LUIS FON­SI

Nos re­ve­la los se­cre­tos de su fa­mi­lia.

Hola Panama - - Contenido -

«Aquí la je­fa es ella»

EL año pa­sa­do, la vi­da de Luis Fon­si dio un gi­ro de­fi­ni­ti­vo y se con­vir­tió en uno de los ar­tis­tas la­ti­nos más exi­to­sos de to­dos los tiem­pos gra­cias a la can­ción «Des­pa­ci­to». El te­ma de su au­to­ría y de la can­tau­to­ra pa­na­me­ña Eri­ka En­der, se co­ro­nó nú­me­ro uno en más de 35 paí­ses y se man­tu­vo en la pri­me­ra po­si­ción de la lis­ta Hot 100 de Bill­board du­ran­te 17 se­ma­nas con­se­cu­ti­vas. Su­peró el ré­cord de «La Ma­ca­re­na». Ade­más, el can­tan­te puer­to­rri­que­ño lo­gró ser el pri­mer ar­tis­ta en la his­to­ria no­mi­na­do al pre­mio Grammy y al Grammy La­tino, en las ca­te­go­rías Ál­bum del Año y Can­ción del año, si­mul­tá­nea­men­te.

Pe­ro ¿Có­mo es el hom­bre de­trás del fe­nó­meno mu­si­cal? Días an­tes de que «Des­pa­ci­to» em­pe­za­ra a dar la vuel­ta al mun­do, hu­bo un acon­te­ci­mien­to aún más im­por­tan­te en la vi­da de Fon­si: el na­ci­mien­to de su se­gun­do hi­jo, Roc­co. «La fa­mi­lia es mi prio­ri­dad so­bre cual­quier co­sa que ha­go», afir­ma Luis, mien­tras to­ma la mano de su es­po­sa, la mo­de­lo es­pa­ño­la Águe­da Ló­pez, su ins­pi­ra­ción, a quien ad­mi­ra pro­fun­da­men­te y agra­de­ce por ser el pi­lar de su ho­gar. De he­cho, se re­fie­re a ella co­mo «la je­fa de la ca­sa», pues sa­be in­ge­niár­se­las pa­ra dar lu­gar a una vi­da de fa­mi­lia «nor­mal y fe­liz», en me­dio de las tre­pi­dan­tes agen­das

de tra­ba­jo. Así, re­la­ja­dos y fe­li­ces, am­bos re­ci­ben a ¡HO­LA! en su re­si­den­cia de Mia­mi pa­ra pre­sen­tar, por pri­me­ra vez, a sus hi­jos Roc­co de un año y Mi­kae­la de seis.

—¿Có­mo han lle­va­do en fa­mi­lia el éxi­to inigua­la­ble de «Des­pa­ci­to»?

— Fon­si: Bueno, yo creo que es­to me­jor se lo pre­gun­tas a la je­fa de la ca­sa [ri­sas].

— Águe­da: Ha si­do su­per­es­pe­cial. Ob­via­men­te, he ex­tra­ña­do mu­cho al pa­pá en ca­sa. Mi­kae­la me pre­gun­ta mu­cho por su pa­pá dón­de es­tá, en qué ciu­dad, en qué país. Pe­ro es­ta­mos su­per­or­gu­llo­sas – or­gu­llo­sos, por­que ya so­mos tres – de él, y su­per­agra­de­ci­dos con Dios por to­das las ben­di­cio­nes que ha traí­do a nues­tras vi­das. —¿Có­mo lo­gras el ba­lan­ce en­tre la ca­rre­ra y tu rol de pa­dre y es­po­so?

—Mi­ra, han si­do vein­te años de ca­rre­ra ya, y ca­da eta­pa es di­fe­ren­te. Si­go te­nien­do esa mis­ma ham­bre por triun­far, pe­ro aho­ra ten­go un pro­pó­si­to di­fe­ren­te, y es ha­cer­lo no tan so­lo por mí, sino por mi fa­mi­lia, pa­ra de­jar­les un buen le­ga­do a mis hi­jos, pa­ra que al­gún día es­tén or­gu­llo­sos de su pa­pá. Cuan­do lle­go a la ca­sa es co­mo apre­tar el bo­tón de «re­set». Aquí den­tro del ho­gar tra­ta­mos de no ha­blar mu­cho de tra­ba­jo, yo no soy el can­tan­te, ni se ha­bla de «Des­pa­ci­to». Tra­to de ser pa­pá, tra­to de ser es­po­so y de

«To­dos los éxi­tos que pue­da al­can­zar co­mien­zan con mi fa­mi­lia. Mi es­po­sa y mis hi­jos son quie­nes me ins­pi­ran to­dos los días, me dan tran­qui­li­dad y me lle­nan de bue­na ener­gía»

«Es­ta­mos com­ple­ta­men­te agra­de­ci­dos con Dios por to­das las ben­di­cio­nes que ha da­do a nues­tras vi­das... Roc­co tra­jo a ‘Des­pa­ci­to’ ba­jo el bra­zo»

dis­fru­tar las co­sas pe­que­ñas y sim­ples de la vi­da... —Águe­da: ¡Fon­si, lle­va a la ni­ña a la es­cue­la! [ri­sas].

