Ca­lei­dos­co­pio

Domus en Español Panamá - - News -

¡Va­ya que si el con­cep­to de co­ci­na ha cam­bia­do a lo lar­go de los si­glos! Pen­sar que co­ci­nar an­te­rior­men­te im­pli­ca­ba le­van­tar­se tem­prano, ex­po­ner­se a tem­pe­ra­tu­ras ca­si in­so­por­ta­bles, in­ver­tir lar­gas ho­ras pa­ra rea­li­zar es­te ofi­cio con or­gu­llo y ni qué de­cir de los uten­si­lios que se ocu­pa­ban pa­ra pre­pa­rar des­de un pu­ré, una sal­sa, has­ta una ma­sa pa­ra nues­tros platillos fa­vo­ri­tos. La fuer­za fí­si­ca que de­bía apli­car­se era to­da una osa­día; aún así, la co­ci­na y sus im­pli­ca­cio­nes siem­pre han si­do un ar­te, una po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar fe­li­ci­dad y sor­pren­der a cual­quie­ra día con día.

Des­de ha­ce dé­ca­das, el ali­men­tar­se no im­pli­ca só­lo una ne­ce­si­dad pri­ma­ria. En­ten­de­mos que el ac­to de co­ci­nar es un placer y un pre­tex­to pa­ra dis­fru­tar nue­vas crea­cio­nes. La in­dus­tria elec­tro­do­més­ti­ca ha evo­lu­cio­na­do a lo lar­go del tiem­po de­bi­do a las ne­ce­si­da­des de ca­da so­cie­dad. Pa­ra Whirl­pool, co­mo lí­der mun­dial en la fa­bri­ca­ción y co­mer­cia­li­za­ción de en­se­res de ma­yo­res y me­no­res, me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del usua­rio es el ob­je­ti­vo cen­tral en la in­no­va­ción de ca­da uno de sus pro­duc­tos, des­de re­fri­ge­ra­do­res, hor­nos, pa­san­do por es­tu­fas y cam­pa­nas.

Des­de mi ex­pe­rien­cia co­mo Brand Ma­na­ger, me atre­vo a de­cir que las em­pre­sas y los pro­fe­sio­nis­tas que nos de­di­ca­mos a es­te mer­ca­do no te­ne­mos mie­do a los cam­bios, al con­tra­rio, los ge­ne­ra­mos. Es­ta­mos cons­cien­tes que la van­guar­dia y la tec­no­lo­gía con pro­pó­si­to en el ho­gar, res­tau­ran­te o cual­quier sec­tor, im­pli­ca una res­pon­sa­bi­li­dad nues­tra co­mo par­te del pro­ce­so de op­ti­mi­za­ción en la vi­da co­ti­dia­na del con­su­mi­dor. No só­lo se tra­ta de un es­pa­cio de pro­duc­ción; sino de un es­pa­cio pa­ra crear, ex­pe­ri­men­tar, con­vi­vir y, so­bre to­do, com­par­tir con la gen­te que más va­lo­ra­mos. Por en­de, ade­más de fun­cio­na­li­dad, de­be­mos con­si­de­rar la es­té­ti­ca y placer vi­sual. ¡Qué di­fe­ren­cia en­tre un fo­gón del si­glo XIX a un horno in­te­li­gen­te de es­te si­glo! Mar­cas co­mo Whirl­pool y Kit­che­naid —es­ta úl­ti­ma cum­ple 100 años es­te año— se ca­rac­te­ri­zan por man­te­ner­se a la van­guar­dia con nue­vas ten­den­cias pa­ra ha­cer la vi­da más sen­ci­lla gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y el co­no­ci­mien­to so­bre la er­go­no­mía. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes bus­can es­pa­cios li­bres de pre­sio­nes, se in­te­re­san por su sa­lud y bie­nes­tar. Sin em­bar­go, a la ho­ra de ha­cer el ba­lan­ce, tal parece que no en­cuen­tran tiem­po pa­ra las ta­reas bá­si­cas del ho­gar o la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos. Por ello, los elec­tro­do­més­ti­cos y el di­se­ño de la co­ci­na de­ben ser ge­ne­ra­dos pa­ra te­ner una vi­da más ame­na y dis­fru­tar de la con­vi­ven­cia en­tre las per­so­nas que más nos ata­ñen.

Ha­blar de di­se­ño de co­ci­nas es una ta­rea cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad es com­par­ti­da. Las mar­cas que nos de­di­ca­mos a es­to ofre­ce­mos un sin­fín de po­si­bi­li­da­des en cuan­to a es­ti­los, ma­te­ria­les, ma­ti­ces, for­mas y ta­ma­ños en nues­tros pro­duc­tos; bus­ca­mos siem­pre con­tem­plar dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des. Nues­tros clien­tes y usua­rios cuen­tan con una am­plia va­rie­dad que se ajus­ta a su es­ti­lo por lo que con­tem­pla­mos en ca­da lan­za­mien­to coin­ci­dir con sus ne­ce­si­da­des. ¿Qué es­pa­cio se desea ge­ne­rar? ¿Cuál se­rá su fun­ción? Re­fe­rir­nos a las co­ci­nas y to­do lo que in­vo­lu­cran, es apa­sio­nan­te y abar­ca ho­ras de re­fle­xión. Fi­na­li­za­ré es­ta car­ta di­cien­do que vi­vi­mos en tiem­pos pri­vi­le­gia­dos ya que una co­ci­na con­tem­po­rá­nea es si­nó­ni­mo de ver­sa­ti­li­dad, de con­cep­ción de pla­ce­res, di­se­ño y ex­pe­rien­cia pa­ra con­tri­buir de ma­ne­ra po­si­ti­va en la vi­da de nues­tros con­su­mi­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.