El ojo de un país/ Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na im­ple­men­ta en si­len­cio tec­no­lo­gías que bus­can la dis­rup­ción de la ho­te­le­ría en las cos­tas del Ca­ri­be.

Mercados & Tendencias Panamá - - SUMARIO - Car­los Ar­tu­ro Gui­sa­rre Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

Tu­ris­mo de cien­cia fic­ción

Las tec­no­lo­gías bus­can la dis­rup­ción de la ho­te­le­ría do­mi­ni­ca­na.

Los gi­gan­tes mi­gran a la red

Las tel­cos no quie­ren de­pen­der de sus ca­bles de cir­cui­tos, ni si­quie­ra en el cor­to pla­zo.

Los atrac­ti­vos na­tu­ra­les son el cen­tro de la apues­ta de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pa­ra atraer 10 mi­llo­nes de tu­ris­tas en 2023, tal co­mo plan­tea una me­ta pre­si­den­cial tra­za­da por el Po­der Eje­cu­ti­vo de la na­ción ca­ri­be­ña en 2013.

Sin em­bar­go, en me­dio de las pla­yas, mon­ta­ñas y cuen­cas hi­dro­grá­fi­cas de agua dul­ce, que atraen ca­da año 6,1 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes no re­si­den­tes, se im­po­nen tec­no­lo­gías de cien­cia fic­ción cu­yo ob­je­ti­vo es aco­mo­dar al tu­ris­ta, ma­xi­mi­zar la ex­pe­rien­cia y ha­cer que re­pi­ta el via­je, pues­to que ser an­fi­trio­nes les rin­de a los do­mi­ni­ca­nos di­vi­den­dos al­tos por la en­tra­da US$7000 mi­llo­nes en di­vi­sas, en apro­xi­ma­da­men­te un 10% del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) a ni­ve­les del año pa­sa­do. Des­de la reali­dad vir­tual pa­ra de­ci­dir acer­ca de las ac­ti­vi­da­des de re­crea­ción, has­ta el em­pleo de “Ale­xa”, la po­pu­lar asis­ten­te ba­sa­da en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial desa­rro­lla­da por Ama­zon Web Ser­vi­ces, los ho­te­les ins­ta­la­dos den­tro de las cos­tas do­mi­ni­ca­nas es­ti­man las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción co­mo el camino más cor­to pa­ra agre­gar más va­lor al sec­tor “Ho­te­les, Ba­res y Res­tau­ran­tes”, que tal co­mo se re

gis­tra en el Ban­co Cen­tral, apor­ta a la eco­no­mía el 7,5 % de su pon­de­ra­ción. Es­tas dis­rup­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pro­cu­ran, co­mo di­ce un es­tu­dio de Bar­na Bu­si­ness School, ro­bus­te­cer la ca­pa­ci­dad de des­ti­nos co­mo Pun­ta Ca­na, Cap Ca­na, Sa­ma­ná y Puer­to Pla­ta de que­dar­se con par­te del pas­tel que sig­ni­fi­can los US$195.000 mi­llo­nes que el tu­ris­mo de lu­jo apor­ta­rá al mun­do en 2021, se­gún esa mis­ma in­ves­ti­ga­ción. De igual for­ma, con el puer­to Am­ber Co­ve Puer­to Pla­ta, el tu­ris­mo cru­ce­ris­ta se vuel­ve fun­da­men­tal pa­ra cir­cu­la­ción de ex­tran­je­ros que reavi­ven el co­mer­cio. Por lo tan­to, la na­ve­ga­ción por GPS (glo­bal po­si­tio­ning sys­tem) tie­ne bas­tan­te qué de­cir a la ho­ra de me­dir la com­pe­ti­ti­vi­dad de una ciu­dad co­mo des­tino tu­rís­ti­co.

Es que ya son un mi­llón las per­so­nas que via­jan a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na por cru­ce­ro ca­da año, de acuer­do a da­tos del Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo; don­de lí­neas co­mo Car­ni­val Crui­se Li­ne, Ho­lland Ame­ri­ca Li­ne, Cos­ta Crui­se Li­ne, en­tre otra de­ce­na in­cen­ti­van un mer­ca­do que crea in­ter­na­men­te 75,000 em­pleos di­rec­tor e in­di­rec­tos y un im­pac­to eco­nó­mi­co que su­pera US$1.000 mi­llo­nes. ¿Có­mo las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción mol­dean las nue­vas ten­den­cias de la ho­te­le­ría? A con­ti­nua­ción, los ade­lan­tos más in­flu­yen­tes.

Ser­vi­cio real con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

La po­pu­la­ri­dad de los dis­po­si­ti­vos ac­ti­va­dos por voz cre­ce en el am­bien­te tu­rís­ti­co, en es­pe­cial, en la me­di­da en que se ha­ce más cos­to­so y di­fí­cil en­con­trar per­so­nal que cu­bra con efec­ti­vi­dad las de­man­das de los hués­pe­des en ho­ra­rio noc­turno.

Así, se pue­de ver aho­ra en ho­te­les de Pun­ta Ca­na dis­po­si­ti­vos de ma­nos li­bres que fun­cio­nan me­dian­te la asis­ten­te di­gi­tal Ale­xa u otros sis­te­mas, y que per­mi­ten al hués­ped re­pro­du­cir mú­si­ca, pe­dir al­go al ser­vi­cio de ha­bi­ta­cio­nes o con­sul­tar el cli­ma, en­tre otras co­sas.

La ama­bi­li­dad de los chat­bots, sin ri­val

Al­gu­nas agen­cias de via­jes de Ale­ma­nia, co­mo Acant­hus, y de Es­pa­ña, co­mo Bus­co un Via­je, han co­men­za­do a usar bots pa­ra in­ter­ac­tuar con sus clien­tes.

Pe­ro, ¿qué con los bots? Es­tán de­fi­ni­dos por el Mas­sa­chus­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (MIT) co­mo pro­gra­mas in­for­má­ti­cos que imi­tan la con­ver­sa­ción con un hu­mano y fun­cio­nan a tra­vés de apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría co­mo What­sApp, Mes­sen­ger o Te­le­gram. Igual que Ale­xa, de Ama­zon Web Ser­vi­ces, se ba­san en dos con­cep­tos mo­der­nos de la IT: la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el ma­chi­ne lear­ning.

Lu­na de miel de en­sue­ño con im­pre­so­ras en 3D

Las im­pre­so­ras en ter­ce­ra di­men­sión, pe­se a ser una tec­no­lo­gía aún in­ci­pien­te, re­pli­can ob­je­tos en una gran va­rie­dad de ma­te­ria­les, tan­to plás­ti­cos, co­mo ace­ro inoxi­da­ble, con lo que pue­den te­ner usos muy di­ver­sos y prác­ti­cos. Por ejem­plo, un ho­tel po­drá re­po­ner de una ma­ne­ra rá­pi­da las pie­zas da­ña­das o ro­tas en las ha­bi­ta­cio­nes, sin te­ner que de­pen­der de pro­vee­do­res o al­ma­ce­nar re­cam­bios. Tam­bién, tie­ne la fa­cul­tad de com­pla­cer a una pa­re­ja exi­gen­te que de­ci­de vi­si­tar La Ro­ma­na en su lu­na de miel.

El di­rec­tor del área de Im­pre­so­ras 3D del Par­que Ci­ber­né­ti­co San­to Do­min­go, Joa­quín Pul­gar, y tres es­tu­dian­tes de mecatrónic­a y soft­wa­re del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de las Amé­ri­cas (ITLA), Fé­lix Pu­jols, Je­sús Ma­nuel de la Cruz y José So­sa, han desa­rro­lla­do la tec­no­lo­gía que ha­ce po­si­ble que al­gu­nos ho­te­les de la Re­gión Es­te de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na “fa­bri­quen” con ra­pi­dez pie­zas que ne­ce­si­tan.

