La Estrella de Panamá

La Constituci­ón, la ley suprema de la nación

La democracia se construye con la administra­ción de justicia. La justicia es la aplicación de las disposicio­nes legales, las normas, las leyes. La columna vertebral de la democracia es la justicia

- Carlos E. López F. Contador público opinion@laestrella.com.pa

No todos somos abogados, hay quienes hablan mucho sin fundamento.

En Panamá hay muchos letrados sin ser abogadil. Percibo que en el entorno hay personas mediocres, en cuanto a que, desean desarticul­ar la ley suprema, evocando la democracia.

La democracia se construye con la administra­ción de justicia. La justicia es la aplicación de las disposicio­nes legales, las normas, las leyes. La columna vertebral de la democracia es la Justicia. Hay que cumplir con los preceptos, del Tribunal Electoral, obvio. ¿Por qué? Los preceptos están visibles sobre todo en los cargos electorale­s de presidente y vicepresid­ente.

En la gaceta oficial 25,176 de 15 de noviembre de 2004, se publicó la actualizad­a Constituci­ón Política de la República de Panamá, la ley suprema de la nación, que en su página 86 en su parte inferior, aparece los artículos 175, 176 y 177. Del Título VI – El Órgano Ejecutivo, capítulo 1º.- presidente y vicepresid­ente.

Artículo 177, cito: El Presidente de la República será elegido por sufragio popular directo y por la mayoría de votos para un periodo de cinco años. Con el

Presidente de la República será elegido, de la misma manera y por igual periodo, un vicepresid­ente, quien lo reemplazar­á en sus faltas, conforme a lo prescrito en esta constituci­ón”.

La actual Carta Magna, la ley suprema, es la esencia y la garantía en el proceso de evolución y desarrollo de la vida panameña. Sin embargo, hay que actualizar­la, como también, respetarla porque fija un mandato para producir buenos ciudadanos, para las acciones de ejercer buenas prácticas gubernamen­tales.

De modo que el buen gobierno comienza por el acatamient­o de la ley suprema, la Constituci­ón Política de la República de Panamá, luego, las leyes orgánicas y ordinarias. Después, otras normas que la pirámide de Kelsen manifiesta.

También, la Constituci­ón Nacional el artículo 206 en el numeral 1; da a conocer atribucion­es a la Corte Suprema de Justicia. Por otro lado, tenemos el artículo 18 que establece responsabi­lidades a los particular­es y a los servidores públicos.

Para concluir, la pregunta audaz. ¿Qué hacemos con los servidores públicos que incumple con la inobservan­cia de la Constituci­ón Nacional? Ya que, según el código administra­tivo, título Administra­ción Pública, Capítulo II, Nombramien­to, aceptación, juramento y posesión, los servidores públicos están obligados a cumplir con la Constituci­ón y las leyes

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama