MO­VI­LI­DAD: EL PA­RA­DIG­MA UR­BANO

Domus en Español Panamá - - Confeti -

En la dé­ci­mo ter­ce­ra edi­ción del Con­gre­so de Ar­qui­tec­tu­ra or­ga­ni­za­do por el Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Cos­ta Ri­ca (CACR), se ar­ti­cu­la­ron una se­rie de ac­to­res y de es­fuer­zos pa­ra la dis­cu­sión y construcción de ideas en torno a una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de nues­tros tiem­pos: la mo­vi­li­dad ur­ba­na

Da­nia Cha­va­rría

Fo­tos Cor­te­sía del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Cos­ta Ri­ca (CACR)

La XIII edi­ción del Con­gre­so de Ar­qui­tec­tos se desa­rro­lló con una am­plia par­ti­ci­pa­ción de pro­fe­sio­na­les, es­tu­dian­tes y otras per­so­nas in­tere­sa­das en el te­ma de la mo­vi­li­dad ur­ba­na y con­tó con la pre­sen­cia de con­fe­ren­cis­tas in­ter­na­cio­na­les, que en con­jun­to con los par­ti­ci­pan­tes na­cio­na­les, con­tri­bu­ye­ron con sus aportes y ex­pe­rien­cias no so­lo al de­ba­te, sino a la ge­ne­ra­ción de es­tra­te­gias pa­ra afron­tar es­ta si­tua­ción en Cos­ta Ri­ca. En mu­chas oca­sio­nes, he­mos ex­pe­ri­men­ta­do los efec­tos ne­ga­ti­vos que los au­to­mó­vi­les tienen en nues­tras ciu­da­des: con­ta­mi­na­ción del ai­re, ac­ci­den­tes de trán­si­to, con­ges­tión, ca­lles po­co cons­trui­das con de­fi­cien­cias pa­ra quienes ca­mi­nan, pér­di­da de tiem­po, de re­cur­sos y de com­pe­ti­ti­vi­dad y la lis­ta con­ti­núa. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma ac­tual de mo­vi­li­dad es el re­sul­ta­do de un pro­ce­so his­tó­ri­co que se ha ges­ta­do a par­tir de las de­ci­sio­nes de mu­chos años, por lo tan­to, la construcción de so­lu­cio­nes efi­ca­ces de­be ser abor­da­da pau­la­ti­na­men­te, com­pren­dien­do que es un pro­ce­so mul­ti­es­ca­la, que im­pli­ca una gran efi­cien­cia de coor­di­na­ción en­tre dis­tin­tos en­tes y sus ni­ve­les de pla­ni­fi­ca­ción.

Pa­ra con­se­guir avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en la mo­vi­li­dad den­tro de las ciu­da­des, es ne­ce­sa­rio cam­biar el en­fo­que ac­tual de pla­ni­fi­ca­ción de las mis­mas, con­si­de­ran­do que una ciudad bien pla­ni­fi­ca­da cuesta has­ta un 70% me­nos que una no pla­ni­fi­ca­da, prio­ri­zan­do in­cor­po­rar he­rra­mien­tas de pla­ni­fi­ca­ción y or­de­na­mien­to del te­rri­to­rio en to­das las es­ca­las, di­ri­gi­das al de­sa­rro­llo de ciu­da­des más sos­te­ni­bles orien­ta­das a las per­so­nas, a sus mo­vi­mien­tos, sus co­ne­xio­nes y ac­ti­vi­da­des, lo cual se re­fle­ja­rá un au­men­to de su ca­li­dad de vi­da.

La ne­ce­si­dad de cons­truir un mo­de­lo de mo­vi­li­dad co­lec­ti­va, más sos­te­ni­ble, efi­cien­te, se­gu­ra, sa­lu­da­ble y equi­ta­ti­va, que ofrez­ca ma­yor pro­ta­go­nis­mo a los pea­to­nes y a los ci­clis­tas fue el prin­ci­pal ob­je­ti­vo del con­gre­so, ade­más que fo­men­te el uso del trans­por­te pú­bli­co co­lec­ti­vo y re­duz­ca la uti­li­za­ción del vehícu­lo pri­va­do, con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la ca­li­dad in­te­gral de las ciu­da­des. Pro­mo­ver una mo­vi­li­dad ac­ti­va es una res­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va, don­de in­ci­den di­ver­sos ac­to­res (ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, pro­fe­sio­na­les, co­lec­ti­vos, población en ge­ne­ral), mu­chos de los cua­les ya se en­cuen­tran ac­tual­men­te pro­mo­vien­do o li­de­ran­do di­ver­sos pla­nes y pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con el te­ma, que en mu­chos ca­sos re­que­ri­rán del for­ta­le­ci­mien­to de las com­pe­ten­cias de ca­da ac­tor y de una ar­ti­cu­la­ción de es­fuer­zos.

Se re­sal­tó el pa­pel que jue­gan los go­bier­nos lo­ca­les en el te­ma de la mo­vi­li­dad, no só­lo por su com­pe­ten­cia en la pla­ni­fi­ca­ción de su te­rri­to­rio, sino por la in­je­ren­cia que pue­den te­ner en la ges­tión y coor­di­na­ción de to­das las ac­cio­nes que se reali­cen en el mis­mo; pa­ra que es­to sea po­si­ble, es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car y bus­car solución a las li­mi­ta­cio­nes que tienen las mu­ni­ci­pa­li­da­des pa­ra ha­cer las trans­for­ma­cio­nes que se re­quie­ren den­tro de sus te­rri­to­rios, lo

cual se re­fle­ja en las com­pli­ca­cio­nes pa­ra rea­li­zar in­ter­ven­cio­nes en el es­pa­cio pú­bli­co, don­de mu­chas ve­ces con­ver­gen una se­rie de ins­ti­tu­cio­nes, que no siem­pre tienen la mis­ma vo­lun­tad e in­tere­ses pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de la ciudad.

