Arrai­go, iden­ti­dad y amor a la pa­tria

En pa­la­bras de la fi­ló­so­fa, Pa­na­má es el país de “otros”: la­dro­nes, pi­ra­tas, bu­ca­ne­ros, co­rrup­tos, mi­li­ta­res de la dic­ta­du­ra ‘que un día so­ña­ron con nues­tros te­so­ros en no­ches ca­lla­das’.

La Estrella de Panamá - - Portada - Nu­bia Apa­ri­cio co­la­bo­ra­do­res@laes­tre­lla.com.pa

Edi­lia Ca­mar­go, quien ejer­ce el se­cre­ta­ria­do eje­cu­ti­vo de la Red Con­ti­nen­tal de Per­so­nas Mayores de Amé­ri­ca La­ti­na y el Caribe, re­co­no­ce en el víncu­lo con Pa­na­má, el com­bus­ti­ble de su tra­ba­jo

De ni­ña, Edi­lia Ca­mar­go vi­vió en un lu­gar co­no­ci­do co­mo Pa­ja, hoy Nuevo Em­pe­ra­dor, fun­da­do el 2 de enero de 1910, tiem­po en el que en­fren­tó las pri­me­ras dis­cri­mi­na­cio­nes. El si­tio hoy cuen­ta con una po­bla­ción de unos 3 mil 187 ha­bi­tan­tes, mu­chí­si­mo me­nor que la que lle­gó a te­ner, ca­si el do­ble. Se tra­ta de una his­to­ria com­pen­dia­da de ex­pul­sio­nes, exi­lios, des­pla­za­mien­tos de obre­ros sil­ver ro­llers de la en­ton­ces Zo­na del Ca­nal, ma­yo­ri­ta­ria­men­te es­pa­ño­les, co­lom­bia­nos, pa­na­me­ños y uno que otro puer­to­rri­que­ño, an­ti­llano y mar­ti­ni­que­ño.

Los po­cos da­tos re­co­gi­dos ha­blan de sil­ver ro­llers del ter­cer or­den de la di­vi­sión ad­mi­nis­tra­ti­va del Ca­nal y una sub­di­vi­sión, in­clu­so. Pro­ce­dían del des­man­te­la­mien­to por la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se del Ca­nal de la ciu­dad de Em­pe­ra­dor, dis­tri­to fun­da­do en el de­par­ta­men­to co­lom­biano de Pa­na­má, lue­go pro­vin­cia de Pa­na­má, por Ley 46 de 1882. Lle­gó a te­ner 5 mil 740 ha­bi­tan­tes y la mo­ne­da que cir­cu­la­ba era el pe­so co­lom­biano, has­ta 1903.

Las tie­rras de Ma­quen­que y Ca­ra­ba­lí, es­ce­na­rio des­de don­de apa­re­ce el abue­lo pa­terno de Edi­lia Ca­mar­go, fue­ron ya ex­pe­ri­men­tos tran­si­to­rios de re­con­ver­sión de por­cio­nes pe­que­ñas del sil­ver ro­llers en agri­cul­to­res ba­na­ne­ros, ex­pul­sa­dos más tar­de co­mo to­do el grue­so de los otros, no ne­ce­sa­ria­men­te an­ti­lla­nos, a pa­rir de 1910, ca­si una dé­ca­da an­te­rior a los mo­vi­mien­tos sin­di­ca­lis­tas que se in­ten­tan ar­ti­cu­lar con es­ta otrahis­to­ria de zo­nians no desea­dos. Es­ta­mos en la an­te­sa­la de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918).

