La gran pan­ta­lla des­pués del coronaviru­s

La Estrella de Panamá - - Portada - Rai­ner Tu­ñón C. co­la­bo­ra­do­[email protected]­tre­lla.com.pa

De­bi­do a la pa­ra­li­za­ción de es­tre­nos por la cri­sis del Covid-19, aho­ra la in­dus­tria del sép­ti­mo arte de­be­rá com­pe­tir con pla­ta­for­mas de ‘strea­ming’ . El con­su­mi­dor se acos­tum­bra­rá más a que­dar­se en ca­sa. Po­drá ver un es­treno por un pre­cio más al­to, pe­ro con la al­ter­na­ti­va de la co­mo­di­dad del ho­gar

Mien­tras tan­to, Chi­na está en el pe­rio­do de reaper­tu­ra de sa­las de ci­ne ini­cian­do con re­es­tre­nos, co­mo en el ca­so de la fran­qui­cia de Harry Pot­ter, las cua­tro pe­lí­cu­las de Los Ven­ga­do­res o los ta­qui­lla­zos chi­nos Wolf Wa­rrior, con su se­cue­la, y The Wan­de­ring Earth

De­bi­do a la pa­ra­li­za­ción de es­tre­nos por las cri­sis del Covid-19, aho­ra la in­dus­tria del sép­ti­mo arte de­be­rá com­pe­tir con pla­ta­for­mas de ‘strea­ming’ . El con­su­mi­dor, se acos­tum­bra­rá más a que­dar­se en ca­sa, de pron­to po­drá ver un es­treno por un pre­cio más al­to, pe­ro con la al­ter­na­ti­va del ho­gar

To­da cri­sis ge­ne­ra opor­tu­ni­da­des y en la in­dus­tria del ci­ne esas en­cru­ci­ja­das de la gran pan­ta­lla se tras­la­da­rán pron­to al for­ma­to de ci­ne ca­se­ro co­mo parte de las medidas ex­tre­mas an­te la cri­sis pan­dé­mi­ca que se vi­ve en to­do el mun­do. Si des­de los años ochen­ta se hi­zo muy po­pu­lar el sistema de ven­ta­nas de dis­tri­bu­ción de pe­lí­cu­las pa­ra que su ci­clo de es­treno no com­pi­tie­ra en di­fe­ren­tes ca­na­les, llá­me­se te­le­vi­sión por ca­ble, al­qui­ler o com­pra en ví­deo (que años más tarde mi­gró a DVD y Blu ray) y lue­go te­le­vi­sión abier­ta; aho­ra con los for­ma­tos de Video en De­mand y pla­ta­for­mas de strea­ming, la in­dus­tria ha te­ni­do que rein­ven­tar­se pa­ra que el cir­cui­to de ci­ne mains­tream pue­da sa­car al­go de ga­nan­cia, pues las sa­las de ci­ne en el mun­do pa­sa­ron del 50% de ocu­pa­ción al ce­ro por cien­to de­bi­do al Covid-19.

Re­cor­de­mos que ha­ce tan so­lo unos me­ses, gi­gan­tes co­mo Net­flix (que cre­ció con el mi­to de que Reed Has­tings era un clien­te que de­bía 40 dó­la­res por re­car­gos al al­qui­lar Apo­llo 13, de Ron Ho­ward y can­sa­do de ese sistema ini­ció es­te re­vo­lu­cio­na­rio cam­bio de pa­ra­dig­ma), pa­só a ser vis­to co­mo la ove­ja ne­gra de la fa­mi­lia por­que ha­cía se­ries y pe­lí­cu­las ori­gi­na­les que com­pe­tían en fes­ti­va­les y pre­mia­cio­nes, no res­pe­ta­ba el ci­clo de dis­tri­bu­ción y pa­ra col­mo de ma­les, ofre­cía ba­jos pre­cios por un ca­tá­lo­go de ci­ne de to­das par­tes del mun­do.

Unos días atrás, el pro­duc­tor es­ta­dou­ni­den­se Ja­son Blum, co­no­ci­do por sus pe­lí­cu­las de sus­pen­so co­mo Hu­ye y El Hom­bre In­vi­si­ble, co­men­tó al medio The Daily

Wire que “el tiem­po de es­pe­ra en­tre el es­treno en ci­nes y el es­treno di­gi­tal de las pe­lí­cu­las va a dis­mi­nuir aún más de lo que ya lo hi­zo du­ran­te la cua­ren­te­na”. Se co­no­ce que exis­te un tiem­po pro­me­dio de cua­tro me­ses pa­ra que una película de es­treno pa­se ha­cia for­ma­tos ca­se­ros, res­pon­dien­do a la in­te­rro­gan­te de siempre so­bre el por qué sis­te­mas co­mo te­le­vi­sión por ca­ble y ser­vi­cios co­mo Net­flix no es­tre­nan similar a las sa­las de ci­ne. Aho­ra, la in­dus­tria de­be­rá com­pe­tir con Ama­zon, Movistar, ca­na­les de TV por ca­ble, You­tu­be o

Ap­ple, que in­clu­so producen sus pro­pios con­te­ni­dos, muy pro­ba­ble­men­te con pe­lí­cu­las cu­yo com­por­ta­mien­to en ta­qui­lla en sus pri­me­ras se­ma­nas de es­treno de­cai­ga en la bo­le­te­ría tra­di­cio­nal.

En es­ta lí­nea, el con­su­mi­dor, se acos­tum­bra­rá más a que­dar­se en ca­sa, de pron­to po­drá ver un gran es­treno por un pre­cio más al­to, pe­ro con la al­ter­na­ti­va de per­ma­ne­cer en el ho­gar pa­ra ver con la mayor ca­li­dad po­si­ble su película fa­vo­ri­ta.

En el for­ma­to de re­trans­mi­sión en di­rec­to o strea­ming, que no es más que la dis­tri­bu­ción de con­te­ni­do multimedia pa­ra que los clien­tes pue­dan ver o des­car­gar sus pe­lí­cu­las, do­cu­men­ta­les o se­ries fa­vo­ri­tas des­de la ca­sa gra­cias a que aho­ra exis­te con­tra­ta­ción su­fi­cien­te de an­cho de ban­da pa­ra que des­de el te­lé­fono en el ho­gar se dis­fru­te a ple­ni­tud de la ex­pe­rien­cia, exis­ten pla­ta­for­mas de pa­go que po­drán ser más o me­nos ami­ga­bles pa­ra la au­dien­cia y con ca­tá­lo­gos más com­ple­tos de con­te­ni­dos, en­tre ellas: HBO, Pri­me Video, Ra­ku­ten TV, Fil­min, Itu­nes, Movistar, Cla­ro o has­ta Goo­gle Play Mo­vies, pe­ro tam­bién hay op­cio­nes gra­tui­tas des­de Eli­tes­tream, Ci­ne­ca­li­dad, Hd­fiull, Gnu­la.nu, Cue­va­na3 o Re­pe­listv, con me­nor ca­li­dad y ries­gos por po­si­bles in­frac­cio­nes a le­yes so­bre de­re­cho de au­tor.

¿Cómo ha res­pon­di­do la in­dus­tria del ci­ne? Una película co­mo Uni­dos (On­ward), con las vo­ces de Ch­ris Pratt y Tom Ho­lland, ha re­pre­sen­ta­do la peor re­cau­da­ción en 20 años de Dis­ney/pi­xar. Es­ta­rá dis­po­ni­ble pa­ra ser des­car­ga­da por Internet a un pre­cio de unos 20 dó­la­res, des­de el próximo 3 de abril des­de la pla­ta­for­ma de strea­ming Dis­ney+.

Se­gún se dio a co­no­cer,

Fro­zen II tam­bién tie­ne es­treno próximo des­es­ti­man­do el tiem­po del ci­clo tra­di­cio­nal de pa­so ha­cia otro for­ma­to. La re­pen­ti­na de­ci­sión ha abier­to la puer­ta pa­ra que una can­ti­dad de fil­mes que ne­ce­si­tan ser co­no­ci­dos por su afi­ción, ten­gan en las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les una ven­ta­na de dis­tri­bu­ción nue­va que ha­ga que lle­guen in­gre­sos.

Mien­tras tan­to, Chi­na está en el pe­rio­do de reaper­tu­ra de sa­las de ci­ne ini­cian­do con re­es­tre­nos, co­mo en el ca­so de la fran­qui­cia de Harry Pot­ter, las cua­tro pe­lí­cu­las de

Los Ven­ga­do­res o los ta­qui­lla­zos chi­nos Wolf Wa­rrior, con su se­cue­la, y The Wan­de­ring Earth. Sin em­bar­go, los es­pe­ra­dos block­bus­ters de la tem­po­ra­da han te­ni­do que mo­ver sus es­tre­nos pa­ra me­ses fue­ra de la cua­ren­te­na im­pues­ta en los paí­ses del mun­do, co­mo en el ca­so de Un lu­gar en si­len­cio 2, Mu­lán, Rá­pi­dos y Fu­rio­sos 9, La Mu­jer Ma­ra­vi­lla, la úl­ti­ma de Ja­mes Bond ti­tu­la­da

No ti­me to die, Trolls 2, la nue­va de Bob Es­pon­ja, los

Nue­vos Mu­tan­tes y la se­cue­la de Peter Rab­bit.

An­te es­ta si­tua­ción, el pú­bli­co cambiará sus há­bi­tos y la in­dus­tria ten­drá que ha­cer una for­za­da re­in­ge­nie­ría que los lle­ve a con­si­de­rar to­das las op­cio­nes que per­mi­tan que se man­ten­ga el ci­ne co­mo la ac­ti­vi­dad fa­vo­ri­ta y co­ti­dia­na en el mun­do.

Per­so­nas ca­mi­nan fren­te a un ci­ne ce­rra­do, en Lei­ces­ter Squa­re, en el cen­tro de Lon­dres, Reino Uni­do. Xihua

Xin­hua Go­bier­nos del mun­do or­de­na­ron que los lu­ga­res no esen­cia­les en el país ce­rra­ran pa­ra dis­mi­nuir la pro­pa­ga­ción de COVID-19.

Net­flix ha re­vo­lu­cio­na­do Shut­ters­tock la historia de las pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.