Las re­glas del green mar­ke­ting

En ma­te­ria am­bien­tal, el prin­ci­pal re­to de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas de la re­gión va más allá de re­vi­sar su ca­de­na de va­lor, y va más orien­ta­do a mi­ti­gar y re­du­cir el im­pac­to que los pro­ce­sos tie­nen so­bre el me­dio am­bien­te.

Mercados & Tendencias Panamá - - SUMARIO - Por Ma­ría Mel­ba Ca­le­ro ma­ria.ca­le­[email protected]­po­cer­ca.com

El in­te­rés de la hu­ma­ni­dad en la sus­ten­ta­bi­li­dad y en la vi­da sa­na de­ri­va en nue­vas es­tra­te­gias de mer­ca­deo ver­de.

Ani­vel mun­dial las in­dus­trias es­tán en­fren­tan­do nue­vos re­tos eco­nó­mi­cos y tec­no­ló­gi­cos, en­fo­ca­dos en lo­grar el ac­ce­so uni­ver­sal a una mo­vi­li­dad se­gu­ra y sos­te­ni­ble, y don­de te­mas co­mo las emi­sio­nes cer­ca­nas a ce­ro y las ener­gías re­no­va­bles son co­sa de to­dos los días. Es­to in­dis­cu­ti­ble­men­te re­per­cu­te en la for­ma de fa­bri­car y con­su­mir pro­duc­tos.

En es­te nue­vo eco­sis­te­ma in­dus­trial, las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas for­man par­te esen­cial del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, con­vir­tién­do­se en un im­por­tan­te pi­lar pa­ra el avan

ce de los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­bles (ODS), ase­gu­ra la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU). Da­tos del Con­se­jo In­ter­na­cio­nal pa­ra la Pe­que­ña Em­pre­sa mues­tran que es­tos ne­go­cios re­pre­sen­tan más del 90% del to­tal de em­pre­sas, ge­ne­ran en­tre el 60% y el 70% del em­pleo, y son res­pon­sa­bles del 50% del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) mun­dial.

En ma­te­ria am­bien­tal, el prin­ci­pal re­to de las em­pre­sas que bus­can im­ple­men­tar pro­ce­sos res­pon­sa­bles va más allá de re­vi­sar su ca­de­na de va­lor, y va más orien­ta­do a mi­ti­gar y re­du­cir el im­pac­to que los pro­ce­sos tie­nen so­bre el me­dio am­bien­te, pa­ra lo cual la op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos y el de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra de pun­ta son so­lo al­gu­nos de los fac­to­res a to­mar en cuen­ta.

Por otro la­do, la cul­tu­ra em­pre­sa­rial es una he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va que pre­pa­ra a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de em­pre­sa­rios e in­for­ma a la ac­tual so­bre los be­ne­fi­cios co­lec­ti­vos que traen con­si­go los pro­ce­sos sos­te­ni­bles. Pe­ro, ¿có­mo fun­cio­na es­to en

una pe­que­ña em­pre­sa? De acuer­do con Leo­nar­do To­rres, pre­si­den­te del Con­se­jo Ni­ca­ra­güen­se de la Mi­cro, Pe­que­ña y Me­dia­na Em­pre­sa (CONIMIPYME) en el sec­tor pri­va­do, las Mipy­mes son las que más res­pe­tan y pro­te­gen el me­dio am­bien­te en la rea­li­za­ción de sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y de ser­vi­cios. Es­to, ase­gu­ra, es por­que des­de su for­ma­ción se con­vi­ve más de cer­ca con el eco­sis­te­ma, ya que mu­chas de es­tas em­pre­sas se ini­cian co­mo em­pre­sas fa­mi­lia­res pa­ra lue­go cre­cer en su en­torno.

“Es­tá res­pon­sa­bi­li­dad se ha ma­te­ria­li­za­do no so­lo por el pro­ce­so de ca­pa­ci­ta­ción en la ma­te­ria, sino por­que es par­te in­trín­se­ca de su cul­tu­ra y con­vi­ven­cia”, afir­ma To­rres.

