Edu­ca­ción glo­bal abre camino a ge­ne­ra­cio­nes

Mercados & Tendencias Panamá - - OPINIÓN - Por: Ro­nald Ra­mí­rez Coor­di­na­dor de re­clu­ta­mien­to pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de Par­ti­ci­pa­te Lear­ning

Ha­ce ya más de tres dé­ca­das, el con­cep­to de glo­ba­li­za­ción co­men­zó a emer­ger a la opi­nión pú­bli­ca, prin­ci­pal­men­te des­de el ám­bi­to eco­nó­mi­co. No obs­tan­te, sa­be­mos que la glo­ba­li­za­ción al­can­za una con­no­ta­ción más hu­ma­nis­ta cuan­do nos pre­gun­ta­mos: ¿có­mo pre­pa­rar­nos an­te un con­tex­to glo­bal que exi­ge ciu­da­da­nos más com­pro­me­ti­dos con cau­sas mun­dia­les, más em­pá­ti­cos con otras cul­tu­ras y más dis­pues­tos a apren­der y com­par­tir ex­pe­rien­cias?

Es cla­ro que no hay res­pues­ta úni­ca. Lo que sí es un he­cho evi­den­te, es que el ac­ce­so a una edu­ca­ción con en­fo­que glo­bal abre el camino pa­ra que jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes ad­quie­ran las des­tre­zas ne­ce­sa­rias pa­ra uti­li­zar su ex­pe­rien­cia per­so­nal co­mo he­rra­mien­ta pa­ra desem­pe­ñar­se en un mun­do po­co de­li­mi­ta­do por fron­te­ras y en el cual, lo cul­tu­ral ad­quie­re im­por­tan­cia des­de un en­fo­que de di­ver­si­dad y aper­tu­ra.

En nues­tra re­gión es vi­tal me­jo­rar la edu­ca­ción pa­ra que sea una he­rra­mien­ta útil en es­te con­tex­to y qui­zá la me­jor for­ma de lo­grar­lo sea ge­ne­ran­do ca­pa­ci­da­des en­tre quie­nes for­ma­rán a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes: los maes­tros y pro­fe­so­res.

Aun­que ad­ju­di­ca­mos a los edu­ca­do­res una gran res­pon­sa­bi­li­dad, la so­cie­dad tam­bién de­be asu­mir con en­te­re­za la la­bor de for­mar pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción de al­ta ca­li­dad des­de las uni­ver­si­da­des. Es­ta for­ma­ción de­be in­cluir un ma­ne­jo ade­cua­do del idio­ma in­glés, una ha­bi­li­dad prác­ti­ca que les abri­rá puer­tas pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les.

Jus­ta­men­te, hoy, pro­fe­so­res de La­ti­noa­mé­ri­ca que cuen­tan con ha­bi­li­da­des pa­ra desem­pe­ñar­se en idio­ma in­glés cuen­tan con opor­tu­ni­da­des de in­ter­cam­bio cul­tu­ral co­mo las ofre­ci­das por Par­ti­ci­pa­te Lear­ning, que es un pro­gra­ma en el cual los maes­tros pue­den tra­ba­jar en Es­ta­dos Uni­dos de 3 a 5 años en es­cue­las es­ta­dou­ni­den­ses en un sis­te­ma de in­mer­sión al es­pa­ñol, es de­cir, en don­de to­das las ma­te­rias se ofre­cen en es­pa­ñol. Par­ti­ci­pa­te Lear­ning es un ejem­plo de có­mo la glo­ba­li­za­ción, en­ten­di­da in­te­gral­men­te, ha re­du­ci­do las fron­te­ras an­te un mer­ca­do la­bo­ral ávi­do de pro­fe­sio­na­les bien ca­pa­ci­ta­dos. La ex­pe­rien­cia nos ha de­mos­tra­do que los edu­ca­do­res que han par­ti­ci­pa­do de es­te pro­gra­ma, han lo­gra­do tras­la­dar sus ex­pe­rien­cias pro­fe­sio­na­les a los sa­lo­nes de cla­ses de sus paí­ses, don­de es­tu­dian­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos apro­ve­chan la ex­pe­rien­cia ga­na­da por sus pro­fe­so­res y se con­vier­ten tam­bién en re­cep­to­res de los be­ne­fi­cios de una ca­pa­ci­ta­ción glo­bal. La­ti­noa­mé­ri­ca tie­ne mu­cho que en­se­ñar, con­ta­mos con pro­fe­sio­na­les de al­ta ca­li­dad y con mu­cho com­pro­mi­so pro­fe­sio­nal. He­mos con­ta­do con abun­dan­tes ejem­plos de pro­fe­so­res de Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Cos­ta Ri­ca, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Pe­rú, Ecua­dor y tam­bién con paí­ses del Ca­ri­be co­mo Tri­ni­dad y To­ba­go y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, quie­nes han si­do re­co­no­ci­dos por su ca­pa­ci­dad y dis­po­si­ción. Es­tos edu­ca­do­res pa­sa­ron a ser pro­fe­sio­na­les in­ter­na­cio­na­les, son per­so­nas que lle­va­ron la cul­tu­ra de sus paí­ses, las tra­di­cio­nes y la his­to­ria de La­ti­noa­mé­ri­ca a ni­ños es­ta­dou­ni­den­ses y sus fa­mi­lias. Ellos han de­mos­tra­do que la edu­ca­ción glo­bal es una he­rra­mien­ta pa­ra crear so­cie­da­des con ma­yor em­pa­tía, con ma­yor com­pren­sión de lo que nos une co­mo hu­ma­nos y nos dis­tin­gue co­mo cul­tu­ras.

Es por es­to que pa­ra que po­da­mos te­ner una ver­da­de­ra edu­ca­ción glo­bal en nues­tra re­gión, de­be­mos abrir ca­da vez más opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les y aca­dé­mi­cas, ac­ce­si­bles y tem­po­ra­les y en­ten­der el apren­di­za­je de un se­gun­do idio­ma ya no co­mo un re­qui­si­to aca­dé­mi­co, sino co­mo una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra abrir­se puer­tas pro­fe­sio­na­les en el mun­do.

Los edu­ca­do­res han de­mos­tra­do que la edu­ca­ción glo­bal es una he­rra­mien­ta pa­ra crear so­cie­da­des con ma­yor em­pa­tía, con ma­yor com­pren­sión de lo que nos une co­mo hu­ma­nos .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.