CUL­TU­RA AR­QUI­TEC­TÓ­NI­CA COM­PRO­ME­TI­DA CON LAS EMER­GEN­CIAS

Es­tu­dian­tes del ter­cer año de la es­cue­la de ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca res­pon­die­ron al ne­ce­sa­rio y sig­ni­fi­ca­ti­vo re­to de di­se­ñar in­no­va­do­res re­fu­gios tem­po­ra­les que se plan­tean co­mo so­lu­cio­nes fac­ti­bles para los dam­ni­fi­ca­dos de ca­tás­trof

Domus en Español Panamá - - Confeti - Kathy Mac­do­nald Q. Ren­ders: Mó­ni­ca Ro­drí­guez, Ja­vier Tre­jos, Dou­glas Gar­cía, Ma­xi­mi­li­ano Mo­ra­les y Pris­ci­lla Díaz

Alar­ma­da an­te el ame­na­zan­te avan­ce del hu­ra­cán Ir­ma por el Ca­ri­be en di­rec­ción a la Flo­ri­da, el ma­yor re­gis­tra­do en el Océano Atlán­ti­co, que al­can­zó ca­te­go­ría 5 con vien­tos de 295 Km/h y re­sul­ta­dos de­vas­ta­do­res en va­rias de las is­las del Ca­ri­be, y lle­gan­do has­ta Geor­gia y Ca­ro­li­na del Sur, en Es­ta­dos Uni­dos; a lo que días des­pués se su­mó el Hu­ra­cán

Ma­ría que arra­só con Puer­to Ri­co, y con­mo­vi­da ade­más an­te los tres fuer­tes te­rre­mo­tos que sa­cu­die­ron a México, uno de los cua­les tam­bién afec­tó a Gua­te­ma­la, to­do ello en sep­tiem­bre del 2017, pu­bli­qué una no­ta en las re­des so­cia­les, so­bre la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver más con­cien­cia para el di­se­ño de so­lu­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas ha­bi­ta­bles, que con­tri­bu­yan a pres­tar au­xi­lio en emer­gen­cias de es­ta mag­ni­tud. Con 30 años de ex­pe­rien­cia en la do­cen­cia fui tes­ti­go de la re­nuen­cia que ha­bía a ni­vel aca­dé­mi­co para des­ti­nar­le aten­ción al te­ma del di­se­ño de re­fu­gios de emer­gen­cia; por lo cual me sor­pren­dió la can­ti­dad de in­te­rés que des­per­tó la in­quie­tud ma­ni­fes­ta­da en Fa­ce­book, con to­da cla­se de co­men­ta­rios de apo­yo, ade­más de la ama­ble in­vi­ta­ción del ar­qui­tec­to Car­los Azo­fei­fa Or­tiz para asis­tir a la en­tre­ga de pro­yec­tos del ta­ller de di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co que di­ri­ge en la es­cue­la de ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, don­de jus­ta­men­te ese era el te­ma del ejer­ci­cio de di­se­ño al que va­rios gru­pos de es­tu­dian­tes, de los ni­ve­les V y VI que co­rres­pon­de al ter­cer año de la ca­rre­ra, le des­ti­na­ron seis se­ma­nas de trabajo aca­dé­mi­co. El pro­yec­to MAYAH-T (Mó­du­los de Al­ber­gue y Asis­ten­cia Hu­ma­ni­ta­ria Tem­po­ral) di­ri­gi­do por el ar­qui­tec­to Car­los Azo­fei­fa co­mo coor­di­na­dor del Ta­ller ver­ti­cal 02, con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de otros pro­fe­so­res, co­mo los ar­qui­tec­tos Víc­tor Cañas, Jor­ge Cas­tro, Juan Ro­drí­guez y Ben­ja­mín Cha­ve­rri. El ob­je­ti­vo ge­ne­ral del ejer­ci­cio de di­se­ño plan­tea­ba ex­plo­rar so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas e in­no­va­do­ras en el di­se­ño de mó­du­los ha­bi­ta­bles tem­po­ra­les que pue­dan ser uti­li­za­dos por la CNE (Co­mi­sión Na­cio­nal de Pre­ven­ción de Ries­gos y Aten­ción de Emer­gen­cias) co­mo mo­de­los pro­to­ti­po para la aten­ción de una emer­gen­cia, mo­ti­van­do la ex­pe­rien­cia del es­tu­dian­te a par­tir de la sen­si­bi­li­dad de una reali­dad na­cio­nal, po­si­ble­men­te con el re­cuer­do del hu­ra­cán Ot­to que azo­tó a Pa­na­má, Cos­ta Ri­ca y Ni­ca­ra­gua a fi­na­les del 2016. Ni ellos ni yo ima­gi­ná­ba­mos en­ton­ces, que es­tá­ba­mos a po­cas se­ma­nas de su­frir el em­ba­te de la tor­men­ta Na­te, ca­li­fi­ca­da por Cos­ta Ri­ca co­mo el peor desas­tre na­tu­ral que ha im­pac­ta­do al país en dé­ca­das, cau­san­do se­ve­ros da­ños en la agri­cul­tu­ra y da­ños en in­fra­es­truc­tu­ra. En­tre co­pio­sos agua­ce­ros y fuer­tes vien­tos que pro­vo­ca­ron de­rrum­bes y des­li­za­mien­tos, el fe­nó­meno pro­vo­có 11 muer­tos y 11.517 dam­ni­fi­ca­dos en Cos­ta Ri­ca, mien­tras que en Ni­ca­ra­gua el sal­do fue de 16 muer­tos y 32.684 dam­ni­fi­ca­dos. Un mes más tar­de, un te­rre­mo­to de 6,3 gra­dos en la es­ca­la Rich­ter sa­cu­dió la cos­ta oes­te de Cos­ta

Ri­ca con epi­cen­tro a 19 km de

Ja­có y va­rias ré­pli­cas, y, aun­que no cau­só da­ños gra­ves, es­toy se­gu­ra que obli­gó a to­dos esos es­tu­dian­tes

a me­di­tar so­bre las me­di­das pre­ven­ti­vas que sus pro­fe­so­res les hi­cie­ron ver, mien­tras rea­li­za­ban el ejer­ci­cio que no se li­mi­tó úni­ca­men­te al di­se­ño de un mó­du­lo ha­bi­ta­ble, sino que es­pe­ci­fi­có la ne­ce­si­dad de pro­yec­tar diez mó­du­los dor­mi­to­rioal­ber­gue con ca­pa­ci­dad para seis per­so­nas, el mó­du­lo de co­me­dor y aten­ción mé­di­ca para 20 per­so­nas que pu­die­ra uti­li­zar­se co­mo es­pa­cio de es­tu­dio es­co­lar o para ac­ti­vi­da­des so­cia­les y re­crea­ti­vas co­mu­ni­ta­rias, mó­du­lo para ser­vi­cios sa­ni­ta­rios co­mu­na­les y la­van­de­ría, así co­mo la ne­ce­sa­ria pro­vi­sión de agua po­ta­ble y tra­ta­mien­to de re­si­duos. De­bo de­cir que los re­sul­ta­dos fue­ron una sor­pre­sa muy agra­da­ble, por la se­rie­dad y el com­pro­mi­so con que se asu­mió la ta­rea, con pro­pues­tas in­ge­nio­sas que die­ron so­lu­cio­nes sa­tis­fac­to­rias a los as­pec­tos téc­ni­cos de cons­truc­ción mo­du­lar, pre­fa­bri­ca­ción, es­truc­tu­ras ar­ma­bles y des­ar­ma­bles, fa­ci­li­dad de en­sam­bla­je, fle­xi­bi­li­dad sin per­der fir­me­za o estabilidad, eco­no­mía en el uso de ma­te­ria­les y fa­ci­li­dad para trans­por­tar y al­ma­ce­nar los mó­du­los para ser re­uti­li­za­dos en otra emer­gen­cia, con el de­bi­do ape­go a las re­gu­la­cio­nes y nor­ma­ti­vas de di­se­ño y cons­truc­ción vi­gen­tes a ni­vel na­cio­nal, y sin des­cui­dar los as­pec­tos cli­má­ti­cos y am­bien­ta­les. Aun­que la pau­ta téc­ni­ca tu­vo un gran pro­ta­go­nis­mo y los re­fu­gios de­bían per­mi­tir le­van­tar rá­pi­da­men­te cam­pa­men­tos en­te­ros que se adap­ten a las ne­ce­si­da­des de los usua­rios y el lu­gar, aplau­do el én­fa­sis que los pro­fe­so­res pu­sie­ron en el te­ma del al­ber­gue tem­po­ral, al es­ti­mu­lar la sen­si­bi­li­dad de en­fo­car­se en la aten­ción es­pe­cial en lo que con­cier­ne a los in­di­vi­duos, las fa­mi­lias y las co­mu­ni­da­des afec­ta­das, sin des­cui­dar as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la pri­va­ci­dad in­di­vi­dual y fa­mi­liar y la ar­mo­nía co­mu­ni­ta­ria en te­mas vul­ne­ra­bles co­mo la se­gu­ri­dad so­cial. Ello mo­ti­vó a que los es­tu­dian­tes pro­cu­ra­ran pro­pi­ciar un am­bien­te hu­ma­nis­ta en me­dio de la tra­ge­dia, a tra­vés del di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co y la con­fi­gu­ra­ción de los mó­du­los, que lo­gra­ra man­te­ner el con­cep­to de co­mu­ni­dad, com­pa­ñía y se­gu­ri­dad, sin per­der cier­to gra­do de pri­va­ci­dad. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes de la ar­qui­tec­tu­ra de emer­gen­cia es que más allá de los mó­du­los ce­rra­dos, se tra­te de for­mar con­cien­cia de pre­vi­sión y so­li­da­ri­dad a par­tir de so­lu­cio­nes fle­xi­bles, ca­pa­ces en la me­di­da de lo po­si­ble, de re­pa­rar pro­ble­mas de gran es­ca­la y com­ple­ji­dad, me­dian­te in­ter­ven­cio­nes de ca­rác­ter mi­cro y lo­cal, que per­mi­tan la par­ti­ci­pa­ción de los propios ha­bi­tan­tes de una co­mu­ni­dad. Las pro­pues­tas de los es­tu­dian­tes de ter­cer año de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca fue­ron va­ria­das e ima­gi­na­ti­vas, des­de un mó­du­lo que cre­ce a par­tir de un cu­bo com­pac­to, des­pla­zán­do­se del nú­cleo cen­tral por me­dio de ro­di­nes co­mo el di­se­ña­do por Pris­ci­lla Her­nán­dez; y la sen­ci­llez del es­que­ma pro­pues­to por Luis Ji­mé­nez Váz­quez que pro­cu­ró apro­xi­mar­se más al con­cep­to de vi­vien­da tra­di­cio­nal que de carpa de re­fu­gia­do, con pre­ci­sión en el es­tu­dio de er­go­no­mía, an­tro­po­me­tría y es­pa­cios mí­ni­mos; has­ta un sis­te­ma ple­ga­ble de cons­truc­ción y geo­me­tría com­ple­ja, con mu­cho ca­rác­ter ar­qui­tec­tó­ni­co, co­mo el di­se­ña­do por Ma­xi­mi­li­ano Mo­ra­les. En tan­to que Ja­vier Tre­jos op­tó por la mo­du­la­ción con es­truc­tu­ra tu­bu­lar, que ofre­ce múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des for­ma­les; Mó­ni­ca Ro­drí­guez di­se­ñó un in­ge­nio­so sis­te­ma de acor­deón con es­truc­tu­ra mo­du­lar abi­sa­gra­da. Por su par­te, Dou­glas Gar­cía pro­pu­so un sis­te­ma ple­ga­ble con lo­nas, ti­po cam­pa­men­to en ni­ve­les, don­de es fá­cil ima­gi­nar el en­tu­sias­mo que po­dría des­per­tar en los ni­ños y ado­les­cen­tes, por me­dio de es­ta es­truc­tu­ra al­ter­na­ti­va que les per­mi­te la ex­pe­rien­cia de dor­mir sus­pen­di­dos a cier­ta al­tu­ra, co­mo si es­tu­vie­ran de va­ca­cio­nes en un cam­pa­men­to, po­si­ble­men­te dis­tra­yén­do­los de la ca­tás­tro­fe que pue­de sig­ni­fi­car per­der su ho­gar.

Son mu­chas las po­bla­cio­nes que en to­do el mun­do, y es­pe­cial­men­te en los paí­ses en vías del desa­rro­llo, se han es­ta­ble­ci­do en lu­ga­res con­si­de­ra­dos de al­to ries­go, co­mo los cau­ces de ríos y pe­ñas­cos, su­frien­do año tras año de inun­da­cio­nes, alu­des y hun­di­mien­tos, en­tre otros ca­ta­clis­mos, que ade­más de im­pac­tar de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble a la eco­no­mía de una lo­ca­li­dad, ex­po­nen de for­ma alarmante la vi­da hu­ma­na. Al mis­mo tiem­po, el emi­nen­te cam­bio cli­má­ti­co que al­gu­nos se em­pe­ñan en ne­gar, advierte so­bre los las trans­for­ma­cio­nes que su­fri­rán nues­tras cos­tas an­tes del fi­nal del si­glo. De acuer­do con los or­ga­nis­mos de las Na­cio­nes Uni­das CEPAL y UNI­CEF, la fre­cuen­cia de los de­sas­tres en Amé­ri­ca

La­ti­na y el Ca­ri­be ha au­men­ta­do ca­si cua­tro ve­ces en me­dio si­glo. Con­si­de­ran­do que los cam­bios cli­má­ti­cos que ha ex­pe­ri­men­ta­do la Tie­rra han con­tri­bui­do a que los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les se pre­sen­ten ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia e in­ten­si­dad, dar res­pues­ta a es­tas vi­ci­si­tu­des es uno de los ma­yo­res desafíos de los ar­qui­tec­tos del si­glo XXI y por lo tan­to, es in­du­da­ble que la de­no­mi­na­da ar­qui­tec­tu­ra de emer­gen­cia jugará un pa­pel fun­da­men­tal.

En es­ta pá­gi­na: pro­te­gi­da de la hu­me­dad del sue­lo y de los ele­men­tos cli­má­ti­cos a ni­vel de la cu­bier­ta, el es­pa­cio ha­bi­ta­ble de la so­lu­ción propuesta por Dou­glas Gar­cía Ocam­po, se desa­rro­lla en el ni­vel in­ter­me­dio, ele­va­do, co­mo en la tra­di­ción de la...

Iz­quier­da y arri­ba: Re­sul­ta inevi­ta­ble pen­sar en un trans­for­mer al ver el pro­yec­to de Ma­xi­mi­li­ano Mo­ra­les Quesada, don­de los di­ver­sos com­po­nen­tes se van des­ple­gan­do y ad­qui­rien­do cuer­po, co­mo si pa­sa­ra del 2-D al 3-D. Los es­pa­cios en­mar­ca­dos por un...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.