Por su par­te, Clau­dia Pa­ti­ño Cas­ta­ñe­da, so­cia de Va­lue4Chain, des­ta­ca que en­tre las ven­ta­jas que ofre­ce es­te ti­po de mo­de­lo de ne­go­cios es­tá la re­duc­ción de cos­tos ope­ra­ti­vos, en me­di­das que van des­de el cam­bio de lu­mi­na­rias por unas más efi­cien­tes y de me­nor pre­cio, la im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma de efi­cien­cia ener­gé­ti­co que per­mi­ta una re­duc­ción im­por­tan­te del gas­to to­tal, has­ta el re­uti­li­zar los re­si­duos de ma­te­ria­les que per­mi­ten pro­ce­sos más lim­pios y aho­rros con­si­de­ra­bles. De acuer­do con los ex­per­tos, en es­te sec­tor exis­te un ma­yor ni­vel de apro­ve­cha­mien­to de las ma­te­rias pri­mas, so­bre to­do por­que el fac­tor cos­tos es una va­ria­ble muy crí­ti­ca pa­ra ellos. Los re­si­duos o so­bran­tes son con­si­de­ra­dos un ele­men­to fun­da­men­tal y con va­lor eco­nó­mi­co im­por­tan­te en los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, por lo que los des­per­di­cios son mí­ni­mos. In­dus­trias co­mo ma­de­ra, mue­ble, cue­ro y cal­za­do, ves­tua­rio y el tu­ris­mo ru­ral sos­te­ni­ble, son ejem­plos cla­ros.

No obs­tan­te, pa­ra To­rres es­tas prác­ti­cas sus­ten­ta­bles aún no al­can­zan los ni­ve­les desea­dos; sien­do una de las cau­sas es que el pre­su­pues­to des­ti­na­do pa­ra es­tos te­mas tien­de a ser muy ba­jo o in­clu­so, nu­lo. Sin em­bar­go, ase­gu­ra, es po­si­ble iden­ti­fi­car bue­nas prác­ti­cas que no re­quie­ran una gran in­ver­sión de di­ne­ro pe­ro que ayu­den a cons­truir un camino pa­ra la im­ple­men­ta­ción de me­jo­res prác­ti­cas en un me­diano pla­zo.

Nue­vos mer­ca­dos a la vis­ta

Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas con ni­vel de ex­por­ta­ción se es­tán con­ven­cien­do ca­da día, que asu­mien­do prác­ti­cas sos­te­ni­bles y con én­fa­sis en la res­pon­sa­bi­li­dad con el me­dio am­bien­te, son más com­pe­ti­ti­vos y me­jo­ran sus po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so a mer­ca­dos ex­ter­nos. “Ges­tio­nar el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble en una em­pre­sa pue­de con­ver­tir­se en una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va si la Py­me quie­re ven­der sus pro­duc­tos a un ter­ce­ro y po­see el cum­pli­mien­to de cier­tos cri­te­rios re­la­cio­na­dos

con las bue­nas prác­ti­cas am­bien­ta­les. Adi­cio­nal­men­te,

a lar­go pla­zo la ges­tión em­pre­sa­rial ade­cua­da de es­tos te­mas pue­de ser un di­fe­ren­cia­dor en la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de los pro­duc­tos”, afir­ma Cas­ta­ñe­da.

Por ello, ca­da vez hay más én­fa­sis en el cum­pli­mien­to de la exi­gen­cia de las de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen y, so­bre to­do, de las bue­nas prác­ti­cas am­bien­ta­les den­tro de los pro­ce­sos y ser­vi­cios que ofer­tan las em­pre­sas.

“Es par­te obli­ga­to­ria del eti­que­ta­do y de la pro­mo­ción de los pro­duc­tos y ser­vi­cios so­bre to­do en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Hoy en día, en los mer­ca­dos es­tas prác­ti­cas son ca­da día más de­man­da­das por los con­su­mi­do­res”, apun­ta To­rres.

Por otro la­do, hay que con­si­de­rar que en las po­lí­ti­cas de fi­nan­cia­mien­to de los or­ga­nis­mos bi­la­te­ra­les, mul­ti­la­te­ra­les y de coope­ra­ción en ge­ne­ral, el me­dio am­bien­te cons­ti­tu­ye un eje trans­ver­sal. Por ejem­plo, si se ha­bla de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca, To­rres, pre­si­den­te de CONIMIPYME re­pli­ca lo di­cho por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Tu­ris­mo: “Los tu­ris­tas de hoy, más que sol y pla­ya, de­man­dan un ma­yor acer­ca­mien­to y re­la­ción con el me­dio am­bien­te. De ahí el au­ge del tu­ris­mo ru­ral sos­te­ni­ble”.

Por ello, ase­gu­ra el di­rec­ti­vo, es que “en el CONIMIPYME aten­de­mos de ma­ne­ra es­pe­cial es­te te­ma, en el en­ten­di­do que mien­tras más res­pon­sa­bi­li­dad exis­ta con la ‘Pa­cha­ma­ma’(Ma­dre Tie­rra), ten­dre­mos ga­ran­ti­za­dos los re­cur­sos fu­tu­ros pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de nues­tras em­pre­sas”, con­clu­ye To­rres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.