La in­quie­tud que de­ja los pro­ce­sos a es­tu­dian­tes

Aun­que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Laurentino Cor­ti­zo, se com­pro­me­tió a in­ter­ve­nir para que los es­tu­dian­tes no sean san­cio­na­dos, los pro­ce­sos han si­do vis­tos co­mo una vio­la­ción al de­re­cho de pro­tes­tar

La Estrella de Panamá - - Portada - Jo­sé Ar­cia jar­[email protected]­tre­lla.com.pa

Los pro­ce­sos con­tra los es­tu­dian­tes an­te la Jus­ti­cia Co­mu­ni­ta­ria de Paz por las pro­tes­tas con­tra las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les, la se­ma­na pa­sa­da, de­jan un mal sa­bor en­tre los de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos. La ju­di­cia­li­za­ción al de­re­cho de pro­tes­tar y la ca­pa­ci­dad de la Po­li­cía son cues­tio­na­das.

Has­ta que en Pa­na­má no se com­pren­da bien los de­re­chos hu­ma­nos y los fun­cio­na­rios no en­tien­dan cuál es su rol, no se res­pe­ta­rá el de­re­cho a la pro­tes­ta.

In­de­pen­dien­te­men­te de la pro­me­sa del pre­si­den­te Laurentino Cor­ti­zo de ar­chi­var los ca­sos con­tra los es­tu­dian­tes, ¿cuál es su aná­li­sis del pro­ce­so con­tra los uni­ver­si­ta­rios en la Jus­ti­cia Co­mu­ni­ta­ria de Paz por pro­tes­tar?

Las de­ten­cio­nes han si­do ar­bi­tra­rias, no han se­gui­do el de­bi­do pro­ce­so y lo peor es que cri­mi­na­li­zan las pro­tes­tas. Es­tos pro­ce­sos con­tra los es­tu­dian­tes no se de­bie­ron dar ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia. Sa­be­mos el gra­do de frus­tra­ción de los po­li­cías por los ho­mi­ci­dios que se han da­do en el país y esa frus­tra­ción la sa­ca­ron con los es­tu­dian­tes.

Al abrir­se pro­ce­sos con­tra es­tu­dian­tes, ¿con­si­de­ra que el Es­ta­do vio­la el de­re­cho a la pro­tes­ta?

Evi­den­te­men­te vio­lan el de­bi­do pro­ce­so y no se de­bió abrir nin­gún ex­pe­dien­te con­tra los es­tu­dian­tes. Las au­to­ri­da­des de­ben bo­rrar los ex­pe­dien­tes por­que no hay nin­gu­na evi­den­cia con­tra los es­tu­dian­tes.

A su jui­cio, ¿qué efec­to bus­ca la san­ción, aun­que sea ad­mi­nis­tra­ti­va, a la pro­tes­ta?

Las san­cio­nes que pre­ten­den ha­cer y to­do lo que han he­cho has­ta aho­ra son para in­ti­mi­dar a los es­tu­dian­tes para que no pro­tes­ten, y de pa­so, ge­ne­rar mie­do en­tre la po­bla­ción para que no se ma­ni­fies­te en mo­men­tos de­ter­mi­na­dos por te­mor de ser arres­ta­do.

¿Có­mo eva­lúa el pa­pel de la Po­li­cía Na­cio­nal du­ran­te los pri­me­ros días de pro­tes­tas?

Co­mo lo di­je an­te­rior­men­te, los po­li­cías es­tán en un mo­men­to de mu­cha frus­tra­ción por un la­do, lo que ocu­rre aden­tro de la ins­ti­tu­ción: las irre­gu­la­ri­da­des en los as­cen­sos y los sui­ci­dios de po­li­cías, y por otra par­te, lo que ocu­rre en el país con los ase­si­na­tos. To­do es­to ter­mi­nó en una olla de pre­sión que en­con­tró una vál­vu­la de es­ca­pe en la re­pre­sión a los es­tu­dian­tes.

¿Una úl­ti­ma re­fle­xión so­bre el de­re­cho a la pro­tes­ta de los ciudadanos y el pa­pel de las au­to­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y po­li­cia­les?

Creo que has­ta que Pa­na­má com­pren­da bien los de­re­chos hu­ma­nos y que los fun­cio­na­rios, es­pe­cial­men­te los dipu­tados, en­tien­dan cuál es su rol en la sociedad y que exis­ta una po­li­cía bien en­tre­na­da en con­trol de mul­ti­tu­des, no se res­pe­ta­rá el de­re­cho a la pro­tes­ta en el país.

Los pro­ce­sos con­tra los es­tu­dian­tes en la Ca­sa de Jus­ti­cia Co­mu­ni­ta­ria de Paz al­te­ran el or­den cons­ti­tu­cio­nal que ga­ran­ti­za la pro­tes­ta pa­cí­fi­ca.

In­de­pen­dien­te­men­te de la pro­me­sa del pre­si­den­te Laurentino Cor­ti­zo de ar­chi­var los ca­sos con­tra los es­tu­dian­tes, ¿cuál es su aná­li­sis del pro­ce­so con­tra los uni­ver­si­ta­rios en la Jus­ti­cia Co­mu­ni­ta­ria de Paz por pro­tes­tar?

A mi jui­cio, ele­var a cual­quier can­ti­dad de per­so­nas a la com­pe­ten­cia del juez de paz no ame­ri­ta una san­ción. El juez de paz, de acuer­do al ar­tícu­lo 29 de la Ley 16 de 2016, per­mi­te san­cio­nes cuan­do es al­te­ra­ción de la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca y di­ce, tex­tual­men­te, siem­pre y cuan­do no se vul­ne­re el de­re­cho a la pro­tes­ta pa­cí­fi­ca que tie­nen los ciudadanos, en tal sen­ti­do co­mo es pro­duc­to de una pro­tes­ta la Jus­ti­cia Co­mu­ni­ta­ria de Paz, no es com­pe­ten­te para es­tos ca­sos por­que es una al­te­ra­ción de la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca, pe­ro den­tro del de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de pe­ti­ción. Es de­cir, el juez de paz es com­pe­ten­te para aten­der to­do lo que es con­si­de­ra­do al­te­ra­ción de la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca, siem­pre que vul­ne­re el de­re­cho de pe­ti­ción y al lle­var es­tos es­tu­dian­tes a un juez de paz se pue­de in­ter­pre­tar que se vul­ne­ra el de­re­cho a la pro­tes­ta pa­cí­fi­ca y tam­bién un ac­to de in­ti­mi­da­ción.

Al abrir­se pro­ce­sos con­tra es­tu­dian­tes, ¿con­si­de­ra que el Es­ta­do vio­la el de­re­cho a la pro­tes­ta?

A mi jui­cio, con­lle­va un ac­to de in­ti­mi­da­ción que ha si­do prohi­bi­do por la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia al de­cla­rar in­cons­ti­tu­cio­nal la lla­ma­da “ley car­ce­la­zo” y di­jo en torno a sus li­mi­ta­cio­nes que “no pue­den cons­ti­tuir­se, por sí mis­mas, en ac­tos de in­ti­mi­da­ción que per­sua­dan en for­ma an­ti­ci­pa­da, a las per­so­nas a ha­cer uso del de­re­cho”. A mi jui­cio, los pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos en con­tra de los es­tu­dian­tes, en la Jus­ti­cia Co­mu­ni­ta­ria de Paz, pu­die­ran es­tar vio­len­tan­do el or­den cons­ti­tu­cio­nal, por cuan­to lle­van un men­sa­je in­ti­mi­da­to­rio.

A su jui­cio, ¿qué efec­to bus­ca la san­ción, aun­que sea ad­mi­nis­tra­ti­va, a la pro­tes­ta?

Evi­den­te­men­te es un ac­to de in­ti­mi­da­ción, ese es el sen­ti­do de las san­cio­nes. Hu­bie­se si­do di­fe­ren­te, por ejem­plo, que se lle­ven a los ma­ni­fes­tan­tes por ha­ber co­me­ti­do una ile­ga­li­dad, co­mo afec­tar el de­re­cho a la pro­pie­dad que al pa­re­cer no es el ca­so.

¿Có­mo eva­lúa el pa­pel de la Po­li­cía Na­cio­nal du­ran­te los pri­me­ros días de pro­tes­tas?

A mi en­ten­der, los po­li­cías se ex­ce­die­ron, yo vi po­li­cías po­nien­do el zun­cho a per­so­nas que son co­mu­ni­ca­do­res y eso an­te­rior­men­te no se ha­cía, en mis tiem­pos de ju­ven­tud, en es­tas cir­cuns­tan­cia ni te es­po­sa­ban. Evi­den­te­men­te se ex­ce­die­ron en el uso po­li­cial en tra­tar a es­tos es­tu­dian­tes que pro­tes­ta­ban, en uso de la fa­cul­tad que es­ta­ble­ce el ar­tícu­lo 38 de la Cons­ti­tu­ción que es el de­re­cho de reunión, y lo es­ta­ban tra­tan­do co­mo de­lin­cuen­tes co­mu­nes.

¿Una úl­ti­ma re­fle­xión so­bre el de­re­cho a la pro­tes­ta de los ciudadanos y el pa­pel de las au­to­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y po­li­cia­les?

El de­re­cho a reunión es­tá co­nec­ta­do con la li­ber­tad de ex­pre­sión por­que tam­bién bus­ca, des­de la pers­pec­ti­va co­lec­ti­va, ex­hi­bir la opi­nión, jui­cio o po­si­ción que tie­ne un gru­po de per­so­nas fren­te a una si­tua­ción en par­ti­cu­lar y de­be res­pe­tar­se. El go­bierno no de­be man­dar un ac­to de in­ti­mi­da­ción, sino de per­mi­tir que to­do los ciudadanos ten­ga vi­gen­te el ejer­ci­cio de la li­ber­tad de ex­pre­sión y las au­to­ri­da­des policivas tie­nen que hon­rar los pro­to­co­los. No se pue­de es­tar man­dan­do un men­sa­je de in­ti­mi­da­ción , y es obli­ga­ción de la po­li­cía de­te­ner y lle­var a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes a per­so­nas que vio­len­ten el or­den cons­ti­tu­cio­nal o la des­truc­ción de la pro­pie­dad, ahí es cuan­do el juez de paz es com­pe­ten­te. El men­sa­je de in­ti­mi­da­ción de­be ter­mi­nar en la era de­mo­crá­ti­ca.

● Es doc­tor en De­re­cho de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, Ar­gen­ti­na. Ha es­cri­to di­ver­sas obras y di­ver­sos ar­tícu­los ju­rí­di­cos en me­dios im­pre­sos y di­gi­ta­les. Er­nes­to Ce­de­ño Abo­ga­do

Po­see un doc­to­ra­do en Cien­cias Po­lí­ti­cas. Pro­fe­so­ra de psi­co­lo­gía y cien­cias po­lí­ti­cas. Es psi­có­lo­ga so­cial y ac­ti­vis­ta por los de­re­chos hu­ma­nos. ● Ce­lia Mo­reno Psi­có­lo­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.