El or­den de la eco­no­mía sin un ban­co cen­tral

Sien­do el bal­boa ni­ve­la­do per­ma­nen­te­men­te al va­lor del dó­lar es­ta­dou­ni­den­se, la exis­ten­cia de un ban­co cen­tral, que es el res­pon­sa­ble de con­tro­lar la ofer­ta mo­ne­ta­ria en una eco­no­mía, re­sul­tó in­ne­ce­sa­ria

La Estrella de Panamá - - Portada - Rek­ha Chan­di­ra­ma­ni rchan­di­ra­ma­ni@laes­tre­lla.com.pa

La exis­ten­cia de un ban­co cen­tral, que es el res­pon­sa­ble de con­tro­lar la ofer­ta mo­ne­ta­ria en una eco­no­mía, ¿es in­ne­ce­sa­ria? Pa­na­má ca­re­ce de ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca cam­bia­ria y mo­ne­ta­ria pa­ra en­fren­tar cri­sis eco­nó­mi­cas. So­bre es­ta ma­te­ria ha­blan los ex­per­tos

Co­mo par­te del lla­ma­do ‘plan del día des­pués’, el Go­bierno Na­cio­nal ca­na­li­zó $1,300 mi­llo­nes a tra­vés de la ban­ca lo­cal –ofi­cial y pri­va­da– pa­ra que es­ta los in­yec­te a la eco­no­mía a tra­vés de prés­ta­mos, cu­yas con­di­cio­nes se des­co­no­cen.

Los fon­dos tie­ne su ori­gen en ope­ra­cio­nes que ges­tio­nó el Go­bierno di­rec­ta­men­te en me­dio del es­ta­do de emer­gen­cia de­cre­ta­do por el Eje­cu­ti­vo por el Co­vid-19. In­clu­yen $500 mi­llo­nes en una lí­nea de cré­di­to del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal pa­ra la ban­ca pri­va­da y $800 mi­llo­nes (que ad­mi­nis­tra­rá el Ban­co Na­cio­nal pa­ra prés­ta­mos a la mi­cro, pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa ($150 mi­llo­nes), el sector agro ($150 mi­llo­nes) y otros prés­ta­mos ($500 mi­llo­nes).

El ministro de Eco­no­mía y Fi­nan­zas, Héc­tor Ale­xan­der, jus­ti­fi­có en una con­fe­ren­cia vir­tual la ca­na­li­za­ción de di­chos fon­dos a tra­vés de la ban­ca, por­que “Pa­na­má no cuen­ta con un ban­co cen­tral”.

El eco­no­mis­ta Fe­li­pe Ar­go­te ex­pre­sa lo con­tra­rio. En uno de sus es­cri­tos que com­par­tió en su blog, es­cri­bió que el ar­gu­men­to (de no te­ner un ban­co cen­tral) es in­vá­li­do si se quie­re usar co­mo la ra­zón pa­ra no di­fe­rir la ayu­da es­ta­tal di­rec­ta­men­te a los afec­ta­dos. “Al no te­ner emi­sión es­to se cu­bre con deu­da. Aca­so creen que la emi­sión es gra­tis?”, cues­tio­nó, al tiem­po que cri­ti­có la es­tra­te­gia por­que “no con­tem­pla la de­man­da”, es de­cir, que so­lo se ga­ran­ti­za la ofer­ta de di­ne­ro o prés­ta­mos, pe­ro en un es­ce­na­rio co­mo el ac­tual, ¿qué em­pre­sa­rio pe­di­ría pres­ta­do si sa­be que no ten­drá clien­tes que ase­gu­ren un re­torno?

La de­man­da se hu­bie­se ge­ne­ra­do si el Go­bierno hu­bie­ra trans­fe­ri­do la ayu­da di­rec­ta­men­te a los ce­sa­dos, los em­plea­dos con con­tra­tos sus­pen­di­dos, los in­for­ma­les y los des­em­plea­dos, por­que ellos hu­bie­ran po­di­do se­guir pa­gan­do sus deu­das y la eco­no­mía no se de­te­nía. Des­pués, aña­de Ar­go­te, el Go­bierno de­bía pro­pi­ciar la com­pe­ten­cia en­tre ban­cos pa­ra prés­ta­mos con me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra los in­tere­sa­dos, en vez de fo­men­tar acuer­dos ban­ca­rios que pro­du­cen oli­go­po­lios.

El tam­bién eco­no­mis­ta y pro­fe­sor Juan Jované plan­tea que si bien no hay un ban­co cen­tral, por ley es el Ban­co Na­cio­nal el que cum­ple esas fun­cio­nes, con la úni­ca res­tric­ción de emi­tir pa­pel mo­ne­da. Por tan­to, tam­bién des­car­ta la inexis­ten­cia de un ban­co cen­tral co­mo cau­sa pa­ra ver­ter los fon­dos a tra­vés de la ban­ca. In­clu­so, cues­tio­na los tér­mi­nos de la lí­nea de cré­di­to del FMI: “hay una con­di­cio­na­li­dad del FMI que el Go­bierno no ha acla­ra­do”, ha­cien­do re­fe­ren­cia a los De­re­chos Es­pe­cia­les de Giro (DEG), que es una suer­te de ca­nas­ta de mo­ne­das que uti­li­za el FMI.

Pe­ro, ¿qué ha­ce un ban­co cen­tral y có­mo nos afec­ta no te­ner­lo?