Edi­lia apren­dió a con­tar cuen­tos en su pri­me­ra in­fan­cia pa­ra dis­traer a su ma­dre, ex­re­si­den­te “de aden­tro” de San Fe­li­pe y ate­rri­za­da por amor en la fin­ca de su abue­lo, El Se­rrano, la cual que­da­ba más de una ho­ra a pie, des­de Nuevo Em­pe­ra­dor.eran cin­co hec­tá­reas de tie­rras cul­ti­va­das de na­ran­ja­les, ca­fé, ca­ña de azú­car y po­tre­ros, or­gu­llo de su abue­lo, pe­ro in­di­fe­ren­te pa­ra su pa­dre, pues, co­mo di­ce Edi­lia, “no era la su­yo”. Muy so­li­ta­ria siem­pre, Edi­lia apren­dió a ha­blar­le al agua de su que­bra­da, a los pá­ja­ros, a las nu­bes; y a ca­mi­nar en­tre las ro­cas de­trás de las ra­nas y los me­ra­chos. Se ima­gi­na­ba otros mun­dos y se los con­ta­ba a su ma­dre, mez­cla­dos con el Ra­ton­ci­to Pé­rez, pa­ra bo­rrar sus tris­te­zas y llan­tos.

Cuan­do Edi­lia te­nía 3 años, se ce­rró el te­lón de El Se­rrano y se fue­ron a vi­vir en “la ca­sa”, ar­ma­da con los ta­blo­nes de una igle­sia de­mo­li­da du­ran­te las ex­pul­sio­nes fir­ma­das por el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Wi­lliam H. Taft, a par­tir de 1910, ya ca­si al fi­nal de su man­da­to. La ni­ñez y el “des­tino” de Edi­lia fue­ron mo­du­la­dos por ór­de­nes que par­tían de la Ca­sa Blan­ca. Na­die se opu­so, na­die los de­fen­dió y pa­ra co­ro­nar la ce­re­za, sus pa­dres, ex­tran­je­ros en su pro­pia tie­rra y des­pla­za­dos por otras ra­zo­nes, se se­pa­ran. “Ate­rri­za­mos, mis dos her­ma­nos y yo, en aquel pue­blo os­cu­ro, de ex­tran­je­ros tris­tes, ca­za­do­res, agri­cul­to­res for­za­dos, de chu­pa­tas de la sol­da­des­ca, acam­pa­da no muy le­jos, en es­pe­ra de ir a ma­tar”, re­me­mo­ra Edi­lia, al tiem­po que de­ja no­tar en sus ojos, cier­ta me­lan­co­lía.

¿Có­mo pu­dis­te so­bre­po­ner­te an­te los cam­pos mi­na­dos por los que tu­vis­te que pa­sar?

La fuer­za de las pro­pias pa­la­bras es un ar­ma in­creí­ble. Ape­nas su­pe leer me in­tere­sé por la poe­sía, me las apren­día de me­mo­ria, con una ra­pi­dez in­creí­ble, y lue­go los cuen­tos, al­gu­nos crue­les y muy du­ros, co­mo aquel del Me­dio Po­lli­to.

Des­pués de ha­ber he­cho una vi­da pro­fe­sio­nal tan­to tiem­po fue­ra (Fran­cia, Áfri­ca, Es­ta­dos Uni­dos), ¿cuán­to si­gues sien­do pa­na­me­ña?

Nuevo Em­pe­ra­dor es mi pa­tria, esa que se es­cri­be con mi­nús­cu­la. Allí apren­dí a ca­mi­nar, a ha­blar, su­pe de la exis­ten­cia de un Dios y me die­ron una len­gua ma­triz pa­ra apren­der to­das las otras. La abue­la ca­cha­ca no le te­nía gran­de apre­cio a Pa­na­má, ni mi abue­lo. Su ex­pe­rien­cia de sil­ver ro­llers no lo ayu­dó, al con­tra­rio. La otra Pa­tria, la gran­de, que es el mun­do, la fui des­cu­brien­do en los li­bros y lue­go en mi vi­da de fun­cio­na­ria in­ter­na­cio­nal, apá­tri­da, en prin­ci­pio. Mi iden­ti­dad pa­na­me­ña es una fuer­za que me mue­ve, me ali­men­ta. La lle­vo conmigo: mi tie­rra pa­je­ña, mi mar. Cuan­do la co­pa que­da va­cía re­gre­so a lle­nar­la. Es­toy y no es­toy, en­tro y sal­go. No es lo mis­mo ser o no ser.

