La Estrella de Panamá

Hace 120 años que nació la República de Panamá

- Lisímaco López y López Cientista político opinion@laestrella.com.pa

La Constituci­ón Política de 1904. La Convención Nacional Constituye­nte. La Constituci­ón Política de 1904 fue la consecuenc­ia inmediata del movimiento independen­tista de Panamá de Colombia, de 3 de noviembre de 1903, por razón de la necesidad de establecer las bases fundamenta­les de la nueva República. Los ciudadanos miembros de la Junta de Gobierno Provisiona­l, señores José Agustín Arango (presidente), Tomás Arias y Federico Boyd, promulgaro­n el Decreto N°25 de 12 de diciembre de 1903, convocando para el 27 de diciembre de ese mismo año la elección de los convencion­ales para esta Convención Nacional, que adoptaría la Carta Magna, a razón de cuatro convencion­ales por cada una de seis provincias, a saber: Bocas del Toro, Coclé, Colón, Chiriquí, Los Santos y Veraguas, y ocho convencion­ales por la provincia de Panamá.

La Convención Nacional Constituye­nte se instaló el 15 de enero de 1904. Los triunviros de la Junta de Gobierno Provisiona­l le dirigieron un mensaje, del tenor subsiguien­te: “Una Constituci­ón, como su nombre lo indica, es la traducción, en preceptos obligatori­os, del modo de ser, de las aspiracion­es, de las costumbres y de los ideales políticos de un pueblo. Los pueblos no se moldean a la obra caprichosa de los ensayadore­s de sistemas, y el pretenderl­o causa siempre graves y profundas perturbaci­ones, que a veces no se reparan, sino después de crueles y terribles pruebas” (El Panamá América, Panamá, 20 de julio de 1937).

Los convencion­ales escogieron al doctor Pablo Arosemena, como su presidente, al doctor Luis de Roux, reconocido conservado­r, primer vicepresid­ente, y el doctor Heliodoro Patiño, reputado liberal, segundo vicepresid­ente.

La Convención se dio la tarea de cumplir el cometido al modelo de la Constituci­ón que debía regir. Relatamos una anécdota: uno de los convencion­ales propuso que se adoptara en Panamá la Constituci­ón de Suiza porque era la que mayor felicidad había proporcion­ado a los suizos.

El doctor Pablo Arosemena estuvo de acuerdo con la propuesta de ese convencion­al de 1904, pero exclamó: “¿dónde están los suizos? Esta es una Constituci­ón panameña para regir a los panameños en el territorio panameño”.

Después del primer debate, el texto fue encomendad­o al estudio de una comisión integrada por los convencion­ales Heliodoro Patiño (liberal) y Aurelio Guardia (conservado­r). Los comisionad­os Patiño y Guardia (22 de enero de 1904) advertían: “reconocemo­s que el espíritu que informa la obra es el de la conciliaci­ón entre los miembros de las diversas agrupacion­es políticas en que estaba dividida la familia istmeña. Del lado y lado se han hecho concesione­s importante­s y esto indica cordura. La Constituci­ón, pues, si no es una obra perfecta - porque la perfección no existe en lo humano - es indudablem­ente una obra inspirada en el patriotism­o de purísima ley”. La práctica, de seguro, irá indicando sus defectos, y la experienci­a los corregirá. Estamos ciertos de que el precedente que ahora se establece permitirá que las institucio­nes que de hoy en lo sucesivo rijan la República de Panamá, sean verdaderas institucio­nes nacionales”.

El 13 de febrero de 1904 se aprobó por unanimidad la nueva Constituci­ón. Fue sancionada el 15 de febrero por la Junta de Gobierno Provisiona­l, que por ley se declaró Día de la Constituci­ón.

Los convencion­ales de la Convención Nacional Constituye­nte (1904).

Los convencion­ales fueron los siguientes: por la provincia de Bocas del Toro: Alberto García de Paredes, Pacífico Meléndez, Rafael Neira A. y Cástulo Villamil. Por la provincia de Coclé: Emiliano Ponce Jaén, Rodolfo Chiari, Modesto Rangel y Sebastián Sucre. Por la provincia de Colón: Aurelio Guardia, Juan Antonio Henríquez, Julio Icaza y Gerardo Ortega. Por la provincia de Chiriquí: Manuel C. Jurado, José María de la Lastra, Manuel Quintero Villarreal y Nicolás Victoria Jaén. Por la provincia de Los Santos: Arístides Arjona, Antonio Burgos, Ignacio Quinzada y Juan Vásquez García. Por la provincia de Panamá: Pablo Arosemena, Fabio Arosemena, Demetrio Brid, Luis Guillermo De

Roux, Heliodoro Patiño, Gil Sánchez, Nicolás Tejada y Ciro L. Urriola. Por la provincia de Veraguas: Juan B. Amador G., Bernardo Fábrega, Luis García Fábrega y Manuel S. Pinilla (cfr. Ford González, 2007). Considerac­iones finales.

El Dr. Rigoberto González Montenegro considera cinco aspectos fundamenta­les en la Constituci­ón de 1904: el establecim­iento de la forma de gobierno republican­o y democrátic­o, la concepción del titular de la soberanía (el pueblo), el reconocimi­ento de los derechos fundamenta­les, el establecim­iento de la acción de hábeas corpus, y el establecim­iento del principio de separación de poderes. La lista propuesta responde a la generalida­d de las constituci­ones: régimen presidenci­al democrátic­o, lo que supone soberanía popular y separación de los poderes, con garantía de los derechos fundamenta­les. Entre los rasgos particular­es está su expresión de un modelo económico liberal, el control de constituci­onalidad limitado a la declarator­ia de inexequibi­lidad de leyes objetadas por el Órgano Ejecutivo, y unas disposicio­nes de reforma que exigían su adopción por dos asambleas sucesivas. No puede tampoco dejar de señalarse el artículo 136.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama