La ru­ta tác­ti­ca de la dro­ga

Des­pués del trá­fi­co de ar­mas, el co­mer­cio ilí­ci­to de la co­caí­na es la se­gun­da ma­yor ac­ti­vi­dad ilí­ci­ta el el mun­do, con fac­tu­ras de más de US$500.000 mi­llo­nes al año.

Mercados & Tendencias Panamá - - APERTURA - Por Aman­da Ro­das aman­da.ro­[email protected]­po­cer­ca.com

C en­troa­mé­ri­ca se ha con­ver­ti­do en una de las prin­ci­pa­les ru­tas del trán­si­to de dro­gas, de la vio­len­cia, la co­rrup­ción, la pro­duc­ción y el con­su­mo de sus­tan­cias prohi­bi­das; se­ña­la el “In­for­me Mun­dial so­bre Dro­gas”, pu­bli­ca­do por la Ofi­ci­na de las Naciones Unidas Con­tra la Dro­ga y el De­li­to (UNODC).

El ca­mino de la dro­ga, se­gún el in­for­me, es con­tro­la­do por el Car­tel de Ca­li, el que ma­ne­ja el pa­so de es­tu­pe­fa­cien­tes de Su­da­mé­ri­ca ha­cia Cen­troa­mé­ri­ca y Es­ta­dos Uni­dos, vía Pa­na­má. Es así co­mo las cos­tas del Pa­cí­fi­co pa­na­me­ño y cos­ta­rri­cen­se sirven a los nar­co­tra­fi­can­tes pa­ra in­tro­du­cir la co­caí­na en la re­gión y co­mo puen­te ha­cia Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca.

El mé­to­do más co­no­ci­do con­sis­te en lan­zar la dro­ga, des­de pe­que­ños avio­nes, al mar, en el que em­bar­ca­cio­nes pi­ra­tas la re­co­gen pa­ra lle­var­la a la cos­ta don­de la al­ma­ce­nan; aun­que los mé­to­dos sue­len ser más va­ria­dos. Por ejem­plo, se­gún el in­for­me “Na­tio­nal Drug Th­reat As­ses­ment”, de la Drugs En­for­ce­ment Ad­mi­nis­tra­tion (DEA, por sus si­glas en in­glés), en Cos­ta

Ri­ca al­gu­nos car­ga­men­tos son ca­mu­fla­dos en­tre pro­duc­tos pa­ra la ex­por­ta­ción co­mo cha­yo­tes o flo­res. En 2016 fue­ron en­con­tra­dos apro­xi­ma­da­men­te unos 100 ki­los de dro­ga flo­tan­do en el te­rri­to­rio ma­rí­ti­mo pa­na­me­ño, mien­tras que la po­li­cía lo­ca­li­zó en Pun­ta Bu­ri­ca, en el Pa­cí­fi­co sur fron­te­ri­zo con Pa­na­má, 38 ki­los de dro­ga en un he­li­cóp­te­ro y una lan­cha apa­ren­te­men­te aban­do­na­dos por los nar­cos.

En es­te ca­so, la cer­ca­nía de Pun­ta Bu­ri­ca con Pa­na­má per­mi­te su­po­ner una re­la­ción di­rec­ta en­tre los ha­llaz­gos de dro­ga en am­bos paí­ses y se cree po­si­ble que en la zo­na cos­ta­rri­cen­se exis­ta una gran ba­se de al­ma­ce­na­mien­to, ya que, se­gún el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de ese país, los cár­te­les con­tro­lan unas 150 mi­llas de las aguas te­rri­to­ria­les cos­ta­rri­cen­ses. Freno al desa­rro­llo

La Jun­ta In­ter­na­cio­nal de Fis­ca­li­za­ción de Es­tu­pe­fa­cien­tes (JIFE) in­sis­te en que la re­gión es “ex­plo­ta­da” por gru­pos cri­mi­na­les lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les co­mo ru­tas de trán­si­to de dro­gas des­de los paí­ses pro­duc­to­res de Su­da­mé­ri­ca ha­cia los con­su­mi­do­res de los paí­ses ri­cos de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. De he­cho, la JIFE es­ti­ma que el 80% de la co­caí­na que en­tra clan­des­ti­na­men­te en Es­ta­dos Uni­dos pa­sa por Cen­troa­mé­ri­ca.

Se­gún Fran­cis­co Ber­trand, ex­mi­nis­tro de se­gu­ri­dad y jus­ti­cia de El Sal­va­dor, la ru­ta es­ta­ble­ci­da pa­ra la dro­ga se de­be al al­to con­su­mo que hay en la re­gión. “El im­pac­to de las dro­gas en Cen­troa­mé­ri­ca es tal que se cal­cu­la que 1 de ca­da 20 adul­tos, es de­cir, al­re­de­dor de 250 mi­llo­nes de per­so­nas de en­tre 15 y 64 años, con­su­mie­ron por lo me­nos una dro­ga en­tre 2014 a 2016, de acuer­do al in­for­me de la UNODC”, ase­gu­ra. “El trá­fi­co ha au­men­ta­do. Por ejem­plo, el de co­caí­na cre­ció en la fron­te­ra en­tre Gua­te­ma­la y Hon­du­ras, de­bi­do a la in­ten­si­fi­ca­ción de la lu­cha con­tra la dro­ga en Mé­xi­co.”, agre­ga.

An­te es­te pa­no­ra­ma, la JIFE se­ña­ló que la fal­ta de re­cur­sos, que li­mi­ta la ca­pa­ci­dad de los go­bier­nos de apli­car po­lí­ti­cas con­tra el con­su­mo o pa­ra aten­der a los adic­tos, es el prin­ci­pal freno pa­ra com­ba­tir es­te ca­mino de las dro­gas.

Sin em­bar­go, ca­be re­sal­tar que ya se han da­do al­gu­nos pa­sos, co­mo la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da por los tres paí­ses del Trián­gu­lo Nor­te (Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor) con Es­ta­dos Uni­dos y el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), de­no­mi­na­do “Alian­za pa­ra la Pros­pe­ri­dad”, el cual pre­ten­de me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de la po­bla­ción y dis­mi­nuir los ni­ve­les de vio­len­cia ge­ne­ra­dos por la dro­ga y el nar­co­trá­fi­co, que hun­de a Cen­troa­mé­ri­ca en la vio­len­cia y la co­rrup­ción.

Por su par­te, la Or­ga­ni­za­ción de Naciones Unidas (ONU) en­fa­ti­za en que el nar­co­trá­fi­co es­tá de­te­rio­ran­do ca­da vez más el Es­ta­do de De­re­cho y la se­gu­ri­dad en Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, dos re­gio­nes que si­guen sien­do uti­li­za­das co­mo zo­na de trán­si­to y re­ex­pe­di­ción de dro­gas des­de Su­da­mé­ri­ca ha­cia Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.