pa­ro to­tal pa­ra ser­vi­cio, ajus­te y ca­li­bra­ción in­terno. El ha­cer un man­te­ni­mien­to pro­fun­do per­mi­te iden­ti­fi­car ele­men­tos que pue­den fa­llar de for­ma pre­ma­tu­ra y rea­li­zar su re­em­pla­zo

opor­tuno evi­tan­do caí­das ca­tas­tró­fi­cas y da­ños en la car­ga del clien­te. Tra­yen­do cos­to­sas pér­di­das de tiem­po y di­ne­ro.

La ter­mo­gra­fía es muy ade­cua­da ya que per­mi­te iden­ti­fi­car pun­tos ca­lien­tes pe­li­gro­sos co­mo co­ne­xio­nes flo­jas, in­te­rrup­to­res de­fec­tuo­sos, ba­te­rías da­ña­das, ele­men­tos de po­ten­cia con des­gas­te pre­ma­tu­ro, re­ve­la fa­llas que no son ob­ser­va­bles con una ins­pec­ción vi­sual.

Es in­dis­pen­sa­ble rea­li­zar me­di­cio­nes de ba­te­rías de for­ma se­mes­tral co­mo mí­ni­mo, ya que al ser ele­men­tos crí­ti­cos tam­bién son sen­si­bles a cambios de tem­pe­ra­tu­ra y va­ria­cio­nes de vol­ta­je de car­ga y la can­ti­dad de ci­clos de des­car­ga; ade­más que al es­tar en se­rie, una so­la de ellas al fa­llar ha­rá fa­llar el ban­co com­ple­to. Los me­di­do­res de ba­te­rías de­ter­mi­nan cambios en las des­car­gas del ban­co, la re­sis­ten­cia in­ter­na de cel­da al de­tec­tar es­tos cambios per­mi­te rem­pla­zar so­lo las cel­das da­ña­das y sus­ti­tuir­las, lo que aho­rra di­ne­ro a los usua­rios fi­na­les, per­mi­te pro­lon­gar la vi­da del ban­co de ba­te­rías y evi­ta los apa­go­nes no pro­gra­ma­dos.

El mer­ca­do ofre­ce me­di­do­res ma­nua­les y en lí­nea. Las cel­das VRLA, las más co­mu­nes del mer­ca­do, pue­den fa­llar en cues­tión de días, in­clu­so des­pués de ha­ber rea­li­za­do una me­di­ción ma­nual, mien­tras que el mo­ni­to­reo en lí­nea, de for­mar dia­ria, ga­ran­ti­za un ma­yor con­trol y me­jo­ra la dis­po­ni­bi­li­dad de la UPS.

Mo­ni­to­reo en lí­nea y re­fac­cio­nes

Los fa­bri­can­tes de UPS ofre­ce­mos mo­ni­to­reo en lí­nea de las UPS, sea de for­ma lo­cal (red in­ter­na de clien­te) o re­mo­to por pla­ta­for­mas del fa­bri­can­te, es­tas he­rra­mien­tas per­mi­ten en­viar no­ti­fi­ca­cio­nes y alar­mas a los en­car­ga­dos de ser­vi­cios y po­der to­mar ac­cio­nes pre­ven­ti­vas an­tes de que se dé un evento, las nuevas ten­den­cias en aná­li­sis de da­tos per­mi­ten in­clu­so ver ten­den­cias de com­po­nen­tes y sa­ber si al­gún com­po­nen­te de­be ser sus­ti­tui­do.

Den­tro del plan de man­te­ni­mien­to, el pro­vee­dor de los equi­pos de­be ga­ran­ti­zar te­ner en su al­ma­cén re­fac­cio­nes que le per­mi­tan dar so­por­te en ca­so de man­te­ni­mien­to co­rrec­ti­vo de for­ma in­me­dia­ta.

Ta­reas ge­ne­ra­les de man­te­ni­mien­to

Uno de los equi­pos de dis­tri­bu­ción más fre­cuen­tes en los cen­tros de da­tos son los ta­ble­ros eléc­tri­cos ya sea del ti­po “Pa­nel­board” o “Switch­board”, en cu­yo ca­so NEMA nos po­ne al tan­to de la ne­ce­si­dad de un pro­gra­ma de man­te­ni­mien­to re­gu­lar que in­clu­ya lo si­guien­te:

Prue­ba de cam­po: Un ta­ble­ro de dis­tri­bu­ción que ha­ya es­ta­do usan­do su car­ga re­gu­lar por lo me­nos du­ran­te tres ho­ras an­tes de la ins­pec­ción se de­be pro­bar to­can­do con la palma de las ma­nos las su­per­fi­cies del fren­te muer­to de los in­te­rrup­to­res au­to­má­ti­cos, des­co­nec­ta­do­res, guar­ni­cio­nes in­te­rio­res, puer­tas y la­dos del ga­bi­ne­te. Si la tem­pe­ra­tu­ra de es­tas su­per­fi­cies no le per­mi­te man­te­ner el con­tac­to por lo me­nos du­ran­te tres se­gun­dos, es­ta pue­de ser una in­di­ca­ción de al­gún pro­ble­ma de so­bre­ca­len­ta­mien­to, por lo que es pre­ci­so in­ves­ti­gar­lo. La ex­plo­ra­ción ter­mo­grá­fi­ca (in­fra­rro­ja) es un mé­to­do útil pa­ra in­ves­ti­gar el ren­di­mien­to tér­mi­co.

Acu­mu­la­ción de pol­vo y su­cie­dad: Si el ta­ble­ro eléc­tri­co tie­ne acu­mu­la­ción de pol­vo y su­cie­dad, se de­be lim­piar con un ce­pi­llo, as­pi­ra­do­ra o tra­po lim­pio que no des­pi­da pe­lu­sa. Se de­be evi­tar so­plar el pol­vo ha­cia los in­te­rrup­to­res au­to­má­ti­cos u otros com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos. No se de­be usar com­pre­so­res de ai­re o ai­re com­pri­mi­do du­ran­te es­ta lim­pie­za.

Ins­pec­ción una vez por año: Se de­be ins­pec­cio­nar el ta­ble­ro una vez al año o des­pués de ocu­rrir un cor­to­cir­cui­to muy se­rio. Si ha ocu­rri­do un cor­to­cir­cui­to se­rio, las co­rrien­tes ex­ce­si­vas pue­den ha­ber da­ña­do al­gún com­po­nen­te es­truc­tu­ral y/o ba­rra co­lec­to­ra o con­duc­tor de­bi­do a dis­tor­sión me­cá­ni­ca, da­ño tér­mi­co, de­pó­si­tos de me­tal o hu­mo. Exa­mi­ne to­dos los dis­po­si­ti­vos y so­por­tes de la ba­rra co­lec­to­ra pa­ra ver si es­tán agrie­ta­dos o ro­tos. Se de­be con­sul­tar al fa­bri­can­te an­tes de in­ten­tar lim­piar y co­rre­gir el pro­ble­ma.

Ins­pec­ción de co­ne­xio­nes: Ins­pec­cio­ne vi­sual­men­te to­dos los ca­bles y co­ne­xio­nes pa­ra cer­cio­rar­se de que es­tán lim­pias y apre­ta­das. Las co­ne­xio­nes flo­jas y/o con­ta­mi­na­das in­cre­men­tan la re­sis­ten­cia eléc­tri­ca, lo que pue­de cau­sar so­bre­ca­len­ta­mien­to. Es­te so­bre­ca­len­ta­mien­to se ob­ser­va en el des­co­lo­ra­mien­to o des­ca­ma­ción del ais­la­mien­to y/o par­tes me­tá­li­cas. Las mar­cas de hoyos o de­rre­ti­mien­to de las su­per­fi­cies co­nec­to­res es una se­ñal de ar­co eléc­tri­co de­bi­do a una co­ne­xión flo­ja o de­fi­cien­te. Las par­tes que mues­tren sig­nos de so­bre­ca­len­ta­mien­to o que es­tén flo­jas se de­ben lim­piar y vol­ver a apre­tar, o cam­biar si es­tán da­ña­das. Se de­be apre­tar los tor­ni­llos y tuer­cas en las unio­nes de la ba­rra co­lec­to­ra con­for­me a las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de tor­que del fa­bri­can­te.

Ha­cer un man­te­ni­mien­to pro­fun­do per­mi­te IDEN­TI­fi­CAR ele­men­tos que pue­den fa­llar de for­ma pre­ma­tu­ra y rea­li­zar su re­em­pla­zo opor­tuno evi­tan­do caí­das y da­ños en la car­ga del clien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.