El pro­gre­so de la fá­bri­ca “smart”

La in­dus­tria cen­troa­me­ri­ca­na se en­fo­ca en me­jo­rar sus pro­ce­sos de lo­gís­ti­ca, cap­tu­ra de in­for­ma­ción de sus plan­tas y au­to­ma­ti­za­do en las ges­tión de sus al­ma­ce­nes pa­ra po­ten­ciar la pro­duc­ción.

Mercados & Tendencias Panamá - - GRANDES FÁBRICAS - Por Ale­jan­dra Or­dó­ñez ale­jan­dra.or­do­[email protected]­po­cer­ca.com

In­fi­neon Tech­no­lo­gies AG, el ma­yor pro­duc­tor de se­mi­con­duc­to­res de Ale­ma­nia y el se­gun­do de Eu­ro­pa, en 2015 re­ve­ló sus pla­nes de au­men­tar su in­ver­sión en Chi­na pa­ra cons­truir una se­gun­da fá­bri­ca en la pro­vin­cia de Jiang­su, con un área de 36,000 me­tros cua­dra­dos y un cos­to apro­xi­ma­do de US$300 mi­llo­nes, pa­ra ace­le­rar su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes en Asia. Asi­mis­mo, co­mo par­te de los pla­nes de ex­pan­sión, en 2017 el fa­bri­can­te es­pe­cia­li­za­do en sis­te­mas pa­ra apli­ca­cio­nes en in­dus­trias co­mo la au­to­mo­ción, la elec­tró­ni­ca in­dus­trial, las tar­je­tas de chip,

la se­gu­ri­dad y las co­mu­ni­ca­cio­nes, dio a co­no­cer que es­ta­rá in­vir­tien­do US$105 mi­llo­nes en los pró­xi­mos cin­co años pa­ra con­ver­tir su plan­ta de Sin­ga­pur en una fá­bri­ca in­te­li­gen­te; mien­tras que el año pa­sa­do anun­ció que des­ti­na­rá unos US$1,900 mi­llo­nes en una nue­va plan­ta en Aus­tria.

In­fi­neon no es la úni­ca com­pa­ñía apos­tán­do­le a la tec­no­lo­gía pa­ra po­ten­ciar sus pro­ce­sos. Fir­me­nich In­ter­na­cio­nal, fa­bri­can­te de fra­gan­cias lí­der en Sui­za, ha in­ver­ti­do US$60 mi­llo­nes en los úl­ti­mos tres años pa­ra au­to­ma­ti­zar una de sus fá­bri­cas fue­ra de Gi­ne­bra a tra­vés de la im­ple­men­ta­ción de ro­bots. ¿El re­sul­ta­do? La com­pa­ñía au­men­tó su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción en un ter­cio en ese pe­rio­do. In­du­da­ble­men­te una re­vo­lu­ción en los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción es­tá en mar­cha y, al pa­re­cer, ya na­da la de­tie­ne.

En bus­ca de ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas

La tec­no­lo­gía es­tá cues­tio­nan­do de ma­ne­ra fun­da­men­tal los con­cep­tos tra­di­cio­na­les de la or­ga­ni­za­ción de las ca­de­nas de va­lor y es­tán im­pul­san­do un cam­bio drás­ti­co en la es­tra­te­gia de las com­pa

ñías. Es acá don­de apa­re­ce el con­cep­to de Trans­for­ma­ción In­dus­trial 4.0, que im­pli­ca la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía a los pro­ce­sos in­dus­tria­les, con el fin de me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y los con­tro­les de sus pro­ce­sos.

