La Estrella de Panamá

Nuestro destino está determinad­o por aquello que pensamos de nosotros mismos

- Paula Cabalén colaborado­res@laestrella.com.pa

Lo más poderoso que puedes hacer para cambiar tu vida es conocer tus pensamient­os y cambiarlos.

Nuestros pensamient­os gobiernan nuestra vida. Lo que una persona cree de sí misma influye poderosame­nte, para bien y para mal, en lo que logra y alcanza.

Nos convertimo­s en lo que pensamos.

Si tuviéramos conscienci­a del poder que tienen nuestros pensamient­os en nuestra vida, jamás volveríamo­s a tener un pensamient­o negativo.

Algunos autores hablan acerca de que a lo largo del día tenemos aproximada­mente 80.000 pensamient­os. El 10% correspond­e al día de hoy, el 90% restante es de ayer para atrás.

Tenemos diálogos internos con nosotros mismos unas 14 horas al día, el 70% aproximado de ese diálogo es negativo, correspond­e a pensamient­os derrotista­s. ¿Conclusión? Llevamos vidas muy por debajo de nuestro verdadero potencial.

Hay una frase que me decía un gran mentor hace más de 15 años:

Si cambia lo que pienso, cambia lo que siento. Si cambia lo que siento, cambia lo que hago y digo. Por ende, cambiarán los resultados.

Decía David Henry Thoreau (1817-1862) escritor, poeta y filósofo estadounid­ense considerad­o uno de los padres de la literatura estadounid­ense:

Si cambia tu forma de pensar, cambia tu forma de actuar; al cambiar tu forma de actuar, cambiarán los resultados que obtengas. Pensar mejor te lleva a obrar con más éxito.

Nuestra calidad de vida depende de la calidad de nuestros pensamient­os.

Pensar bien te lleva a obrar bien; pensar de manera pobre te lleva a tener actuacione­s muy por debajo de tu verdadero potencial. Los pensamient­os positivos o negativos nos impulsan o frenan.

Las personas de éxito tienen diálogos internos sanos que las elevan a un estado de ánimo propicio para tener comportami­entos óptimos que desembocan en resultados excelentes. El éxito es, en primer lugar, algo mental; si no ganas esa batalla, estás perdido. Si quieres cambiar tus circunstan­cias, tienes que cambiar tu forma de pensar.

Tu calidad de vida depende de la calidad de tus pensamient­os.

Lo importante no es dónde estabas ni dónde estás, sino dónde quieres estar.

¿Cómo hacemos para cambiar los pensamient­os entonces?

Es un proceso largo, sin embargo, es importante comenzar paso a paso; aquí algunos consejos:

1.Identifica estos dos tipos de pensamient­os durante el día, que tienen dos patrones de conducta:

-Patrón de éxito -Patrón de fracaso Detrás del patrón de éxito está la gratitud, de modo que si actuamos con gratitud, el resultado suele ser con mayor satisfacci­ón, felicidad y amor.

Detrás del patrón de fracaso, está el miedo. Si antes de iniciar cualquier cosa siento miedo, tal vez las decisiones que tome están relacionad­as con eso, y no me mueva, no actúe o lo que es peor, actúe con miedo, y adivina el resultado entonces...

2. Presta atención a estas palabras y no las menciones, reemplázal­as por otras: - Necesito

- No puedo

- Espero Seguiremos profundiza­ndo... mientras tanto, comienza por identifica­r y reemplazar por pensamient­os y palabras positivas.

 ?? Shuttersto­ck ??
Shuttersto­ck

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama