La pan­de­mia que el mun­do pu­do an­ti­ci­par

In­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas sos­tie­nen que tan­to el SARS co­mo el MERS y po­si­ble­men­te, el coronaviru­s, es­tán aso­cia­dos al mur­cié­la­go co­mo su re­ser­vo­rio na­tu­ral. Sin em­bar­go, la in­ter­ven­ción hu­ma­na a tra­vés de su co­mer­cia­li­za­ción en mer­ca­dos ha fo­men­ta­do la

La Estrella de Panamá - - Portada - Yan­di­ra Nú­ñez /Ire­ne Acos­ta ca­fees­tre­[email protected]­tre­lla.com.pa

In­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas sos­tie­nen que tan­to el SARS co­mo el MERS y po­si­ble­men­te, el coronaviru­s, es­tán aso­cia­dos al mur­cié­la­go co­mo su re­ser­vo­rio na­tu­ral. Sin em­bar­go, la in­ter­ven­ción hu­ma­na a tra­vés de su co­mer­cia­li­za­ción en mer­ca­dos ha fo­men­ta­do la trans­mi­sión

La pan­de­mia del Covid-19 ha mar­ca­do un pun­to de in­fle­xión en la historia mo­der­na. El pu­ñe­ta­zo de una cri­sis que ha pues­to en jaque la ca­pa­ci­dad de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios del mun­do y la afec­ta­ción de los mer­ca­dos con la que algunos ya pro­nos­ti­can una re­ce­sión glo­bal, ha ge­ne­ra­do se­ña­la­mien­tos ha­cia el gobierno de Chi­na en bus­ca de cau­sas y cul­pa­bi­li­da­des.

Pe­ro, le­jos de los se­ña­la­mien­tos o pos­tu­ras que di­va­gan, es opor­tuno es­ta­ble­cer con cla­ri­dad ¿qué hay de­trás de es­te vi­rus y cuál es su gé­ne­sis? ¿por qué se le vin­cu­la a la ven­ta de ani­ma­les sal­va­jes?

En efec­to, en Chi­na pue­de co­mer­ciar­se le­gal­men­te unas 54 es­pe­cies de ani­ma­les pa­ra el con­su­mo humano y el bro­te de coronaviru­s ha pues­to es­ta reali­dad en el fo­co de la opi­nión pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal.

A fi­na­les de 2019, Chi­na dio a co­no­cer la exis­ten­cia de un bro­te de neu­mo­nía pre­sun­ta­men­te cau­sa­do por una nue­va cepa de coronaviru­s, cu­yo epi­cen­tro, se­gún las au­to­ri­da­des de ese país, se cree que fue el mer­ca­do de la ciu­dad de Wuhan, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Hu­bei.

Es­te si­tio es un mer­ca­do de ven­ta al ma­yo­reo donde se co­mer­cia­ba le­gal­men­te con ani­ma­les vi­vos en con­di­cio­nes de ha­ci­na­mien­to. Has­ta ha­ce dos me­ses, el mer­ca­do de Wuhan ven­día ma­ris­cos y car­ne de ani­ma­les sal­va­jes, in­clu­yen­do a mur­cié­la­gos y ví­bo­ras. Po­co des­pués de que fue­ra iden­ti­fi­ca­do co­mo la fuen­te pro­ba­ble del bro­te, las au­to­ri­da­des lo ce­rra­ron, aun­que no se es­cla­re­ció qué des­tino tu­vie­ron los ani­ma­les que es­ta­ban a la ven­ta. El 22 de enero los fun­cio­na­rios anun­cia­ron la prohi­bi­ción de la ven­ta de ani­ma­les sal­va­jes en to­da la pro­vin­cia y el 26 de enero, Chi­na co­mu­ni­có que prohi­bi­ría el co­mer­cio de ani­ma­les sal­va­jes has­ta el fin de la cri­sis.

Ani­ma­les, ¿la ame­na­za?

Aun­que to­da­vía no se sa­be a cien­cia cier­ta qué animal es el vec­tor del bro­te de coronaviru­s, a me­dia­dos de la dé­ca­da de 2010, los mur­cié­la­gos fue­ron la causa de otra en­fer­me­dad res­pi­ra­to­ria similar al SARS: el Sín­dro­me Res­pi­ra­to­rio de Medio Orien­te (MERS por sus si­glas en in­glés), que afec­tó a me­nos po­bla­ción (unas 2,500) pe­ro fue más le­tal, ma­tan­do a más de 850 per­so­nas.

De acuer­do con un ar­tícu­lo re­se­ña­do en The New York

To­mes, en aquel en­ton­ces, el SARS fue ras­trea­do a un coronaviru­s que sal­tó de los mur­cié­la­gos a las ci­ve­tas (ma­mí­fe­ro car­ní­vo­ro de la fa­mi­lia Vi­ve­rri­dae) que se dis­tri­bu­ye am­plia­men­te por la In­dia, el sur de Chi­na e In­do­chi­na) de las pal­me­ras, un pla­to de con­su­mo fre­cuen­te en el sur de Chi­na, y lue­go sal­tó a los hu­ma­nos.

Las trans­mi­sio­nes su­ce­den cuan­do el hom­bre in­va­de su há­bi­tat y cuan­do es­tos ani­ma­les son ca­za­dos, ya sea pa­ra co­mer o pa­ra co­mer­cia­li­zar­los, lo que pa­re­ce ser el ca­so de Wuhan.

Por otra parte, a fi­na­les de enero, el mis­mo ro­ta­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se pu­bli­có un in­for­me es­cri­to por el pe­rio­dis­ta cien­tí­fi­co Ja­mes Gor­man, su­gi­rien­do que el mur­cié­la­go gran­de de he­rra­du­ra chino (Rhi­no­lop­hus fe­rru­me­qui­num) po­dría ser el prin­ci­pal de­to­nan­te de la pe­sa­di­lla. En la pu­bli­ca­ción, des­ta­ca el he­cho de que los mur­cié­la­gos son ca­pa­ces de vi­vir con di­fe­ren­tes vi­rus, sin en­fer­mar­se.

Lo que di­ce la cien­cia

Ya en 2007, un ar­tícu­lo de la Ame­ri­can So­ciety for Mi­cro­bio­logy (Se­ve­re Acu­te Res­pi­ra­tory Syn­dro­me Coronaviru­s as an Agent of Emer­ging and Ree­mer­ging In­fec­tion) ar­gu­men­ta­ba que “los ha­llaz­gos de que los mur­cié­la­gos de he­rra­du­ra son el re­ser­vo­rio na­tu­ral del vi­rus similar al SARS-COV y que las ci­ve­tas son el an­fi­trión de la am­pli­fi­ca­ción, des­ta­can la im­por­tan­cia de la vi­da sil­ves­tre y la bio­se­gu­ri­dad en las gran­jas y los mer­ca­dos hú­me­dos, que pueden ser­vir co­mo fuen­te y cen­tros de am­pli­fi­ca­ción pa­ra in­fec­cio­nes emer­gen­tes”.

De acuer­do con es­ta pu­bli­ca­ción cien­tí­fi­ca de Vin­cent C. C. Cheng, Susanna K. P. Lau, Patrick C. Y. Woo y Kwok Yung Yuen, el coronaviru­s del sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do se­ve­ro (SARS) (SARS-COV) es un vi­rus nue­vo que cau­só la primera pan­de­mia im­por­tan­te del nue­vo mi­le­nio y “el rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en el sur de Chi­na ha lle­va­do a una de­man­da cre­cien­te de pro­teí­nas ani­ma­les, in­clui­das las de ani­ma­les de ca­za exó­ti­cos, co­mo las ci­ve­tas”.

Se­gún am­plía la pu­bli­ca­ción so­bre el SARS, “gran­des cantidades y va­rie­da­des de es­tos ma­mí­fe­ros sal­va­jes en jau­las su­per­po­bla­das y la fal­ta de medidas de bio­se­gu­ri­dad en mer­ca­dos hú­me­dos per­mi­tie­ron el sal­to de es­te nue­vo vi­rus de ani­ma­les a hu­ma­nos; su ca­pa­ci­dad de trans­mi­sión de persona a persona, la fal­ta de conciencia en el con­trol de in­fec­cio­nes hos­pi­ta­la­rias y los via­jes aé­reos in­ter­na­cio­na­les fa­ci­li­ta­ron la rá­pi­da di­fu­sión glo­bal de es­te agen­te”.

Más de 8,000 per­so­nas fue­ron afec­ta­das, con una ta­sa bru­ta de mor­ta­li­dad del 10% y con un im­pac­to dra­má­ti­co en los sis­te­mas de aten­ción de sa­lud y en las eco­no­mías, au­na­do a que el pe­que­ño re­sur­gi­mien­to del SARS a fi­nes de 2003 “des­pués de la reanu­da­ción del mer­ca­do de vi­da sil­ves­tre en el sur de Chi­na y el re­cien­te des­cu­bri­mien­to de un vi­rus muy similar en los mur­cié­la­gos de he­rra­du­ra o mur­cié­la­go SARS-COV, su­gi­rió que el SARS pue­de re­gre­sar si las con­di­cio­nes son ade­cua­das pa­ra la in­tro­duc­ción, mu­ta­ción , am­pli­fi­ca­ción y trans­mi­sión de es­te vi­rus pe­li­gro­so”, da­tos cien­tí­fi­cos que ya sen­ten­cia­ban una pro­ble­má­ti­ca de mag­ni­tu­des ca­tas­tró­fi­cas cu­ya ocu­rren­cia pu­do evi­tar­se con ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les tem­pra­nas y con­tun­den­tes.

Se­gún Ch­ris­tian Wal­zer, ve­te­ri­na­rio je­fe de la Wild­li­fe Con­ser­va­tion So­ciety de Es­ta­dos

Uni­dos, quién fue con­tac­ta­do por Na­tio­nal Geo­grap­hic, “el caos del co­mer­cio per­mi­te la pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des zoo­nó­ti­cas, que se ex­tien­den de ani­ma­les a hu­ma­nos” y los ani­ma­les sal­va­jes “pueden por­tar vi­rus que en un mun­do nor­mal, no en­tra­rían en con­tac­to con los hu­ma­nos. Los por­ta­do­res no es­tán en­fer­mos, sino que sim­ple­men­te son de­pó­si­tos pre­sen­tes”, pe­ro las ac­cio­nes in­dis­cri­mi­na­das del hom­bre, au­men­tan los ries­gos a la ex­po­si­ción.

Tras la ava­lan­cha del coronaviru­s y el ‘des­per­tar’ mun­dial, al­gu­nas ma­ni­fes­ta­cio­nes de la so­cie­dad chi­na contra la ven­ta de ani­ma­les vi­vos se han lle­va­do a ca­bo; co­mo ejem­plo de ello, la cam­pa­ña en la red so­cial Wei­bo, con el hash­tag #Re­ject­ga­me­meat (#Re­cha­za­la­car­ne­de­ca­za), que cap­tó 45 mi­llo­nes de vis­tas se­gún me­dios del gi­gan­te asiá­ti­co.

An­te­ce­den­tes en Asia

Tras la apa­ri­ción del coronaviru­s, el mun­do ha te­ni­do tiem­po de re­cor­dar otras pan­de­mias del pa­sa­do. Mu­cho se ha ha­bla­do del le­tal SARS que in­fec­tó a más de 8,000 per­so­nas en el mun­do y co­bró la vi­da de otras mil en Asia, ini­cian­do en Hong Kong, en­tre 2002 y 2003; pe­ro, con los sín­to­mas del nue­vo coronaviru­s se ha­ce re­le­van­te co­no­cer de otras afec­cio­nes que han na­ci­do en el Orien­te.

El Sín­dro­me Res­pi­ra­to­rio del Medio Orien­te (MERS-COV, por sus si­glas en in­glés) es un ti­po de coronaviru­s que fue de­tec­ta­do ori­gi­nal­men­te en Ara­bia Sau­di­ta en el 2012, se­gún ex­pli­ca la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). En­tre los sín­to­mas que pre­sen­ta es­te vi­rus se en­cuen­tran la tos, la fie­bre y di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria, neu­mo­nía —aun­que no siempre está pre­sen­te—, y pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les co­mo dia­rrea.

El 35% de las per­so­nas in­fec­ta­das por es­te vi­rus han muer­to has­ta la fe­cha. A di­fe­ren­cia del Covid-19, el MERS-COV es un vi­rus que se trans­mi­te de animal a persona, por un con­tac­to re­gu­lar. Tam­bién se pue­de con­ta­giar por el ai­re y la cer­ca­nía de las per­so­nas in­fec­ta­das; de he­cho, el pri­mer bro­te en Co­rea del Sur fue por un pa­sa­je­ro ára­be que lle­gó en un vue­lo y se ex­ten­dió en di­ver­sos hos­pi­ta­les rá­pi­da­men­te.

Aun­que los paí­ses donde se en­con­tra­ron los pri­me­ros casos son Irán, Jor­da­nia, Ku­wait, Lí­bano, Omán, Ca­tar, Ara­bia Sau­dí, Emi­ra­tos Ára­bes y Ye­men, en lua­res co­mo Ar­ge­lia, Aus­tria, Chi­na, Egip­to, Fran­cia, Ale­ma­nia, Gre­cia, Ita­lia, Ma­la­sia, Ho­lan­da, Fi­li­pi­nas, Re­pú­bli­ca de Co­rea, Tú­nez, Reino Uni­do y EE UU. se de­tec­ta­ron in­fec­ta­dos ex­tran­je­ros.

A pe­sar de que el vi­rus es­tu­vo pre­sen­te en estas na­cio­nes, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo la OMS o el Cen­tro de Prevención y Con­trol de En­fer­me­da­des (CDC) no des­acon­se­ja­ban vi­si­tar­las.

Aler­ta

Des­de 2015, la OMS lle­va a ca­bo una lis­ta de ‘en­fer­me­da­des prio­ri­ta­rias’ que po­drían oca­sio­nar una epi­de­mia da­do que los mé­di­cos no cuen­tan con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios —va­cu­nas o fár­ma­cos—, pa­ra com­ba­tir su pro­pa­ga­ción.

En­tre estas es­tán el vi­rus Ni­pah, iden­ti­fi­ca­do en un pue­blo de su mis­mo nom­bre en Ma­la­sia en 1998. Su trans­mi­sión se debe a los mur­cié­la­gos fru­gí­vo­ros que muer­den al ga­na­do y de es­tos se pueden tras­pa­sar a los hu­ma­nos. En el bro­te ini­cial se iden­ti­fi­ca­ron 300 in­fec­ta­dos y más de 100 mu­rie­ron por el vi­rus, cu­yos sín­to­mas son vó­mi­tos, fie­bre y do­lor de ca­be­za y ade­más pue­de pro­du­cir una en­ce­fa­li­tis.

Los cam­bios brus­cos en la vi­da de los po­bla­do­res de Asia tam­bién tienen mu­cho que ver con la apa­ri­ción de estas en­fer­me­da­des. La mi­gra­ción des­de tie­rras ru­ra­les ha­cia zo­nas ur­ba­nas, ha ori­gi­na­do la des­truc­ción de áreas fo­res­ta­les, obli­gan­do a la fau­na a es­ta­ble­cer­se en zo­nas más pró­xi­mas al ser humano y a es­ta­ble­cer in­clu­so, con­tac­to con ani­ma­les do­més­ti­cos, así lo ex­pli­có Su­resh V. Ku­chi­pu­di, virólogo y di­rec­tor aso­cia­do del La­bo­ra­to­rio de Diag­nós­ti­co de Ani­ma­les de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Pensilvani­a, a la

BBC.

Aun­que estas en­fer­me­da­des no al­can­za­ron a pro­pa­gar­se co­mo el Covid-19, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de la sa­lud han he­cho hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad res­pe­tar las medidas de sanidad pa­ra evi­tar even­tos de mayor es­ca­la que pon­gan en ries­go la vi­da hu­ma­na.

Aun­que du­ran­te el bro­te de SARS (2003), las au­to­ri­da­des ve­ta­ron la co­mer­cia­li­za­ción de ci­ve­tas, seis me­ses des­pués, le­van­ta­ron la prohi­bi­ción per­mi­tien­do que los cen­tros de cría con­ti­nua­ran con la ac­ti­vi­dad. Por aho­ra, co­mo so­cie­dad, res­ta cla­var la mi­ra­da en las pró­xi­mas ac­cio­nes que el gobierno de la po­ten­cia asiá­ti­ca pue­da to­mar, co­mo re­sul­ta­do de la presión so­cial. ¿Adop­ta­rá prohi­bi­cio­nes per­ma­nen­tes?

Pi­xa­bay Se cree que el coronaviru­s se ori­gi­nó en un mer­ca­do de Wuhan que ven­día ma­ris­cos y car­ne de ani­ma­les sal­va­jes. Aun­que du­ran­te el bro­te de SARS (2003), las au­to­ri­da­des prohi­bie­ron la ven­ta de ci­ve­tas, seis me­ses des­pués, le­van­tó la prohi­bi­ción y per­mi­tió que los cen­tros de cría con­ti­nua­ran con la ac­ti­vi­dad.

Pi­xa­bay La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha ex­hor­ta­do al gobierno chino a prohi­bir la ven­ta de fau­na sil­ves­tre en los mer­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.