MUE­RE CAN­TAN­TE

CON­TA­GIA­DO

Crítica - - Portada -

Unos 558 casos acu­mu­la­dos registra el Covid-19, de los cua­les 115 son nue­vos. De las 558 prue­bas rea­li­za­das ayer, el 20.6% re­sul­ta­ron po­si­ti­vas. Hay 66 pa­cien­tes hos­pi­ta­li­za­dos y 20 de ellos en in­ten­si­vo. Las de­fun­cio­nes se man­tie­nen en 8.

Ayer se in­for­mó que el bombero y can­tan­te de gru­pos co­mo “La Ofen­si­va, Los Naturales y “Ze­bra 15”, José Luis “Chino” Gar­cía, de 68 años, fue una de las víc­ti­mas del coronaviru­s.

La mi­nis­tra de Sa­lud, Rosario Tur­ner ale­gó que no pue­de ha­cer pre­dic­cio­nes de cuán­do es­ta­re­mos en el “pi­co” del coronaviru­s, por­que lo im­por­tan­te es que­dar­se en ca­sa y lo­grar que se apla­ne la cur­va de contagios pa­ra evi­tar el co­lap­so del sistema hos­pi­ta­la­rio.

El ase­sor de la OPS, Ge­rar­do Al­fa­ro di­jo que el objetivo es ba­jar la mor­ta­li­dad por el Covid-19, por­que si los pa­na­me­ños no res­pe­tan las in­di­ca­cio­nes, no ha­brá ven­ti­la­do­res, ni ca­mas en in­ten­si­vos su­fi­cien­tes.

El pro­fe­sor Al­fon­so Pino Graell, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Fí­si­ca de la At­mós­fe­ra de la Uni­ver­si­dad de Pa­na­má, ad­vir­tió que la cur­va de la pan­de­mia está le­jos de apla­nar­se y pu­die­ra es­ta­bi­li­zar­se en­tre el 24 y el 30 de abril con la po­si­bi­li­dad de llegar a 1,928 casos. Se­gún el ca­te­drá­ti­co, las vías de con­ta­gio no han dis­mi­nui­do y es­tán le­jos de de­cre­cer. Pa­ra hoy es­ti­ma que la ci­fra de per­so­nas con el vi­rus su­birá a 657.

Calles de­sier­tas, ne­go­cios ce­rra­dos y su­per­mer­ca­dos fuer­te­men­te vi­gi­la­dos: fue la es­tam­pa de la Ciu­dad de Pa­na­má ayer miércoles, pri­mer día de la cua­ren­te­na to­tal pa­ra fre­nar el COVID-19, que ha cau­sa­do 8 muertes y 558 contagios, y que a muchos les ha­ce re­cor­dar la in­va­sión de EE.UU. a Pa­na­má en 1989.

En un re­co­rri­do, Efe cons­ta­tó la pre­sen­cia de muy po­cos vian­dan­tes y au­tos en las calles; los ne­go­cios se­guían ce­rra­dos, co­mo ya ocu­rre des­de ha­ce dos se­ma­nas cuan­do se clau­su­ra­ron los co­mer­cios no in­dis­pen­sa­bles.

Ha­bía algunos re­te­nes de po­li­cías en vías neu­rál­gi­cas, co­mo la ca­lle 50, en los se­má­fo­ros no es­ta­ban los ha­bi­tua­les ven­de­do­res am­bu­lan­tes con dia­rios y fru­tas, y la zo­na in­dus­trial de Cos­ta del Es­te, ubi­ca­da en una de las sa­li­das de la ca­pi­tal, ama­ne­ció clau­su­ra­da y con ac­ce­so so­lo pa­ra tra­ba­ja­do­res de em­pre­sas esen­cia­les si­tua­das allí.

El to­que de queda co­men­zó a re­gir a las 05.01 hora local de es­te miércoles y está es­ta­ble­ci­do en el De­cre­to Eje­cu­ti­vo 507, que dic­ta ade­más una ley se­ca o prohi­bi­ción de dis­tri­bu­ción y ven­ta de li­cor du­ran­te el tiem­po que es­té vi­gen­te la medida.

El presidente pa­na­me­ño, Lau­ren­tino Cor­ti­zo, di­jo que la cua­ren­te­na to­tal se ha es­ta­ble­ci­do “de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da” aun­que de ella es­tán exen­tos sec­to­res vi­ta­les co­mo el sa­ni­ta­rio, ali­men­tos, far­ma­céu­ti­co, seguridad pú­bli­ca, transporte y co­mu­ni­ca­cio­nes, ban­cos y pren­sa.

Los ciu­da­da­nos po­drán sa­lir de su ca­sa dia­ria­men­te dos ho­ras pa­ra abas­te­cer­se de ne­ce­si­da­des bá­si­cas y me­dian­te un sistema de tur­nos ba­sa­do en el número de iden­ti­fi­ca­ción na­cio­nal.

Ana­lis­tas lo­ca­les ha­bla­ban es­te jueves de que el to­que de queda to­tal du­ra­rá al me­nos 30 días y su­gi­rie­ron al Eje­cu­ti­vo acu­dir a or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les pa­ra ob­te­ner fon­dos que per­mi­tan afron­tar la cri­sis eco­nó­mi­ca de­ri­va­da de la casi pa­ra­li­za­ción to­tal del país.

Re­cuer­da a la In­va­sión

Des­de la in­va­sión de Es­ta­dos Uni­dos a Pa­na­má en di­ciem­bre de 1989 pa­ra cap­tu­rar al dic­ta­dor Ma­nuel Antonio Noriega (1934-2017) no ha­bía ha­bi­do un to­que de queda en el país, aun­que las ca­rac­te­rís­ti­cas en­tre am­bas si­tua­cio­nes dis­tan mu­cho, co­men­tó a Efe la in­ge­nie­ra pa­na­me­ña Ya­di­sel Buen­día.

Aquel fue “un to­que de queda au­to­ins­tau­ra­do. No ha­bía Po­li­cía cui­dan­do, las fuer­zas de de­fen­sa (mi­li­ta­res) ha­bían hui­do y le to­ca­ba a los ve­ci­nos tur­nar­se pa­ra cuidar las ca­sas de los ma­lean­tes. Si sa­lías, ha­bía ba­la“, re­cor­dó Bien­día.

La in­va­sión ade­más co­men­zó un 20 de di­ciem­bre, le­jos de la quin­ce­na y mu­cha gente no te­nía pro­vi­sio­nes: “Ahí sí flo­re­ció la solidarida­d y se com­par­tía en­tre ve­ci­nos lo que ha­bía, fue es­pon­tá­neo.”

José Luis “Chino” Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.