El desafío de trans­for­mar la pro­duc­ti­vi­dad

La in­dus­tria do­mi­ni­ca­na acu­mu­ló un ne­go­cio de US$17 bi­llo­nes so­lo en­tre enero a sep­tiem­bre de 2018, pe­ro sus res­tos di­gi­ta­les son más pro­fun­dos que las es­ta­dís­ti­cas.

Mercados & Tendencias Panamá - - EL OJO DE UN PAÍS - Por Car­los Ar­tu­ro Gui­sa­rre Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

Cuan­do des­de el sec­tor in­dus­trial se ha­bla de una po­lí­ti­ca mo­der­na y, ade­más, en cons­tan­te re­vi­sión, hay al­gu­nos ele­men­tos que no pue­den es­tar au­sen­tes. En­tre ellos, los en­ca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos, un mar­co ade­cua­do pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad en un en­torno de mer­ca­do abier­to, la pro­duc­ti­vi­dad ba­sa­da en la in­no­va­ción, y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las em­pre­sas.

“Es­to, sin du­da, per­mi­te que, co­mo in­dus­tria­les, sea­mos ca­pa­ces de cre­cer, com­pe­tir, ge­ne­rar em­pleos de ca­da vez ma­yor va­lor agre­ga­do, for­ta­le­cer el mer­ca­do in­terno y con­quis­tar nue­vos mer­ca­dos. “Me ha­go una pre­gun­ta ¿Cuá­les son las ga­nan­cias que pue­de ob­te­ner una em­pre­sa su­pli­do­ra al par­ti­ci­par de es­te pro­ce­so de en­ca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos? Ha­blo a par­tir de la ex­pe­rien­cia de la Aso­cia­ción de In­dus­trias de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (AIRD) al fo­men­tar di­chos en­ca­de­na­mien­tos en­tre las zo­nas fran­cas y la in­dus­tria lo­cal”, di­jo Cam­pos De Mo­ya, pa­sa­do pre­si­den­te de la AIRD.

De acuer­do con esa ex­pe­rien­cia, De Mo­ya enume­ró al­gu­nas ven­ta­jas que a las in­dus­trias de to­dos los ni­ve­les les pue­de ge­ne­rar el insertarse en pro­ce­sos in­ter­na­cio­na­les de en­ca­de­na­mien­to pro­duc­tos.

“La iden­ti­fi­ca­ción de las ne­ce­si­da­des de los po­ten­cia­les com­pra­do­res y de quie­nes po­drían su­plir di­chas ne­ce­si­da­des; el in­cre­men­to de las ven­tas y de la sos­te­ni­bi­li­dad de las em­pre­sas lo­ca­les; la ob­ser­va­ción de es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les que sa­tis­fa­gan los re­que­ri­mien­tos de quie­nes com­pran pa­ra el mer­ca­do ex­tran­je­ro; rue­das de ne­go­cios Bu­si­ness to Bu­si­ness (B2B)

que ha­cen po­si­ble es­ta­ble­cer ese te­ji­do”, en­tien­de el em­pre­sa­rio in­dus­trial.

La AIRD ha pro­pues­to pre­sen­tar cam­bios al mar­co le­gal y un con­jun­to de me­di­das que fa­vo­rez­can los en­ca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

“Nues­tro pro­yec­to con­tem­pla la asis­ten­cia téc­ni­ca a va­rias em­pre­sas que lo re­quie­ren pa­ra que es­tos en­ca­de­na­mien­tos sean exi­to­sos. Es un camino tam­bién cla­ve pa­ra la pe­que­ña y me­dia­na in­dus­tria.

Ani­ma­mos a los in­dus­tria­les do­mi­ni­ca­nos a vi­sua­li­zar los en­ca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos co­mo una es­tra­te­gia cla­ra que fa­vo­re­ce su efi­cien­cia y pro­mue­ve re­la­cio­nes co­mer­cia­les de lar­go pla­zo, que per­mi­te pro­du­cir a una ma­yor ca­pa­ci­dad o in­cre­men­tar la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da y que abre puer­tas a nue­vos mer­ca­dos”, ex­pre­só.