—Fon­si: Exac­to, ¡Fon­si, sa­ca la ba­su­ra! [ri­sas]. —Águe­da: ¡La ta­rea de la ni­ña! [ri­sas].

—Fon­si: Y eso es lo que dis­fru­to, por­que eso es lo que no ten­go, lo que no veo mu­cho por el tra­ba­jo, pe­ro son bue­nos pro­ble­mas pa­ra te­ner en la vi­da.

—«Écha­me la cul­pa», tu dúo con De­mi Lo­va­to, ya es un éxi­to, in­gre­só en el Hot 100 de Bill­board. ¿A quién echas la cul­pa de tu éxi­to?

—A mu­cha gen­te [ri­sas]. Y to­do co­mien­za con mi fa­mi­lia, mi es­po­sa, mis hi­jos, que son los que me ins­pi­ran to­dos los días y me lle­nan de bue­na ener­gía en los mo­men­tos di­fí­ci­les, de can­san­cio, de lo­cu­ra… Esas sonrisas en la ma­ña­na, esas con­ver­sa­cio­nes con mi es­po­sa cuan­do es­toy le­jos y ella me di­ce ‘Fon­si, tran­qui­lo, no­so­tros es­ta­mos bien aquí en la ca­sa, tú si­gue’. Eso es lo que me da tran­qui­li­dad. Y ob­via­men­te de­trás de ca­da can­ción hay un ejér­ci­to de gen­te in­creí­ble.

—Sa­be­mos que Mi­kae­la es la ni­ña de pa­pá. ¿Qué ha traí­do Roc­co a tu vi­da?

—Uy, ese gor­di­to ha lle­ga­do y nos ha ale­gra­do la vi­da. Pa­ra co­men­zar, él na­ció dos se­ma­nas an­tes del lan­za­mien­to de «Des­pa­ci­to». Hay un di­cho que di­ce ‘na­ció con el pan de­ba­jo del bra­zo’. Es un ni­ño muy ale­gre, muy co­que­to, tie­ne una mi­ra­da que ilu­mi­na cual­quier lu­gar. Yo soy fa­ná­ti­co de los ca­rros, de los de­por­tes… To­do eso lo pue­do dis­fru­tar con él, pues con la ni­ña es otro ti­po de amor. Ella es la prin­ce­sa de su pa­pá y el ni­ño tie­ne ya to­dos los uni­for­mes de los equi­pos de fút­bol, de béis­bol...

—Águe­da: Yan­kees, 49’s [ri­sas].

—Fon­si: Mi­chael Jor­dan… To­dos los que exis­ten, ya los tie­ne. Uno ama ob­via­men­te por igual, pe­ro es otro ti­po de amor.

—Águe­da, há­bla­nos un po­qui­to de tu ex­pe­rien­cia co­mo ma­má.

—He te­ni­do mu­cha suer­te con mis dos hi­jos, por­que los dos han si­do muy bue­nos. Roc­co ha si­do muy buen be­bé...

—Fon­si: El pa­pá tam­bién es bueno, ¿no?

—Águe­da: Es­ta­mos ha­blan­do de los ni­ños [Ri­sas]. El pa­pá tam­bién.

—Fon­si: Yo ca­li­fi­co co­mo ni­ño en la ca­sa [Ri­sas].

—Águe­da: Sí, tam­bién, ¡mis tres hi­jos! [Ri­sas]. Roc­co es una ben­di­ción. Des­de el prin­ci­pio fue su­per­bueno. Mi­kae­la igual. Y bueno, me da mu­cha pe­ni­ta que Fon­si ha per­di­do al­gu­nos mo­men­tos de es­te año que tie­ne de gi­ra, pe­ro gra­cias a Dios él es­tá tan chi­qui­to, que cuan­do crez­ca y vea que el año que na­ció tra­jo a «Des­pa­ci­to» ba­jo el bra­zo, se va a sen­tir su­per­or­gu­llo­so de su pa­pá.

—¿Có­mo ha si­do pa­ra Mi­kae­la te­ner un be­bé en la ca­sa?

—Yo pen­sé que iba a ha­ber un po­co de ce­los, por­que du­ran­te cin­co años Mi­kae­la ha si­do la ni­ña de la ca­sa y to­do ha si­do aten­ción ha­cia ella. Pe­ro no, ella asu­mió en­se­gui­da el pa­pel de her­ma­na pro­tec­to­ra y es muy bo­ni­to.

—Fon­si: Un da­to cu­rio­so es que am­bos na­cie­ron el mis­mo día sin pro­gra­mar­lo. Am­bos fue­ron par­to na­tu­ral. Es co­mo que pa­pá Dios di­jo: ‘Di­ciem­bre 20 va a ser una fe­cha muy es­pe­cial en su ca­sa’. Así que ima­gí­na­te, por el res­to de sus vi­das com­par­ti­rán cum­plea­ños, así que más va­le que se quie­ran, por­que ten­drán un «joint party», mi­tad del pas­tel azul y mi­tad ro­sa­do [ri­sas].

—Águe­da: Fue muy di­ver­ti­do có­mo na­ció, por­que es­tá­ba­mos en la es­cue­la con nues­tra hi­ja so­plán­do­le una ve­la con los ami­gui­tos. Eran las dos de la tar­de, y yo es­ta­ba mi­ran­do a Fon­si co­mo di­cien­do ‘Uy…’

—Fon­si: It’s ti­me!

—Águe­da: Tan pron­to co­mo so­pla­mos la ve­la, le di­je: ‘Mi amor, llé­va­me al hos­pi­tal, por­que va a na­cer hoy’.

—Fon­si: Nues­tras fies­tas de Na­vi­dad son muy sa­bro­sas. ¡Mu­cha pa­rran­da!

—Ha­ble­mos de lo que sig­ni­fi­ca pa­ra us­te­des pro­yec­tar­les a sus hi­jos un ma­tri­mo­nio fe­liz.

—Des­de el mo­men­to que co­no­cí a Águe­da, al­go que me gus­tó es lo que sig­ni­fi­ca la pa­la­bra «fa­mi­lia» pa­ra ella por­que pa­ra mí tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy es­pe­cial. Yo has­ta el sol de hoy ha­blo con mis pa­pás ca­si to­dos los días; mis me­jo­res ami­gos son mis her­ma­nos. Te­ne­mos una fa­mi­lia su­per­uni­da. Y tam­bién es el ca­so de Águe­da. En­ton­ces, cuan­do lle­gó Mi­kae­la a nues­tras vi­das nos unió aún más. Am­bos es­tu­vi­mos de acuer­do en que den­tro de la lo­cu­ra po­si­ti­va que es mi pro­fe­sión, que­ría­mos te­ner una fa­mi­lia muy uni­da y muy tran­qui­la y muy nor­mal. Por­que so­bre el es­ce­na­rio uno es un ar­tis­ta, pe­ro aquí en la ca­sa so­mos una fa­mi­lia muy tra­di­cio­nal, nor­mal. Los fi­nes de se­ma­na ha­ce­mos BBQ. Tra­ta­mos de vi­vir lo más uni­dos y tran­qui­los po­si­ble, y dar­les eso a nues­tros hi­jos.

—Águe­da: Él es un ar­tis­ta su­per­exi­to­so, pe­ro cuan­do lle­ga a ca­sa es el pa­pá de Mi­kae­la y Roc­co, y es mi es­po­so y es mi Fon­si. No es un ar­tis­ta en ca­sa, es mi «soul­ma­te», es mi com­pa­ñe­ro. Y aun­que

Arri­ba, el ma­tri­mo­nio an­te la gran vi­tri­na de pre­mios que ha lo­gra­do Luis Fon­si du­ran­te su ca­rre­ra. Aba­jo, una vis­ta de la elegante es­ca­le­ra, don­de el can­tan­te ate­so­ra par­te de su enor­me co­lec­ción de gui­ta­rras

«Han si­do vein­te años de ca­rre­ra ya y ca­da eta­pa es dis­tin­ta. Aho­ra, cuan­do es­toy le­jos de mi fa­mi­lia, las con­ver­sa­cio­nes con Águe­da me dan fuer­za, ella me di­ce ‘Fon­si, tran­qui­lo, no­so­tros es­ta­mos bien, tú si­gue’»

En es­ta imagen, los fe­li­ces pa­dres con Roc­co. «Es­te gor­di­to nos ha ale­gra­do la vi­da. Roc­co es un ni­ño muy ale­gre y tie­ne una mi­ra­da que ilu­mi­na cual­quier lu­gar»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.