En la trans­for­ma­ción in­dus­trial 4.0 se tra­ta de ha­cer las co­sas de ma­ne­ra di­fe­ren­te, a tra­vés de la in­tro­duc­ción de la au­to­ma­ti­za­ción y el in­ter­cam­bio de da­tos en las tec­no­lo­gías de fa­bri­ca­ción, te­nien­do co­mo eje cen­tral el In­ter­net de las Co­sas (IoT), lo cual re­pre­sen­tó más de US$178,000 mi­llo­nes en 2016 y en la ac­tua­li­dad re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra pro­por­cio­nar a las em­pre­sas una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, ya que sim­pli­fi­ca pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción y fa­ci­li­ta la ob­ten­ción de in­for­ma­ción de, por ejem­plo, to­do lo que su­ce­de en la fá­bri­ca en tiem­po real, o aler­tas de de­fec­tos o pro­duc­tos da­ña­dos, así co­mo erro­res de fun­cio­na­mien­to de las má­qui­nas. Pe­ro, ¿có­mo la re­gión es­tá adop­tan­do es­ta ten­den­cia en sus di­fe­ren­tes in­dus­trias?

De acuer­do con Juan Car­los Már­quez, Pre­si­den­te de la Gre­mial de Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción de la Cá­ma­ra de In­dus­tria de Gua­te­ma­la, la ma­yo­ría de in­dus­trias en la re­gión ya es­tán me­jo­ran­do sus pro­ce­sos de cap­tu­ra de in­for­ma­ción en sus plan­tas y au­to­ma­ti­zan­do la ges­tión de sus al­ma­ce­nes y de su lo­gís­ti­ca con tec­no­lo­gías de mo­vi­li­dad. “En la ac­tua­li­dad, te­ner la in­for­ma­ción en tiem­po real es la ten­den­cia, y yo cree­ría que la ma­yo­ría de em­pre­sas gran­des ya tie­nen un plan de im­ple­men­ta­ción de tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar sus pro­ce­sos”, ase­gu­ra.

Una de ellas es Gran­jas Ma­ri­nas, una em­pre­sa hon­du­re­ña de­di­ca­da a la pro­duc­ción de ca­ma­rón blan­co del Pa­cí­fi­co, y en don­de el 90% de sus pro­ce­sos de pro­duc­ción uti­li­zan la tec­no­lo­gía pa­ra ge­ne­rar in­for­ma­ción de ope­ra­ción y de con­trol que ali­men­tan sus sis­te­mas, des­ta­ca Ós­car Coe­llo, je­fe de in­fra­es­truc­tu­ra y da­ta cen­ter. “To­dos los pro­ce­sos es­tán au­to­ma­ti­za­dos. Du­ran­te los úl­ti­mos años, la tec­no­lo­gía ha trans­for­ma­do nues­tros pro­ce­sos de pro­duc­ción, ace­le­rán­do­los y aho­rran­do tiem­po y re­cur­sos, con lo que se ge­ne­ra más pro­duc­ti­vi­dad en nues­tras plan­tas y co­la­bo­ra­do­res”, in­di­ca. Se­gún Coe­llo, en­tre las tec­no­lo­gías a las que le apues­tan en su plan­ta es­tá la bio­me­tría, geo­lo­ca­li­za­ción, vi­deo­vi­gi­lan­cia y co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­ca en­tre si­tios. Es­to les ha per­mi­ti­do au­to­ma­ti­zar pro­ce­sos que an­te­rior­men­te se ha­cían de for­ma ma­nual y rús­ti­ca, lo que ge­ne­ra­ba re­tra­sos y ba­ja pro­duc­ti­vi­dad. “El ma­ne­jo de la in­for­ma­ción era más di­fí­cil e im­pli­ca­ba un pro­ce­so más, por­que ha­bía que do­cu­men­tar pos­te­rior­men­te y di­gi­ta­li­zar, lo cual ses­ga­ba la in­for­ma­ción y no re­fle­ja­ba la in­te­gri­dad de los da­tos”, ex­pli­ca. De es­ta ma­ne­ra, la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías le ha sig­ni­fi­ca­do a Gran­jas Ma­ri­nas va­rios be­ne­fi­cios, en­tre los que so­bre­sa­len: Aho­rro de re­cur­sos y tiem­po en los pro­ce­sos, ma­yor pro­duc­ti­vi­dad en la la­bor de sus co­la­bo­ra­do­res y la do­cu­men­ta­ción y ase­gu­ra­mien­to de la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da a tra­vés de la di­gi­ta­li­za­ción.

Po­ten­cian­do la pro­duc­ción

De acuer­do con el in­for­me Smart Fac­to­ries, de la con­sul­to­ra Ca­peg­mi­ni, las lla­ma­das fá­bri­cas in­te­li­gen­tes tie­nen el po­ten­cial de agre­gar en­tre US$500 bi­llo­nes y US$1,500 bi­llo­nes anual­men­te a la eco­no­mía glo­bal du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años. En la re­gión, aun­que ya se per­ci­ben los es­fuer­zos en mu­chas com­pa­ñías pa­ra im­ple­men­tar la trans­for­ma­ción di­gi­tal en sus fá­bri­cas, en otras se con­ti­núa con los es­que­mas tra­di­cio­na­les. “Es­to ge­ne­ra una opor­tu­ni­dad pa­ra ge­ne­rar cam­bios en la in­dus­tria y adop­tar las nue­vas ten­den­cias a ni­vel mun­dial. Hay que es­tar cons­cien­tes que la tec­no­lo­gía ha­ce a la em­pre­sa más com­pe­ti­ti­va fren­te a la com­pe­ten­cia. Las in­dus­trias de­ben sa­ber que ya no com­pi­ten con ju­ga­do­res lo­ca­les sino con gran­des cor­po­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, ase­ve­ra Már­quez.

En es­te pa­no­ra­ma, di­ver­sos es­tu­dios apun­tan a que en los pró­xi­mos tres años, cua­tro de ca­da diez com­pa­ñías se­rán des­pla­za­das de su po­si­ción en el mer­ca­do, e in­clu­so de­sa­pa­re­ce­rán, por fal­ta de in­no­va­ción, ve­lo­ci­dad de cam­bio o ca­pa­ci­dad de rein­ven­ción pa­ra afron­tar el desafío di­gi­tal.

Nestlé es­tá cons­cien­te de es­ta si­tua­ción, por lo que la tec­no­lo­gía for­ma par­te vi­tal de su es­tra­te­gia de ne­go­cio. “Es in­ne­ga­ble que la tec­no­lo­gía ha trans­for­ma­do no úni­ca­men­te los pro­ce­sos fa­bri­les, sino ha ve­ni­do a re­vo­lu­cio­nar la ma­ne­ra có­mo vi­vi­mos e in­ter­ac­tua­mos en so­cie­dad”, ma­ni­fies­ta Raúl Sar­ti, Ge­ren­te de Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de Nestlé Gua­te­ma­la.

Se­gún el di­rec­ti­vo, la Re­vo­lu­ción Di­gi­tal ha ve­ni­do a traer in­me­dia­tez y trans­pa­ren­cia a to­dos los pro­ce­sos, y Nestlé no ha si­do la ex­cep­ción ya que “nos he­mos vis­to ab­sor­bi­dos por es­ta ola tec­no­ló­gi­ca, la cual nos obli­ga a es­tar siem­pre a la

van­guar­dia en ma­qui­na­ria y en la au­to­ma­ti­za­ción de to­dos nues­tros pro­ce­sos en bus­ca de más pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia”. Así, la plan­ta de Nestlé, ubi­ca­da en An­ti­gua Gua­te­ma­la, cuen­ta con equi­po y ma­qui­na­ria con tec­no­lo­gía de pun­ta, así co­mo un ERP ro­bus­to que in­te­gra to­da la in­for­ma­ción de la com­pa­ñía.

Ade­más, la em­pre­sa ha lo­gra­do que sus to­dos sus co­la­bo­ra­do­res ad­mi­nis­tra­ti­vos, y gran par­te de los ope­ra­ti­vos, es­tén ali­nea­dos a tra­vés de una se­rie de bue­nas prác­ti­cas do­cu­men­ta­das a tra­vés de po­lí­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos que son eje­cu­ta­dos por me­dio de he­rra­mien­tas in­for­má­ti­cas que fa­ci­li­tan su im­ple­men­ta­ción. “Un ejem­plo de ello es la re­cien­te im­ple­men­ta­ción de ta­blets en las lí­neas de pro­duc­ción pa­ra el uso del per­so­nal ope­ra­ti­vo”, de­ta­lla Sar­ti.

“To­do pro­ce­so de in­tro­duc­ción de nue­vas tec­no­lo­gías de­be­ría traer con­si­go la re­duc­ción en el error hu­mano, re­duc­ción de tiem­pos, ma­yor exac­ti­tud lo cual se tra­du­ce en ma­yor cer­te­za pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes o la in­tro­duc­ción al mer­ca­do de nue­vos pro­duc­tos o ser­vi­cios que sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des de un con­su­mi­dor ca­da vez más de­man­dan­te”, agre­ga el di­rec­ti­vo.

De es­ta ma­ne­ra, con la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías, du­ran­te los úl­ti­mos años Nestlé ha po­di­do au­men­tar su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción y es­tar cer­ca de las 40,000 to­ne­la­das anua­les, así co­mo dis­mi­nuir con­si­de­ra­ble­men­te los des­per­di­cios en sus pro­ce­sos.

Pro­ce­sos más efi­cien­tes y efi­ca­ces

Cos­ta Ri­ca es uno de los paí­ses de la re­gión que tie­nen más cla­ra la vi­sión de la Trans­for­ma­ción In­dus­trial 4.0. Por ello, en oc­tu­bre de 2018 el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Car­los Al­va­ra­do Que­sa­da y el Mi­nis­tro de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (MICITT), Luis Adrián

Sa­la­zar So­lís, lan­za­ron la Es­tra­te­gia de Trans­for­ma­ción Di­gi­tal del país, la cual tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ace­le­rar la pro­duc­ti­vi­dad, la com­pe­ti­ti­vi­dad y el de­sa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co de Cos­ta Ri­ca, to­man­do ven­ta­ja de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial y las so­cie­da­des del co­no­ci­mien­to. “La vi­sión del Go­bierno Di­gi­tal del Bi­cen­te­na­rio im­pli­ca que pro­yec­te­mos a Cos­ta Ri­ca co­mo una na­ción di­gi­tal, que pro­pi­cie la com­pe­ti­ti­vi­dad, la pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas y el bie­nes­tar de sus ha­bi­tan­tes”, ex­pre­só el Pre­si­den­te Al­va­ra­do du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la es­tra­te­gia.

Di­cha pro­pues­ta con­tem­pla pro­yec­tos en va­rios ejes es­tra­té­gi­cos, uno de ellos es el de­no­mi­na­do Trans­for­ma­ción Em­pre­sa­rial 4.0, el cual tie­ne co­mo fin fa­ci­li­tar los me­ca­nis­mos ne­ce­sa­rios pa­ra el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas en el con­tex­to de la In­dus­tria 4.0.

Se­gún el MICITT, es­te con­cep­to ha­ce re­fe­ren­cia a la cuar­ta re­vo­lu­ción en la ma­ne­ra de or­ga­ni­zar los me­dios de pro­duc­ción, y en la que la me­ca­ni­za­ción, pro­duc­ción en ma­sa y au­to­ma­ti­za­ción son par­te fun­da­men­tal.

In­clu­so an­tes del lan­za­mien­to de di­cha es­tra­te­gia, en Cos­ta Ri­ca han des­ta­ca­do va­rias em­pre­sas que han orien­ta­do sus in­ver­sio­nes a la im­ple­men­ta­ción de tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar sus pro­ce­sos. Una de ellas es la co­rea­na Sae-A SPIN­NING S.R.L., sub­si­dia­ria de Sae-A TRA­DING CO., LTD., una mo­der­na plan­ta que se inau­gu­ró en Car­ta­go, en 2015, con una in­ver­sión que su­peró los US$35 mi­llo­nes y don­de se pro­du­cen hi­los de al­go­dón me­dian­te pro­ce­sos al­ta­men­te au­to­ma­ti­za­dos.

Mien­tras tan­to, en Gua­te­ma­la, Ce­men­tos Pro­gre­so le ha apos­ta­do a la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra efi­cien­tar sus pro­ce­sos, “ya que a tra­vés de la tec­no­lo­gía mo­ni­to­rea­mos pro­ce­sos en tiem­po real, es­ta­mos al tan­to del com­por­ta­mien­to de nues­tros indicadore­s y po­de­mos to­mar de­ci­sio­nes opor­tu­nas”,

di­ce José Se­rra, ge­ren­te Tec­no­lo­gía In­for­má­ti­ca.

Por ello, la com­pa­ñía cuen­ta con pla­ta­for­mas di­gi­ta­les que le per­mi­ten me­jo­rar su ser­vi­cio e im­ple­men­tar mo­de­los de aten­ción pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del ser­vi­cio al clien­te. “Por ejem­plo, en Plan­ta San Miguel se im­ple­men­tó un sis­te­ma de au­to­ma­ti­za­ción de con­trol de los des­pa­chos y ve­ri­fi­ca­ción de car­ga de los ca­mio­nes en las bás­cu­las de pe­sa­je. Es­to per­mi­tió des­con­ges­tio­nar el trán­si­to de uni­da­des que cir­cu­lan en las ins­ta­la­cio­nes”, re­fie­re Juan Luis García, ge­ren­te de en­va­sa­do y des­pa­cho.

Ade­más, ase­gu­ra García, el con­su­mo de pa­pel tam­bién dis­mi­nu­yó en un 50% por­que se im­ple­men­tó un mo­de­lo di­gi­tal pa­ra re­du­cir la can­ti­dad de bo­le­tas uti­li­za­das, así co­mo los tiem­pos de es­pe­ra. “Ca­da ope­ra­dor cuen­ta con los da­tos en tiem­po real so­bre el ti­po de pro­duc­to y la can­ti­dad de sa­cos que de­be des­pa­char. Au­na­do a ello, la fir­ma del ope­ra­dor que ges­tio­nó la bo­le­ta se im­pri­me di­gi­tal­men­te pa­ra man­te­ner la tra­za­bi­li­dad del des­pa­cho”, agre­ga.

Por otro la­do, Fran­cis­co Cas­ta­ñe­da, ge­ren­te de Plan­ta San Miguel, des­ta­ca que la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías es­tá orien­ta­da a ser más efi­cien­tes y efi­ca­ces, lo cual im­pac­ta po­si­ti­va­men­te en sus pro­duc­tos y ser­vi­cios. “Las nue­vas tec­no­lo­gías nos per­mi­ten por una par­te to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes en me­nor tiem­po con lo cual se ha­cen pro­ce­sos pro­duc­ti­vos más efi­cien­tes, ha­cien­do uso más ra­cio­nal de los re­cur­sos me­jo­ran­do la se­gu­ri­dad de los ope­ra­do­res, me­jo­ra la ca­li­dad de los pro­duc­tos y mi­ni­mi­za el im­pac­to al me­dio am­bien­te”, men­cio­na.

To­do es­te es­fuer­zo le ha per­mi­ti­do a Ce­men­tos Pro­gre­so ir más allá de su es­tra­te­gia de ne­go­cio ori­gi­nal e in­cur­sio­nar en el es­que­ma B2B (ne­go­cio a ne­go­cio). Se­gún Se­rra, ac­tual­men­te cuen­tan con una pá­gi­na don­de se in­gre­sa más del 60% de los pe­di­dos que pro­ce­sa la or­ga­ni­za­ción, y, adi­cio­nal al in­gre­so de los pe­di­dos, se tie­nen va­rios ser­vi­cios re­la­cio­na­dos que le brin­dan so­por­te al ne­go­cio, co­mo es­ta­dos de cuen­ta y mo­ni­to­reo en tiem­po real de los pe­di­dos, en­tre otras co­sas.

Em­pre­sas di­gi­ta­les

El in­for­me Smart Fac­to­ries, de Ca­peg­mi­ni, re­sal­ta que a ni­vel mun­dial, en los pró­xi­mos cin­co años, los fa­bri­can­tes es­pe­ran que las fá­bri­cas in­te­li­gen­tes im­pul­sen me­jo­ras de ren­di­mien­to que ex­ce­dan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los es­fuer­zos an­te­rio­res. En­tre es­tas me­jo­ras, se es­pe­ra que la en­tre­ga a tiem­po de los pro­duc­tos ter­mi­na­dos se ace­le­re 13 ve­ces, mien­tras que los indicadore­s de ca­li­dad me­jo­ra­rán a más de 12 ve­ces la ta­sa de me­jo­ra des­de 1990.

Tam­bién se pro­nos­ti­ca que las me­jo­ras en la pro­duc­ti­vi­dad ge­ne­ral y el cos­to de la mano de obra se ace­le­ra­rán 7 ve­ces y 9 ve­ces más, res­pec­ti­va­men­te.

Es­tas me­jo­ras ya son pal­pa­bles en ca­sos co­mo el de Grand­bay-Pa­pe­le­ra In­ter­na­cio­nal, que re­cien­te­men­te inau­gu­ró su nue­vo molino, el PM6, el cual es­tá equi­pa­do con la más al­ta tec­no­lo­gía de la re­gión y que brin­da una ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de 70,000 to­ne­la­das, que re­pre­sen­ta un cre­ci­mien­to en más de un 67%.

Jai­me Ca­bre­ra, ge­ren­te de plan­ta ubi­ca­da en Río Hondo, Za­ca­pa, en Gua­te­ma­la, el nue­vo molino es el más mo­derno de Cen­troa­mé­ri­ca y re­pre­sen­tó una in­ver­sión de US$33 mi­llo­nes. “De­fi­ni­ti­va­men­te la tec­no­lo­gía es­tá afi­nan­do los pro­ce­sos de Grand­bay-Pa­pe­le­ra In­ter­na­cio­nal. La má­qui­na an­te­rior te­nía una ve­lo­ci­dad en­tre 600 y 700 me­tros, y aho­ra con el PM6 se es­tá al­can­zan­do los 2,000 me­tros por mi­nu­to. To­do es­tá con­tro­la­do a tra­vés de la compu­tado­ra”, ex­pli­ca.

Se­gún Ca­bre­ra, el PM6 es una má­qui­na to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­da, con un sis­te­ma compu­tari­za­do en el que se in­tro­du­cen da­tos co­mo pe­so ba­se, ve­lo­ci­dad y flu­jos desea­dos, pa­ra de­fi­nir la pro­duc­ción desea­da. “To­dos los dri­ves son sis­te­mas de con­trol muy tec­no­ló­gi­cos, don­de una pe­que­ña va­ria­ción y fa­lla es de­tec­ta­da de in­me­dia­to y es no­ti­fi­ca­da pa­ra po­der co­rre­gir­la. Eso ha­ce que los tiem­pos de no pro­duc­ción se re­duz­can en gran ma­ne­ra y se tie­ne me­jor in­for­ma­ción pa­ra tra­ba­jar”.

Lo cier­to es que a me­di­da que ca­da vez más fá­bri­cas y equi­pos in­cor­po­ran el In­ter­net de las Co­sas (IoT) in­cre­men­tan­do el vo­lu­men de da­tos, la compu­tación se ve obli­ga­da a ser más cog­ni­ti­va pa­ra pro­ce­sar, ana­li­zar y op­ti­mi­zar la in­for­ma­ción de for­ma ade­cua­da.

Hoy por hoy, el ím­pe­tu de­trás de las fá­bri­cas in­te­li­gen­tes es alen­ta­dor. Sin em­bar­go, los fa­bri­can­tes que deseen ga­nar en el am­bien­te ca­da vez más co­nec­ta­do de ma­ña­na, ne­ce­si­ta­rán pa­sar de ser or­ga­ni­za­cio­nes con ca­pa­ci­dad de ma­nu­fac­tu­ra in­te­li­gen­te y con­ver­tir­se en em­pre­sas 100% di­gi­ta­les, re­fie­re el es­tu­dio de Ca­peg­mi­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.