El camino de la in­dus­tria ro­bo­ti­za­da

La In­dus­tria 4.0 im­pli­ca una evo­lu­ción de los sis­te­mas, ma­qui­na­ria, tec­no­lo­gías y pro­ce­sos uti­li­za­dos den­tro del sec­tor in­dus­trial. Sus prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios abar­can va­rias áreas, co­mo el cos­to, la pro­duc­ti­vi­dad y la ren­ta­bi­li­dad en las ope­ra­cio­nes.

Mercados & Tendencias Panamá - - SUMARIO - Por Ge­ral­di­ne Varela ge­ral­di­[email protected]­po­cer­ca.com

La im­ple­men­ta­ción de la tec­no­lo­gía en los pro­ce­sos in­dus­tria­les es­tá re­es­cri­bien­do el des­tino de las em­pre­sas, ¿qué ru­bro li­de­ra la trans­for­ma­ción?

El tér­mino In­dus­tria 4.0 ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se co­mo una re­pre­sen­ta­ción de tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras que es­tán en­ca­be­zan­do la in­for­ma­ti­za­ción en los pro­ce­sos de pro­duc­ción en to­das las in­dus­trias a ni­vel mun­dial. Es­ta re­vo­lu­ción di­gi­tal ya ha ga­na­do bas­tan­te te­rreno en las in­dus­trias co­mo la eu­ro­pea, por lo que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha anun­cia­do que uti­li­za­rá sus ins­tru­men­tos po­lí­ti­cos, apo­yo fi­nan­cie­ro, coor­di­na­ción y com­pe­ten­cias le­gis­la­ti­vas, pa­ra im­pul­sar más in­ver­sio­nes pú­bli­cas y pri­va­das en to­dos los sec­to­res in­dus­tria­les, y crear las con­di­cio­nes mar­co pa­ra la re­vo­lu­ción in­dus­trial di­gi­tal. So­lo en Ale­ma­nia se es­pe­ra que los fa­bri­can­tes ha­gan una in­ver­sión anual de US$150,000 mi­llo­nes pa­ra in­te­grar los marcos de la In­dus­tria 4.0 en

sus ope­ra­cio­nes y prác­ti­cas co­mer­cia­les exis­ten­tes. Pe­ro, ¿en qué pun­to es­tá la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na en es­ta re­vo­lu­ción?

De acuer­do a Kar­la Domínguez Zar­co, Ge­ren­te de In­te­li­gen­cia In­dus­trial de la Aso­cia­ción Sal­va­do­re­ña de In­dus­tria­les (ASI), el te­ma aún es nue­vo en es­te país, con­si­de­ran­do que la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra sal­va­do­re­ña re­pre­sen­ta el 16.1% de la pro­duc­ción Na­cio­nal y es la que de­be en­trar a la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial. “Ac­tual­men­te, El Sal­va­dor ocu­pa la po­si­ción 104 de 126 eco­no­mías en el Ín­di­ce de In­no­va­ción Glo­bal, en el que so­bre­sa­le que el gas­to de soft­wa­re, in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo só­lo re­pre­sen­ta el 0.1% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual”, de­ta­lla la pro­fe­sio­nal Es­ta si­tua­ción es re­for­za­da por el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, que ha re­di­se­ña­do su Ín­di­ce de Com­pe­ti­ti­vi­dad al su­mar­le el com­po­nen­te de la In­dus­tria 4.0, y en el que El Sal­va­dor ocu­pa el pues­to 98 en­tre 140 eco­no­mías. Pa­ra Domínguez, ha­blar de una Re­vo­lu­ción In­dus­trial 4.0 en El Sal­va­dor da­das cier­tas con­di­cio­nes que aún per­sis­ten. “Un ejem­plo lo vi­vi­mos ha­ce dos años cuan­do se qui­so in­gre­sar un vehícu­lo eléc­tri­co pa­ra ex­hi­bir­lo en una fe­ria. El pro­ble­ma sur­gió cuan­do el sis­te­ma in­for­má­ti­co de la Adua­na no po­día re­gis­trar el vehícu­lo por­que sus com­po­nen­tes son

LA IN­DUS­TRIA AU­TO­MO­TRIZ SI­GUE SIEN­DO EL MA­YOR ADOP­TAN­TE DE RO­BOTS A NI­VEL MUN­DIAL, CON UNA PAR­TI­CI­PA­CIÓN DEL 33% DEL SU­MI­NIS­TRO TO­TAL EN 2017. ASÍ, SUS VEN­TAS AU­MEN­TA­RON EN UN 22%.

muy di­fe­ren­tes al de un au­to­mo­tor tra­di­cio­nal. Esa fue una lec­ción tan­to pa­ra no­so­tros co­mo pa­ra las au­to­ri­da­des, en de­fi­ni­ti­va hay que mo­der­ni­zar es­tos re­gis­tros”, ex­pli­ca.

Ten­den­cias mar­can pa­so

A cri­te­rio del cos­ta­rri­cen­se Car­los Bui­tra­go, so­cio de Mc­Kin­sey & Com­pany, los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos vie­nen ge­ne­ran­do po­lí­ti­cas que fo­men­tan la in­dus­tria 4.0. Ciu­da­des co­mo Me­de­llín, en Co­lom­bia, ha acor­da­do crear cen­tros pa­ra la re­vo­lu­ción in­dus­trial, don­de se lan­za­rán, en con­jun­to con el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial y go­bier­nos lo­ca­les, ini­cia­ti­vas que fo­men­ten la adop­ción de es­tas tec­no­lo­gías. De acuer­do con Juan Car­los Már­quez, Pre­si­den­te de la Gre­mial de Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción de la Cá­ma­ra de In­dus­tria de Gua­te­ma­la, las in­dus­trias cen­troa­me­ri­ca­nas es­tán avan­zan­do en ma­te­ria de la im­ple­men­ta­ción de la tec­no­lo­gía en sus pro­ce­sos; sin em­bar­go, “si nos com­pa­ra­mos con Nor­tea­mé­ri­ca, con paí­ses co­mo Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, exis­te una bre­cha que se tie­ne que ce­rrar”, di­ce.

Se­gún Már­quez, el sec­tor in­dus­trial gua­te­mal­te­co en ge­ne­ral, se ha en­fo­ca­do en los es­fuer­zos a acor­tar di­cha bre­cha, es­pe­cial­men­te en las áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas y de mar­ke­ting. Sin em­bar­go, mu­chas em­pre­sas si­guen con los es­que­mas tra­di­cio­na­les, lo cual es una opor­tu­ni­dad pa­ra ge­ne­rar es­tos cam­bios en la in­dus­tria y adop­tar las nue­vas ten­den­cias a ni­vel mun­dial.

“Lo que ha­ce fal­ta es que los di­rec­to­res to­men más con­cien­cia que esos cam­bios en su ca­de­na de pro­duc­ción les pue­de ge­ne­rar be­ne­fi­cios. Es el te­ma de ver la tec­no­lo­gía más co­mo una in­ver­sión y no co­mo un gas­to. Creo que el mis­mo pe­so de las ten­den­cias va a ir en­fo­cán­do­los a eso”, agre­ga el di­rec­ti­vo, quien de­ta­lla que en el país, la ma­yo­ría de in­dus­trias es­tá in­vir­tien­do en tec­no­lo­gía re­la­cio­na­da con la la ges­tión de bo­de­gas, au­to­ma­ti­za­ción del área lo­gís­ti­ca, así co­mo he­rra­mien­tas de in­te­li­gen­cia de ne­go­cios pa­ra ob­te­ner indicadore­s de ges­tión con los que se pue­den pre­de­cir ten­den­cias y an­ti­ci­par­se al mer­ca­do.

En el ca­so de Hon­du­ras, Da­ni­lo An­tú­nez, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de em­pre­sas de Tec­no­lo­gía y Co­mu­ni­ca­cio­nes de Hon­du­ras (ASEMTECH), re­sal­ta que, gra­dual­men­te, en dis­tin­tos sec­to­res, se ob­ser­va ma­yor uso del In­ter­net de las Co­sas (IoT) en di­ver­sos dis­po­si­ti­vos que son in­tro­du­ci­dos di­rec­ta­men­te en los pro­ce­sos in­dus­tria­les. Ade­más, de­ta­lla, el sec­tor agro­pe­cua­rio le es­tá apos­tan­do a la uti­li­za­ción de dro­nes in­te­li­gen­tes con fun­cio­na­li­da­des de scan­ner, to­po­gra­fía y geo­map­ping, pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción de sus te­rre­nos. “En ge­ne­ral, hay una ma­yor can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos des­ti­na­dos a re­co­pi­lar da­tos, vol­vien­do así los pro­ce­sos in­dus­tria­les del día a día una fuen­te con­ti­nua de in­for­ma­ción uti­li­za­ble”, men­cio­na el re­pre­sen­tan­te gre­mial.

Y es que los be­ne­fi­cios de In­dus­tria 4.0 abar­can va­rias áreas, co­mo el cos­to, la pro­duc­ti­vi­dad y la ren­ta­bi­li­dad en las ope­ra­cio­nes. “La tec­no­lo­gía im­pac­ta por­que me­jo­ra la pro­duc­ti­vi­dad, me­jo­ra los con­tro­les, se pue­de ha­cer más con me­nos es­fuer­zo por­que hay una op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos. La tec­no­lo­gía ha­ce a la em­pre­sa más com­pe­ti­ti­va fren­te a la com­pe­ten­cia, y las in­dus­trias de la re­gión de­ben es­tar cons­cien­tes que ya no com­pi­ten con ju­ga­do­res lo­ca­les sino con gran­des cor­po­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, des­ta­ca Már­quez. Por ello, pa­ra An­tú­nez, el ini­cio de la In­dus­tria 4.0. y el uso del IoT en la re­gión se­rá se­gui­do por una di­gi­ta­li­za­ción com­ple­ta de fá­bri­cas y uni­da­des de fa­bri­ca­ción, las cua­les, en res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des úni­cas de los clien­tes in­di­vi­dua­les, fu­sio­na­rán ele­men­tos co­mo el di­se­ño per­so­na­li­za­do del pro­duc­to, los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción y la en­tre­ga fi­nal, pa­ra ma­xi­mi­zar los ni­ve­les de sa­tis­fac­ción.

Hay que re­cor­dar que las In­dus­tria 4.0 equi­pa a los fa­bri­can­tes con ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas re­vo­lu­cio­na­rias, su­peran­do las me­to­do­lo­gías de fa­bri­ca­ción tra­di­cio­na­les y re­em­pla­zán­do­las con mo­de­los me­jo­ra­dos de pla­ni­fi­ca­ción de ne­ce­si­da­des de ma­te­rial (MRP) y sis­te­mas de eje­cu­ción de fa­bri­ca­ción en la nu­be. Es­to, ase­gu­ran los ex­per­tos, per­mi­ti­rá a las em­pre­sas apro­ve­char es­tas ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas avan­za­das pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad al tiem­po que man­tie­nen los es­tán­da­res de ca­li­dad má­xi­ma y re­du­cen los erro­res, lo que ayu­da a mi­ni­mi­zar el des­per­di­cio.

Los ro­bots in­dus­tria­les, un mer­ca­do en au­ge

Exis­ten cin­co mer­ca­dos prin­ci­pa­les que re­pre­sen­tan el 73% del vo­lu­men to­tal de ven­tas de ro­bots a ni­vel mun­dial, se­gún los úl­ti­mos da­tos de la In­ter­na­tio­nal Fe­de­ra­tion of Ro­bo­tics (IFR) a 2017: Chi­na, Ja­pón, Co­rea del Sur, Es­ta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia. Chi­na ha am­plia­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su po­si­ción de li­de­raz­go con la de­man­da más fuer­te y una par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do del 36% de la ofer­ta to­tal re­por­ta­da pa­ra 2017. Con ven­tas de al­re

PA­RA 2017, 85 UNI­DA­DES DE RO­BOT POR CA­DA 10,000 EM­PLEA­DOS FUE EL PRO­ME­DIO DE DEN­SI­DAD DE RO­BOT GLO­BAL EN LAS IN­DUS­TRIAS MA­NU­FAC­TU­RE­RAS. POR RE­GIO­NES, LA DEN­SI­DAD DE RO­BOT PRO­ME­DIO EN EU­RO­PA ES DE 106 UNI­DA­DES, EN AMÉ­RI­CA 91 Y EN ASIA 75 UNI­DA­DES.

de­dor de 138,000 ro­bots in­dus­tria­les, el vo­lu­men de ven­tas de Chi­na fue ma­yor que el vo­lu­men to­tal de ven­tas de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, el cual fue de 112,400 uni­da­des.

Mien­tras tan­to, los fa­bri­can­tes ja­po­ne­ses en­tre­ga­ron el 56% del su­mi­nis­tro mun­dial, lo cual con­vier­te a di­cho país asiá­ti­co en el fa­bri­can­te de ro­bots in­dus­tria­les nú­me­ro uno del mun­do, con una ta­sa de ex­por­ta­ción que au­men­tó en un 45% en el pe­rio­do 2016-2017, sien­do Amé­ri­ca del Nor­te, Chi­na, la Re­pú­bli­ca de Co­rea y Eu­ro­pa sus prin­ci­pa­les des­ti­nos. Se­gún se re­por­tó, las ven­tas de ro­bots ja­po­ne­ses au­men­ta­ron un 18%, a 45,566 uni­da­des, lo que re­pre­sen­ta el se­gun­do va­lor más al­to que se ha­ya vis­to en el país, so­lo des­pués del re­gis­tra­do en el año 2000, cuan­do se ven­die­ron 46,986 uni­da­des.

Por otro la­do, los ro­bots in­dus­tria­les en Es­ta­dos Uni­dos tu­vie­ron un nue­vo pi­co de ven­tas en 2017, al­can­zan­do las 33,192 uni­da­des. Es­to es un 6% más al­to que lo que se ven­dió en 2016. Des­de 2010, el mo­tor del cre­ci­mien­to en to­das las in­dus­trias ma­nu­fac­tu­re­ras en los Es­ta­dos Uni­dos ha si­do la ten­den­cia a au­to­ma­ti­zar la pro­duc­ción pa­ra for­ta­le­cer las in­dus­trias del país nor­te­ame­ri­cano en los mer­ca­dos na­cio­na­les y mun­dia­les.

Ale­ma­nia no se que­da atrás y es el quin­to mer­ca­do de ro­bots más gran­de del mun­do y el nú­me­ro uno en Eu­ro­pa. En 2017, el nú­me­ro de ro­bots ven­di­dos au­men­tó un 7%, a 21,404 uni­da­des, un nue­vo ré­cord his­tó­ri­co, en com­pa­ra­ción con las 20,074 uni­da­des del 2016.

La pro­duc­ción se trans­for­ma

La In­dus­tria 4.0 pro­vo­ca que la pla­nea­ción es­tra­té­gi­ca de las or­ga­ni­za­cio­nes cam­bie to­tal­men­te, dan­do lu­gar a to­da una nue­va fi­lo­so­fía de ne­go­cios en la que di­cha pla­ni­fi­ca­ción no so­lo de­pen­de del área de pro­duc­ción o de in­for­má­ti­ca, sino de to­da la com­pa­ñía. Así, las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben re­plan­tear­se qué es lo que quie­ren lo­grar y có­mo ha­cer­lo, in­vo­lu­cran­do a ca­da área de la mis­ma, des­de la pro­duc­ción, lo­gís­ti­ca, dis­tri­bu­ción, el mer­ca­deo, ad­mi­nis­tra­ción y fi­nan­zas, en­tre otras. Ade­más, re­sal­tan los ex­per­tos, es im­por­tan­te con­si­de­rar que las in­dus­trias se en­cuen­tran an­te un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal tan­to a ni­vel de li­de­raz­gos em­pre­sa­ria­les co­mo de con­su­mi­do­res, quie­nes se ca­rac­te­ri­zan por ser más exi­gen­tes en cuan­to a tiem­pos, ca­li­dad, pre­cios y prác­ti­cas am­bien­ta­les. Se­gún Kar­la Domínguez Zar­co, Ge­ren­te de In­te­li­gen­cia In­dus­trial de la Aso­cia­ción Sal­va­do­re­ña de In­dus­tria­les (ASI), en to­da es­ta trans­for­ma­ción, la ca­pa­ci­ta­ción del ta­len­to hu­mano es ca­da vez más exi­gen­te, por­que ca­da vez más son las nue­vas tec­no­lo­gías que se in­cor­po­ran en los pro­ce­so de pro­duc­ción, lo que en da­do mo­men­to pue­de con­du­cir a un des­pla­za­mien­to de cier­ta fuer­za la­bo­ral.

Pa­ra la di­rec­ti­va de ASI, el desafío es pre­pa­rar al re­cur­so hu­mano del fu­tu­ro fo­men­tan­do el co­no­ci­mien­to y es­ti­mu­lan­do la in­ves­ti­ga­ción que con­lle­va a me­jo­ras en ca­da uno de los pro­ce­sos. “No es un re­to fá­cil, pe­ro hay que to­mar­lo an­te la nue­va era di­gi­tal. Po­dría­mos de­cir que es­ta­mos en tiem­pos de una ‘al­fa­be­ti­za­ción di­gi­tal’, por­que las ha­bi­li­da­des de la fuer­za la­bo­ral de­ben es­tar acor­de an­te las nue­vas exi­gen­cias”, ase­gu­ra.

Ade­más, la trans­for­ma­ción im­pli­ca un cam­bio re­pre­sen­ta­ti­vo en ma­te­ria la­bo­ral, da­dos los nue­vos es­ti­los de ha­cer ne­go­cios. Aho­ra, los clien­tes no es­tán so­lo a ni­vel lo­cal y ca­da vez hay más jó­ve­nes ta­len­to­sos in­vo­lu­crán­do­se en es­ta nue­va ola tec­no­ló­gi­ca y que bus­can es­pa­cios don­de pue­dan sen­tir­se par­te de trans­for­ma­ción en la or­ga­ni­za­ción, apor­tan­do ideas y em­pren­dien­do nue­vos pro­yec­tos.

¿Quién iba a pen­sar ha­ce 10 años que te­ner un Com­mu­nity Ma­na­ger o un Da­ta Scien­tist iba ser tan in­dis­pen­sa­ble? Por ello, la ha­bi­li­dad de iden­ti­fi­car los gus­tos de los clien­tes se ha vuel­to en una cien­cia com­ple­ta que ha lle­va­do in­clu­so a los cen­tros de for­ma­ción a abrir nue­vas ca­rre­ras o re­for­mu­lar las que ya tie­nen, pa­ra orien­tar­las ha­cia Big Da­ta y el uso de Bu­si­ness In­te­lli­gen­ce Tools.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.