Jai­me Roui­llón

Es la pri­me­ra re­si­den­cia que se vi­sua­li­za al in­gre­sar al con­do­mi­nio. Es­tan­do cons­cien­tes de es­te com­pro­mi­so, se de­ci­de di­se­ñar­la de un so­lo ni­vel pa­ra que ar­mo­ni­ce con la ho­ri­zon­ta­li­dad del paisaje del oes­te de la ciu­dad.

Domus en Español Panamá - - News - Tex­to: Jai­me Roui­llón, Geor­gi­na Par­ti­da, Die­go Le­vin­son.

Ca­sa de los Pa­tios

San Jo­sé, Cos­ta Ri­ca

Tex­to: Jai­me Roui­llón, Geor­gi­na Par­ti­da, Die­go Le­vin­son

Bus­can­do una so­la lí­nea, la ca­sa en sí es una ce­le­bra­ción de los pa­tios, que cap­tan luz y crean pri­va­ci­dad. No so­lo ca­da uno de es­tos es­pa­cios ver­des se con­cen­tra en otor­gar una sen­sa­ción de vi­da ha­cia el in­te­rior del ho­gar, sino que tam­bién en­tien­den los be­ne­fi­cios que es­tos mis­mos pro­vo­can, crean­do una am­bien­te agra­da­ble en to­da la pro­pie­dad. Por lo tan­to, se bus­có desa­rro­llar una ca­sa li­neal, con una gran pla­za que da la bien­ve­ni­da y mu­ros lon­gi­tu­di­na­les que per­mi­ten el in­gre­so de luz ce­ni­tal.

El pro­gra­ma de la ca­sa se desa­rro­lla en un ni­vel prin­ci­pal, de­jan­do só­lo los ser­vi­cios en el ni­vel in­fe­rior, apro­ve­chan­do la to­po­gra­fía. El te­rreno des­cien­de, per­mi­tien­do ele­var el área so­cial y re­crea­ti­va de la vi­vien­da. La par­te in­fe­rior – lla­ma­da zó­ca­lo – al­ber­ga los es­pa­cios sir­vien­tes y el ni­vel ce­ro, per­mi­te ha­cia el oes­te, el de­sa­rro­llo de un jar­dín ele­va­do, don­de la pis­ci­na re­fle­ja el cie­lo y co­nec­ta con el paisaje de la cos­ta de Ni­co­ya. La pis­ci­na, por en­de, se con­vier­te en el ele­men­to in­te­gra­dor con el horizonte, crean­do una nue­va to­po­gra­fía, pla­na, ele­va­da co­mo lo ha­ría un mi­ra­dor.

Las co­lin­dan­cias son ven­ta­nas al­tas que in­tro­du­cen la luz ce­ni­tal y man­tie­nen una di­vi­sión su­til en­tre el ex­te­rior y el in­te­rior. Los vi­drios sin tex­tu­ras fun­gen co­mo guar­dia­nes que per­mi­ten ilu­mi­na­ción y si­len­cio ha­cia aden­tro y una vi­da más li­bre y na­tu­ral ha­cia fue­ra.

La so­lu­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca fue sin­te­ti­zar el pro­gra­ma pa­ra una vi­vien­da uni­fa­mi­liar en un con­jun­to de es­pa­cios lle­nos de luz in­te­rior, di­fe­ren­cian­do en­tre los es­pa­cios de los hi­jos y de los pa­dres. Las áreas co­mu­nes de unión pa­ra la fa­mi­lia se orien­ta­ron ha­cia el oes­te pa­ra ce­le­brar la vis­ta ha­cia el va­lle de San­ta Ana y el Océano Pa­cí­fi­co en el horizonte.

