Construir Panamá - - EEL­NEC­PTO­RRIC­TAID­DAAD -

afir­ma la es­ti­ma­ción del (on­do /un­dial pa­ra la Na­tu­ra­le­za 9(( por sus si­glas en in­glés) rea­li­za­da en .

Es­tos da­tos nos per­mi­ten te­ner un pa­no­ra­ma cla­ro de lo que po de­mos es­pe­rar en los pró­xi­mos años, y nos plan­tean re­tos que se de­ben re­sol­ver a la bre­ve­dad. Es una reali­dad que la po­bla­ción mun­dial se­gui­rá en au­men­to, por en­de, las ciu­da­des man­ten­drán su cre­ci­mien­to y con ellas el con­su­mo de ener­gía, las emi­sio­nes de CO2 a la at­mós­fe­ra, en­tre otros; sub­ra­yan­do los nú­me­ros ro­jos de la deu­da eco­ló­gi­ca que te­ne­mos y di­bu­jan­do fren­te a nues­tros oLos, un fu­tu­ro que, sin cam­bio, se vis­lum­bra in­sos­te­ni­ble.

Una reali­dad pa­ra­le­la a es­tas pro­ble­má­ti­cas que en­fren­tan las ciu­da­des es que tam­bién son ellas las que al­ber­gan los cen­tros de pro­duc­ción y ge­ne­ran el 70% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) de la eco­no­mía mun­dial, es de­cir, son ga­ran­te del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Re­sul­ta en­ton­ces una ne­ce­si­dad im­pe­ran­te en­con­trar la for­ma de que es­tos cen­tros ur­ba­nos de pro­duc­ción sean sos­te­ni­bles y efi­cien­tes en el ma­neLo de sus re cur­sos, pa­ra ga­ran­ti­zar, al mis­mo tiem­po, la sa­lud de la eco­no­mía y la del pla­ne­ta.

Los nue­vos desafíos de los gran­des cen­tros de po­bla­ción han ge­ne­ra­do la ne­ce­si­dad de cre­cer en la bȚs­que­da de ciu da­des in­te­li­gen­tes o Smart Ci­ties, que apro­ve­chan la au­to­ma ti­za­ción, la co­nec­ti­vi­dad y el aná­li­sis de da­tos pa­ra meLo­rar su efi­cien­cia, con­tri­buir a pre­ser var el pla­ne­ta, in­cre­men­tar la ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes y po­ten­ciar la pro­duc­ti­vi­dad de los dis­tin­tos sec­to­res eco­nó­mi­cos. ; es que la tec­no­lo­gía y el apro­ve­cha­mien­to que ha­ga­mos de las so­lu­cio­nes que es­ta nos ofre­ce, es cla­ve pa­ra lo­grar un desa­rro­llo y ges­tión efi­cien­te de las ur­bes.

Smart Ci­ties y ma­ne­jo de la ener­gía

Par­ti­mos de que una ciu­dad es co­no­ci­da por su efi­cien­cia, de acuer­do a la ma­ne­ra en que ad­mi­nis­tra la ener­gía y la man tie­ne dis­po­ni­ble en to­do mo­men­to, es de­cir, la ener­gía es la ba­se de to­do el fun­cio­na­mien­to: la ne­ce­si­ta­mos pa­ra ilu­mi­nar, pa­ra trans­por­tar­nos, pa­ra lle­var los ser­vi­cios bá­si­cos a ca­da pun­to re­que­ri­do, en­tre otras ne­ce­si­da­des. 5in ener­gía se­ría im­po­si­ble pen­sar en co­nec­tar dis­po­si­ti­vos a in­ter­net y en­tre sí, tam­po­co po­dría­mos co­mu­ni­car nos con dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les y por en­de, se­ría im­pen­sa­ble una ciu­dad in­te­li­gen­te.

#ho­ra bien, el con­su­mo que ac tual­men­te ha­cen las ciu­da­des de la ener­gía, se cen­tra en un al­to por­cen­taLe en los edi­fi­cios, ya que es­tos tie­nen el de de man­da de ener­gía glo­bal y es­ta ci­fra pron­to se in­cre­men­ta­rá has­ta el .

