Mu­tua­lis­mo y coope­ra­ción es el fu­tu­ro de la em­pre­sa

La dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca ha traí­do con­si­go un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co don­de las re­la­cio­nes hu­ma­nas, el com­par­tir y el sen­ti­do de per­te­nen­cia son sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos.

Mercados & Tendencias Panamá - - MANAGEMENT - Por Ma­ria José Cor­de­ro, Ge­ren­te ge­ne­ral Wor­kings Cos­ta Ri­ca

Vi­vi­mos una épo­ca en don­de la tec­no­lo­gía se ha apo­de­ra­do prác­ti­ca­men­te de to­das las for­mas de in­ter­ac­ción de la so­cie­dad ac­tual. Des­de la for­ma en que ha­bla­mos, la gen­te con la que nos re­la­cio­na­mos e in­clu­so el ti­po de co­mi­da al que ac­ce­de­mos de­pen­de en cier­ta me­di­da de la tec­no­lo­gía que te­ne­mos dis­po­ni­ble.

Si bien es cier­to mu­cho se ha cul­pa­do a la tec­no­lo­gía de ais­lar­nos y con­ver­tir­nos en un so­lo en­te con nues­tro ce­lu­lar o compu­tado­ra, por nom­brar dos ejem­plos, lo cu­rio­so es que es­ta dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca ha traí­do con­si­go un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co que, en vez de ale­jar­nos co­mo so­cie­dad, nos de­vuel­ve a una prác­ti­ca en don­de las re­la­cio­nes hu­ma­nas, el com­par­tir y el sen­ti­do de per­te­nen­cia son sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos. En don­de el prin­ci­pio de com­par­tir vuel­ve a to­mar fuer­za.

La eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va es un mo­de­lo de ne­go­cio que si bien es cier­to po­de­mos ca­ta­lo­gar co­mo dis­rup­ti­vo e in­no­va­dor, nos de­vuel­ve a los ini­cios de la eco­no­mía, don­de el true­que pa­ra so­bre­vi­vir era la mo­ne­da de las so­cie­da­des de la épo­ca. Es­ta­mos an­te un mo­de­lo de tra­ba­jo en el que nos da­mos cuen­ta que el di­ne­ro no es la úni­ca for­ma de su­plir nues­tras ne­ce­si­da­des, y que en cier­tos ca­sos la re­mu­ne­ra­ción pa­sa a un se­gun­do plano.

Eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va

En Cos­ta Ri­ca he­mos vis­to la for­ma en la que es­ta eco­no­mía ha en­tra­do con fuer­za en los úl­ti­mos tres años. Del 2016 pa­ra acá, he­mos pre­sen­cia­do có­mo una eco­no­mía de con­su­mo al­ter­na­ti­vo, que se fun­da­men­ta en pres­tar, al­qui­lar o ven­der tan­to pro­duc­tos co­mo ser­vi­cios en fun­ción de ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas ha to­ma­do re­le­van­cia en la for­ma en la que pen­sa­mos y eje­cu­ta­mos nues­tros ne­go­cios.

Es­ta mo­da­li­dad nos da la sa­tis­fac­ción de sa­ber que es­ta­mos ob­te­nien­do lo que ne­ce­si­ta­mos a cual­quier ho­ra y en cual­quier lu­gar, au­na­do al he­cho de que lo po­de­mos ha­cer de ma­ne­ra fá­cil y efi­cien­te, un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra el rit­mo de vi­da que lle­va­mos las per­so­nas en la ac­tua­li­dad.

La eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va ya es par­te de nues­tras vi­das, y es tan co­mún que pro­ba­ble­men­te pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­da pa­ra mu­chos de no­so­tros. Cuan­do ha­ce­mos uso de pla­ta­for­mas co­mo Uber o Airbnb, cuan­do uti­li­za­mos es­pa­cios de co­wor­king, pla­ta­for­mas de crowd­fun­dig, ha­ce­mos car­poo­ling e in­clu­so pla­ta­for­mas de co­mer­cio elec­tró­ni­co co­mo Mer­ca­do Li­bre, es­ta­mos pro­ban­do el pun­to de que es­tas prác­ti­cas ya em­pie­zan a ser lo su­fi­cien­te­men­te nor­ma­les pa­ra no ser de­ter­mi­na­das y na­da más asu­mi­das co­mo par­te de nues­tra co­ti­dia­nei­dad.

