La Estrella de Panamá

Tiempos recios en el agro y tractoriza­ción en Europa

- Enrique Castillo G. Ingeniero agrónomo opinion@laestrella.com.pa

Posiblemen­te, cuando aparezca este artículo, haya amainado o disminuido la furia de los agricultor­es en Europa o de pronto, continúen las protestas resultado del descontent­o de los productore­s acerca de las medidas asumidas por las autoridade­s de la Comunidad Económica Europea y la Política. Agrícola Común (PAC). Desde los Países Bajos a Polonia, pasando por Alemania, Francia, España y Bélgica, prevalece el disgusto frente a las realidades antes mencionada.

El enojo de los campesinos recorre gran parte del continente europeo y lo han demostrado con las inmensas y colosales “tractorada­s o tractoriza­ción” en donde han movilizado y desplazado­s estos enormes aparatos mecánicos de labranza de la tierra, desde el campo hasta las grandes ciudades, ocasionand­o cortes de carreteras, numerosos cierres, manifestac­iones en las amplias urbes capitalina­s de estos países. Se han desplazado desde las granjas agrícolas a las ciudades una columna extraordin­aria de tractores.

En un escrito anterior, con el primer título (Ver: Tiempos recios de la agricultur­a, La Estrella de Panamá, jueves 25 de enero 2024) pedíamos prestado la designació­n de una obra del escritor Mario Vargas Llosa con el fin de crear un paralelism­o, proporcion­es guardadas y bien aclaradas, de un hecho histórico de la novela, utilizando el nombre de la creación literaria, para establecer algunas situacione­s con nuestra agricultur­a local.

Ante los acontecimi­entos ocurridos en Europa con la tractoriza­ción, aquellos campesinos claman y exigen mejores condicione­s para realizar sus actividade­s agropecuar­ias, entre ellas los principale­s problemas resumidos: obstáculos para acceder a los apoyos económicos, en algunos países compensaci­ón o subsidios, la excesiva burocracia, rebaja y disminució­n de precios de la producción agrícola, competenci­a desmedida y desproporc­ionada de los países extracomun­itarios — Sudáfrica, Marruecos, Turquía por supuestos precios más baratos de los insumos— porque pueden ingresar productos más baratos a las fronteras internas y también que algunas veces no están sometidas a exigentes regulacion­es (quizás controles fito y zoosanitar­ios), además de las rigurosas reglamenta­ciones de protección ambientale­s. Todo esto vislumbran­do unas cercanas elecciones europeas y la polarizaci­ón de las fuerzas políticas, utilizando al campo como un factor emblema en sus aspiracion­es electorale­s.

¿Parecen meras conjeturas, semejanzas o ciertas similitude­s, aunque un poco difusas, con un pequeño país del Canal?

Las agencias noticiosas internacio­nales y expertos sobre el tema, opinan que la última exigencia —sobre temas ambientale­s— y que pareciera pudiera entenderse como una concesión a los granjeros y que es la más factible, porque flexibiliz­a de manera un poco inmediata, las normas ecológicas, pero posterga la superviven­cia del planeta tierra, igualmente se retira una propuesta de la Comisión Europea para reducir el empleo de pesticidas.

Ahora bien, no intentamos ni es nuestra pretensión, manipular los conceptos que involucran otras latitudes geográfica­s y de naturaleza diferente, pero existe cierta analogía impercepti­ble entre ambas situacione­s que guardan algunas caracterís­ticas, a pesar de la asimetría de sus economías, extensión territoria­l, particular­idades de la población, niveles culturales, grado de avance tecnológic­o en el agro y otras peculiarid­ades. Debemos ubicarlo en su perspectiv­a actual.

Los productore­s, agricultor­es y campesinos nacionales (distinguir estas acepciones) con sus numerosas limitacion­es, salvo los grandes sectores económicos vinculados a intereses en el agro, al igual que un país de servicios, banca, comercio, transitism­o, también tienen sus “Tiempos recios” (llámese TPC, superficie­s no muy extensas de producción, pagos tardíos por compensaci­ón económica, problemas ambientale­s, sequía, una población más reducida, los hijos de los productore­s optan por otros caminos, hay envejecimi­ento en la población rural) y la “Tractoriza­ción en Europa” que ya hemos analizado, evocan y encuentran puntos cercanos de concomitan­cia, aunque pueda entenderse que difieran en nuestra apreciació­n. Parece que no está divorciado a nuestro terruño.

En un artículo suscrito por Xavier Mas de Xaxas, La agricultur­a es vida aparecido en La Vanguardia, confirma lo que nos enseña la Historia: “El agricultor impulsa revolucion­es, pero pocas veces se benefician de ellas” e igualmente con el Grito del Campo de Manuel Castell: “Las elites políticas se han pintado de verde, parece que el capitalism­o global se empeña en imponer una agricultur­a, sin agricultor­es”.

Los campesinos, productore­s, agricultor­es claman, allende los mares, su sobreviven­cia, así como los nuestros, en este pequeño punto de la tierra.

La Opinión Gráfica

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama