Valenzuela + Za­mo­ra

TEN­SIÓN CON EL BOS­QUE

Domus en Español Panamá - - Proyectos - Tex­to: Ós­car Za­mo­ra Fotos Mau­ri­cio Valenzuela

Si tu­vié­ra­mos la opor­tu­ni­dad de cons­truir y vi­vir en una co­li­na, ¿có­mo nos ima­gi­na­ría­mos que se­ría? Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, el bos­que es una ma­ni­fes­ta­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca, ya que se tra­ta de un con­jun­to de tran­si­cio­nes, es­ca­las y re­co­rri­dos que pue­den ser uti­li­za­dos a nues­tro fa­vor

La dua­li­dad en­tre el bos­que y la ar­qui­tec­tu­ra no de­be­ría re­sul­tar com­ple­ja. La ar­qui­tec­tu­ra de­be­ría in­cor­po­rar­se al pai­sa­je, pe­ro co­mo otro pai­sa­je en sí y no co­mo ob­je­to. Más allá de en­ten­der la ar­qui­tec­tu­ra co­mo un re­sul­ta­do de mi­me­tis­mo, el ob­je­ti­vo de­be­ría ser crear ten­sión en el es­pa­cio, don­de to­do fun­cio­ne ba­jo un equi­li­brio de fuer­zas con­tra­pues­tas. Con es­to nos referimos a las am­bi­güe­da­des que existen en la ar­qui­tec­tu­ra: li­ge­ro con­tra pe­sa­do, cla­ro con­tra os­cu­ro, na­tu­ral y cons­trui­do, por men­cio­nar al­gu­nas. Es lo que Le Cor­bu­sier men­cio­nó una vez co­mo la ten­sión en­tre la se­lec­ción na­tu­ral y la se­lec­ción me­cá­ni­ca al ha­blar de la Ca­sa Cu­rut­chet y su re­la­ción con los ár­bo­les. Es ba­jo las pre­mi­sas an­te­rio­res que na­ce Fol­ded Vi­lla, una re­si­den­cia privada de 380 m2 ubi­ca­da en una lo­ca­li­dad que for­ma par­te de una zo­na bos­co­sa en las afue­ras de la ciu­dad de Ma­na­gua, en Ni­ca­ra­gua.

En sus al­re­de­do­res, el si­tio des­ta­ca por su den­sa ve­ge­ta­ción, sus ár­bo­les cen­te­na­rios y una fau­na di­ver­sa en don­de la hu­me­dad, la al­ta plu­vio­si­dad, la pe­num­bra y la ne­bli­na es­tán a la or­den del día. Es sin du­da al­gu­na, un si­tio pri­vi­le­gia­do, ajeno al cli­ma ca­lu­ro­so y al mo­vi­mien­to de la ciu­dad.

La vi­vien­da se asien­ta gen­til­men­te en un te­rreno de pen­dien­tes pro­nun­cia­das, cua­li­dad que ha de­ter­mi­na­do la dis­po­si­ción pro­gra­má­ti­ca de los es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res. A di­fe­ren­cia de una organización tra­di­cio­nal, don­de tí­pi­ca­men­te se ac­ce­de al área so­cial por el pri­mer ni­vel y se de­ja lo pri­va­do en el ni­vel su­pe­rior, Fol­ded Vi­lla lo ha­ce a la in­ver­sa. La ca­lle de ac­ce­so es­tá ubi­ca­da en la cima del te­rreno, per­pen­di­cu­lar a la ubi­ca­ción de la vi­vien­da. Me­dian­te una apro­xi­ma­ción obli­cua se nos pre­sen­ta la pri­me­ra fa­cha­da del pro­yec­to, la cual es, sin lu­gar a du­das, la más in­tro­ver­ti­da de to­das, de len­gua­je más sim­ple que nos pre­pa­ra, nos in­tri­ga y tam­bién nos en­ga­ña. En­tre la pa­li­dez de es­ta fa­cha­da des­ta­ca el por­tal de la ca­sa, una puer­ta pi­vo­tan­te de ma­de­ra só­li­da de es­ca­la monumental, co­mo si se tra­ta­se de un tem­plo.

Una vez den­tro, nos re­ci­be el área so­cial co­mo un so­lo es­pa­cio abier­to y con­ti­nuo que co­nec­ta co­ci­na con sa­la y co­me­dor. La am­pli­tud se ve acen­tua­da con los am­plios ven­ta­na­les que son el re­sul­ta­do de una ade­cua­da orien­ta­ción, y per­mi­te apro­ve­char las vis­tas y los vien­tos pre­do­mi­nan­tes lo­gran­do la sen­sa­ción de es­tar en­tre la co­pa de los ár­bo­les, ya que nos en­con­tra­mos en un se­gun­do ni­vel. Es a tra­vés de es­tos ven­ta­na­les que el co­me­dor y la sa­la se co­nec­tan ca­da uno con una te­rra­za ex­te­rior y un bal­cón te­cha­do.

