LA PRIN­CE­SA DE­JÓ SUS JO­YAS A GUI­LLER­MO Y HARRY, «PA­RA QUE SUS ES­PO­SAS PUE­DAN, A SU DE­BI­DO TIEM­PO, TENERLAS O USAR­LAS»

Hola Panama - - Entrevista Exclusiva -

A pun­to de cum­plir­se vein­tiún años de su trá­gi­ca muer­te (1997), la im­pre­sio­nan­te agua­ma­ri­na de Diana en­cuen­tra due­ña. «Me gus­ta­ría que asig­na­ras to­das mis jo­yas a la par­te que de­bían te­ner mis hi­jos, pa­ra que sus es­po­sas pue­dan, a su de­bi­do tiem­po, tenerlas o usar­las», es­cri­bió Diana… Y, si­guien­do su de­seo, Harry ha en­tre­ga­do a Meg­han la jo­ya que vino a re­em­pla­zar, des­pués de su di­vor­cio, el ani­llo que lle­vó du­ran­te su ma­tri­mo­nio, y que aho­ra per­te­ne­ce a Ka­te. La agua­ma­ri­na, de ta­lla es­me­ral­da, se ro­dea de dia­man­tes y fue en­car­ga­da por la prin­ce­sa a As­prey, pa­ra com­bi­nar con un bra­za­le­te de agua­ma­ri­nas y per­las que te­nía y que, pre­vi­si­ble­men­te, el prín­ci­pe tam­bién en­tre­ga­rá a Meg­han.

EL OTRO ANI­LLO DE LA PRIN­CE­SA DIANA. De las tres jo­yas —to­das en oro blan­co y dia­man­tes— ele­gi­das pa­ra su bo­da, des­ta­ca­ron, por su vi­si­bi­li­dad, los pen­dien­tes cas­ca­da (iz­quier­da), con los que com­bi­nó su más pre­cia­do te­so­ro: el otro ani­llo de Diana, la jo­ya que le re­ga­ló Harry y que per­te­ne­cía a su ma­dre. La du­que­sa lo es­tre­nó en la fies­ta de ce­le­bra­ción de su bo­da —las cá­ma­ras lo «cap­ta­ron» jus­to cuan­do po­nía rum­bo a Frog­mo­re Hou­se—, en per­fec­to jue­go con los pen­dien­tes de Car­tier (iz­quier­da), el co­che «vin­ta­ge» —con­du­ci­do por su prín­ci­pe azul— y has­ta con las sue­las de sus za­pa­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.