Una com­bi­na­ción per­fec­ta se eje­cu­ta en­tre los mu­ros y la ve­ge­ta­ción tan cau­te­lo­sa. La ri­gi­dez pro­pia de la es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca se pier­de gra­cias al es­pec­tácu­lo na­tu­ral que el paisaje con­ti­guo ofre­ce. Los vi­drios pris­má­ti­cos per­mi­ten el in­gre­so de luz sin re­ve­lar la trans­pa­ren­cia del in­te­rior, sien­do los pa­tios quie­nes re­ve­lan la vi­da ha­cia aden­tro. El in­te­rior es­tá ca­rac­te­ri­za­do por am­bien­tes al­tos de más de 3,50 me­tros li­bres, es­pa­cios li­nea­les y am­plios, siem­pre en con­tras­te con la luz y crean­do un bor­de en­tre el paisaje cons­trui­do y el paisaje na­tu­ral. El­jar­dín­prin­ci­pa­lo­tor­gau­nai­re­de­so­fis­ti­ca­ción y fres­cu­ra a to­dos los que vi­ven en la ca­sa. El pa­tio que los re­ci­be cuen­ta con po­cos ele­men­tos de­co­ra­ti­vos que se per­ci­ben atrac­ti­vos, lim­pios y en ar­mo­nía con la re­si­den­cia. Los jar­di­nes prác­ti­ca­men­te bor­dean los es­pa­cios de la ca­sa, otor­gán­do­les luz na­tu­ral que jue­ga con su in­ten­si­dad a lo lar­go del día. Las plan­tas le qui­tan esa ri­gi­dez que traen con­si­go los mu­ros de ce­men­tos y otras es­truc­tu­ras fi­jas. Un jar­dín o una bue­na plan­ta siem­pre es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra cu­brir de­fec­tos o áreas que no que­re­mos queden a la vis­ta.

To­dos los pa­tios se es­bo­za­ron pa­ra cumplir con la pri­va­ci­dad de ca­da área, de ca­da es­pa­cio, de­pen­dien­do si es con un fin so­cial o don­de se ad­vier­te más la in­ti­mi­dad de sus ha­bi­tan­tes. El paisaje ho­ri­zon­tal que­da así, frac­cio­na­do por los pa­tios in­ter­nos, crean­do un se­gun­do paisaje más ín­ti­mo.

El sis­te­ma es­truc­tu­ral es muy sen­ci­llo, pa­re­des cho­rrea­das en con­cre­to en ta­bla y un úni­co mu­ro in­cli­na­do de pie­dra, mam­pos­te­ría de block, es­truc­tu­ra me­tá­li­ca pa­ra la cu­bier­ta re­ves­ti­da en te­ja pla­na. Zó­ca­los de pie­dra, mu­ros blan­cos de ado­be y cu­bier­ta de te­jas, emu­lan­do el mis­mo prin­ci­pio de las ca­sas co­lo­nia­les. Es­ta re­in­ter­pre­ta­ción, es el re­sul­ta­do sin­té­ti­co de una ar­qui­tec­tu­ra más de­pu­ra­da en su ex­te­rior, con es­pa­cios am­plios y fres­cos en el in­te­rior. No se ne­ce­si­ta ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca ya que son los pa­tios los gran­des re­cin­tos tér­mi­cos, pro­vee­do­res de fres­cu­ra. El zó­ca­lo de con­cre­to ex­pues­to en ta­blas per­mi­te re­for­zar la ho­ri­zon­ta­li­dad desea­da pa­ra que no se pier­da la es­ca­la de una ca­sa de un so­lo ni­vel. Los mu­ros de con­ten­ción de pie­dra y con­cre­to re­cuer­dan los ba­sa­men­tos de la co­lo­nia, tra­ba­ja­dos en fran­jas ho­ri­zon­ta­les de ma­de­ra dan una sin­gu­lar ca­li­dez tec­tó­ni­ca.

La llu­via es ca­na­li­za­da por ca­na­les de agua en el pi­so, ha­cia de­pó­si­tos es­pe­cia­les pa­ra lue­go ser uti­li­za­da pa­ra rie­go.

El ar­qui­tec­to re­sal­ta las cua­li­da­des del di­se­ño de es­ta exclusiva vi­vien­da: “Sin alar­de de crear una ca­sa que sa­tis­fa­ga las ten­den­cias de la glo­ba­li­za­ción, cree­mos en re­crear la vi­da de la fa­mi­lia por me­dio de una iden­ti­dad con­gruen­te en­tre lle­nos y va­cíos. Cree­mos que el paisaje es el gran protagonis­ta, por­que es el con­tac­to con la luz, el ai­re y el ver­de, me­dian­te es­pa­cios que dig­ni­fi­quen al ser hu­mano, don­de el prin­ci­pio más im­por­tan­te es ce­le­brar a la fa­mi­lia. Ellos son los actores que in­ter­pre­tan una tra­ma de emo­cio­nes, sien­do la ar­qui­tec­tu­ra mis­ma la que enal­te­ce al ser hu­mano.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.