#de­más, el pre­cio de la ener­gía va en au­men­to, afec­tan­do el fun­cio­na­mien­to de edi­fi­ca­cio­nes de to­dos los ta­ma­ños, y tra­du­cién­do­se en cos­tos más al­tos pa­ra las em­pre­sas, co­mer­cios, ho­ga­res, etc. An­te es­te pa­no­ra­ma, la au­to­ma­ti­za­ción y trans­for­ma­ción a edi­fi­cios in­te­li­gen­tes se con­vier ten en una so­lu­ción pa­ra in­cre­men­tar la efi­cien­cia, con­fia­bi­li­dad y eco­lo­gía de los lu­ga­res que ha­bi­ta­mos y en los que tra­baLa mos.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Sch­nei­der Elec­tric y Un­work, se es­pe­ra que la in­ver­sión en sis­te mas de edi­fi­cios in­te­li­gen­tes su­pere los 75 . mi­llo­nes es­te año. Pa­ra las em­pre­sas el in­te­rés es cla­ro: se in­cre­men­tan los be­ne­fi­cios ope­ra­cio­nes, el desem­pe­ño del ne­go­cio y el bie­nes­tar del ta­len­to hu­mano. Con el cons­tan­te desa­rro­llan­do

las tec­no­lo­gías +o6 +nter­net de las Co­sas) y de los sen­so­res, com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les de los edi­fi­cios in­te­li­gen­tes, las em­pre­sas son más ca­pa­ces de re­la­cio­nar el com­por­ta­mien­to de sus pro­pie­da­des con los re­sul­ta­dos del ne­go­cio; es de­cir pue­den ha­cer una lec­tu­ra cla­ra de có­mo las per­so­nas con­vi­ven con el edi­fi­cio, mo­ni­to­ri­zan­do la ca­li­dad del en­torno y las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan sus ha­bi­tan­tes pa­ra ga­ran­ti­zar el ma­yor bie­nes­tar, que se tra­du­ce en ma­yor ren­ta­bi­li­dad. ; es que los sa­la­rios e in­cen ti­vos re­pre­sen­tan ca­si el 90% de los cos­tos ope­ra­cio­na­les de una em­pre­sa gran­de, en­ton­ces cual­quier avan­ce en la pro­duc­ti­vi­dad re­la­cio­na­do con pro­pi­ciar me­jo­res es­pa­cios la­bo­ra­les, pue­de im­pac­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el ne­go­cio y to­mar re­le­van­cia pa­ra los to­ma­do­res de de­ci­sión. Es­tá de­mos­tra­do, por eLem­plo, que en­tre más ac­ti­vi­dad fí­si­ca hay un ma­yor desem­pe­ño de los em­plea­dos; por eso mu­chas em­pre­sas es­tán em­pe­zan­do a ajus­tar sus lu­ga­res de trabajo pa­ra com­ba­tir el se­den­ta­ris­mo. #de­más, es­tán lle­gan­do al mer ca­do sen­so­res que ayu­dan a pre­ve­nir los do­lo­res de es­pal­da, cue­llo y múscu­los, una de las prin­ci­pa­les cau­sas del ab­sen­tis­mo. 6am­bién se ha com­pro­ba do que la ca­li­dad del ai­re in­terno de los in­mue­bles im­pac­ta la pro­duc­ti­vi­dad o el bie­nes­tar de los ha­bi­tan­tes de los edi­fi­cios la ven­ti­la­ción na­tu­ral o el ai­re acon­di­cio­na­do miZ­to son be­ne­fi cio­sos, mien­tras que los ni­ve­les de CO2 cau­san sen­sa­ción de can­san­cio e in­flu­yen en la to­ma de de­ci­sio­nes.

La im­por­tan­cia de los da­tos

Una ciu­dad in­te­li­gen­te es una ciu­dad co­nec­ta­da, don­de los avan­ces de las 6+%, lla­ma­do ŧbig da­taŨ, per­mi­ten so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas de re­co­gi­da, aná­li­sis y ges­tión de da­tos que pue­den meLo­rar la efi­cien­cia de to­do ti­po de re­cur­sos y ser­vi­cios ur­ba­nos. Pen­sé­mos­lo así una ciu­dad hi­per­co­nec­ta­da ge­ne­ra, a dia­rio, un vo­lu­men gi­gan­tes­co de in­for­ma­ción y la cla­ve es­tá en sa­ber re­co­pi­lar­lo, re­la­cio­nar­lo y al­ma­ce­nar­lo pa­ra su co­rrec­to apro­ve­cha­mien­to y trans­mi­sión. En­ten­dien­do qué pa­sa en las ciu­da­des, los ac­to­res co­rres­pon­dien­tes pue­den to­mar las de­ci­sio­nes ade­cua­das en fun­ción de los pro­ble­mas que pue­dan sur­gir, in­clu­so an­tes de que se pro­duz can, y aten­der las de­man­das de los ciu­da­da­nos. Los da­tos son en­ton­ces esen­cia­les y pa­ra que sean úti­les, de­ben ser com­par­ti­dos e in­ter­pre­ta­dos de for­ma co­rrec­ta. Ha­bla­mos de dos con­cep­tos cla­ve el big da­ta y el +o6. La lec­tu­ra que se ha­ce de la in­for ma­ción ge­ne­ra­da por la ciu­dad, se re­co­pi­la a tra­vés de sen­so­res, que son la tec­no­lo­gía bá­si­ca pa­ra la hi­per­co­ne­xión de una Smart City. Es­tos sen­so­res son dis­po­si­ti­vos si­tua­dos por to­da la ciu­dad: en edi­fi­cios, en el mo­bi­lia­rio ur bano, en el alumbrado pú­bli­co, ba­Lo el as­fal­to, etc. que re­co­gen in­for­ma­ción del mun­do fí­si­co y la pro­ce­san y al­ma­ce­nan di­gi­tal­men­te pa­ra pro­por­cio­nár­se­la a las ad­mi­nis­tra­cio­nes y a los pro­pios ciu­da­da­nos a tra­vés de 9ifi en tiem­po real. Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de sen­so­res: me­teo­ro­ló­gi­cos, de con­ta­mi­na­ción, de trá­fi­co, de apar ca­mien­to, de hu­me­dad, de luz, de re­co­gi­da de ba­su­ra, del es­ta­do de las in­fra­es­truc­tu­ras, de con­su­mo de agua y elec­tri­ci­dad o de red eléc­tri­ca. Gra­cias a la re­co­lec­ción de da­ta que rea­li­zan es que el ciu da­dano pue­de sa­ber si el ni­vel de radiación so­lar es más fuer­te y re quie­re usar ma­yor pro­tec­ción eZ tra ese día, o en qué lu­gar pue­de es­ta­cio­nar su ato­mó­vil, sin te­ner que dar vuel­tas va­rias ve­ces bus can­do un espacio li­bre en la ca­lle; in­clu­so el ni­vel de po­lu­ción en una gran ciu­dad pa­ra to­mar las me­di­das del ca­so.

A los ad­mi­nis­tra­do­res de mu­ni­ci­pios, em­pre­sas, etc., por ejem­plo, los sen­so­res les per­mi­ti­rían co­no­cer si hay ries­go de inun­da­cio­nes o fu­gas de gas, así co­mo aler­tar­los so­bre un ac­ci­den­te en ca­rre­te­ra o te­mas me­nos com­pleLos co­mo si un par­que o área ver­de co­mȚn de la ciu­dad, ne­ce­si­tan ser re­ga­do.

5in du­da, el im­pac­to que tie­ne el uso de es­tos sis­te­mas es su­ma­men­te po­si­ti­vo por­que al te­ner un ma­ne­jo en tiem­po real de las ne­ce­si­da­des de la ciu­dad, se ge­ne­ra un aho­rro eco­nó­mi­co in­he­ren­te a la to­ma de ac­cio­nes an­ti­ci­pa­das, se re­du­ce la con­ta­mi­na­ción, el atas­co por trá­fi co en la ca­rre­te­ra, en­tre otros mu­chos fac­to­res.

Los be­ne­fi­cios de una ciu­dad in­te­li­gen­te son mu­chos, de he­cho son el fu­tu­ro al que debe mos apos­tar y pa­ra lo­grar­lo ya vi­mos que re­que­ri­mos ac­ce­so a la ener­gía.

Por es­ta ra­zón, en Sch­nei­der Elec­tric cree­mos que la ener­gía es un de­re­cho hu­mano bá­si­co y fun­da­men­tal. De­be­mos lo­grar que la ener­gía sea es­ta­ble, con fia­ble y se­gu­ra en ca­da uno de sus pun­tos, pa­ra desa­rro­llar ciu­da­des que sig­ni­fi­quen una meLor ca­li­dad de vi­da pa­ra to­dos los ha­bi­tan­tes.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Sch­nei­der Elec­tric y Un­work, se es­pe­ra que la in­ver­sión en sis­te­mas de edi­fi­cios in­te­li­gen­tes su­pere los US$16.000 mi­llo­nes es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.