Fo­ro des­ta­ca el po­der di­gi­tal

El au­ge de las nue­vas tec­no­lo­gías y su im­pac­to en la educación y el tra­ba­jo fue­ron te­mas del fo­ro ‘Panamá en el Día des­pués de Ma­ña­na: Po­der Di­gi­tal’, rea­li­za­do ayer en el Club Unión, y pro­mo­vi­do por ‘La De­ca­na’ y Panamá en Po­si­ti­vo

La Estrella de Panamá - - Portada - Ro­ber­to Ba­rrios | La Es­tre­lla de Panamá

Un idea lo­ca pue­de con­ver­tir­se en la se­mi­lla que ha­ga que tu pro­yec­to crez­ca glo­bal­men­te”,

PIE­RRE MOISAN EX­PER­TO EN VI­DEO­JUE­GOS

El fo­ro ‘Panamá en el día des­pués de ma­ña­na: el po­der di­gi­tal’, or­ga­ni­za­do por ‘La Es­tre­lla de Panamá’ y ‘Panamá en Po­si­ti­vo’, es­ta­ble­ció la im­por­tan­cia de la ex­plo­ta­ción de la in­dus­tria di­gi­tal co­mo par­te del cre­ci­mien­to so­cial y po­si­cio­na­mien­to glo­bal del país

Las nue­vas tec­no­lo­gías han pre­sen­ta­do un au­ge pro­ve­cho­so en los úl­ti­mos años y con es­to, el au­men­to de opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas y la­bo­ra­les se ha he­cho no­tar. En vis­ta de es­ta co­rrien­te di­gi­tal, ‘Panamá en Po­si­ti­vo’ y La Es­tre­lla de

Panamá lle­va­ron a ca­bo el fo­ro ‘Panamá en el día des­pués de ma­ña­na: po­der di­gi­tal’, ayer en la sa­la Bahía 1 del Club Unión.

El fo­ro fue pre­si­di­do por las co-crea­do­ras de Panamá en Po­si­ti­vo, Ma­ri­sol Gui­za­do y Ci­be­les de Frei­tas, quie­nes jun­to a un se­lec­to gru­po de ex­po­si­to­res abor­da­ron te­mas de in­te­gra­ción di­gi­tal y ma­ne­ras pa­ra la de­tec­ción de ta­len­tos jó­ve­nes que po­si­cio­nen al país co­mo un hub de e-sports com­pe­ti­ti­vo y via­ble en el mer­ca­do cen­troa­me­ri­cano.

Ya es in­ne­ga­ble el im­pac­to que la era di­gi­tal ha te­ni­do en di­ver­sas áreas del cre­ci­mien­to in­te­gral de una na­ción, y Panamá no es elu­di­da de es­te cambio glo­bal. Las puer­tas que se han abierto pa­ra la educación tec­no­ló­gi­ca y di­gi­tal han im­pul­sa­do el in­te­rés de la ju­ven­tud y de ge­ne­ra­cio­nes que no bus­can el “tí­pi­co” em­pleo de ocho ho­ras, sino un tra­ba­jo de pa­sión, en­tre­ga y tras­cen­den­cia co­mo lo pro­me­te la in­dus­tria de los vi­deo­jue­gos.

La di­rec­to­ra de grá­fi­cos de Mul­ti Tool Stu­dios, Ri­ta Ríos, dio ini­cio al fo­ro y ex­pu­so acer­ca de los re­tos que la ju­ven­tud pa­na­me­ña de­be en­fren­tar a la ho­ra de de­di­car­se por com­ple­to al desa­rro­llo de vi­deo­jue­gos. “Hay que apren­der a adap­tar­se al futuro”, co­men­tó Ríos, “se­guir crean­do ex­pe­rien­cias nue­vas pa­ra el usua­rio, no po­de­mos te­ner mie­do al cambio”.