Pul­gar en­tien­de que es­ta cul­tu­ra de­be in­cu­bar­se des­de los ni­ve­les más bá­si­cos de la edu­ca­ción. “Pa­ra que los alum­nos pue­dan apren­der, no so­lo vien­do una gráfica en un li­bro, sino pal­par un ob­je­to tri­di­men­sio­nal, así po­drán di­se­ñar ob­je­tos e im­pri­mir­los en la im­pre­so­ra 3D, es­tas ha­bi­li­da­des nos con­ver­ti­rán en un país más com­pe­ti­ti­vo. Por ejem­plo, si van a ha­cer un es­tu­dio de ana­to­mía pue­den im­pri­mir un co­ra­zón del ta­ma­ño real con to­dos sus de­ta­lles y pue­den es­tu­diar con eso, ver­lo, pal­par­lo, por­que

sa­le un ob­je­to con al­to, an­cho y pro­fun­di­dad. Pue­den ha­cer un hí­ga­do, un crá­neo, cual­quier co­sa”, ex­pre­sa el desa­rro­lla­dor tec­no­ló­gi­co.

Vue­los sin tri­pu­lan­tes trans­for­man los via­jes

Es­ta sí es una ten­den­cia que se ve a sim­ple vis­ta. Des­de la gra­ba­ción de imá­ge­nes con fi­nes pro­mo­cio­na­les, a la­bo­res de vi­gi­lan­cia y au­xi­lio en las pla­yas; co­mo ta­xi vo­la­dor; pa­ra el ser­vi­cio de ha­bi­ta­cio­nes; o co­mo ayu­dan­te pa­ra ins­pec­cio­nar avio­nes en me­nos tiem­po, los dro­nes so­bre­vue­lan ca­da vez más cos­tas pla­ye­ras y edi­fi­cios de ha­bi­ta­cio­nes ho­te­le­ras.

Aho­ra bien, ¿es­tán los dro­nes re­gu­la­dos en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na? La res­pues­ta es afir­ma­ti­va y la en­ti­dad pú­bli­ca en­car­ga­da de apli­car es­tos con­tro­les es el Ins­ti­tu­to Do­mi­ni­cano de Avia­ción Ci­vil (IDAC)

En ese sen­ti­do, el IDAC emi­tió ha­ce cua­tro años una re­so­lu­ción que re­gu­la la ope­ra­ción de los dro­nes en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, la cual es­ta­ble­ce que el pe­so má­xi­mo de una ae­ro­na­ve pi­lo­ta­da a dis­tan­cia de­ba ser de 25 ki­lo­gra­mos, in­clu­yen­do ac­ce­so­rios.

El tex­to de 15 pá­gi­nas in­di­ca que se pre­ci­sa que un ope­ra­dor de dro­nes no pon­ga en ries­go la se­gu­ri­dad de las per­so­nas, la pro­pie­dad pú­bli­ca o pri­va­da, ni vio­le el de­re­cho a la pri­va­ci­dad o in­ti­mi­dad de las per­so­nas.

Tam­bién se ad­vier­te so­bre la ope­ra­ción en for­ma te­me­ra­ria, po­nien­do en ries­go otras ae­ro­na­ves en tie­rra o en el ai­re.

La ae­ro­na­ve pi­lo­ta­da a dis­tan­cia no po­drá ope­rar so­bre zo­nas prohi­bi­das, se­gún se es­ta­ble­ce en la nor­ma­ti­va dic­ta­das por el IDAC, “a me­nos que se cuen­te con una au­to­ri­za­ción”.

A su vez, res­trin­ge el uso de más de una ae­ro­na­ve en for­ma si­mul­tá­nea y ope­rar en ho­ras de la no­che, a me­nos que se cuen­te con una au­to­ri­za­ción es­pe­cial.