Re­sul­ta cla­ve, pues­to que las po­si­bi­li­da­des de ne­go­cios las cal­cu­la en una ci­fra cer­ca­na a los US$4000 mi­llo­nes, que es lo que cons­ti­tu­yen apro­xi­ma­da­men­te las im­por­ta­cio­nes de zo­nas fran­cas. “Ga­nan las zo­nas fran­cas y ga­na­mos no­so­tros, ga­na el país, si tra­ba­ja­mos uni­dos y con vi­sión es­tra­té­gi­ca.

Los en­ca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos, par­te de una po­lí­ti­ca in­dus­trial mo­der­na y proac­ti­va”, sub­ra­yó.

A pe­sar de que se re­gis­tra una ten­den­cia des­cen­den­te de la in­ci­den­cia de la ma­nu­fac­tu­ra lo­cal en el va­lor agre­ga­do du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, trans­for­ma­cio­nes im­por­tan­tes re­gis­tra­das en zo­nas fran­cas de ex­por­ta­ción en tér­mi­nos de di­ver­si­fi­ca­ción y cua­li­fi­ca­ción pro­duc­ti­va han si­do de­ter­mi­nan­tes pa­ra que el sec­tor in­dus­trial con­ser­ve un pe­so pro­ta­gó­ni­co en el de­sa­rro­llo pro­duc­ti­vo.

“En par­ti­cu­lar, la trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va en el sub­sec­tor zo­nas fran­cas se ex­pre­sa en la ex­pan­sión de la fa­bri­ca­ción de mer­can­cías nue­vas, más allá de la in­dus­tria tex­til y ro­pa de ves­tir. Los nue­vos pro­duc­tos de zo­nas fran­cas que im­po­nen la di­ná­mi­ca son los eléc­tri­cos, ar­tícu­los de jo­ye­ría y co­ne­xos, pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos, fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos mé­di­cos y qui­rúr­gi­cos, ma­nu­fac­tu­ras de cal­za­dos y de ta­ba­co que es­tán agru­pa­das en las lla­ma­das otras zo­nas fran­cas”, es­tas afir­ma­cio­nes es­tán con­te­ni­das en el aná­li­sis “So­bre la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va y di­ná­mi­ca ex­por­ta­do­ra de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na”, pre­pa­ra­do por el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Mipy­mes (MICM).

Al ana­li­zar la com­po­si­ción y evo­lu­ción del sec­tor de ma­nu­fac­tu­ra de zo­nas fran­cas, el re­por­te sos­tie­ne que ha ex­pe­ri­men­ta­do una trans­for­ma­ción en su es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, pues mien­tras en 1991 más del 60 % del va­lor agre­ga­do por las zo­nas fran­cas “era de­bi­do a las ac­ti­vi­da­des de fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos tex­ti­les y pren­das de ves­tir, al 2018 es­tas ac­ti­vi­da­des só­lo re­pre­sen­ta­ban cer­ca del 25 % del to­tal”.

Apun­ta que, en cam­bio, “otras ac­ti­vi­da­des de zo­nas fran­cas co­mo la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos eléc­tri­cos, ar­tícu­los de jo­ye­ría y co­ne­xos, pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos, fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos mé­di­cos y qui­rúr­gi­cos, ma­nu­fac­tu­ras de cal­za­dos y ma­nu­fac­tu­ras de ta­ba­co, re­pre­sen­ta­ban al 2018 más del 75 % del va­lor agre­ga­do del sec­tor de ma­nu­fac­tu­ra de zo­nas fran­cas”.

“En re­la­ción con la di­ná­mi­ca ex­por­ta­do­ra, la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra do­mi­ni­ca­na se ha ca­rac­te­ri­za­do por una mar­ca­da dua­li­dad en­tre los sub­sec­to­res que la com­po­nen: la ma­nu­fac­tu­ra lo­cal y las zo­nas fran­cas de ex­por­ta­ción (ZFE), por­que la ma­nu­fac­tu­ra lo­cal, que re­pre­sen­tó al­re­de­dor del 75 % del va­lor agre­ga­do sec­to­rial, en­fo­ca­da prin­ci­pal­men­te en el mer­ca­do na­cio­nal y con po­ca vo­ca­ción ex­por­ta­do­ra; mien­tras que las zo­nas fran­cas de ex­por­ta­ción re­pre­sen­tan el 25 % del va­lor de los bie­nes y ser­vi­cios fi­na­les pro­du­ci­dos por la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra”, es­ti­ma el in­for­me.