Es­te es­pa­cio lo­gra al­can­zar un con­fort tér­mi­co ade­cua­do, gra­cias a la vo­lu­me­tría ple­ga­da de su te­cho, la pro­lon­ga­ción de sus ale­ros y la estrategia an­ti­gua de de­jar sa­lir el ai­re ca­lien­te que se acumula en el in­te­rior. Para lle­gar al ni­vel in­fe­rior, don­de se ubi­can los dor­mi­to­rios, el es­pa­cio se com­pri­me y nos aden­tra a un pa­sa­di­zo don­de se en­cuen­tran las es­ca­le­ras. La cons­truc­ción del pa­si­llo apre­mia al lle­gar a su fi­nal, don­de se en­cuen­tra un mez­za­ni­ne con un tra­ga­luz que ba­ña las pa­re­des del pa­si­llo que dis­tri­bu­ye a las ha­bi­ta­cio­nes y a la te­rra­za prin­ci­pal.

Es­ta te­rra­za es pro­ba­ble­men­te el es­pa­cio más dra­má­ti­co de la vi­vien­da. Cu­bier­ta de ro­jo en su to­ta­li­dad, la lí­nea en­tre pi­so, pa­red y cie­lo­rra­so des­apa­re­ce y se fun­de en un so­lo co­lor. El ro­jo es una de­cla­ra­ción que de­li­mi­ta el fi­nal del es­pa­cio cons­trui­do y el ini­cio del es­pa­cio na­tu­ral, su­til pe­ro in­ten­cio­nal.

Por fue­ra, des­de la par­te pos­te­rior de la vi­vien­da, Fol­ded Vi­lla re­ve­la su ver­da­de­ra per­so­na­li­dad. Ha­cien­do alu­sión a su nom­bre, se lee un len­gua­je di­fe­ren­te a la fa­cha­da de ac­ce­so. Es un len­gua­je de mo­vi­mien­to, de dia­go­na­les pro­nun­cia­das agre­si­vas, que se pue­den apre­ciar en sus te­chos ple­ga­dos y la in­cli­na­ción de sus “pa­tas” ro­jas. Si bien es es­tá­ti­ca, las in­cli­na­cio­nes en los vo­lú­me­nes in­fe­rio­res bus­can de ma­ne­ra de­li­be­ra­da apa­ren­tar aden­trar­se al bos­que.

Por otro la­do, sus fa­cha­das jue­gan per­ma­nen­te­men­te a las es­con­di­das con el ex­te­rior, que de­pen­dien­do de su orien­ta­ción y so­me­tien­do a aná­li­sis cli­má­ti­cos el pro­yec­to en su eta­pa de di­se­ño con­cep­tual, se de­ter­mi­na­ron sus aper­tu­ras, cie­rres, lle­nos y va­cíos. En unos ca­sos la vi­vien­da se abre con ven­ta­na­les, mien­tras que en otros, un sis­te­ma de lou­vers de fi­bro­ce­men­to de co­lor ro­jo y una gra­ma de gri­ses la pro­te­gen de la in­ci­den­cia del sol di­rec­to y a su vez apor­tan al efec­to ci­né­ti­co de la vi­vien­da.

Para crear la ilu­sión de ligereza y flo­ta­bi­li­dad, se uti­li­zó una lo­sa de ci­men­ta­ción de la que sur­gen pa­re­des de mam­pos­te­ría en el pri­mer ni­vel y en el se­gun­do ni­vel, un sis­te­ma de mar­cos con co­lum­nas para las pa­re­des y un en­tre­pi­so com­pues­to, cer­chas me­tá­li­cas para cu­brir los gran­des cla­ros que de­man­da­ba la cons­truc­ción, que pos­te­rior­men­te fue­ron cu­bier­tos con ta­bla ro­ca. El re­sul­ta­do es una es­truc­tu­ra li­ge­ra, an­ti­sís­mi­ca, eco­nó­mi­ca y de rá­pi­da cons­truc­ción.

Fol­ded Vi­lla bus­ca ser una mis­ma con el bos­que. Su geo­me­tría y la es­té­ti­ca del pro­yec­to ge­ne­ran una ten­sión con una duc­ti­li­dad no­ta­ble. Co­mo Le Cor­bu­sier men­cio­nó, “la ar­qui­tec­tu­ra so­lo ofre­ce re­sul­ta­dos se­gu­ros”, por lo que hay que re­cu­rrir a aso­cia­cio­nes de for­mas na­tu­ra­les, con el fin de des­per­tar sen­sa­cio­nes se­cun­da­rias. La ri­gi­dez de la cons­truc­ción ne­ce­si­ta lo im­pre­de­ci­ble de las for­mas de la na­tu­ra­le­za.

El mo­do en que el ár­bol acen­túa la ver­ti­ca­li­dad del es­pa­cio, el po­der to­car su co­pa, o el mis­mo so­ni­do del vien­to en­tre los tron­cos, son par­te tam­bién de la ar­qui­tec­tu­ra. La vi­vien­da es lo que una vez se pen­só: que sin bos­que no se­ría na­da.

ELE­VA­CIÓN NOR­TE

ELE­VA­CIÓN SUR

ELE­VA­CIÓN ES­TE

ELE­VA­CIÓN OES­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.