Los re­qui­si­tos bá­si­cos pa­ra ob­te­ner la cre­den­cial de vue­lo son que sus ope­ra­do­res sean ma­yo­res de edad; ha­blar, es­cri­bir, leer y com­pren­der el idio­ma es­pa­ñol, y acre­di­tar que tie­ne ins­truc­ción teó­ri­ca y prác­ti­ca so­bre el mo­de­lo de la ae­ro­na­ve no tri­pu­la­da.

Tam­bién in­clu­ye la apro­ba­ción de un exa­men es­cri­to so­bre la re­so­lu­ción que re­gu­la los vue­los y que abar­ca­rá co­no­ci­mien­tos ae­ro­náu­ti­cos. El De­par­ta­men­to de Ope­ra­cio­nes del IDAC se­rá el en­car­ga­do de las au­to­ri­za­cio­nes. “La re­so­lu­ción tie­ne ca­rác­ter tran­si­to­rio, has­ta que el IDAC emi­ta una nue­va nor­ma­ti­va o re­gla­men­ta­ción o has­ta que la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Avia­ción Ci­vil (OACI) adop­te y pu­bli­que las nor­mas so­bre re­qui­si­tos téc­ni­cos re­la­cio­na­dos con la ope­ra­ción de las ae­ro­na­ves pi­lo­ta­das a dis­tan­cia o dro­nes”, anun­ció la en­ti­dad pú­bli­ca.

Pa­ra la emi­sión de la re­so­lu­ción, con la que se re­gu­la la ope­ra­ción de los dro­nes en el país, se to­mó en cuen­ta “la no­ve­dad de es­te com­po­nen­te del sis­te­ma ae­ro­náu­ti­co y el gran nú­me­ro de per­so­nas o em­pre­sas in­tere­sa­das en desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des me­dian­te la ope­ra­ción de ese ti­po de ae­ro­na­ves”.

En el ar­tícu­lo re­la­ti­vo a las san­cio­nes se ad­vier­te que las vio­la­cio­nes a las dis­po­si­cio­nes de la re­so­lu­ción se­rán san­cio­na­das por el IDAC acor­de al Re­gla­men­to Ae­ro­náu­ti­co Do­mi­ni­cano.

Airbnb con­vier­te las vi­vien­das en ho­te­les

San­to Do­min­go ge­ne­ra un mi­llón de dó­la­res al mes en vi­vien­das o apar­ta­men­tos ren­ta­dos por in­ter­net, a oc­tu­bre de 2018, un cre­ci­mien­to ex­tra­or­di­na­rio com­pa­ra­do con los US$180.000 men­sual que re­pre­sen­ta­ba es­te ti­po de ne­go­cio en 2016, de acuer­do a la in­for­ma­ción su­mi­nis­tra­da por De­loit­te Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

En un in­for­me se­ma­nal, De­loit­te in­di­có que “si bien ese nú­me­ro es re­le­van­te, pen­se­mos en que la ofer­ta dis­po­ni­ble en los prin­ci­pa­les pun­tos tu­rís­ti­cos del país, es­pe­cial­men­te en la zo­na es­te y nor­te de la is­la, son muy su­pe­rio­res a los de San­to Do­min­go.”

De­loit­te es­ti­ma que a sep­tiem­bre de 2018 ha­bía en la ca­pi­tal do­mi­ni­ca­na más de 2200 vi­vien­das o apar­ta­men­tos en ren­ta dis­po­ni­bles en lí­nea, de las cua­les la ma­yo­ría se en­con­tra­ba en la pla­ta­for­ma de Airbnb.

De ese to­tal, ca­si dos ter­cios co­rres­pon­den a uni­da­des pa­ra al­qui­ler de la pro­pie­dad com­ple­ta, tan­to de ca­sas co­mo de apar­ta­men­tos, mien­tras el ter­cio res­tan­te se al­qui­la en ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das ubi­ca­das den­tro de una pro­pie­dad más gran­de, des­ta­có la fir­ma glo­bal de con­sul­to­ría.

“Las uni­da­des es­tán dis­tri­bui­das en to­do el te­rri­to­rio de la ciu­dad, pe­ro las uni­da­des pa­ra ren­ta com­ple­ta tie­nen una con­cen­tra­ción ma­yor en el sec­tor cén­tri­co de Pian­ti­ni y la Ciu­dad Co­lo­nial”, agre­gó De­loit­te.

La fir­ma es­ti­mó que más del 90% de los hués­pe­des de esas pro­pie­da­des son ex­tran­je­ros, y la ma­yo­ría vie­ne des­de las ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses de Nue­va York, Mia­mi y Atlan­ta.

Pla­ta­for­mas en lí­nea co­mo Airbnb y Ho­mea­way les per­mi­ten a los due­ños de uni­da­des de alo­ja­mien­to pro­mo­cio­nar sus pro­pie­da­des en sus sis­te­mas, y a los usua­rios re­ser­var di­rec­ta­men­te a tra­vés de ellas.

Aho­ra bien, en es­pe­cí­fi­co Airbnb tie­ne un im­pac­to que va más allá de San­to Do­min­go. Con el pro­gra­ma “Mi Pro­vin­cia Di­gi­tal”, el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Mipy­mes ha ayu­da­do a de­ce­nas de due­ños de vi­vien­das en Pe­der­na­les a ofer­tar es­pa­cios alo­ja­mien­to en la po­pu­lar pla­ta­for­ma de eco­no­mía com­par­ti­da.

La idea con­sis­te crear ofer­tas de alo­ja­mien­to pa­ra vi­si­tan­tes in­ter­nos atraí­dos por Bahía de las Águi­las o Ca­bo Rojo, al­gu­nas de las atrac­cio­nes na­tu­ra­les de Pe­der­na­les.

Las in­no­va­cio­nes tam­bién se ma­ni­fies­tan en la ma­ne­ra de fi­nan­ciar los pro­yec­tos. La Aso­cia­ción de Ho­te­les y Tu­ris­mo de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (Aso­naho­res) va­lo­ra co­mo un im­por­tan­te pa­so de avan­ce en el de­sa­rro­llo del tu­ris­mo, la de­ci­sión de la Ad­mi­nis­tra­do­ra de Fon­dos de In­ver­sión Pio­neer de pro­veer los re­cur­sos pa­ra cons­truir el nue­vo ho­tel del Club Med en Mi­ches.

El pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción, Joel San­tos, se­ña­la que es una po­si­ti­va se­ñal que es­ta nue­va he­rra­mien­ta de ca­na­li­za­ción del aho­rro lo­cal y pro­mo­ción de la in­ver­sión in­clu­ya al tu­ris­mo, que es el sec­tor más di­ná­mi­co de la eco­no­mía.

Ade­más, des­ta­có que el fon­do de in­ver­sión crea­do por Pio­neer re­ci­ba re­cur­sos de los fon­dos de pen­sio­nes, por­que los ho­te­les y otras in­fra­es­truc­tu­ras tu­rís­ti­cas han de­mos­tra­do ser pro­yec­tos es­ta­bles en el lar­go pla­zo y es­to los con­vier­te en des­ti­nos ele­gi­bles pri­vi­le­gia­dos pa­ra in­ver­tir es­tos aho­rros, que ne­ce­si­tan pre­ci­sa­men­te ga­ran­ti­zar una ren­ta­bi­li­dad en el lar­go pla­zo.

Co­mo es evi­den­te, un ne­go­cio que pue­de va­ler US$14.000 mi­llo­nes en 2023 pa­ra los do­mi­ni­ca­nos, pro­cu­ra for­ta­le­cer­se con in­ge­nio y aper­tu­ra a las nue­vas for­mas de ha­cer ne­go­cios.

Las uni­da­des es­tán dis­tri­bui­das en to­do el te­rri­to­rio de la ciu­dad, pe­ro las uni­da­des pa­ra ren­ta com­ple­ta tie­nen una con­cen­tra­ción ma­yor en el sec­tor cén­tri­co de Pian­ti­ni y la Ciu­dad Co­lo­nial. De­loit­te Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.