Aler­ta con el de­re­cho di­gi­tal

Mercados & Tendencias Panamá - - OPINIÓN - Por abo­ga­do Er­nes­to Ur­bi­na Red Ju­re Cam­pus

En Hon­du­ras ha cre­ci­do la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y so­bre­to­do el uso y de­sa­rro­llo de soft­wa­re pa­ra los dis­tin­tos ru­bros. No obs­tan­te, de­bi­do a la com­ple­ji­dad de és­te en ma­te­ria de pro­pie­dad in­te­lec­tual, al­gu­nas le­gis­la­cio­nes lo han que­ri­do cla­si­fi­car co­mo pro­pie­dad in­dus­trial pa­ra pro­te­ger­lo ba­jo la fi­gu­ra le­gal de una pa­ten­te. Lo cier­to es que lo que se pro­te­ge es el có­di­go fuen­te, y se ha equi­pa­ra­do a la pro­tec­ción de una obra li­te­ra­ria. En el país se le ha da­do la pro­tec­ción con ba­se a la Ley de De­re­chos de Au­tor y Co­ne­xos de Hon­du­ras y ca­be re­sal­tar que es­te es, en efec­to, el en­fo­que vi­gen­te res­pec­to de la pro­tec­ción del soft­wa­re en di­ver­sos tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les. El ar­tícu­lo 4 del Tra­ta­do de la OMPI so­bre De­re­cho de Au­tor (WCT), por ejem­plo el ar­tícu­lo 10 del Acuer­do so­bre los ADPIC1 de la Or­ga­ni­za­ción

Mun­dial del Co­mer­cio equi­pa­ran el soft­wa­re con las obras li­te­ra­rias, pro­te­gi­das por el de­re­cho de au­tor.

Es­te mis­mo prin­ci­pio es el que si­gue la le­gis­la­ción hon­du­re­ña al res­pec­to, y que de la mis­ma for­ma pro­te­ge la fo­to­gra­fía, la mú­si­ca, y otros ele­men­tos in­cor­po­ra­dos a los vi­deo­jue­gos en­tre otros.

Aten­dien­do un im­pul­so a las “star­tups”, es­pe­cial­men­te las que in­ten­tan com­pe­tir en los mer­ca­dos de soft­wa­re, han pro­vo­ca­do un nue­vo in­te­rés por en­con­trar es­pa­cios pa­ra la pro­tec­ción le­gal de la pro­pie­dad in­te­lec­tual so­bre có­di­gos de pro­gra­ma­ción y de las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas (soft­wa­re o apli­ca­cio­nes), por lo que la in­dus­tria (desa­rro­lla­do­res y pro­gra­ma­do­res) bus­can co­mo am­pa­rar­se en la Ley que le per­mi­ta la pro­tec­ción del có­di­go y de aque­llos al­go­rit­mos que re­suel­ven y au­to­ma­ti­zan una so­lu­ción tec­no­ló­gi­ca.

En es­ta lí­nea de pen­sa­mien­to el uso de li­bre­rías, el uso de fo­to­gra­fías, mú­si­ca, guio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, o de obras au­dio­vi­sua­les y otros ele­men­tos de ter­ce­ros, que pue­den ser in­cor­po­ra­dos en for­ma de có­di­go fuen­te, que per­mi­te la ma­ni­pu­la­ción de los bits, y con los cua­les se lo­gran desa­rro­llar apli­ca­cio­nes pa­ra el uso co­mer­cial, es ne­ce­sa­rio com­pren­der los al­can­ces le­ga­les del per­mi­so de las di­fe­ren­tes li­cen­cias que per­mi­ten la ex­plo­ta­ción ade­cua­da del ma­te­rial di­gi­tal he­cho por ter­ce­ros e in­cor­po­ra­dos a la in­no­va­ción que se es­tá desa­rro­llan­do.

La pro­pie­dad in­te­lec­tual ha te­ni­do dos ti­pos de ten­den­cias en los úl­ti­mos años; por un la­do, se en­cuen­tra el con­ti­nuar con la ten­den­cia de que la in­dus­tria el desa­rro­lla­dor o pro­gra­ma­dor, se re­ser­ve to­dos los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual (de­re­chos mo­ra­les y pa­tri­mo­nia­les), y que me­dian­te un acuer­do de li­cen­cia­mien­to otor­gue cier­tos de­re­chos de ex­plo­ta­ción de la obra. Por otro, la ten­den­cia muy sig­ni­fi­ca­ti­va de otor­gar de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da con­ce­sio­nes pa­ra que los usua­rios que deseen pue­dan dis­po­ner del pro­duc­to in­te­lec­tual. Am­bas ten­den­cias se rea­li­zan ba­jo un con­tra­to de li­cen­cia­mien­to.

En el se­gun­do ca­so, el au­tor se ad­hie­re a uno de los for­ma­tos es­tan­da­ri­za­dos co­mo el de Crea­ti­ve Com­mons

in­di­cán­do­le al usua­rio me­dian­te lo­go­ti­pos la li­cen­cia es­tán­dar que es­tá otor­gan­do pa­ra po­der dis­po­ner de la obra, es­te ti­po de li­cen­cias se ma­ne­jan con el nom­bre de li­ber­ta­des so­bre la obra, pa­ra po­ner­lo en con­tra po­si­ción de “to­dos los de­re­chos re­ser­va­dos”, pe­ro que en esen­cia vie­nen am­bas a ser una con­ce­sión o per­mi­so pa­ra la uti­li­za­ción del ma­te­rial de ter­ce­ros.

El de­re­cho a la pro­pie­dad in­te­lec­tual es una he­rra­mien­ta le­gal que le per­mi­te a la in­dus­tria de de­sa­rro­llo de soft­wa­re (los pro­gra­ma­do­res y desa­rro­lla­do­res) ob­te­ner un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co por la obra crea­da, pa­ra lo cual se de­ben de co­no­cer los al­can­ces que con ba­se a es­ta Ley de de­re­chos de au­tor y co­ne­xos de Hon­du­ras, se pue­de pro­te­ger la obra in­te­lec­tual.

Sin el áni­mo de pro­fun­di­zar en la ley, ya que no es po­si­ble ha­cer­lo en es­te ar­tícu­lo y a gran­des ras­gos co­men­ta­re­mos que, La Ley per­mi­te a los au­to­res ce­le­brar con­tra­tos de ex­plo­ta­ción, so­bre su obra, y la li­ber­tad de es­ta­ble­cer cláu­su­las que re­gu­len sus in­tere­ses.

EX­PLO­TA­CIÓN DEL SOFT­WA­RE

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les la ex­plo­ta­ción del soft­wa­re o la ba­se de co­no­ci­mien­to que im­pli­ca el có­di­go fuen­te, los ma­nua­les que ex­pli­can la ló­gi­ca, o al­go­rit­mos del có­di­go fuen­te co­men­ta­dos, los dia­gra­mas de blo­que, que per­mi­ten vi­sua­li­zar de for­ma gráfica el flu­jo de los da­tos y la so­lu­ción em­plea­da por los al­go­rit­mos, las li­bre­rías de ter­ce­ros con su li­cen­cia res­pec­ti­va, y otros ele­men­tos que pue­den in­cor­po­rar­se al de­sa­rro­llo de la he­rra­mien­ta, co­mo mú­si­ca, ví­deo, fo­to­gra­fía e imá­ge­nes, et­cé­te­ra.

Con el fin de co­mer­cia­li­zar los de­re­chos pa­tri­mo­nia­les se pue­den eje­cu­tar dos vías, la pri­me­ra, ce­le­bran­do un con­tra­to de trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, en el cual se ce­den to­dos los de­re­chos pa­tri­mo­nia­les en fa­vor de un ter­ce­ro, pa­ra que es­te pue­da ex­plo­tar la obra co­mer­cial­men­te, e n es­te ca­so el desa­rro­lla­dor o pro­gra­ma­dor que ha ce­di­do to­dos los de­re­chos pa­tri­mo­nia­les re­ci­bi­rá una re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca por di­cha trans­fe­ren­cia.

La se­gun­da vía que es la que nor­mal­men­te adop­ta la in­dus­tria de de­sa­rro­llo de soft­wa­re, y los pro­gra­ma­do­res in­de­pen­dien­tes, es la de ce­le­brar acuer­dos de li­cen­cia de ex­plo­ta­ción de la obra, re­ser­ván­do­se el au­tor los de­re­chos pa­tri­mo­nia­les y mo­ra­les.

Es­ta vía es la que le per­mi­te a los pro­gra­ma­do­res o desa­rro­lla­do­res par­ti­ci­par de em­pre­sas cu­yo ob­je­to de ex­plo­ta­ción es pre­ci­sa­men­te la so­lu­ción tec­no­ló­gi­ca crea­da, y desa­rro­lla­da por el pro­gra­ma­dor, por lo que nor­mal­men­te es­te úl­ti­mo re­ci­be en be­ne­fi­cios un por­cen­ta­je so­bre el pre­cio del pro­duc­to o ser­vi­cio ex­plo­ta­do en ra­zón de la he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca crea­da (a és­tas se le lla­man re­ga­lías), y por otro la­do por el he­cho de otor­gar la li­cen­cia en fa­vor de la em­pre­sa y con cier­tas con­di­cio­nes pre­fe­ren­tes, co­mo tiem­po de con­ce­sión, la ex­plo­ta­ción con ex­clu­si­vi­dad, la de per­mi­tir in­te­grar­se con otras apli­ca­cio­nes, y la de po­der re­uti­li­zar el có­di­go fuen­te en otros de­sa­rro­llo de la em­pre­sa, el pro­gra­ma­dor o el desa­rro­lla­dor pue­de re­ci­bir los be­ne­fi­cios de ob­te­ner una par­ti­ci­pa­ción ac­cio­na­ria en so­cie­da­des mer­can­ti­les, equi­pa­ra­ble o su­pe­rior a la in­ver­sión he­cha por los so­cios ca­pi­ta­lis­tas, cuan­do la em­pre­sa es­té orien­ta­da a ex­plo­tar esa he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca co­mo su prin­ci­pal ob­je­ti­vo, en re­su­men, el pro­gra­ma­dor pue­de re­ci­bir si­mul­tá­nea­men­te el be­ne­fi­cio de ob­te­ner las re­ga­lías que co­mo se ha di­cho en el pá­rra­fo pre­ce­den­te co­rres­pon­de a un por­cen­ta­je del pre­cio en el que se co­mer­cia­li­za la he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca, y si­mul­tá­nea­men­te re­ci­bir di­vi­den­dos so­bre las uti­li­da­des que arro­je la em­pre­sa des­pués de su ejer­ci­cio so­cial.

Por lo que, co­no­cer los de­re­chos que la ley le con­ce­de a los au­to­res (desa­rro­lla­do­res, pro­gra­ma­do­res) les ofre­ce una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, a la ho­ra de ce­le­brar los acuer­dos y el otor­ga­mien­to de las li­cen­cias pa­ra la ex­plo­ta­ción co­mer­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.