Eres una ma­ra­to­nis­ta que ha ga­na­do pre­mios en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, ¿cuán­do y por qué na­ció tu afi­ción por co­rrer?

No pue­do de­cir que co­rrer sea una afi­ción. El atletismo es par­te de mi vi­da, mi res­pi­ra­ción. Si la que fue­ra mi fin­ca, El Se­rrano y su tie­rra, sos­tu­vo mis pies pa­ra apren­der a ca­mi­nar, Fran­cia y mis co­le­gas co­rre­do­res del equi­po de atletismo de Unes­co me en­se­ña­ron a co­rrer, ya no tras la pi­la agobiante de pa­pe­les que te­nía que leer pa­ra ha­cer pro­pues­tas con dead­li­nes. Aho­ra co­rro pa­ra sen­tir­me vi­va. Cuan­do mis 3 hi­jos fue­ron vo­lan­do con sus pro­pias alas, era in­so­por­ta­ble el si­len­cio de una ca­sa va­cía.

¿Qué apren­di­za­je de ni­ña aho­ra te re­sul­ta im­pres­cin­di­ble?

No te­ner mie­do. “An­da di­me, dón­de es­tá el mie­do, pre­sén­ta­me­lo, quie­ro co­no­cer­lo”. Emilio Ca­mar­go, mi pa­dre, di­xit.

¿Qué nos ha pa­sa­do?...¿por qué re­ci­bi­mos una ma­la no­ta cuan­do de edu­ca­ción se tra­ta?

Hay una confusión te­rri­ble en­tre los “ges­to­res” po­lí­ti­cos y los téc­ni­cos. Idem en el servicio ex­te­rior y en la cul­tu­ra. ¿Có­mo no van a po­ner­nos ma­las no­tas, cuan­do los “ges­to­res” de la edu­ca­ción­se per­mi­ten ma­ni­pu­lar, mu­ti­lar acuer­dos y de­ci­sio­nes de con­fe­ren­cias gu­ber­na­men­ta­les de Unes­co, y de la Agen­cia Es­pe­cia­li­za­da del Sis­te­ma de la ONU pa­ra Edu­ca­ción, Cien­cia y Cul­tu­ra? Aquí no es la ce­re­za del pas­tel, sino la ha­ri­na mis­ma la que es­pe­ra ser tra­ba­ja­da: pe­que­ña in­fan­cia, ni­ños, ado­les­cen­tes, adul­tos, adul­tos mayores, dis­ca­pa­ci­ta­dos, ori­gi­na­rios, etc. Si la edu­ca­ción es un bien público, tan­to co­mo el co­no­ci­mien­to, no po­de­mos se­guir co­mo si fué­ra­mos apren­di­ces de bru­jas...

En una oca­sión di­jis­te que el pa­na­me­ño le ha ce­di­do su voz a otros, por pe­re­za... ¿po­drías ahon­dar en es­te tema?

Más que pe­re­za en sen­ti­do es­tric­to, te am­plío el tér­mino, muy cer­cano a al­te­ri­dad mez­cla­da con la­si­tud y re­la­jo. Lo di­go co­mo una ac­ti­tud de mi­rar por lo que di­ce el otro. Me re­fie­ro a pe­dir­le a otro que ar­bi­tre en nues­tros asun­tos, por­que sí, por­que no te­ne­mos el va­lor pa­ra ha­cer­lo no­so­tros o, sen­ci­lla­men­te, por­que no nos da la ga­na. Es el país de “otros”: la­dro­nes, pi­ra­tas, bu­ca­ne­ros, co­rrup­tos, mi­li­ta­res de la dic­ta­du­ra‘ que un día so­ña­ron con nues­tros te­so­ros en no­ches ca­lla­das’. Com­pá­ra­lo con las mu­je­res de Cúa, de Er­nes­to Car­de­nal, o con los

“ca­lla­dos au­sen­tes”, en “me­lan­co­lía”, de Pa­blo Ne­ru­da.

Edi­lia, tie­nes mu­chas fa­ce­tas. Ha­ble­mos aho­ra so­bre tu afi­ción por la es­cri­tu­ra. ¿Siem­pre sen­tis­te ese ta­len­to en ti?, ¿cuán­do lo des­cu­bris­te?, ¿hay al­gún mo­men­to especial?

Le es­cu­ché afir­mar a Re­né Des­pes­tres, el poe­ta hai­tiano, el día de su ju­bi­la­ción, que no desea­ba re­gre­sar a su país por te­mor a en­fren­tar­se con su in­fan­cia, y que se se­ca­ra el río de su ins­pi­ra­ción. Al re­gre­sar acá, lue­go de 20 años fue­ra del país, lo pri­me­ro que hi­ce fue to­mar el ca­mino de El Se­rrano pa­ra vol­ver a ver mi fin­ca, ese lu­gar don­de apren­dí a ha­blar y a ca­mi­nar. Al ver­la, re­cor­dé, llo­ran­do, los ver­sos de Ame­lia De­nis de Ica­za. Aque­llo se hun­dió en el “abis­mo del no ser”: mon­te pu­ro, ni hue­llas de aque­lla jo­ya de na­ran­ja­les, or­gu­llo de mi abue­lo. Me sen­tí mu­ti­la­da, hu­mi­lla­da, huér­fa­na, de ver­dad. Sin em­bar­go, no he de­ja­do de es­cri­bir...lo he he­cho des­de siem­pre.

Las es­ta­dís­ti­cas del con­ta­gio en Pa­na­má del Co­vid-19 ya van por más de 10 mil, en­tre to­das las ca­pas de la po­bla­ción, ¿có­mo ex­pli­car que la adul­tez en sus ca­te­go­rías más al­tas, es de­cir, de 60 pa­ra arri­ba, no sien­do mo­tor del con­ta­gio, car­gue con el ma­yor nú­me­ro de muer­tos, ca­si un 75%?

Pa­na­má le car­ga to­do al coronaviru­s, in­clu­yen­do las muer­tes por en­fer­me­da­des sub­ya­cen­tes. Es cier­to que quie­nes tie­nen más de 60 años arrastran esas en­fer­me­da­des sub­ya­cen­tes. Los gol­pea­la cri­sis pro­du­ci­da por el vi­rus con un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co no “en­ve­je­ci­do”, sino po­bre y de­bi­li­ta­do. No po­drán dar la pe­lea con sus pro­pios an­ti­cuer­pos... mo­ri­rán. Los de­por­tis­tas y atle­tas de más de 60 años, de al­to ren­di­mien­to, con la pro­duc­ción de en­do­mor­fi­nas, controlan sus ta­sas de co­les­te­rol malo, al igual que tri­gli­cé­ri­dos, sin con­tar el man­te­ner la pre­sión san­guí­nea en ni­ve­les desea­bles pa­ra cual­quier se­den­ta­rio. Es, pues, una de­ci­sión de vi­da pe­lear por tu sa­lud a cual­quier edad, o acep­tar la en­fer­me­dad y la muer­te co­mo un “des­tino”... ¡Ab­sur­do!

¿Se­gui­rás co­rrien­do?

Has­ta sol­tar el úl­ti­mo alien­to que me re­ga­le la vi­da. “No ol­vi­den, hi­jos, la vi­da es be­lla...”

Mi iden­ti­dad pa­na­me­ña es una fuer­za que me mue­ve, me ali­men­ta. La lle­vo conmigo: mi tie­rra pa­je­ña, mi mar. Cuan­do la co­pa que­da va­cía re­gre­so a lle­nar­la. Es­toy y no es­toy, en­tro y sal­go. No es lo mis­mo ser o no ser”.

Cedida

Ca­mar­go fue ca­te­drá­ti­ca ti­tu­lar en la Uni­ver­si­dad de Pa­na­má Unes­co. y fun­cio­na­ria de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.