Sien­do una fi­gu­ra ac­ti­va en la crea­ción y desa­rro­llo de vi­deo­jue­gos, ava­ta­res in­te­li­gen­tes y di­ver­sas téc­ni­cas de im­ple­men­ta­ción di­gi­tal, Ríos ex­pli­có que es “ne­ce­sa­rio” au­men­tar el apo­yo fi­nan­cie­ro de los sec­to­res público y pri­va­do, además de plan­tear nue­vas ma­ne­ras de uti­li­zar la tec­no­lo­gía en pro del desa­rro­llo so­cial, más allá de vi­deo­jue­gos o he­rra­mien­tas en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

Se­gún el in­for­me del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) pa­ra sep­tiem­bre del pre­sen­te año, ti­tu­la­do ‘Los vi­deo­jue­gos no son un jue­go’, la de­man­da de apren­di­za­je de pro­gra­ma­ción di­gi­tal y as­pec­tos in­te­gra­les de un vi­deo­jue­go es ca­da vez más la­ten­te en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Paí­ses su­r­ame­ri­ca­nos co­mo Bra­sil y Ar­gen­ti­na son vis­tos ac­tual­men­te co­mo lí­de­res en Amé­ri­ca La­ti­na, con más de 60 mi­llo­nes de ju­ga­do­res en ca­da uno.

Es­to fue ahon­da­do in­ci­si­va­men­te por el jo­ven pro­gra­ma­dor Jo­sé Gra­cia, fun­da­dor de Toon Sprouts Ga­mes y crea­dor del vi­deo­jue­go Bug Fa­bles, el cual fue lan­za­do al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal lle­gan­do a ser par­te del ca­tá­lo­go de la pla­ta­for­ma de dis­tri­bu­ción di­gi­tal de vi­deo­jue­gos Steam, una de las más re­co­no­ci­das a ni­vel mun­dial. Gra­cia re­co­no­ció que el desa­rro­llo de un vi­deo­jue­go no pue­de lle­var­se a ca­bo sin un equi­po pre­pa­ra­do en dis­tin­tas dis­ci­pli­nas co­mo ar­te, efec­tos es­pe­cia­les, pro­gra­ma­ción, mu­si­ca­li­za­ción, en­tre otros.

Gra­cia, quien tam­bién es pro­fe­sor de Crea­ción y Di­se­ño de Vi­deo­jue­gos en la Uni­ver­si­dad In­te­ra­me­ri­ca­na de Puer­to Ri­co, des­ta­có que “no im­por­ta si Panamá es un país chi­co, por­que to­dos lo pro­yec­tos en el área di­gi­tal se con­vier­ten en ex­por­ta­ción in­ter­na­cio­nal y pue­den re­pre­sen­tar in­gre­sos eco­nó­mi­cos es­ta­bles pa­ra los desa­rro­lla­do­res”.

A es­to hi­zo alu­sión Pie­rre Moisan, ase­sor sé­nior del Cen­tre d'en­tre­pri­ses et d'in­no­va­tion de Mon­tréal (CEIM), quien se de­di­ca a la in­dus­tria de vi­deo­jue­gos des­de ha­ce ca­si 30 años en Ca­na­dá. “Una idea lo­ca pue­de con­ver­tir­se en la se­mi­lla que ha­ga que tu pro­yec­to crez­ca glo­bal­men­te”, en­fa­ti­zó el desa­rro­lla­dor, “con res­pec­to a los vi­deo­jue­gos es im­por­tan­te con­tar con el ta­len­to y un ambiente se­gu­ro que pro­mue­va la crea­ti­vi­dad”.

Moisan, mi­gra­do de las le­yes y la abo­ga­cía, re­cal­có que la “chis­pa” que re­quie­re to­do crea­ti­vo de­be ser alen­ta­da por la com­pe­ti­ti­vi­dad de la educación en el país que se en­cuen­tra y del co­no­ci­mien­to que pue­dan ob­te­ner a tra­vés de es­pa­cios don­de pue­dan apli­car lo que apren­den. “¿Quié­nes son tus per­so­nas lo­cas? en­cuén­tra­las y apo­ya­las, esas son las que cam­bia­rán el mun­do y la in­dus­tria”, afir­mó el ex­per­to.

“La ex­pe­rien­cia no ven­ce al co­no­ci­mien­to, así co­mo el co­no­ci­mien­to no fun­cio­na sin la ex­pe­rien­cia de usar­lo”, se­ña­ló Moisan, “Mon­treal es la quin­ta ciu­dad con ma­yor pro­duc­ción de vi­deo­jue­gos por­que en­ten­di­mos que se pue­de com­bi­nar es­tos fac­to­res sin ne­ce­si­dad de un gran nú­me­ro de per­so­nas, de igual ma­ne­ra lo pue­de apli­car Panamá”.

Co­mo par­te de los ob­je­ti­vos a cum­plir en cuan­to a la in­no­va­ción di­gi­tal en Panamá, la vi­ceal­cal­de­sa de la Ciu­dad de Panamá, Judy Mea­na, co­men­tó que aún exis­ten al­gu­nas re­sis­ten­cias a la idea de una ba­se aca­dé­mi­ca cen­tra­da en los vi­deo­jue­gos; sin em­bar­go, en el ca­mino a se­guir pa­ra que el Ist­mo sea un hub de e-sports se ve un futuro pro­me­te­dor. “En Panamá hay más de 28 mil jó­ve­nes que for­man par­te de la co­mu­ni­dad ga­mer ac­ti­va”, in­di­có Mea­na, “lo cual ha­ce ver que es una in­dus­tria con un gran po­ten­cial que no he­mos co­men­za­do a ex­plo­tar”.

Den­tro de la lis­ta de me­tas en la Al­cal­día de Panamá con­for­me a las ne­ce­si­da­des en el área laboral y edu­ca­ti­va, has­ta lo­gís­ti­ca y tu­rís­ti­ca, la vi­ceal­cal­de­sa des­ta­có que “es­tá en pla­nes te­ner un Panamá más tec­no­ló­gi­co, con una vi­sión fu­tu­ris­ta, don­de los jó­ve­nes pue­dan tra­ba­jar y apren­der al mis­mo tiem­po, desa­rro­llan­do sus ha­bi­li­da­des de ma­ne­ra in­te­gral”. Asi­mis­mo, men­cio­nó que se es­ta­rá pre­pa­ran­do un tor­neo de vi­deo­jue­gos co­mo una ini­cia­ti­va lla­ma­da Ga­mer­tón, adop­ta­da por la Teletón 20-30, en don­de la ju­ven­tud po­drá par­ti­ci­par en 16 tor­neos de dis­tin­tos ni­ve­les.

“La co­mu­ni­dad ga­mer de­be em­po­de­rar­se y se­guir ade­lan­te con los pro­yec­tos que se es­tán lle­van­do a ca­bo”, se­ña­ló Mea­na, “nues­tro de­ber co­mo au­to­ri­da­des es res­pal­dar, im­pul­sar y apo­yar­los”.

Por su par­te, Ju­lio Spie­gel, di­rec­tor de Ca­ble & Wi­re­less Panamá, hi­zo hin­ca­pié en la reali­dad de Panamá co­mo motor de nue­vas he­rra­mien­tas pa­ra crear vi­deo­jue­gos, ya que des­ta­có el cre­ci­mien­to de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en los vi­deo­jue­gos de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, lo cual “ha­ce que es­te año sea el pri­me­ro en el que las ven­tas de nue­vos ce­lu­la­res de­cre­cen, pe­ro la can­ti­dad de per­so­nas que son pro­pie­ta­rios de ce­lu­la­res ha cre­ci­do a 270 mi­llo­nes en to­da Amé­ri­ca La­ti­na”.

“No ten­dría­mos la tec­no­lo­gía de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que exis­te hoy si la in­dus­tria de los vi­deo­jue­gos no hu­bie­ra ini­cia­do ese pro­ce­so”, ad­vir­tió Spie­gel, “ellos son los pró­ce­res del futuro de mu­chas tec­no­lo­gías que dis­fru­ta­mos ac­tual­men­te; si no les pres­ta­mos aten­ción a es­to, nos va­mos a atra­sar co­mo sociedad”.

No es sor­pre­sa pa­ra los ex­per­tos que la in­dus­tria de vi­deo­jue­gos ten­ga la re­le­van­cia que se ha ga­na­do con el pa­so de los años, y es un sue­ño por cum­plir el que Panamá lle­gue a for­mar par­te de la lis­ta de prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de con­te­ni­do en es­ta área. Las com­pe­ten­cias aca­dé­mi­cas en es­ta in­dus­tria de­ben ex­plo­rar­se, cul­ti­var­se y au­men­tar­se en ca­li­dad y pro­mo­ción pa­ra que un ma­yor sec­tor de la po­bla­ción jo­ven pue­da acer­car­se y desa­rro­llar­se en el co­no­ci­mien­to del mer­ca­do di­gi­tal glo­bal.

Ro­ber­to Ba­rrios

Ex­per­tos se reunie­ron pa­ra dis­cu­tir el futuro de Panamá en la in­dus­tria di­gi­tal glo­bal. | La Es­tre­lla de Panamá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.