¿Es un plan te­rri­ble?

IT Now Panamá - - SEGURIDAD -

a tra­vés de dis­po­si­ti­vos en sus ca­sas y en sus au­to­mó­vi­les. In­clu­so quie­re agre­gar un ti­po de “in­te­rrup­tor de ma­tar” pa­ra des­truir sus compu­tado­ras des­de In­ter­net. RND (Re­dak­tions­Netz­werk Deuts­chland) ex­pli­có que el mi­nis­tro del In­te­rior cree que se ha vuel­to “ca­da vez más di­fí­cil ins­ta­lar y ocul­tar erro­res” y rea­li­zar ata­ques de es­pio­na­je, por lo que la res­pues­ta es “usar me­dios téc­ni­cos con­tra in­di­vi­duos”. De Mai­ziè­re es­cri­bió una pro­pues­ta que re­que­ri­ría puer­tas tra­se­ras “en­cu­bier­tas” pa­ra la re­co­pi­la­ción de in­for­ma­ción en dis­po­si­ti­vos que com­po­nen el In­ter­net de las co­sas. En reali­dad, eso sig­ni­fi­ca­ría to­do, des­de ju­gue­tes “in­te­li­gen­tes”, vehícu­los mo­der­nos, compu­tado­ras, ta­ble­tas, teléfonos in­te­li­gen­tes, te­le­vi­so­res, ju­gue­tes se­xua­les en la red, elec­tro­do­més­ti­cos de co­ci­na di­gi­ta­li­za­dos, la lis­ta si­gue y si­gue. De Mai­ziè­re es­pe­ra que la in­dus­tria del au­to­mó­vil cum­pla con agre­gar es­tas puer­tas tra­se­ras e in­clu­so pue­da blo­quear las no­ti­fi­ca­cio­nes de tex­to que aler­ta­rían a los pro­pie­ta­rios de vehícu­los de que al­go es­tá su­ce­dien­do en sus au­to­mó­vi­les. Por su­pues­to, la ma­yo­ría de es­tas no­ti­cias se re­cop- ilan a tra­vés de las no­ti­cias tra­du­ci­das, pe­ro un ejem­plo so­bre las no­ti­fi­ca­cio­nes in­clu­yó có­mo los sis­te­mas de blo­queo en los au­to­mó­vi­les mo­der­nos son tan se­gu­ros que el pro­pie­ta­rio re­ci­be una no­ti­fi­ca­ción si el au­to­mó­vil se agi­ta un po­co. Pe­ro no se tra­ta so­lo de au­to­mó­vi­les blo­quea­dos, ya que Go­lem.de aña­dió que “los fa­bri­can­tes de alar­mas y sis­te­mas de se­gu­ri­dad po­drían es­tar obli­ga­dos por ley a coope­rar con las au­to­ri­da­des y, por ejem­plo, su­pri­mir ad­ver­ten­cias por SMS a los sos­pe­cho­sos”. ¿Por qué detenerse en el uso en­cu­bier­to de puer­tas tra­se­ras pa­ra es­piar a las per­so­nas y ma­tar las no­ti­fi­ca­cio­nes cuan­do un dis­po­si­ti­vo tam­bién po­dría ser ex­pul­sa­do de In­ter­net? De Mai­ziè­re pro­pu­so un con­cep­to de “eli­mi­na­ción de bot­nets” que per­mi­ti­ría a las au­to­ri­da­des de se­gu­ri­dad des­truir las compu­tado­ras in­fec­ta­das des­de In­ter­net. Las compu­tado­ras no son los úni­cos dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos que pue­den es­tar in­fec­ta­dos, por lo que se des­co­no­ce si los en­ru­ta­do­res in­fec­ta­dos, por ejem­plo, tam­bién re­ci­bi­rían una pa­ta­da.

RND di­jo que a las au­to­ri­da­des se les per­mi­ti­ría “usar da­tos pri­va­dos de las compu­tado­ras pa­ra aler­tar a los usua­rios fi­na­les a tiem­po si los hac­kers in­for­má­ti­cos quie­ren usar sus compu­tado­ras pa­ra fi­nes de­lic­ti­vos”. Si un ISP se negó a coope­rar y apa­gó el in­te­rrup­tor pa­ra apa­gar una compu­tado­ra des­de In­ter­net, en­ton­ces en­fren­ta­ría “san­cio­nes de lar­go al­can­ce”. No sor­pren­de que los crí­ti­cos se­ña­len que las puer­tas tra­se­ras de­bi­li­tan la se­gu­ri­dad y los ma­los ac­to­res tam­bién pue­den apro­ve­char­las. Otros se­ña­lan que la pro­pues­ta se­ría una sen­ten­cia de muer­te pa­ra la pri­va­ci­dad. Es­ta pe­sa­di­lla or­we­llia­na es un plan te­rri­ble, ho­rri­ble, no bueno y muy ma­lo.

Frank Rie­ger, por­ta­voz del Chaos Com­pu­ter Club (CCC), di­jo a Netz­po­li­tik que la ley pro­pues­ta es un “ata­que fron­tal a la se­gu­ri­dad di­gi­tal y fí­si­ca de to­dos los ciu­da­da­nos”. Co­mo los dis­po­si­ti­vos es­tán ca­da vez más co­nec­ta­dos en lí­nea, eso sig­ni­fi­ca­ría un fu­tu­ro don­de “cual­quier día el dis­po­si­ti­vo po­dría le­gal­men­te con­ver­tir­se re­mo­ta­men­te en un error del ser­vi­cio se­cre­to. Y el ac­ce­so al sis­te­ma de TI de un au­to­mó­vil sig­ni­fi­ca un pe­li­gro pa­ra la vi­da y la in­te­gri­dad fí­si­ca, es un in­te­rrup­tor li­te­ral pa­ra ma­tar”.

Vol­ker Tripp de la So­cie­dad Di­gi­tal ad­vir­tió que si el pro­yec­to de pro­pues­ta de Mai­ziè­re avan­za, no ha­bría “pri­va­ci­dad, ni es­pa­cio pa­ra la re­ti­ra­da ni im­par­cia­li­dad”.

“En el fu­tu­ro, to­dos los dis­po­si­ti­vos, edi­fi­cios y, ade­más, ca­si to­das las per­so­nas es­ta­rán co­nec­ta­das a In­ter­net”, di­jo Bern­hard Roh­le­der, di­rec­tor ge­ne­ral de Bit­kom, a Spie­gel On­li­ne. La “mo­vi­da del mi­nis­tro de Mai­ziè­re se tra­ta, por lo tan­to, de ‘ob­te­ner ac­ce­so es­ta­tal a ca­si to­do y a to­dos’”.

“Los pla­nes del mi­nis­tro del In­te­rior pa­re­cen una pe­sa­di­lla or­we­llia­na, y pron­to to­das las ca­sas de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral es­ta­rán equi­pa­das con po­si­bles erro­res, y el obs­tácu­lo fí­si­co de una es­cu­cha gran­de cae­rá”, agre­gó Kons­tan­tin von Notz, vi­ce­pre­si­den­te del Par­ti­do Ver­de.

“Ne­ce­si­ta­mos pen­sar mu­cho so­bre si, con dos dic­ta­du­ras en la his­to­ria re­cien­te, que­re­mos vi­vir en un país don­de no hay un re­ti­ro privado y el es­ta­do pue­de ha­cer lo que sea téc­ni­ca­men­te po­si­ble”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.