Las mu­ni­ci­pa­li­da­des se­ña­la­ron co­mo una de­bi­li­dad la fal­ta de in­for­ma­ción de su te­rri­to­rio y sus fe­nó­me­nos, lo cual se pue­de me­jo­rar me­dian­te me­dian­te el uso de he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que per­mi­tan cons­truir in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da so­bre las con­di­cio­nes y ne­ce­si­da­des de las ciu­da­des, que fa­ci­li­ten la pro­gra­ma­ción de in­ver­sio­nes a lar­go pla­zo. Ins­tru­men­tos uti­li­za­dos en otros con­tex­tos po­nen en evi­den­cia el im­por­tan­te rol que pue­den ju­gar las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción, por lo tan­to, las de­ci­sio­nes re­la­cio­na­das con la ges­tión de pro­yec­tos den­tro de la ciudad y es­pe­cí­fi­ca­men­te en el te­ma de trans­por­te y mo­vi­li­dad, no de­be­rían ser to­ma­das sin an­tes rea­li­zar si­mu­la­cio­nes y aná­li­sis que per­mi­tan ayu­dar a pre­ve­nir erro­res, los cua­les sue­len tra­du­cir­se en al­tos cos­tos pa­ra las ciu­da­des.

El tra­ba­jo va más allá de re­sol­ver úni­ca­men­te as­pec­tos fí­si­cos, hay que in­cor­po­rar cri­te­rios so­cia­les y eco­nó­mi­cos, ade­más de que se re­quie­re de so­lu­cio­nes re­gio­na­les, con coor­di­na­ción in­ter­mu­ni­ci­pal, que in­clu­yan ac­cio­nes des­de la ciu­da­da­nía y la construcción de pro­yec­tos des­de la co­lec­ti­vi­dad. Es­tra­te­gias co­mo la den­si­fi­ca­ción de la hue­lla ur­ba­na, el re­po­bla­mien­to del cen­tro de ciu­da­des y la re­no­va­ción ur­ba­na sue­len ser en­fo­ca­das a atraer a las per­so­nas a vi­vir en el cen­tro de la ciudad, con lo cual pue­den con­tri­buir a re­du­cir la ne­ce­si­dad de tras­la­dar­se gran­des dis­tan­cias pa­ra ac­ce­der a las dis­tin­tas fun­cio­nes de la ciudad, pe­ro de­ben ser cui­da­do­sa­men­te es­tu­dia­das pa­ra que no se con­vier­tan en otro apor­te a los pro­ble­mas de mo­vi­li­dad.

Fi­nal­men­te, en la de­cla­ra­to­ria del con­gre­so se de­fi­nió que la mo­vi­li­dad de­be ser re­co­no­ci­da co­mo un de­re­cho de la so­cie­dad que res­pon­de a sus ne­ce­si­da­des y as­pi­ra­cio­nes de una vi­da sa­na, con­vir­tién­do­se en un as­pec­to neu­rál­gi­co de nues­tras ciu­da­des, que de­be ser abor­da­do co­mo prio­ri­dad y re­quie­re de una pla­ni­fi­ca­ción in­te­gral del te­rri­to­rio, con el ade­cua­do sus­ten­to téc­ni­co y la asig­na­ción de re­cur­sos, sien­do un te­ma prio­ri­ta­rio la ar­ti­cu­la­ción de es­fuer­zos de los Go­bier­nos lo­ca­les, el Go­bierno Cen­tral y la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

Aho­ra, el re­to es iden­ti­fi­car las opor­tu­ni­da­des que te­ne­mos co­mo país, pro­fe­sio­na­les y so­cie­dad pa­ra cons­truir las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra que esas ac­cio­nes se ges­tio­nen y con­cre­ten.

Los ar­qui­tec­tos de­ben ser ac­to­res es­tra­té­gi­cos que a tra­vés de las in­ter­ven­cio­nes en la construcción de las edi­fi­ca­cio­nes, es­pa­cio pú­bli­co y el di­se­ño de la ciudad, pue­dan, de­ban y ten­gan una par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca y di­rec­ta en los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción po­si­ti­va de los en­tor­nos ur­ba­nos pa­ra dar ca­bi­da a ese nue­vo mo­de­lo de mo­vi­li­dad.

Izquierda: la Co­mi­sión de Ar­qui­tec­tos Jó­ve­nes, in­vi­tó a los asis­ten­tes a di­bu­jar en un ma­pa de la ciudad, el re­co­rri­do rea­li­za­do pa­ra lle­gar al au­di­to­rio. Aba­jo: la arq. Li­za Cas­ti­llo, vi­ce­mi­nis­tra del Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas y Trans­por­tes, abrió...

En es­ta pá­gi­na, arri­ba: un pro­me­dio de 450 per­so­nas por día, asis­tió al au­di­to­rio del Co­le­gio Fe­de­ra­do de In­ge­nie­ros y Ar­qui­tec­tos, afir­man­do el com­pro­mi­so de la co­mu­ni­dad con la mo­vi­li­dad ac­ti­va. Cen­tro: un graf­fi­ti rea­li­za­do en vi­vo du­ran­te el...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.