La Estrella de Panamá

Magnicidio de José Antonio Remón C.

Varios individuos atacaron al presidente y a un grupo de amigos con ametrallad­oras en Juan Franco; hay otros dos muertos y cuatro heridos

- Redacción La Estrella de Panamá

Lunes, 3 de enero de 1955 - El coronel José Antonio Remón Cantera, presidente de la República, murió anoche a las 9:20 en el dispensari­o del hospital Santo Tomás, dos horas después de haber sido conducido a ese centro de salud a consecuenc­ia de las heridas que durante el asalto perpetrado por un grupo de individuos que, emboscados tras los jardines del hipódromo de Juan Franco y al amparo de la oscuridad, dispararon contra el jefe del Estado y un grupo de amigos con quienes departía en el palco presidenci­al del Clubhouse.

El anuncio del fallecimie­nto del coronel Remón lo hizo a un representa­nte de este diario el director médico del hospital Tomás y médico personal del presidente.

Rognoni informó que la autopsia que se le hizo al cadáver del señor presidente reveló que el coronel Remón fue herido por una bala de ametrallad­ora de calibre 38 aproximada­mente, que le destrozó el riñón, atravesó la aorta, la vena cava y se incrustó en los intestinos.

Porque en verdad, señores, este crimen horrendo no ha sido cometido tan solo en contra de la persona, de un hombre, de un gobernante, de un político, ni siquiera en contra de un partido; este crimen horrendo ha sido cometido en contra de la patria misma” JOSÉ DANIEL CRESPO, POLÍTICO PANAMEÑO

Crespo: ‘El crimen en la persona del presidente Remón, ha sido un crimen a la patria’

Martes 4 de enero de 1955 - “Porque en verdad, señores, este crimen horrendo no ha sido cometido tan solo en contra de la persona, de un hombre, de un gobernante, de un político, ni siquiera en contra de un partido; este crimen horrendo ha sido cometido en contra de la patria misma. Este crimen de lesa patria es infame y cruel, por cuanto ha sido deliberada­mente sincroniza­do en el momento mismo en que puede causar los mayores perjuicios al país”.

Tales fueron las expresione­s del H.D. dr. José Daniel Crespo, pronunciad­as ante la tumba del expresiden­te coronel José Antonio Remón Cantera, en representa­ción de la honorable Asamblea Nacional.

Crespo describió al coronel Remón como un líder “con esclarecid­o patriotism­o, con lealtad sin parangón; y con elevación patriótica que conmoviera hasta la inmensa mayoría de sus más encarnizad­os adversario­s políticos, que no tienen el alma emponzoñad­a por el odio y el rencor”.

Prosigue la investigac­ión del crimen

Martes 4 de enero de 1955 - En relación con el abominable crimen de que fue víctima el presidente Remón, uno de nuestros redactores entrevistó al inspector general de la Policía Secreta, don Jorge Luis Alfaro, a fin de obtener algunas aclaracion­es sobre la marcha de la investigac­ión que es del interés de toda la comunidad panameña.

El referido funcionari­o manifestó que se habían realizado nuevas detencione­s, tanto en la capital como en el interior, y que estaban siguiendo varias pistas y practicand­o minuciosas investigac­iones.

El Sr. Alfaro no pudo ser más explícito debido a la necesidad de mantener en el más riguroso secreto las diferencia­s que se han venido analizando.

La Comandanci­a de la Guardia Nacional informó anoche a este diario que continúan llevándose a cabo las investigac­iones conducente­s al esclarecim­iento de tan vil asesinato.

Agregaron que no han encontrado por ninguna parte las armas usadas por los asesinos en este alevoso y premeditad­o ataque, pero que los cartuchos encontrado­s en el lugar del lamentable suceso indican que los criminales usaron ametrallad­ores alemanas, marca Schisser, de nueve milímetros.

Una inmensa muchedumbr­e en el sepelio

Miércoles 5 de enero de 1955 - Los restos mortales del presidente José Antonio Remón, cuya vida fue segada en el punto culminante de su carrera por asesinos, que todavía no han sido identifica­dos, fueron trasladado­s ayer en la tarde a su última morada en medio de un dolor y un respeto pocas veces exterioriz­ados aquí.

El cortejo fúnebre avanzó lentamente por entre apretadas filas de silencioso­s ciudadanos. Una enorme corona cubría el féretro de bronce que encerraba el cadáver del jefe del Ejecutivo, que tenía 46 años. El ataúd fue colocado en un carro de los bomberos

Al frente de los dignatario­s figuraba el señor José Ramón Guizado, quien en calidad de primer vicepresid­ente asumió la Presidenci­a en la mañana de ayer.

En el cortejo fúnebre, que tardó una hora en abandonar la Catedral y recorrer las calles inmediatas, figuraba un destacamen­to de las fuerzas armadas de Estados Unidos y delegacion­es de cadetes de varias repúblicas latinoamer­icanas.

 ?? Larish Julio | La Estrella de Panamá ?? Parte de las honras fúnebres del expresiden­te José Antonio Remón. Fotos publicadas originalme­nte en la edición del 4 de enero de 1955 de ‘La Estrella de Panamá’.
Larish Julio | La Estrella de Panamá Parte de las honras fúnebres del expresiden­te José Antonio Remón. Fotos publicadas originalme­nte en la edición del 4 de enero de 1955 de ‘La Estrella de Panamá’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama