¿QUÉ DE­BE TE­NER EN CUEN­TA PA­RA SU ES­TRA­TE­GIA DE AI?

IT Now Panamá - - SUMARIO -

De­be co­no­cer des­de los be­ne­fi­cios, los de­fec­tos, el im­pac­to en la so­cie­dad y so­bre to­do en su com­pa­ñía.

De­be co­no­cer des­de los BE­NE­fi­CIOS, LOS DE­FEC­TOS, EL IM­PAC­TO EN LA SO­CIE­DAD Y SO­BRE TO­DO EN SU COM­PA­ñíA.

La IA avan­za rá­pi­da­men­te y cam­bia­rá to­do lo que ha­cen los in­di­vi­duos y la so­cie­dad. En es­ta no­ta ve­rá có­mo afec­ta­rá, en la pró­xi­ma dé­ca­da, la for­ma en que se tra­ba­ja y vi­ve ac­tual­men­te.

El in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad ha me­jo­ra­do las vi­das hu­ma­nas a lo lar­go de la historia. La au­to­ma­ti­za­ción las ha ace­le­ra­do, me­jo­ran­do la ca­li­dad.

A prin­ci­pios del si­glo XIX, la ma­yor par­te de la po­bla­ción de la tie­rra es­ta­ba em­plea­da en tra­ba­jos agrí­co­las, ma­nua­les y de­mo­le­do­res. La au­to­ma­ti­za­ción de los equi­pos agrí­co­las hi­zo que la pro­duc­ti­vi­dad de los agri­cul­to­res au­men­ta­ra más de diez ve­ces y la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res agrí­co­las se re­du­je­ra en me­nos del 2% de la fuer­za de tra­ba­jo en los Es­ta­dos Uni­dos. Con me­nos em­plea­dos y ma­yor pro­duc­ti­vi­dad, su­ce­dió un au­men­to ma­si­vo en la pro­duc­ción y la ca­li­dad de los pro­duc­tos.

El mis­mo pro­ce­so se desa­rro­lló en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra en el si­glo XX, ya que las me­jo­ras de la au­to­ma­ti­za­ción ele­va­ron la pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res fa­bri­les y dis­mi­nu­ye­ron su can­ti­dad. En la ac­tua­li­dad, las in­dus­trias de ser­vi­cios y las ba­sa­das en el co­no­ci­mien­to em­plean a más tra­ba­ja­do­res que la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra.

En es­te mo­men­to se pre­sen­ta otro gran cam­bio del pa­ra­dig­ma de la for­ma en que se tra­ba­ja y pro­du­ce. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, o IA, con sus ro­bots fí­si­cos o bots de soft­wa­re, es­tá em­pe­zan­do a trans­for­mar el pre­sen­te.

Des­de la in­dus­tria au­to­mo­triz has­ta los fa­bri­can­tes de as­pi­ra­do­ras, los ro­bots tie­nen a su car­go ca­da vez más fun­cio­nes que los tra­ba­ja­do­res rea­li­za­ban ha­ce so­lo unos po­cos años. Las apli­ca­cio­nes de soft­wa­re que se usan to­dos los días me­jo­ran con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, pa­ra en­con­trar res­pues­tas in­me­dia­tas.

Las pro­me­sas de IA

Abun­dan los li­bros, ar­tícu­los de no­ti­cias y co­men­ta­rios en las re­des so­cia­les so­bre có­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) es­tá dan­do for­ma al fu­tu­ro. Aun­que to­da­vía es­ta se es­tá abrien­do ca­mino, se en­cuen­tra al bor­de de una irrup­ción que cam­bia­rá to­das las in­dus­trias y la so­cie­dad en un ni­vel muy pro­fun­do y fun­da­men­tal.

El op­ti­mis­mo so­bre el cre­cien­te po­ten­cial de la IA sur­ge de mu­chos ejem­plos exi­to­sos de ca­sos de uso, co­mo una cla­ra evi­den­cia de que aho­ra es­tá ob­te­nien­do la es­ca­la, la ma­du­rez y el eco­sis­te­ma en el que pue­de ser efec­ti­va. Aun­que su desa­rro­llo co­men­zó ha­ce de 20 a 30 años, hoy es­tá ad­qui­rien­do los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra un am­bien­te de apo­yo.

In­di­vi­duos ac­ti­vos en el es­pa­cio de la IA dis­cu­tie­ron, en una ce­na re­cien­te, al­gu­nos ca­sos de uso. Par­ti­ci­pa­ron en­ti­da­des gu­ber­na­men­ta­les, dis­tin­gui­dos aca­dé­mi­cos y pe­rio­dis­tas; y los lí­de­res de IA de com­pa­ñías co­mo Fa­ce­book, Goo­gle, IBM Wat­son, In­tel e IPSoft. Ha­bla­ron so­bre có­mo la IA afec­ta la per­fo­ra­ción de pe­tró­leo y ayu­da a pro­por­cio­nar me­di­ca­men­tos a los me­nos aten­di­dos.

Un ca­so par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te, que in­vo­lu­cra una si­tua­ción que afec­ta apro­xi­ma­da­men­te a 120 mil per­so­nas en los EE. UU; cuan­do tie­nen un de­rra­me ce­re­bral. Ac­tual­men­te se diag­nos­ti­ca en so­lo 4 000 de 120 mil vi­das. El re­sul­ta­do es una pa­rá­li­sis cuan­do los mé­di­cos no pue­den de­tec­tar­lo y tra­tar­lo ade­cua­da­men­te.

En ge­ne­ral, la afec­ción no se per­ci­be por­que los pro­vee­do­res de aten­ción mé­di­ca ca­re­cen de la ca­pa­ci­dad pa­ra diag­nos­ti­car­la y tra­tar­la en las cua­tro ho­ras pos­te­rio­res al ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar. Un mo­tor de IA pue­de pro­ce­sar rá­pi­da­men­te el cen­te­nar de imá­ge­nes de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca y diag­nos­ti­car fá­cil­men­te el pro­ble­ma, sal­van­do vi­das en to­do el país.

Es­tá cla­ro que IA es un vehícu­lo muy po­de­ro­so a pe­sar de que to­da­vía es­tá en su eta­pa na­cien­te.

Im­pac­to en la pro­duc­ti­vi­dad

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial res­pon­de al di­le­ma que se ha te­ni­do en los úl­ti­mos 20 años: la fal­ta de pro­duc­ti­vi­dad, que no so­lo no ha au­men­ta­do; sino que dis­mi­nu­yó en los úl­ti­mos tiem­pos.

La pro­duc­ti­vi­dad es el ma­yor de­ter­mi­nan­te de las ga­nan­cias sa­la­ria­les reales. Si bus­ca ele­var la ri­que­za, par­ti­cu­lar­men­te de una ma­ne­ra sos­te­ni­ble y más equi­li­bra­da, la IA se pre­sen­ta co­mo una he­rra­mien­ta muy im­por­tan­te pa­ra au­men­tar drás­ti­ca­men­te la pro­duc­ti­vi­dad en ca­si to­dos los es­fuer­zos hu­ma­nos.

¿Los CIO ne­ce­si­tan a un je­fe de IA?

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (AI) tie­ne un po­ten­cial es­tra­té­gi­co, trans­for­ma­dor y ma­si­vo. Las em­pre­sas que crean pla­nes a su al­re­de­dor pro­ba­ble­men­te su­peren a la com­pe­ten­cia. Crear ta­len­to de al­to ni­vel es fun­da­men­tal, por lo cual las in­dus­trias y los

Un ca­so par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te, que in­vo­lu­cra una si­tua­ción que afec­ta apro­xi­ma­da­men­te a 120 mil per­so­nas en los EE. UU; cuan­do tie­nen un de­rra­me ce­re­bral. Ac­tual­men­te se diag­nos­ti­ca

en so­lo 4 000 de 120 mil vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.