Sin rui­do: por el dis­fru­te de una ciu­dad ame­na

En la reali­dad ac­tual hay ma­yor si­len­cio. Sin em­bar­go, es­te es in­te­rrum­pi­do con cier­ta fre­cuen­cia por ca­mio­nes que sue­nan la bo­ci­na, vehícu­los de re­co­lec­ción, mo­to­ci­cle­tas es­can­da­lo­sas y mú­si­ca

La Estrella de Panamá - - Portada - Rodrigo Guar­dia co­la­bo­ra­do­res@laes­tre­lla.com.pa

En cual­quier ur­be, el rui­do es par­te del eco­sis­te­ma y aun­que a ve­ces re­sul­te es­ti­mu­lan­te, pue­de te­ner un im­pac­to ne­ga­ti­vo en la sa­lud, así co­mo en el bie­nes­tar. En Pa­na­má exis­ten por ley pe­na­li­da­des por ex­ce­so de rui­do, pe­ro, ¿co­no­ce­mos de al­gún ca­so en que se ha­ya mul­ta­do a al­guien por ello?

Ha­blar de ciu­da­des no so­lo trae a la men­te imá­ge­nes, tam­bién so­ni­dos ca­rac­te­rís­ti­cos, que cam­bian se­gún va­rian­tes fí­si­cas y el con­tex­to so­cial y cul­tu­ral.

Es de es­pe­rar­se cier­to gra­do de bu­lli­cio con el tro­pel de una ciu­dad y es­to es par­te de su ca­rác­ter es­ti­mu­lan­te. Pe­ro, si se ex­ce­den cier­tos ni­ve­les de rui­do, es­te pue­de ser per­ju­di­cial.

Así co­mo mu­chos otros as­pec­tos de la vi­da en la ciu­dad, el so­ni­do o rui­do en ella tie­ne im­pac­to so­bre la sa­lud, así co­mo en el bie­nes­tar en con­di­cio­nes fí­si­cas y sub­je­ti­vas. El can­to de las aves o el ru­mor de la ca­lle re­sul­tan es­ti­mu­lan­tes, pe­ro el rui­do sos­te­ni­do o im­pre­de­ci­ble nos pue­de cau­sar ten­sión, per­tur­bar el sue­ño, e in­clu­so da­ñar nues­tro sen­ti­do del oí­do.

Sa­lud au­di­ti­va

Los pro­ble­mas de au­di­ción son di­fí­ci­les de de­tec­tar, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do se ori­gi­nan en el na­ci­mien­to o la ni­ñez. Mu­chas ve­ces, aun cuan­do se tra­te de una dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va mar­ca­da, no se lo­gra de­tec­tar tem­prano y eso sue­le con­lle­var di­fi­cul­ta­des pa­ra el apren­di­za­je.

A ve­ces se pre­sen­tan per­cep­cio­nes equi­vo­ca­das so­bre las ca­pa­ci­da­des de los ni­ños. Tam­bién es di­fí­cil co­no­cer el im­pac­to que tie­ne so­bre nues­tra sa­lud y el pai­sa­je de so­ni­dos de la ciu­dad. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ti­ma que 1,100 mi­llo­nes de jó­ve­nes en el mun­do pue­den es­tar en ries­go de su­frir pér­di­da de au­di­ción de­bi­do a prác­ti­cas no­ci­vas.

En­tre es­tas es­tán el uso de re­pro­duc­to­res de mú­si­ca con au­dí­fo­nos en vo­lu­men ex­ce­si­vo y la ex­po­si­ción a al­tos ni­ve­les de rui­do en clu­bes, dis­co­te­cas y ba­res.

La pér­di­da de au­di­ción en­tre ado­les­cen­tes pa­só de 3.5% en 1994 a 5.3% en 2006. La pér­di­da de au­di­ción que nos pro­vo­ca el rui­do es irre­ver­si­ble.

El rui­do se mi­de en de­ci­be­les y al con­si­de­rar el rui­do am­bien­tal se to­man en cuen­ta medidas co­mo los de­ci­be­les pon­de­ra­dos A (DBA) que se con­cen­tran en fre­cuen­cias me­dias, des­car­tan­do aque­llas muy ba­jas o al­tas, que son me­nos per­cep­ti­bles al oí­do hu­mano.

Se con­si­de­ra que los am­bien­tes con so­ni­dos de has­ta 70 DBA, son se­gu­ros, y que los rui­dos por en­ci­ma de 85 DBA pue­den cau­sar pér­di­da de au­di­ción. Pa­ra pro­te­ger a la ma­yo­ría de las per­so­nas, el ni­vel del so­ni­do en bal­co­nes o te­rra­zas ex­te­rio­res no de­be ex­ce­der 55 db Laeq o de­ci­be­lios de ni­vel equi­va­len­te continuo.

Mien­tras más fuer­te es el ni­vel de rui­do, más rá­pi­da­men­te cau­sa da­ño. Se­gún un grá­fi­co del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad Au­di­ti­va y otros Des­ór­de­nes de Co­mu­ni­ca­ción, de Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do se ex­ce­de el um­bral de 85 DBA, co­mo pue­de ocu­rrir en un ci­ne o con una po­da­do­ra de gra­ma, se pue­den pro­du­cir da­ños en ocho ho­ras. Sin em­bar­go, en 14 mi­nu­tos a 100 DBA, que pue­den pro­du­cir­se en even­tos de­por­ti­vos, con­cier­tos, o has­ta con au­dí­fo­nos, tam­bién se pue­de lle­gar a las­ti­mar los oí­dos.

En ape­nas dos mi­nu­tos, la si­re­na de una am­bu­lan­cia o los fue­gos ar­ti­fi­cia­les tam­bién nos pue­den cau­sar pér­di­da de au­di­ción. Otras fuen­tes de rui­dos al­tos son avio­nes, tre­nes, vehícu­los sin si­len­cia­dor, o peor, con ‘tro­ne­ras’. El so­nar de las bo­ci­nas o ‘pitos’ de au­tos y ca­mio­nes. La pér­di­da de au­di­ción pue­de dar­se gra­dual­men­te, es pre­ve­ni­ble y, co­mo se di­jo an­tes, es per­ma­nen­te.

El so­ni­do de Pa­na­má

En Pa­na­má es fre­cuen­te que los cho­fe­res de au­tos, mo­tos, ca­mio­nes o bu­ses sue­nen las bo­ci­nas sin es­tar en pe­li­gro de ac­ci­den­te.

En los gru­pos de aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les es muy fre­cuen­te es­cu­char que­jas so­bre mú­si­ca es­tri­den­te, sea de fies­ta o re­li­gio­sa.

Por las ca­lles pa­san ven­de­do­res de ve­ge­ta­les y cha­ta­rre­ros anun­cián­do­se con me­gá­fo­nos. Se de­mar­can zo­nas hos­pi­ta­la­rias, es­co­la­res y re­si­den­cia­les con se­ña­les que exi­gen no so­nar la bo­ci­na, y es­tas son ig­no­ra­das por el público en ge­ne­ral.

So­bre los bu­ses ‘dia­blo ro­jos’, los ‘pi­ra­tas’ y las ‘chi­vas’ o trans­por­te in­ter­ur­bano, se ha re­por­ta­do por años que lle­van mú­si­ca de­ma­sia­do al­ta, con­de­nan­do a quie­nes no tie­nen ac­ce­so a vehícu­los de trans­por­te más for­ma­les –co­mo el Me­tro o me­tro­bús– a ex­po­ner­se a mo­les­tias, ten­sión y has­ta da­ños a su au­di­ción.

Se han pu­bli­ca­do in­ves­ti­ga­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Pa­na­má y la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Pa­na­má en los que se en­cuen­tra que en nues­tro país se ex­ce­den los ni­ve­les de so­ni­do re­co­men­da­dos por la OMS.

Es­tos al­tos ni­ve­les de rui­do se en­cuen­tran en dis­tin­tas zo­nas de la ciu­dad, aun en aque­llas don­de hay hos­pi­ta­les, uni­ver­si­da­des, es­cue­las, igle­sias y zo­nas re­si­den­cia­les.

En la reali­dad ac­tual, hay ma­yor si­len­cio. Sin em­bar­go, es­te es in­te­rrum­pi­do con cier­ta fre­cuen­cia por ca­mio­nes cu­yos con­duc­to­res sue­nan la bo­ci­na, vehícu­los de re­co­lec­ción, mo­to­ci­cle­tas rui­do­sas y mú­si­ca, en­tre otros.

Oír es vi­vir

La Fun­da­ción Oír es Vi­vir (FOEV) na­ce en Pa­na­má en 2008 y de­di­ca sus es­fuer­zos a pre­ve­nir y de­tec­tar la dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, par­ti­cu­lar­men­te en la tem­pra­na ni­ñez. Tam­bién ca­na­li­za do­na­cio­nes, re­cur­sos y coor­di­na­ción pa­ra ayu­dar a fa­mi­lias por me­dio de exá­me­nes de ta­mi­za­je au­di­ti­vo y apo­yo pa­ra diag­nós­ti­cos cuan­do es ne­ce­sa­rio. Lo ha­cen con ac­cio­nes de con­cien­cia­ción y edu­ca­ción. Han li­de­ra­do, des­de 2012, la cam­pa­ña #So­lo1mi­nu­to pa­ra res­pal­dar el Día In­ter­na­cio­nal de Con­cien­cia So­bre el Rui­do en nue­ve oca­sio­nes.

