HARRY Y MEG­HAN

El Jar­dín Blan­co en me­mo­ria de la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les fue el lu­gar ele­gi­do pa­ra una pues­ta en es­ce­na emo­cio­nan­te y car­ga­da de sig­ni­fi­ca­do «Sa­bía que era ella des­de el mo­men­to en el que nos co­no­ci­mos»

Hola Panama - - Contenido - Tex­to: S. ACOS­TA Fo­to­gra­fías: GETTY IMA­GES

Anun­cian al mun­do su com­pro­mi­so y pró­xi­ma bo­da

EL BIG BEN mar­ca­ba las on­ce de la ma­ña­na cuan­do Cla­ren­ce Hou­se anun­cia­ba a tra­vés de sus ca­na­les ofi­cia­les el com­pro­mi­so en­tre Harry de In­gla­te­rra y Meg­han Mar­kle tras un año y me­dio de no­viaz­go. Tres ho­ras des­pués, el Prín­ci­pe y la ac­triz, con su ani­llo de com­pro­mi­so, ha­cían su pri­me­ra apa­ri­ción ofi­cial co­mo pro­me­ti­dos en un lu­gar car­ga­do de sig­ni­fi­ca­do: el Jar­dín Blan­co en me­mo­ria de Dia­na de Ga­les. ¡Fe­li­ces, enamo­ra­dos y muy son­rien­tes! La ex­pec­ta­ción era máxima cuan­do la ca­li­for­nia­na y el nie­to de la Rei­na de In­gla­te­rra, tan ca­ris­má­ti­co y son­rien­te co­mo siem­pre pe­ro con un punto de ner­vio­sis­mo, lle­ga­ban de la mano pa­ra co­mu­ni­car que en la pri­ma­ve­ra de 2018 se con­ver­ti­rán en ma­ri­do y mu­jer. «Sa­bía que era la úni­ca des­de el pri­mer día», di­jo el Prín­ci­pe en un pa­pel has­ta aho­ra des­co­no­ci­do, el de un hom­bre de 33 años que ha en­con­tra­do a la mu­jer de su vi­da.

La ac­triz de 36 años lu­cía un abri­go blan­co, ves­ti­do ver­de os­cu­ro y unos za­pa­tos nu­de, cons­cien­te de ser el cen­tro de to­das las mi­ra­das, ha de­mos­tra­do que do­tes pa­ra es­tar de­lan­te de una cá­ma­ra no le fal­tan. Muy ca­ri­ño­sa, Meg­han ha po­sa­do jun­to a su Prín­ci­pe en es­te lu­gar tan es­pe­cial del Pa­la­cio de Kensington.

La apa­ri­ción de la pa­re­ja fue tan bre­ve co­mo ro­mán­ti­ca, ya que no fal­ta­ron las mi­ra­das de com­pli­ci­dad y los ges­tos de ca­ri­ño, in­clu­so cuan­do pen­sa­ron que las cá­ma­ras ya no les gra­ba­ban y se abra­za­ron ale­ján­do­se del jar­dín. Cuan­do los me­dios pre­gun­ta­ron si la pe­di­da de mano ha­bía si­do ro­mán­ti­ca, Meg­han son­rió y di­jo: “¡Mu­cho!”; mien­tras que Harry –el que ha si­do du­ran­te años el sol­te­ro de oro de las mo­nar­quías eu­ro­peas- afir­mó con sol­tu­ra: “¡Por su­pues­to!”. La que fue­ra la re­si­den­cia ofi­cial de Dia­na de Ga­les, en don­de vi­ven sus hi­jos y nie­tos y tam­bién en don­de vi­vi­rá a par­tir de aho­ra Meg­han Mar­kle -con­cre­ta­men­te en Not­ting­ham Cot­ta­ge, tal y co­mo se ha ad­ver­ti­do en el co­mu­ni­ca­do ofi­cial­ha si­do el es­ce­na­rio ele­gi­do por su hi­jo pe­que­ño pa­ra co­mu­ni­car al Reino Uni­do la de­ci­sión más im­por­tan­te de su vi­da. Si los Du­ques de Cam­brid­ge sim­bo­li­za­ron la pre­sen­cia de Dia­na a tra­vés del ani­llo de com­pro­mi­so, es­te his­tó­ri­co lu­nes Harry y Meg­han ha re­ci­bi­do a los me­dios en el jar­dín que se plan-

«He­mos te­ni­do el su­fi­cien­te tiem­po pa­ra co­no­cer­nos, y nun­ca he­mos es­ta­do más de dos se­ma­nas sin ver­nos, in­clu­so aun­que ha­ya­mos te­ni­do una re­la­ción a dis­tan­cia, he­mos he­cho que fun­cio­na­ra» «El he­cho de que yo me ha­ya enamo­ra­do de Meg­han tan rá­pi­do es la con­fir­ma­ción de que las es­tre­llas es­ta­ban ali­nea­das, que to­do era per­fec­to, que es­ta mu­jer pre­cio­sa lle­gó y ca­yó en mi vi­da, y yo caí en la su­ya»

«Jun­tos, hay mu­cho tra­ba­jo que te­ne­mos que ha­cer, y pa­ra no­so­tros aho­ra es im­por­tan­te ase­gu­rar­nos de que nues­tra re­la­ción se pon­ga siem­pre pri­me­ro»

tó en ho­nor de la Prin­ce­sa de Ga­les du­ran­te la pa­sa­da pri­ma­ve­ra, un ges­to más de los que mu­chos que tu­vie­ron lu­gar con mo­ti­vo del 20º aniver­sa­rio de su trá­gi­co fa­lle­ci­mien­to. Aun­que es­ta es­pe­ra­da pri­me­ra apa­ri­ción co­mo pro­me­ti­da del Prín­ci­pe ha si­do dis­tin­ta a la del pa­sa­do sep­tiem­bre en To­ron­to, con mo­ti­vos de los Jue­gos In­vic­tus, la es­ta­dou­ni­den­se con­ser­va su esen­cia. En esa oca­sión la ac­triz apos­tó por un look in­for­mal, en va­que­ros y ca­mi­sa de cor­te mas­cu­lino, que fue to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes del ti­po de prin­ce­sa que es­tá dis­pues­ta ser. Pa­ra al­gu­nos qui­zá no era lo “es­pe­ra­do” pa­ra un prín­ci­pe in­glés, de he­cho no fal­ta­ron las vo­ces crí­ti­cas que em­pu­ja­ron al Pa­la­cio de Kensington a emi­tir un co­mu­ni­ca­do pi­dien­do res­pe­to pa­ra ella y su en­torno; pe­ro pa­ra otros, Meg­han Mar­kle es una mu­jer con una tra­yec­to­ria pro­pia, exi­to­sa, in­de­pen­dien­te, mes­ti­za, di­vor­cia­da, con un pa­sa­do pú­bli­co y pre­sen­cia en re­des so­cia­les, ac­ti­va en cuan­to a cau­sas so­li­da­rias y hu­ma­ni­ta­rias se re­fie­re mu­cho an­tes de en­trar a for­mar par­te de una Fa­mi­lia Real... En de­fi­ni­ti­va, ella es una prin­ce­sa del si­glo XXI.

Co­mo era de es­pe­rar, sien­do el com­pro­mi­so de un nie­to de la Rei­na de In­gla­te­rra y una de una ac­triz es­ta­dou­ni­den­se, es­te anun­cio se ha se­gui­do con in­ten­si­dad den­tro y fue­ra del Reino Uni­do: to­dos quie­ren saber más so­bre la pró­xi­ma gran bo­da de la reale­za eu­ro­pea. Sin em­bar­go, tal y co­mo acos­tum­bran es­ta Fa­mi­lia Real, los de­ta­lles se da­rán a co­no­cer en el de­bi­do mo­men­to y pro­me­ten le­van­tar mu­cha ex­pec­ta­ción con ca­da do­sis de in­for­ma­ción. No en vano, en un país que ado­ra las apues­tas, ya es­tán los que tra­tan de adi­vi­nar la fe­cha de la bo­da y los que se de­ba­ten en­tre un “sí, quie­ro” en el Cas­ti­llo Wind­sor, co­mo el de Car­los y Ca­mi­lla, o una bo­da en la Aba­día de West­mins­ter, co­mo la de los Du­ques de Cam­brid­ge. Hoy se abre un emo­cio­nan­te ca­pí­tu­lo en la vi­da de la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca y, aun­que al­gu­nas de sus fans lo la­men­ta­rán, el sol­te­ro de oro más cotizado de la mo­nar­quía ha en­con­tra­do a su prin­ce­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.