En pers­pec­ti­va y si pro­fun­di­za­mos un po­co en el te­ma, nos da­mos cuen­ta de que la ma­yo­ría de no­so­tros so­mos pro­pie­ta­rios de co­sas que so­lo uti­li­za­mos

por un cor­to pe­rio­do de tiem­po. ¿Qué pa­sa cuan­do no las ne­ce­si­ta­mos? Ese es una de las pie­dras an­gu­la­res de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, la op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos. El tiem­po res­tan­te en el que no uti­li­za­mos un bien o ser­vi­cio del que so­mos due­ños, po­dría ser apro­ve­cha­do y uti­li­za­do por otras per­so­nas que sí lo ne­ce­si­tan en ese mo­men­to en es­pe­cí­fi­co. Exis­ten in­dus­trias que giran en torno a es­te pen­sa­mien­to y lu­cran de él. Por eso en oca­sio­nes re­sul­ta más ló­gi­co com­prar al­go de se­gun­da mano o al­qui­lar un es­pa­cio de tra­ba­jo por un cier­to pe­rio­do de tiem­po. Pa­ra mí, un ejem­plo cla­ro de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va es el car­poo­ling, mo­de­lo de ne­go­cio en el que el due­ño del vehícu­lo se be­ne­fi­cia al co­brar al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo y cos­tear­se la ga­so­li­na y sus pa­sa­je­ros aho­rran di­ne­ro no te­nien­do que con­tra­tar un ser­vi­cio de trans­por­te más ca­ro, o evi­tar sa­car su pro­pio ca­rro. En épo­cas en el que el em­pren­de­du­ris­mo se ha con­ver­ti­do en ca­si que una mo­da, es im­por­tan­te men­cio­nar que es­te mo­de­lo eco­nó­mi­co es­tá he­cho a la me­di­da pa­ra to­do aquel que desea co­men­zar su pro­pio ne­go­cio. Mu­chas ve­ces no se tie­ne el pre­su­pues­to su­fi­cien­te pa­ra po­der em­pe­zar un ne­go­cio ba­jo un mo­de­lo o es­que­ma más tra­di­cio­nal, pe­ro sí se tie­nen las ga­nas y un pro­duc­to o ser­vi­cio con po­si­bi­li­da­des de te­ner éxi­to en el mer­ca­do. Ba­jo es­ta fi­lo­so­fía de com­par­tir y aho­rrar, es­ta mo­da­li­dad pre­sen­ta va­rias ven­ta­jas que ex­pon­go a con­ti­nua­ción:

- Aho­rro sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Los mo­de­los de ne­go­cio tra­di­cio­nal exi­gen una in­ver­sión de ca­pi­tal más al­ta que un mo­de­lo de eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. Las ba­rre­ras de en­tra­da de la eco­no­mía tra­di­cio­nal que exi­gían gran­des in­ver­sio­nes ya no exis­ten. Las ideas y el ta­len­to tie­nen mu­chas más po­si­bi­li­da­des de flo­re­cer.

- De­sa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Se es­ti­mu­la el uso de pro­duc­tos de se­gun­da mano, ade­más de que se pro­mue­ve un con­su­mo mo­de­ra­do, ya que la pro­duc­ción es en el mo­men­to y con­tra de­man­da.

- Ges­tión de re­cur­sos.

Es vol­ver al te­ma de sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho po­si­ble a un bien o ser­vi­cio. Mi ne­ce­si­dad pro­ba­ble­men­te sea la ne­ce­si­dad de al­guien más.

- Ma­yor ofer­ta.

Un pun­to cla­ve en la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. Si bien es cier­to la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va se ba­sa en ofer­ta – de­man­da, mu­chas ve­ces la ofer­ta da pie a una de­man­da que no sa­bía­mos que exis­tía. Na­die sa­bía que un Airbnb era me­jor que un cuar­to de ho­tel has­ta que tu­vi­mos la op­ción de es­co­ger.

- Me­dio am­bien­te.

En tiem­pos en los que to­das nues­tras ac­cio­nes de­ben ser pen­sa­das en tér­mi­nos de eco­lo­gía y có­mo és­tas im­pac­tan nues­tro en­torno, la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va pro­po­ne sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho a los re­cur­sos dis­po­ni­bles, sin te­ner que ex­plo­tar in­ne­ce­sa­ria­men­te otros.

- Fac­tor hu­mano.

La eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va per­mi­te las re­la­cio­nes so­cia­les, el diá­lo­go y la so­li­da­ri­dad. Es un mo­de­lo eco­nó­mi­co que per­mi­te vol­ver a los tiem­pos de las re­la­cio­nes so­cia­les, ca­ra a ca­ra. Un ins­tru­men­to co­mo la tec­no­lo­gía, que por tan­to tiem­po se ha ca­ta­lo­ga­do co­mo un im­pul­sor del ais­la­mien­to hu­mano, de pron­to se con­vier­te en una for­ma de unir­nos. Co­mo ge­ren­te de un es­pa­cio de co­wor­king, he vis­to ca­sos de mu­chas per­so­nas, em­pre­sas y ne­go­cios que han crea­do re­la­cio­nes la­bo­ra­les por el sim­ple he­cho de com­par­tir un es­pa­cio de tra­ba­jo.

- Au­men­to de la con­fian­za del con­su­mi­dor.

El bo­ca en bo­ca es un pi­lar fun­da­men­tal de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. La tec­no­lo­gía nos per­mi­te dar­nos una idea de un pro­duc­to o ser­vi­cio sin ne­ce­si­dad de ad­qui­rir­lo. Vi­vi­mos en los tiem­pos de los re­views.

Las di­fi­cul­ta­des

Evi­den­te­men­te, no to­do son be­ne­fi­cios en la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. El sec­tor ha cre­ci­do a un rit­mo más rá­pi­do que la le­gis­la­ción que lo re­gu­la, que en cier­tos ca­sos es nu­la. Ese, a mi pa­re­cer, es el prin­ci­pal pro­ble­ma de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, la fal­ta de re­gu­la­ción. Ejem­plos so­bran, pe­ro tal vez el más me­diá­ti­co y el que de cier­ta for­ma ha te­ni­do más im­pac­to a ni­vel glo­bal es la en­cru­ci­ja­da en­tre Uber y los ta­xis tra­di­cio­na­les. Al ser pla­ta­for­mas y ser­vi­cios re­la­ti­va­men­te nue­vos, el con­trol fis­cal ha si­do nu­lo, lo que crea un hue­co le­gal que fa­vo­re­ce a los due­ños de es­tas com­pa­ñías y per­ju­di­ca a to­dos esos paí­ses que no han po­di­do man­te­ner el rit­mo en ma­te­ria fis­cal y re­gu­la­to­ria.

En­tre los prin­ci­pa­les in­con­ve­nien­tes de es­te ti­po de eco­no­mías re­sal­tan: - Con­duc­tas po­co éti­cas: el mo­de­lo de “tra­ba­ja­dor in­de­pen­dien­te” crea un por­ti­llo pa­ra que tan­to em­pre­sas co­mo asa­la­ria­dos eva­dan im­pues­tos y car­gas so­cia­les.

- Exis­te una com­pe­ten­cia des­leal. Es­te lim­bo le­gal en el que se en­cuen­tran mu­chas in­dus­trias que ope­ran ba­jo el sis­te­ma de eco­no­mías co­la­bo­ra­ti­vas les da ven­ta­jas so­bre otros sec­to­res que es­tán cla­ra­men­te de­fi­ni­dos ba­jo un mar­co ju­rí­di­co re­gu­la­do.

- Al no es­tar re­gu­la­do en su to­ta­li­dad, el con­su­mi­dor que­da des­pro­te­gi­do, pues mu­chas de es­tas eco­no­mías ope­ran al mar­gen de la ley.

Sin em­bar­go, y aún con las des­ven­ta­jas an­te­rior­men­te men­cio­na­das, si po­ne­mos to­dos es­tos pun­tos ba­jo la lu­pa es fá­cil pen­sar que la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va es un mo­de­lo que se en­cuen­tra en pleno au­ge, es­pe­cial­men­te ba­jo las du­ras con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de la re­gión.

Du­ran­te el 2018, Cos­ta Ri­ca su­frió dos even­tos que des­ace­le­ra­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su eco­no­mía. Por un la­do, se vi­vie­ron las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les más po­la­ri­za­das en mu­cho tiem­po, lo que ge­ne­ró una des­con­fian­za ge­ne­ra­li­za­da del sec­tor em­pre­sa­rial, que se trans­for­mó en me­nos em­pleos ge­ne­ra­dos, in­ver­sio­nis­tas que de­ci­die­ron ir­se a otros paí­ses. Au­na­do a es­to, el país vi­vió mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre gra­cias a una re­for­ma fis­cal (y su res­pec­ti­va huel­ga) que tu­vo al país pa­ra­li­za­do por más de dos me­ses.

En Hon­du­ras y El Sal­va­dor, el des­em­pleo ha pro­vo­ca­do una mi­gra­ción ma­si­va ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, con las im­pli­ca­cio­nes que eso con­lle­va y to­dos co­no­ce­mos. En Ni­ca­ra­gua, la si­tua­ción po­lí­ti­ca ha pro­vo­ca­do una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca que ha afec­ta­do no só­lo al país sino a la re­gión. De acuer­do con el in­for­me anual de ex­por­ta­cio­nes emi­ti­do por el go­bierno de Cos­ta Ri­ca, du­ran­te el 2018, las ex­por­ta­cio­nes de Cos­ta Ri­ca a Ni­ca­ra­gua ba­ja­ron un 10%.

A ni­vel mi­cro, las em­pre­sas se han vis­to en la ne­ce­si­dad de re­cor­tar per­so­nal y pre­su­pues­tos pa­ra se­guir ope­ran­do.

En mi ca­so par­ti­cu­lar, co­mo ge­ren­te de un es­pa­cio de Co­wor­king, pue­do ver có­mo los miem­bros bus­can nues­tro es­pa­cio co­mo una so­lu­ción via­ble a te­ner un lu­gar de tra­ba­jo que sien­tan co­mo su­yo y se ajus­te a su pre­su­pues­to. Al bus­car un es­pa­cio co­mo Wor­kings, sa­ben que cuen­tan con su es­pa­cio de tra­ba­jo, pe­ro tam­bién un lu­gar don­de po­der re­unir­se sin te­ner que in­cu­rrir en los gas­tos tra­di­cio­na­les co­mo lo son los pa­gos de ser­vi­cios pú­bli­cos, per­so­nal de lim­pie­za, in­ter­net y to­das las im­pli­ca­cio­nes de te­ner una ofi­ci­na pro­pia. Ade­más, y co­mo ya men­cio­né an­te­rior­men­te, el fac­tor hu­mano se vuel­ve un plus, ya que exis­te la opor­tu­ni­dad de te­ner es­pa­cios de esparcimie­nto que per­mi­ten ge­ne­rar net­wor­king e im­pul­sar nue­vas co­ne­xio­nes e ideas de ne­go­cios.

Es una for­tu­na vi­vir es­tos cam­bios de la mano de tan­tos em­pren­de­do­res y em­pre­sas que creen y ha­cen que el fu­tu­ro pa­se mu­cho más por el mu­tua­lis­mo y la coope­ra­ción y no tan­to por la idea de una re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca di­rec­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.