Es­ta cam­pa­ña na­ce del Cen­ter for Hea­ring and Com­mu­ni­ca­tions ha­ce 25 años y se con­me­mo­ra ha­cien­do un mi­nu­to de si­len­cio de 2:15 p.m. a 2:16 p.m. de la ho­ra lo­cal en ca­da lu­gar, el úl­ti­mo miér­co­les de abril ca­da año. La edi­ción más re­cien­te fue el pa­sa­do 29 de abril. Por dos años han rea­li­za­do con mu­cho éxi­to una subas­ta de ar­te, con obras de dis­tin­gui­dos ar­tis­tas na­cio­na­les. Es­te año la ha­rán por me­dio de una pla­ta­for­ma digital.

Tu­ve una reunión vir­tual con Gio­van­na Tron­co­so y Mi­le­na Or­fi­la, pre­si­den­ta y te­so­re­ra de FOEV, res­pec­ti­va­men­te, quie­nes me orien­ta­ron y brin­da­ron in­for­ma­ción pa­ra es­te es­cri­to.

Pa­ra co­no­cer más so­bre los re­cur­sos in­for­ma­ti­vos, ac­ti­vi­da­des y pro­gra­mas de la fun­da­ción es pre­ci­so con­sul­tar su pá­gi­na web. Allí se pue­de in­for­mar so­bre có­mo par­ti­ci­par en al­gu­na de sus ac­ti­vi­da­des, ya sea que us­ted las pue­da apo­yar o ne­ce­si­te al­gu­na orien­ta­ción o ayu­da.

¿Qué ha­cer?

Co­mo in­di­vi­duos, las prin­ci­pa­les ac­cio­nes que po­de­mos lle­var a ca­bo pa­ra cui­dar nues­tra sa­lud au­di­ti­va y la de nues­tra fa­mi­lia son: con­tro­lar el vo­lu­men de nues­tros au­dí­fo­nos y los de nues­tros hi­jos; ale­jar­nos del rui­do y usar ta­po­nes de oí­do, u ore­je­ras, cuan­do sa­be­mos que es­ta­re­mos ex­pues­tos.

El can­to de las aves o el ru­mor de la ca­lle re­sul­tan es­ti­mu­lan­tes, pe­ro el rui­do sos­te­ni­do o im­pre­de­ci­ble nos pue­de cau­sar ten­sión, per­tur­bar el sue­ño, e in­clu­so da­ñar nues­tro sen­ti­do del oí­do”.

Co­mo ciu­da­da­nos, de­be­mos apo­yar pa­ra que, co­mo en otros paí­ses, el ta­mi­za­je au­di­ti­vo se reali­ce a to­da la po­bla­ción en la ni­ñez tem­pra­na y sin cos­to.

Tam­bién se de­be con­cien­ciar ac­ti­va­men­te so­bre la im­por­tan­cia de iden­ti­fi­car los lu­ga­res don­de hay rui­do ex­ce­si­vo pa­ra evi­tar­los o pro­te­ger­se.

Se de­be es­tu­diar y di­se­ñar me­ca­nis­mos pa­ra ha­bi­li­tar a las au­to­ri­da­des de sa­lud a rea­li­zar mo­ni­to­reos de ni­ve­les de rui­do. Y se de­be apo­yar una agen­da de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca so­bre ni­ve­les de rui­do.

Por otra par­te, es im­por­tan­te sen­si­bi­li­zar y ca­pa­ci­tar a la fuer­za po­li­cial y de trán­si­to de ma­ne­ra que co­noz­can las reali­da­des del tema y pue­dan de­tec­tar a quie­nes so­bre­pa­san con sus mo­to­res y equi­pos de so­ni­do los ni­ve­les per­mi­ti­dos de rui­do en sus vehícu­los pri­va­dos, de trans­por­te se­lec­ti­vo, co­lec­ti­vo y mo­to­ci­clis­tas.

En Pa­na­má exis­ten por ley pe­na­li­da­des por ex­ce­so de rui­do, pe­ro, ¿co­no­ce­mos de al­gún ca­so en que se ha­ya mul­ta­do a al­guien por ello?

Rodrigo Guar­dia

En Pa­na­má es fre­cuen­te que los cho­fe­res de au­tos, mo­tos, ca­mio­nes o bu­ses sue­nen las bo­ci­nas sin es­tar en pe­li­gro de ac­ci­den­te.

Rodrigo Guar­dia

Mien­tras más fuer­te es el ni­vel de rui­do, más rá­pi­da­men­te cau­sa da­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.