Aho­ra bien, ¿tie­ne la in­dus­tria la po­ten­cia pa­ra su­plir del va­lor agre­ga­do la de­man­da in­ter­na­cio­nal? ¿Exis­te la ca­pa­ci­dad de com­pe­tir con otros mer­ca­dos afi­nes? Los nú­me­ros del Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pue­den re­le­var lo esen­cial.

Pa­ra em­pe­zar, la in­dus­tria es un ne­go­cio de US$17 bi­llo­nes en la na­ción ca­ri­be­ña, las au­to­ri­da­des cuen­tan por in­dus­tria la ma­nu­fac­tu­ra lo­cal, la mi­ne­ría, la pro­duc­ción de zo­nas fran­cas de ex­por­ta­ción y la cons­truc­ción; es de­cir, se tra­ta de un con­cep­to am­plio. A ca­da sub­sec­tor le ata­ñen sus par­ti­cu­la­ri­da­des.

Pro­duc­ción de ali­men­tos

La pro­duc­ción in­dus­trial de ali­men­tos apor­tó al PIB do­mi­ni­cano US$2100 mi­llo­nes en­tre enero y sep­tiem­bre de 2018, la re­la­ción de ci­fras más re­cien­te de las au­to­ri­da­des, es de un 8,8 % la ex­pan­sión

de ese sec­tor en com­pa­ra­ción con la mis­ma ca­de­na de me­ses de 2017, no obs­tan­te, tie­ne sus desafíos.

“Pa­ra que el sub­sec­tor de la pro­duc­ción de ali­men­tos al­can­ce un ma­yor de­sa­rro­llo en el país, las in­dus­trias tie­nen que ser ca­pa­ces de com­pe­tir a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Ofre­cer pro­duc­tos de ca­li­dad, pre­sen­ta­ción, con tra­za­bi­li­dad en cuan­to a las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­duc­to, ca­rac­te­rís­ti­cas sa­ni­ta­rias, y que el mer­ca­do de­man­de ese pro­duc­to, por­que ofre­ce ca­li­dad y buen pre­cio”, pre­ci­só Joa­quín Pas­tor Pé­rez, in­ge­nie­ro agró­no­mo.

Aun­que afir­mó que la agroin­dus­tria no es­tá muy desa­rro­lla­da en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en­tien­de que el país tie­ne po­ten­cial pa­ra avan­zar en ese sen­ti­do.

“Es­ta na­ción es­tá más cer­ca de Es­ta­dos Uni­dos, es­tá más cer­ca de Eu­ro­pa, y sus po­si­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo es­tán ahí. Yo pien­so que tie­ne un po­ten­cial enor­me en cuan­to a ca­li­dad, y eso hay que desa­rro­llar­lo, y las in­dus­trias tie­nen que po­ner­se a ese ni­vel. El país es un im­por­tan­te pro­duc­tor agrí­co­la, pe­ro ne­ce­si­ta trans­for­mar la agroin­dus­tria pa­ra ge­ne­rar ma­yo­res ri­que­zas” sos­tu­vo.

Pa­ra lo­grar ese po­ten­cial, el pro­fe­sio­nal re­co­mien­da apo­yar los pe­que­ños agroin­dus­tria­les en ma­te­ria de ase­so­rías, asis­ten­cias téc­ni­cas y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra do­tar­los de los co­no­ci­mien­tos que le per­mi­tan adop­tar nue­vas tec­no­lo­gías; es­ta­ble­cer fuen­tes via­bles de fi­nan­cia­mien­tos; apo­yar clús­ters agroin­dus­tria­les; e im­pul­sar la ca­pa­ci­dad tu­rís­ti­ca del país pa­ra pro­mo­ver pro­duc­tos de las agroin­dus­trias, en­tre otras po­si­bi­li­da­des.

De­ri­va­dos del ta­ba­co

Da­vi­doff Ni­ca­ra­gua To­ro, Romeo by Romeo y Ju­lie­ta To­ro en Tu­bo, Ar­tu­ro Fuen­te Don Car­los, Gurk­ha 125th An­ni­ver­sary XO, Fuen­te OpusX Su­per Be­li­co­so, La Flor Do­mi­ni­ca­na Oro Chi­sel, Fer­nan­do León Fa­mily Re­ser­ve Be­li­co­so. Es­tas son al­gu­nas de las mar­cas de ci­ga­rros pro­du­ci­das en San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros e in­clui­das con fre­cuen­cia por la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da “Ci­gar Afi­cio­na­do” en el ex­clu­si­vo ran­king de los 25 me­jo­res pu­ros de al­ta ca­li­dad del mun­do.

La pu­bli­ca­ción re­sal­ta que el 44 % de los ci­ga­rros más co­ti­za­dos en el pla­ne­ta pro­vie­nen de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, muy es­pe­cial­men­te de San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros, don­de es­tán lo­ca­li­za­das el 90 % de las fá­bri­cas.

“¿El se­cre­to? Más que tie­rra fér­til y mano de obra pro­pi­cias pa­ra es­te pu­jan­te ni­cho, San­tia­go ha cul­ti­va­do du­ran­te dé­ca­das las con­di­cio­nes, ca­pa­ci­da­des y una ex­pe­rien­cia que la apun­ta­lan co­mo la pla­ta­for­ma ideal pa­ra la in­dus­tria de de­ri­va­dos del ta­ba­co y co­mo imán de in­ver­sio­nes, a fuer­za del pres­ti­gio ga­na­do en es­te mer­ca­do”, des­ta­ca Saúl Abreu, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción pa­ra el De­sa­rro­llo, Inc (APEDI).

Lo que tu­vo su gé­ne­sis ha­ce más de un si­glo (1903) en Gua­zu­mal, co­mu­ni­dad del mu­ni­ci­pio Tam­bo­ril, con la pri­me­ra fá­bri­ca de ci­ga­rros fun­da­da por la fa­mi­lia León

Ji­me­nes, ha de­ve­ni­do en al­go así co­mo un “gran clús­ter pro­vin­cial” del ci­ga­rro, con un cre­cien­te in­flu­jo en las ex­por­ta­cio­nes na­cio­na­les.

Es­tas bon­da­des pro­duc­ti­vas se re­fle­jan en los re­por­tes del Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. El ren­glón in­dus­trial “Ela­bo­ra­ción de Be­bi­das y Pro­duc­tos del Ta­ba­co” tie­ne un pe­so de US$600 mi­llo­nes en la eco­no­mía na­cio­nal, tal co­mo lo mues­tra el acu­mu­la­do de los me­ses de enero a sep­tiem­bre de 2018.

Si bien es cier­to que el cre­ci­mien­to de es­te seg­men­to in­dus­trial se ex­pan­dió un 7 % en com­pa­ra­ción con 2017, aún tie­ne el desafío de im­po­ner­se en el te­ma de la mar­ca país a com­pe­ti­do­res cer­ca­nos co­mo Cu­ba y Ni­ca­ra­gua.

La quí­mi­ca en la in­dus­tria

Los lla­ma­dos pro­duc­tos de la re­fi­na­ción del pe­tró­leo y quí­mi­cos com­pren­den un ne­go­cio un tan­to más mo­des­to que el del ta­ba­co, pe­ro su va­lor de US$580 mi­llo­nes en­tre enero y sep­tiem­bre de 2018 se­ña­la su im­por­tan­cia ca­pi­tal pa­ra pro­du­cir em­pleos. El plás­ti­co es­tá en­tre los ru­bros más po­pu­la­res en es­te seg­men­to.

¿Su ma­yor desafío pa­ra de­mos­trar va­lor agre­ga­do? La sos­te­ni­bi­li­dad.

La eco­no­mía cir­cu­lar se ba­sa en un nue­vo mo­de­lo de so­cie­dad que uti­li­ce y op­ti­mi­ce los ma­te­ria­les y re­duz­ca y apro­ve­che los re­si­duos, dán­do­les una se­gun­da vi­da y aho­rran­do así di­vi­sas pa­ra el país, y ga­ran­ti­zan­do la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal, así se ex­pre­só la Aso­cia­ción de In­dus­trias de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na so­bre el te­ma.

Es­to, a raíz de la no­to­rie­dad in­ter­na­cio­nal que to­mó una su­per­fi­cie cos­te­ra cu­bier­ta de plás­ti­co lue­go de va­rios días de tor­men­ta en el li­to­ral Sur de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Las py­mis cuen­tan

El Cen­tro de De­sa­rro­llo y Com­pe­ti­ti­vi­dad In­dus­trial (Proin­dus­tria) ope­ra el pri­mer Fon­do de Ga­ran­tía pa­ra las Pe­que­ñas y Me­dia­nas In­dus­trias (FIPYMI) el cual, se­gún la en­ti­dad, con­tri­bui­rá de ma­ne­ra de­ter­mi­nan­te al for­ta­le­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad, com­pe­ti­ti­vi­dad y ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra del sec­tor in­dus­trial do­mi­ni­cano.

El ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro es ad­mi­nis­tra­do por la Fi­du­cia­ria Re­ser­vas, del Ban­co de Re­ser­vas. “Ese ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro cam­bia­rá la cul­tu­ra cre­di­ti­cia en el sec­tor in­dus­trial, ya que per­mi­ti­rá a los pres­ta­ta­rios que no tie­nen edi­fi­cios ni te­rre­nos, po­der pre­sen­tar otros ti­pos de ga­ran­tías pa­ra ob­te­ner un prés­ta­mo, u ob­te­ner­lo a me­jo­res ta­sas”, de­cla­ra un in­for­me de Proin­dus­tria.

La po­si­bi­li­dad de to­mar pres­ta­do con re­qui­si­tos fle­xi­bles en torno a las ga­ran­tías clá­si­cas, pro­vee a un apro­xi­ma­do de 500 pe­que­ñas y me­dia­nas in­dus­trias, o Py­mis, un ba­lón de oxí­geno con fi­nes de en­con­trar la ma­ne­ra de com­pe­tir con los gran­des ju­ga­do­res.

Ca­pi­tal fo­rá­neo en las chi­me­neas

Aun­que los US$2000 mi­llo­nes que apor­ta­ron las zo­nas fran­cas a la eco­no­mía en­tre enero y sep­tiem­bre de 2019 no son en su to­ta­li­dad ni de in­ver­sión ex­tran­je­ra ni de ma­nu­fac­tu­ra, por lo ge­ne­ral se aso­cian con la in­dus­tria y con los ca­pi­ta­les fo­rá­neos.

En­tre enero de 2010 y sep­tiem­bre de 2018, al país in­gre­sa­ron re­cur­sos fi­nan­cie­ros por va­lor de US$1617,1 mi­llo­nes, con el pro­pó­si­to de que in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros ob­ten­gan ren­tas de las ope­ra­cio­nes de em­pre­sas de zo­nas fran­cas, se­gún el Ban­co

Cen­tral.

Su va­lor agre­ga­do se for­ta­le­ce­rá, se­gún la Aso­cia­ción Do­mi­ni­ca­na de Zo­nas Fran­cas (ADOZONA), con ma­yor se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, el in­cre­men­to de las fa­ci­li­da­des del co­mer­cio in­terno y la ca­pa­ci­ta­ción de los pros­pec­tos a em­plear.

Des­de las Py­mis que lu­chan por so­bre­vi­vir, has­ta las zo­nas fran­cas res­pon­sa­bles de trans­fe­rir tec­no­lo­gía, la ca­rre­ra de la in­dus­tria es la mis­ma: agre­gar va­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.