Ed­win Pi­tre, un ex­plo­ra­dor de los so­ni­dos

‘Pa­na­má es mi al­ma má­ter y Bra­sil mi aca­de­mia’

La Estrella de Panamá - - Portada - Ivet­te Leo­nar­di ivet­te.leo­nar­[email protected]­tre­lla.com.pa

Pa­ra el et­no­mu­si­có­lo­go Ed­win Pi­tre, su pa­sión por la mú­si­ca abar­ca la sen­si­bi­li­dad del ser hu­mano. Con­fie­sa que el co­ra­zón le pal­pi­ta en­tre Bra­sil y las raí­ces que le lla­man en sue­ño pa­na­me­ño

El día en que la uni­ver­si­dad y el mi­nis­te­rio se jun­ten: cuan­do uno in­ves­ti­gue, en­se­ñe, pro­duz­ca, y el otro ten­ga una ley de re­fuer­zo, am­pa­ro y cre­ci­mien­to, la co­sa cam­bia­rá en Pa­na­má”.

Na­ció en Pa­na­má y vi­ve en Bra­sil desde ha­ce más de 40 años. Un ex­plo­ra­dor de so­ni­dos que lo vin­cu­lan al fol­clo­re y a la mú­si­ca de raíz, de todo el mun­do

Hay un hom­bre que se crió en­tre flau­tas, vio­li­nes, can­to y tam­bo­ri­to; y a ese am­bien­te nun­ca ha re­nun­cia­do. Hay un hom­bre que se de­tie­ne a hur­gar en los so­ni­dos que co­nec­tan con el fol­clo­re. Le apa­sio­na en­ten­der la pro­fun­di­dad de la mú­si­ca, por­qué se ha­ce, cómo sur­gió y cuá­les son sus ci­mien­tos.

Ed­win Pi­tre Vás­quez (Pa­na­má, 1956) es mú­si­co, com­po­si­tor, pro­duc­tor y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio. Na­ció en tie­rra ist­me­ña, pe­ro re­si­de en Bra­sil desde ha­ce más de cua­tro dé­ca­das, allí se ha con­ver­ti­do en im­pul­sor de nues­tros rit­mos es­car­ban­do a fon­do las di­men­sio­nes ét­ni­cas, cul­tu­ra­les y so­cia­les de los com­pa­ses. Creó el pri­mer gru­po de mú­si­ca afro-ca­ri­be­ña 'Son Ca­ri­be', in­te­gra­do por pa­na­me­ños, y ex­pu­so la sal­sa en te­rri­to­rio de sam­ba y bos­sa no­va.

Pi­tre no so­lo ama lo que ha­ce. La afi­ción abar­ca el com­pro­mi­so, el ser hu­mano. De no ser así, di­ce, la mú­si­ca se trans­for­ma­ría en so­lo lu­ces, fo­co y ta­ri­ma. "Me in­tere­sa el en­torno de la mú­si­ca y por­qué se ha­ce. Hay que es­tu­diar­la, ana­li­zar­la, cuan­ti­fi­car­la y dis­tri­buir­la", en­fa­ti­za.

Nos en­con­tra­mos con un pa­na­me­ño cu­yo co­ra­zón os­ci­la en­tre dos pa­trias. Un ser que rein­vin­di­ca el sen­ti­do de la mú­si­ca desde la aca­de­mia. Un et­no­mu­si­có­lo­go tan sen­si­ble co­mo enér­gi­co. Un ex­plo­ra­dor del so­ni­do. Aquí lo que con­ver­sa­mos.

Leí por ahí que cre­ció en una fa­mi­lia de mú­si­cos. Su­pon­go que de allí su in­cli­na­ción ha­cia es­te ar­te.

Soy hi­jo de Ma­nuel Pi­tre Escobar, quien na­ció en Ara­ca­ta­ca, Co­lom­bia, la tie­rra de Ga­briel Gar­cía Márquez, de quien fue com­pa­ñe­ro y ami­go. Mi pa­dre vino a Pa­na­má a es­tu­diar medicina, pe­ro al fi­nal ter­mi­nó co­mo far­ma­céu­ti­co. A mi ma­má, Ar­mi­da­vás­quez Pa­che­co, pa­na­me­ña, le en­can­ta­ban el can­to y el bai­le.

Mi tío Adriano Vás­quez fue mi gran in­fluen­cia­dor. Un vio­li­nis­ta co­mo po­cos. To­ca­ba to­da la mú­si­ca de Azue­ro. Des­pués, mi pri­mo Ri­car­do Gai­tán me ayu­dó mu­chí­si­mo. Vi­vi­mos jun­tos mu­chos años. Lue­go de un tiem­po, mi her­mano y yo aca­ba­mos to­can­do con Ri­car­do.

¿Cómo es que de­ci­de emi­grar a Bra­sil? Te­nien­do en cuen­ta el ro­ce mu­si­cal que te­nía en Pa­na­má.

Pa­sé por mu­cho. Te cuen­to: Es­tu­dié en el Conservato­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca. Fui can­tor so­lis­ta del co­ro de navidad. Mi pa­dre que­ría que fue­se in­ge­nie­ro, y mi ma­má, mú­si­co. Es­tu­dié tres años de in­ge­nie­ría, pe­ro la mú­si­ca con­ti­nua­ba to­cán­do­me los oí­dos. Te­nía 22 años. Co­men­cé a pos­tu­lar­me en los di­fe­ren­tes paí­ses. Es­pa­ña, Yu­gos­la­via y Bra­sil. La be­ca me sa­lió en Río de Ja­nei­ro, la ca­pi­tal de la mú­si­ca bra­si­le­ña y de mu­chas par­tes del mun­do. En Pa­na­má no ha­bía lo que yo que­ría: me en­can­ta­ba la com­po­si­ción, di­rec­ción de or­ques­ta. Ya en Río de Ja­nei­ro me gra­dué en Di­rec­ción de Or­ques­ta. Mis ga­nas de es­tu­diar la mú­si­ca se in­ten­si­fi­ca­ban ca­da vez más: bos­sa no­va, sam­ba, cho­rin­ho,era otro pla­ne­ta pa­ra mí. El am­bien­te ar­tís­ti­co era sen­sa­cio­nal.

¿Cómo le aco­gió Bra­sil?

Siem­pre he te­ni­do un am­bien­te muy fa­vo­ra­ble. Desde el pri­mer año. Y me con­ver­tí en una ca­de­na pa­ra atraer pa­na­me­ños. Les de­cía: ¡Ey, gen­te, aquí hay un lu­gar pa­ra es­tu­diar bien ché­ve­re! Des­pués lle­ga­ron Bo­ris Juá­rez, Iván Val­dez, Ro­ber­to Flo­res y Ro­ber­to

Pi­tre, mi her­mano que es flau­tis­ta. En esa épo­ca ha­bía unos ocho­pa­na­me­ños es­tu­dian­do con­mi­go. Y fue en ese mo­men­to cuan­do mon­ta­mos la pri­me­ra ban­da de sal­sa de Bra­sil. A los bra­si­le­ños les en­can­tó el rit­mo. Ca­da uno de no­so­tros tu­vo la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar su ta­len­to.

¿Qué di­fe­ren­cias ha en­con­tra­do en­tre las raí­ces mu­si­ca­les de Bra­sil y Pa­na­má?

Aquí hay una gran in­fluen­cia cu­ba­na. Allá es bra­si­le­ña. Es pu­ra. Aquí te­ne­mos una gran in­fluen­cia es­pa­ño­la, me­xi­ca­na, co­lom­bia­na... Pa­na­má es un país de una di­ver­si­dad mu­si­cal gi­gan­tes­ca. Po­de­mos ha­blar de lo tí­pi­co, por ejem­plo, el ca­lip­so, la sal­sa, las ban­das in­de­pen­dien­tes, la mú­si­ca lí­ri­ca... Si uno se po­ne a es­tu­diar es­to, se da cuen­ta de que es una mi­na de oro. Pa­na­má es una mi­na de oro mu­si­cal­men­te, con la mis­ma po­ten­cia que Bra­sil. Aun­que Bra­sil tie­ne una di­men­sión mega.

Pa­ra en­ten­der la mú­si­ca de Bra­sil, lo de­bes ha­cer por sus re­gio­nes. Al igual que en Pa­na­má, se pue­den ha­cer agru­pa­cio­nes de la gran mar­ca ét­ni­ca, por­que ca­da gru­po te da mú­si­ca con ca­rac­te­rís­ti­cas muy mar­ca­das. Siem­pre com­pa­ro a Pa­na­má con una pie­dra de oro, mul­ti­for­ma.

Si aquí hay tan­tí­si­mo ta­len­to y tan­tí­si­ma cul­tu­ra mu­si­cal, ¿por qué cree que no se han de­sa­rro­lla­do?

Pa­ra allá voy. Pa­na­má es una pie­dra de oro mul­ti­for­ma. Y pa­ra que se ex­plo­te y se desa­rro­lle ese ta­len­to, es ne­ce­sa­rio que esa pie­dra se con­vier­ta en una jo­ya; y pa­ra ello se ne­ce­si­ta de un jo­ye­ro.

¿Y es­to se lo­gra a tra­vés del es­tu­dio de la mú­si­ca?

Te cuen­to al­go: en Pa­na­má se desa­rro­lló el re­gué en es­pa­ñol. Los puer­to­rri­que­ños se lle­va­ron e hi­cie­ron la su­per­pro­duc­ción, que Pa­na­má no su­po, e hi­cie­ron el re­gue­tón. Pa­na­má tu­vo lo an­tro­po­ló­gi­co y lo cul­tu­ral, pe­ro no tu­vo la trans­for­ma­ción. Hu­bo crea­ción, pe­ro no hu­bo cuan­ti­fi­ca­ción ni dis­tri­bu­ción. De­fien­do a Pa­na­má­por su ca­rac­te­rís­ti­ca mul­ti­ét­ni­ca. To­dos los ex­tran­je­ros que han ve­ni­do, han traí­do su mú­si­ca, y no­so­tros di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te la es­ta­mos es­cu­chan­do. Y quien es mú­si­co se de­ja in­fluen­ciar. Hay in­ter­cul­tu­ra­li­dad.

Re­gá­le­me us­ted una idea en­ton­ces de cómo dis­tri­buir esa cul­tu­ra pa­na­me­ña y vi­sua­li­zar­la.

Es­ta­mos te­nien­do una be­llí­si­ma opor­tu­ni­dad en es­te mo­men­to. Crea­ron el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. La Uni­ver­si­dad de Pa­na­má tie­ne el gru­po de Be­llas Ar­tes. El día en que la uni­ver­si­dad y el mi­nis­te­rio se jun­ten: cuan­do uno in­ves­ti­gue, en­se­ñe, pro­duz­ca, y el otro ten­ga una ley de re­fuer­zo, am­pa­ro y cre­ci­mien­to, la co­sa cam­bia­rá en Pa­na­má. Es­to se ha vis­to en to­dos los paí­ses que han de­sa­rro­lla­do al­ta mú­si­ca: Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, Es­pa­ña, Bra­sil.

¿Pue­de ex­pli­car­me por qué su mirada tras­cien­de más allá de los rit­mos?

Me im­por­tan la mú­si­ca y su con­tex­to. Mi área de es­tu­dio se lla­ma et­no­mu­si­co­lo­gía. Y cuan­do es­ta­ba en Río me lla­mó mu­chí­si­mo la aten­ción la mú­si­ca fol­cló­ri­ca de Bra­sil, tan­to la ur­ba­na co­mo la­del cam­po. La et­no­mu­si­co­lo­gía tra­ba­ja con his­to­ria, so­cio­lo­gía, an­tro­po­lo­gía y co­mu­ni­ca­ción. De mis cla­ses los alumno no sa­len co­mo sim­ples to­ca­do­res, sa­len co­mo pro­duc­to­res, téc­ni­cos.

¿Por qué me­re­ce la pe­na la aca­de­mia en la mú­si­ca?

Si los mú­si­cos no es­tu­dian, van a que­dar en el ni­vel ar­tís­ti­co. No es­toy ha­blan­do en for­ma ne­ga­ti­va. Pe­ro si tu tie­nes un ar­tis­ta que sabe ana­li­zar, que sabe es­cri­bir, que sabe dis­tri­buir, ya es otra co­sa. Y es­ta es una de las co­sas que Pa­na­má de­be apren­der. Pa­na­má de­be me­jo­rar su mú­si­ca de una vez por todas y pa­ra siem­pre. Todo el mun­do sabe ha­cer bien las co­sas aquí en Pa­na­má: los tí­pi­cos, los del re­gue­tón, ban­das in­de­pen­dien­tes, sal­se­ros, jazz... Hay gen­te ha­cien­do, pe­ro hay que ana­li­zar­lo, es­tu­diar­lo...

Co­lom­bia lle­vó al pun­to má­xi­mo a la cum­bia. Co­mo ha podido ser en Pa­na­má.

¿Qué le di­cen estas dos ciu­da­des: Pa­ra­ná y Pa­na­má?

(se ríe) Esa será mi pró­xi­ma obra. Es la unión en­tre Pa­na­má y Bra­sil. Me en­can­ta ex­po­ner mis raí­ces. In­ten­to ha­cer­lo siem­pre, por ejem­plo en mi pro­gra­ma de ra­dio que se lla­ma Tro­pi­ca­na Mu­si­cal, to­dos los sá­ba­dos, en Bra­sil.

¿Qué le di­ce a los jó­ve­nes ta­len­tos?

Que la mú­si­ca se ve, no se es­cu­cha. No se tra­ta de gra­bar el CD. La co­sa es gra­bar un buen vi­deo pa­ra ver la mú­si­ca. Ya las re­des so­cia­les y las pla­ta­for­mas son las ven­ta­nas.

¿Cómo ve la pre­sen­cia de al­gu­nas letras mi­só­gi­nas en es­te uni­ver­so?

El ma­chis­mo ven­de. Por eso lo ex­po­nen en al­gu­nas can­cio­nes. Lo triste es que mu­chas fa­mi­lias creen que la mu­jer es­tá di­se­ña­da pa­ra ocu­par un se­gun­do lu­gar. Un for­ma­to ab­sur­do y mu­chas ve­ces re­for­za­do por las re­li­gio­nes. Quien en­tra pa­ra ha­cer mú­si­ca no le pres­ta aten­ción a lo que es co­mer­cial, se preo­cu­pa por las no­tas y por la técnica.

Ya por úl­ti­mo. ¿Me po­dría de­cir cuál es la pa­tria de Ed­win Pi­tre?

(se le quie­bra la voz) Ayer es­ta­ba es­cu­chan­do la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Pa­na­má y mien­tras to­ca­ban la can­ción ‘Pa­tria’, de Ru­bén, me pu­se a llo­rar... (le sal­tan las lá­gri­mas ). Mi hi­ja me lla­ma to­dos los días, quie­re que le man­de las fo­tos de lo que es­toy ha­cien­do aquí. Te­nía cua­tro años sin ve­nir. Yo sé que amo mi país, pe­ro tam­bién amo Bra­sil. Le doy todo lo que pue­do a Bra­sil, por­que Bra­sil me lo dio todo. Aho­ra quie­ro dar­le a Pa­na­má. Le in­cul­co a mi hi­ja que tam­bién es pa­na­me­ña. Pa­na­má es mi al­ma má­ter y Bra­sil mi aca­de­mia.

Erick Mar­cis­cano | La Es­tre­lla de Pa­na­má

‘Si los mú­si­cos no es­tu­dian, van a que­dar en el ni­vel ar­tís­ti­co’, ase­gu­ró el ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.