El ar­tícu­lo 261 de la Cons­ti­tu­ción pa­na­me­ña es ex­plí­ci­to: la fa­cul­tad de emi­tir mo­ne­da fi­du­cia­ria de cur­so for­zo­so es del Es­ta­do y no es trans­fe­ri­ble a ban­cos ofi­cia­les o par­ti­cu­la­res de emi­sión. El ar­tícu­lo si­guien­te (el 262) es­ta­ble­ce que “no po­drá ha­ber pa­pel mo­ne­da de cur­so for­zo­so”.

La inexis­ten­cia de un ban­co cen­tral pa­na­me­ño se re­mon­ta al acuer­do mo­ne­ta­rio que fir­mó Pa­na­má con Es­ta­dos Uni­dos el 20 de ju­nio de 1904. Los fir­man­tes fue­ron el se­cre­ta­rio de Gue­rra de Es­ta­dos Uni­dos, Wi­lliam H. Taft, y por Pa­na­má “acep­ta­ron” el

“acuer­do” Ri­car­do Arias y Eu­se­bio A Mo­ra­les, co­mi­sio­na­dos fis­ca­les que re­pre­sen­ta­ron a Pa­na­má. En ese acuer­do, Pa­na­má adop­ta el pa­trón de oro pa­ra la mo­ne­da, dán­do­le al bal­boa pa­na­me­ño siem­pre el mis­mo va­lor que el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro ade­más, que Pa­na­má so­lo po­dría emi­tir mo­ne­das de pla­ta –de­po­si­tan­do el 15% de su va­lor en oro en un ban­co es­ta­dou­ni­den­se– has­ta un to­pe de 3 mi­llo­nes pa­ra re­em­pla­zar el pe­so co­lom­biano que aún cir­cu­la­ba en el país tras la se­pa­ra­ción de Co­lom­bia en 1903.

Sien­do el Go­bierno el úni­co im­por­ta­dor, y sien­do el bal­boa –la mo­ne­da ofi­cial pa­na­me­ña– ni­ve­la­da per­ma­nen­te­men­te al va­lor del dó­lar es­ta­dou­ni­den­se, la exis­ten­cia de un ban­co cen­tral, que es el res­pon­sa­ble de con­tro­lar la ofer­ta mo­ne­ta­ria en una eco­no­mía, re­sul­tó in­ne­ce­sa­ria. Lo más cer­cano a un ban­co cen­tral en Pa­na­má es el Ban­co Na­cio­nal, el ban­co ofi­cial que ma­ne­ja la acu­ña­ción de mo­ne­das en el plano lo­cal, ma­ne­ja las cuen­tas ofi­cia­les y res­pal­da al­gu­nos prés­ta­mos ex­ter­nos.

Pa­ra el su­per­in­ten­den­te ban­ca­rio, Amauri Castillo, la adop­ción del dó­lar jun­to con la po­si­ción geo­grá­fi­ca de Pa­na­má fa­vo­re­ció la crea­ción de un sector de ser­vi­cios abier­to y li­ga­do al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, que re­pre­sen­ta cer­ca del 78% del PIB de la eco­no­mía. El prin­ci­pal be­ne­fi­cio ha si­do la es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, sos­tie­ne. Los cos­tos, en con­tra­par­te, es­tán aso­cia­dos a las po­cas he­rra­mien­tas de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que tie­nen los res­pon­sa­bles de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca, en el ca­so de Pa­na­má, so­lo la po­lí­ti­ca fis­cal, ad­mi­te.

Pa­na­má ca­re­ce de ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca cam­bia­ria y mo­ne­ta­ria pa­ra en­fren­tar cri­sis eco­nó­mi­cas. So­lo cuen­ta con la po­lí­ti­ca fis­cal.

En cuan­to a la in­fla­ción, Castillo ex­pli­có que una ma­yor can­ti­dad de di­ne­ro en la eco­no­mía es­tá aso­cia­da al ma­yor cre­ci­mien­to, pe­ro tam­bién al cre­ci­mien­to de los pre­cios. “Mas in­fla­ción de­te­rio­ra el po­der de com­pra de los agen­tes eco­nó­mi­cos y de­va­lúa el ti­po de cam­bio. Pa­ra lo­grar equi­li­brio se suben las ta­sas de in­te­rés, lo que re­du­ce la can­ti­dad de di­ne­ro y es­to pro­du­ce un efec­to po

Si bien no hay un ban­co cen­tral, por ley es el Ban­co Na­cio­nal el que cum­ple esas fun­cio­nes, con la úni­ca res­tric­ción de emi­tir pa­pel mo­ne­da”

JUAN JOVANÉ ECO­NO­MIS­TA Y EXCANDIDAT­O PRE­SI­DEN­CIAL

Los ban­cos cen­tra­les in­ci­den so­bre to­dos los ma­cro­pre­cios (ti­pos de in­te­rés, ti­pos de cam­bio y la in­fla­ción) de la eco­no­mía, y orien­tan la inversión y el con­su­mo” AMAURI CASTILLO SU­PER­IN­TEN­DEN­TE BAN­CA­RIO DE PA­NA­MÁ

si­ti­vo so­bre los pre­cios (ba­ja in­fla­ción) y apre­cia el ti­po de cam­bio. Pe­ro a su vez re­du­ce el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía”.

Archivo|la

El ar­tícu­lo 262 de la Cons­ti­tu­ción pa­na­me­ña es­ta­ble­ce que no ha­brá pa­pel mo­ne­da de cur­so for­zo­so Es­tre­lla de Pa­na­má

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.