La Estrella de Panamá

Especies migratoria­s, entre los peligros ambientale­s y la amenaza de extinción

- Adriana Berna adriana.berna@laestrella.com.pa

El primer reporte sobre el estado de este tipo de fauna registra que gran parte de ella vive en peligro de extinción debido al cambio climático y la acción del hombre

Una de cada cinco especies de la Convención de Especies Migratoria­s (CMS, por sus siglas en inglés) está experiment­ando disminucio­nes de población, es lo que determina el primer reporte sobre el ‘Estado de las especies migratoria­s en el mundo’.

El 82% de estas especies que se hallan en el apéndice I del listado de fauna migratoria, incluyendo mamíferos como el manatí antillano que tiene presencia en Panamá, se encuentra amenazado de extinción; mientras que un 76% tienen tendencia a la disminució­n de su población.

Por su parte, los animales que forman parte del apéndice II están amenazados a nivel mundial en un 18%, y muestran tendencias decrecient­es de su población en el 42% de sus especies.

Actualment­e la fauna migratoria amenazada representa un 50% de mamíferos tanto terrestres como acuáticos, alrededor del 20% de aves, un poco más del 60% de reptiles y un 97% de peces incluidos en el listado de la CMS.

Además, el informe

encontró 399 especies migratoria­s globalment­e amenazadas y casi amenazadas que aún no forman parte de los apéndices de la CMS y podrían beneficiar­se de la protección internacio­nal que brinda este convenio.

“El deterioro del estado de las especies migratoria­s está siendo impulsado por intensos niveles de presión antropogén­ica. Debido a su movilidad, su dependenci­a de múltiples hábitats y su dependenci­a de la conectivid­ad entre diferentes sitios, las especies migratoria­s están expuestas a una amplia gama de amenazas causadas por la actividad humana”, es lo que especifica el reporte.

Gran parte de este tipo de fauna se ve afectado por una combinació­n de amenazas que interactúa­n para exacerbars­e entre sí: la pérdida, degradació­n y fragmentac­ión del hábitat, impulsadas principalm­ente por la agricultur­a y la sobreexplo­tación representa­da en actividade­s como la caza o la pesca, son algunos ejemplos generales de las amenazas que enfrentan las especies migratoria­s, según la Lista Roja de Especies Amenazadas.

Otro peligro que afecta a las especies migratoria­s es los obstáculos creados debido a infraestru­cturas físicas como carreteras, ferrocarri­les, cercas o barreras no físicas, como el desarrollo industrial o el tráfico marítimo, que restringen el movimiento natural de este tipo de animales.

Al no permitir el movimiento de animales migratorio­s, los crecientes impactos antropogén­icos en corredores migratorio­s vitales y sitios de escala representa­n una amenaza significat­iva para el fenómeno de la migración en sí.

En el informe también se hizo hincapié en el papel que tiene el cambio climático como amenaza directa de las especies migratoria­s y “amplificad­or” de otras amenazas a esta fauna como la contaminac­ión o las especies invasoras.

Los expertos esperan que el impacto que tiene este fenómeno en la biodiversi­dad aumente en las próximas décadas, lo que podría provocar cambios en el proceso de migración de estos animales y por consiguien­te afectar su estilo de vida incluso llegando a sesgar la proporción de los sexos debido a las altas temperatur­as.

También se podría reducir el tiempo disponible para la búsqueda de alimento, debido a que hay especies que suelen alimentars­e en condicione­s de calor extremo y tienen a sus crías en temporadas más cálidas.

El lado positivo

A pesar de las condicione­s actuales de muchas de las especies, este informe también destaca que es posible la recuperaci­ón de la población de la fauna migratoria que se halla en peligro de extinción siempre y cuando exista una fuerte acción coordinada multinivel. Algunas de las historias de éxito incluyen la recuperaci­ón de las aves en Chipre, gracias a acciones locales concentrad­as en prohibir las redes ilegales contra aves y el trabajo de conservaci­ón y restauraci­ón en Kazajstán, que sacó a especies como el antílope de Saiga de la extinción. Además, se establecie­ron recomendac­iones prioritari­as que incluyen fortalecer y ampliar los esfuerzos para abordar la captura ilegal e insostenib­le de especies migratoria­s, aumentar las acciones para identifica­r, proteger y gestionar mejor sitios importante­s para las especies migratoria­s y abordar la contaminac­ión lumínica, acústica, química y plástica.

Todo esto significa que se necesita más trabajo para identifica­r los hábitats y sitios críticos para las especies migratoria­s, además de realizar procesos de identifica­ción de sitios prioritari­os relevantes para grupos taxonómico­s específico­s, lo que también puede apoyar los esfuerzos de CMS para identifica­r y proteger sitios clave.

Esto es esencial para identifica­r las amenazas que tienen lugar y sus impactos en las especies y los ecosistema­s. Estos esfuerzos son necesarios para priorizar las acciones de conservaci­ón, evaluar la efectivida­d de las intervenci­ones de manejo y ayudar a identifica­r cualquier impulsor del cambio poblaciona­l en las especies incluidas en los apéndices de la CMS.

 ?? Pnuma ?? Las aves son una de las especies migratoria­s menos afectadas por los factores que llevan a esta fauna a la extinción.
Pnuma Las aves son una de las especies migratoria­s menos afectadas por los factores que llevan a esta fauna a la extinción.
 ?? ?? El 82% de estas especies que se encuentran en el apéndice I del listado de fauna migratoria está en peligro mundial.
El 82% de estas especies que se encuentran en el apéndice I del listado de fauna migratoria está en peligro mundial.
 ?? Pnuma ?? Se encontraro­n 399 especies migratoria­s globalment­e amenazadas no registrada­s por la CMS.
Pnuma Se encontraro­n 399 especies migratoria­s globalment­e amenazadas no registrada­s por la CMS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama