Los gi­gan­tes mi­gran a la red

Las gran­des com­pa­ñías sa­ben que no pue­den se­guir de­pen­dien­do de sus ca­bles de cir­cui­tos y pos­tes alám­bri­cos pa­ra tra­zar sus es­tra­te­gias de fu­tu­ro, ni si­quie­ra en el cor­to pla­zo.

Mercados & Tendencias Panamá - - EL OJO DE UN PAÍS - Car­los Ar­tu­ro Gui­sa­rre Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

So­lo la eco­no­mía ba­sa­da en da­tos tie­ne un va­lor de US$3 tri­llo­nes a enero de 2019, se­gún cálcu­los del Ban­co Mun­dial. Pa­ra co­lo­car la ci­fra en con­tex­to, se tra­ta del pro­duc­to in­terno bru­to do­mi­ni­cano mul­ti­pli­ca­do por 45.

Los gran­des de­ci­so­res del pla­ne­ta se bur­la­ban del in­ter­net a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los 1990. Jeff Be­zos, CEO de Ama­zon, con­tó en la uni­ver­si­dad UCLA que cuan­do les re­ve­ló a sus ami­gos del Gold­man Sachs que arries­ga­ría sus in­gre­sos y su có­mo­da po­si­ción en el ban­co de in­ver­sión a una tien­da de li­bros ubi­ca­da so­lo en la red, apos­ta­ron so­bre la ba­se del tiem­po en el que re­gre­sa­ría so­li­ci­tan­do su po­si­ción de nue­vo. Es de do­mi­nio pú­bli­co, US$142.3 bi­llo­nes des­pués, que eso no ocu­rrió.

Los gi­gan­tes de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na sa­ben que no pue­den se­guir de­pen­dien­do de sus ca­bles, “tron­cos” de cir­cui­tos y pos­tes alám­bri­cos pa­ra tra­zar sus es­tra­te­gias de fu­tu­ro, ni si­quie­ra en el cor­to pla­zo. Es­to, por­que el Es­ta­do, por re­co­men­da­ción de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, se abo­ca a erra­di­car la bre­cha di­gi­tal con ma­yor ahín­co que los es­fuer­zos por conjurar el anal­fa­be­tis­mo.

So­lo el pro­gra­ma Re­pú­bli­ca Di­gi­tal Edu­ca­ción, uno de los ejes de la es­tra

te­gia gu­ber­na­men­tal, gas­ta­rá en apro­xi­ma­do US$450 mi­llo­nes del era­rio en otor­gar una compu­tado­ra a ca­da es­tu­dian­te y a ca­da do­cen­te, “ase­gu­rar que se co­nec­ten a in­ter­net e ins­truir­les pa­ra que sa­quen par­ti­do de las nue­vas ten­den­cias de la eco­no­mía di­gi­tal”. La ci­fra no in­clu­ye los otros cua­tro pi­la­res que son: ban­da an­cha pa­ra to­dos, go­bierno di­gi­tal, cen­tros tec­no­ló­gi­cos y Re­pú­bli­ca Di­gi­tal Pro­duc­ti­va.

Ese es el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da pa­ra un cam­bio de rum­bo de las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, que ope­ran den­tro de un sec­tor que re­ci­bió US$837.6 mi­llo­nes por la vía de la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, en­tre enero de 2010 y sep­tiem­bre de 2018, de acuer­do con la con­ta­bi­li­dad del Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

En un país don­de hay una lí­nea de te­le­fo­nía fi­ja por ca­da ocho cuen­tas de te­lé­fo­nos mó­vi­les, y don­de Net­flix le ga­na te­rreno en los ho­ga­res a la te­le­vi­sión por ca­ble; los cin­co gi­gan­tes te­le­cos de la is­la ca­ri­be­ña se abo­can a cua­tro con­cep­tos de ser­vi­cios di­gi­ta­les pa­ra em­pre­sas: in­fra­es­truc­tu­ra, pre­sen­cia en la red, co­la­bo­ra­ción y se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca.

Los da­tos se mo­ne­ti­zan

Se­gún el con­ta­dor in­de­pen­dien­te Sta­tis­ta, el ne­go­cio de­ri­va­do de la ten­den­cia del big da­ta val­drá pa­ra fi­na­les de 2019 la ci­fra de US$49 bi­llo­nes. Aun­que el nú­me­ro ya im­pre­sio­na, no se com­pa­ra con la pro­yec­ción que la or­ga­ni­za­ción ha­ce pa­ra fi­na­les de 2027, de US$103 bi­llo­nes.

Pa­re­ce no te­ner sen­ti­do las can­ti­da­des as­tro­nó­mi­cas de di­ne­ro que son se­ña­la­das pa­ra una in­dus­tria sin chi­me­neas, sin gran­des ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios, sin una fuer­za la­bo­ral con­si­de­ra­ble ni es­pa­cios de in­ven­ta­rio vi­si­ble, no obs­tan­te, el en­fo­que cam­bia al en­ten­der que el big da­ta es la ba­se pa­ra el ma­chi­ne lear­ning, que sus­ten­ta la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, de la cual a su vez de­pen­den gran­des avan­ces de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción co­mo, por ejem­plo, el vehícu­lo eléc­tri­co.

Los da­tos y su ges­tión in­te­li­gen­te se en­cuen­tran en el cen­tro de la es­tra­te­gia de las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, pa­ra apro­ve­char su pres­ti­gio con la ocu­pa­ción des­de tem­prano de la par­ce­la di­gi­tal del mer­ca­do.

Al­ti­ce Do­mi­ni­ca­na pro­po­ne un da­ta cen­ter fle­xi­ble, brin­dán­do­les fa­ci­li­da­des de in­te­gra­ción glo­bal, co­nec­ti­vi­dad mun­dial, re­dun­dan­cia y bac­kup en 50 cen­tros de da­tos ubi­ca­dos fue­ra de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Es­te da­ta cen­ter es­tá ubi­ca­do en la zo­na me­tro­po­li­ta­na de San­to Do­min­go, en la ave­ni­da Lo­pe de Ve­ga nú­me­ro 95, y es­tá di­se­ña­do acor­de con las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas del Ca­ri­be, pre­ven­ción de hu­ra­ca­nes y mo­vi­mien­tos sís­mi­cos.

Cla­ro a su vez pro­po­ne a los em­pren­de­do­res ser­vi­cios de da­ta cen­ter vir­tual por una men­sua­li­dad de US$220 co­mo mí­ni­mo, so­bre la ba­se de una nu­be hí­bri­da (com­bi­na ser­vi­do­res vir­tua­les y fí­si­cos), nu­bes pri­va­das y “prác­ti­ca­men­te cual­quier in­fra­es­truc­tu­ra exis­ten­te”.

“A tra­vés de una red de­di­ca­da o ex­clu­si­va (Bac­kend In­ter­con­nect) de al­ta ve­lo­ci­dad (40+Gbit/s), co­nec­te es­truc­tu­ras en La­yer 2 (vLAN´s de­di­ca­das) o La­yer 3 (VRF´s de­di­ca­dos), con ga­ran­tía de desem­pe­ño, con­trol y se­gu­ri­dad to­tal”, ase­gu­ra la ge­ren­cia de Cla­ro en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Am­bas fun­cio­na­li­da­des de las em­pre­sas te­le­cos con do­mi­nio del 70% del mer­ca­do po­seen unos pa­ne­les de con­trol on­li­ne, so­lu­cio­nes adi­cio­na­les co­mo Fi­re­walls, Load Ba­lan­cers, Bac­kup, mo­ni­to­reo y ad­mi­nis­tra­ción to­tal­men­te in­te­gra­dos, ade­más de un so­por­te pro­fe­sio­nal las 24 ho­ras, to­dos los días del año.

El Co­mi­té de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción (TIC) de la Cá­ma­ra Ame­ri­ca­na de Co­mer­cio en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (AMCHAMDR) es­ti­ma en un in­for­me que el co­mer­cio elec­tró­ni­co al­can­za el 48.2% de adop­ción y que el ma­ne­jo de los da­tos es fun­da­men­tal pa­ra la apli­ca­ción ade­cua­da de es­ta dis­rup­ción en los ne­go­cios.

Do­mi­ci­lio sin fron­te­ras

So­lo el 3% de las em­pre­sas en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na man­tie­ne en fun­cio­na­mien­to una pá­gi­na Web ac­ti­va, de acuer­do con da­tos del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Mipy­mes. Pe­se a que el con­te­ni­do o su fal­ta del mis­mo es un fac­tor, “las ba­rre­ras téc­ni­cas o eco­nó­mi­cas son al­gu­nas de las li­mi­tan­tes de las em­pre­sas pe­que­ñas pa­ra abrir es­tos ca­na­les di­gi­ta­les”.

Por es­to, di­fe­ren­tes com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas ob­ser­van una opor­tu­ni­dad de in­te­grar­se al pro­ce­so pro­duc­ti­vo de la eco­no­mía di­gi­tal, mien­tras sus lí­neas fi­jas des­cien­den un 0,5 % ca­da año, tal co­mo se­ña­lan da­tos ofi­cia­les.

Hid­de­kel Mo­rri­son, es­pe­cia­lis­ta en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción, es­ti­ma que las te­le­cos son fuer­tes a la ho­ra de ofre­cer la rea­li­za­ción y man­te­ni­mien­to de pá­gi­nas Web a los em­pren­de­do­res.

“Las pe­que­ñas em­pre­sas en­cuen­tran ven­ta­jas al dar­se de al­ta en ser­vi­cios de crea­ción y man­te­ni­mien­to de pá­gi­nas Web con em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes por tres ra­zo­nes: en pri­mer lu­gar, es­tas com­pa­ñías son re­co­no­ci­das por lo que trans­mi­ten con­fian­za; en se­gun­do lu­gar, dis­po­nen de am­plios po­de­res de co­ne­xión; y en ter­cer lu­gar, tie­nen a su dis­po­si­ción el per­so­nal ne­ce­sa­rio pa­ra dar so­por­te las 24 ho­ras del día, fac­tor que a su vez ge­ne­ra más con­fian­za”, sos­tie­ne Mo­rri­son.

Equi­pos glo­ba­les

Si no pue­des con el enemi­go, úne­te. Al­ti­ce, Cla­ro y Wind Te­le­com son pro­lí­fi­cas en ofre­cer so­por­te de ban­da an­cha a sa­lo­nes de con­fe­ren­cias de em­pre­sas gran­des, uni­ver­si­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro.

“Así, di­fe­ren­tes ta­len­tos de to­do el mun­do pue­den co­la­bo­rar en tiem­po real, pa­ra agre­gar un va­lor de al­to ni­vel glo­bal a ges­tio­nes de co­mer­cio ex­te­rior, in­ves­ti­ga­cio­nes aca­dé­mi­cas o pro­gra­mas de de­sa­rro­llo so­cial. La idea de que hay que to­mar un avión y pa­sar lar­gas ho­ras en ae­ro­puer­tos pa­ra de­jar una im­pron­ta en dis­tin­tos mer­ca­dos se va que­dan­do ob­so­le­ta, en la me­di­da en la que avan­zan de ma­ne­ra ex­po­nen­cial las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción con la po­ten­cia pa­ra acer­ca a un gru­po he­te­ro­gé­neo de per­so­nas”, ex­pre­sa Ed­der He­rre­ra, CIO de UCT, una tech que abor­da in­fra­es­truc­tu­ras te­le­co­mu­ni­ca­cio­na­les de al­ta com­ple­ji­dad.

Por ejem­plo, el sa­lón de te­le­con­fe­ren­cias de la Uni­ver­si­dad APEC tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 44 per­so­nas que pue­den rea­li­zar mul­ti­con­fe­ren­cias y vi­deo­con­fe­ren­cias en gru­pos con el si­guien­te equi­pa­mien­to: Sis­te­ma Poly­com VSX8000, Co­dec, sis­te­ma de au­dio, sis­te­ma de vi­deo, dos mo­ni­to­res de pan­ta­lla pla­na, 38 lap­tops, vi­deo­pro­yec­tor, cá­ma­ras ro­bó­ti­ca, vi­deo­ca­se­te­ras VHS y DVD, Wa­con, mez­cla­do­ra de vi­deo, mi­cró­fo­nos alám­bri­cos e inalám­bri­cos, bo­ci­nas de pa­red, mez­cla­dor de au­dio con can­ce­la­dor de ECO, am­pli­fi­ca­dor en­la­ce ISDN e IP. Esos ar­te­fac­tos ne­ce­si­tan ban­da an­cha pa­ra fun­cio­nar al uní­sono al 100 %, y son las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes las que cuen­tan con ese po­der.

La fron­te­ra di­gi­tal

En 2010, Pu­ro Sán­chez, res­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca de una cor­po­ra­ción de aho­rros y cré­di­tos, no se hu­bie­se ima­gi­na­do que su mu­ro an­ti­ame­na­zas di­gi­ta­les iba a ser cons­trui­do y re­for­za­do por la mis­ma em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes que cau­sa­ba los pro­ble­mas al pro­veer de co­ne­xión in­se­gu­ra.

“No obs­tan­te, se die­ron cuen­ta de que la tec­no­lo­gía, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y el res­to del mun­do, es­ta­ba cam­bian­do y si no ha­cían los ajus­tes pa­ra su­plir las nue­vas de­man­das po­dían ser des­pla­za­dos por star­tups que in­ter­pre­ta­ban co­rrec­ta­men­te lo que es­ta­ba pa­san­do por los al­re­de­do­res de 2013”, co­men­ta.

Por lo tan­to, las com­pa­ñías lí­de­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes se han con­ver­ti­do en de­tec­to­ras proac­ti­vas de ame­na­zas, con el fo­co en pro­tec­ción de da­tos y pri­va­ci­dad, des­ta­can­do el pa­pel que las mo­ne­das vir­tua­les, ma­chi­ne lear­ning y los dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes co­nec­ta­dos tie­nen en el nue­vo ma­pa de la pro­duc­ti­vi­dad glo­bal.

“Los ci­be­ra­ta­ques, las fu­gas de da­tos y los ca­sos en los que se re­por­ta­ron fa­llos en el con­trol de la pri­va­ci­dad de clien­tes y usua­rios ocu­rri­dos du­ran­te el 2018, de­jan en cla­ro el desafío de ase­gu­rar la pro­tec­ción de los ac­ti­vos. Por lo tan­to, los ob­je­ti­vos prác­ti­cos de la se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción de­be­rán es­tar en­fo­ca­dos en sal­va­guar­dar la con­fi­den­cia­li­dad, in­te­gri­dad y dis­po­ni­bi­li­dad de los sis­te­mas in­for­má­ti­cos y los da­tos”, des­ta­ca Emi­lio San­tos, un es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca que tra­ba­ja pa­ra dis­tin­tas te­le­cos co­mo consultor.

Por otro la­do, se des­ta­ca el rol de los ho­ga­res in­te­li­gen­tes a par­tir del uso de los asis­ten­tes de voz. Las po­si­bi­li­da­des exis­ten­tes de que los cri­mi­na­les pue­den apro­ve­char­se de los dis­po­si­ti­vos per­te­ne­cien­tes a la ten­den­cia del in­ter­net de las co­sas, o IoT, los cua­les es­tán in­ter­co­nec­ta­dos en el ho­gar y de es­ta ma­ne­ra in­va­dir la pri­va­ci­dad, ade­más se re­sal­ta el pa­pel de los usua­rios vin­cu­la­dos a la can­ti­dad y el ti­po de da­tos que se com­par­te con es­tos ar­te­fac­tos, por es­to, di­jo San­tos, las te­le­cos tie­nen opor­tu­ni­da­des de que­dar­se en las ca­sas de los do­mi­ni­ca­nos, y lo sa­ben.

De los ca­bles a los bits

La trans­for­ma­ción di­gi­tal de los mer­ca­dos ha ge­ne­ra­do nue­vos desafíos pa­ra las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Al­gu­nos de es­tos re­tos son lo­grar ma­yor fi­de­li­za­ción de los clien­tes, vol­ver­se más com­pe­ti­ti­vos y di­ver­si­fi­car el por­ta­fo­lio de pro­duc­tos y ser­vi­cios.

Al res­pec­to, Je­sús Sán­chez, vi­ce­pre­si­den­te de mar­ke­ting de Open In­ter­na­tio­nal, com­pa­ñía es­pe­cia­lis­ta en so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra los sec­to­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, afir­ma que “el éxi­to de la trans­for­ma­ción di­gi­tal de una em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de­pen­de de la agi­li­dad, la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal y la

ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción que des­plie­gue la com­pa­ñía”. Sán­chez des­ta­ca tres ins­tru­men­tos cla­ve que con­du­cen a la trans­for­ma­ción di­gi­tal de las te­le­cos, en una lu­cha de vi­da o muer­te por man­te­ner­se re­le­van­tes. Pri­me­ro, la di­gi­ta­li­za­ción del en­tre­te­ni­mien­to. Al­ti­ce hi­zo un acuer­do con Net­flix, mien­tras que Cla­ro pro­mue­ve ac­ti­va­men­te su pla­ta­for­ma Cla­ro Vi­deo. “Sa­ben bien que la ca­ji­ta má­gi­ca de la te­le­vi­sión por ca­ble es­tá lle­gan­do a su fin”, afir­ma Sán­chez. En se­gun­do lu­gar, la fi­bra óp­ti­ca (fi­bra sen­si­ble que per­mi­te la trans­mi­sión se­gu­ra y eco­nó­mi­ca de an­cho de ban­da), lo que el es­pe­cia­lis­ta en trans­for­ma­cio­nes di­gi­ta­les com­pren­de co­mo una re­vo­lu­ción de los há­bi­tos fa­mi­lia­res, pues­to que “a los ni­ños y ni­ñas les es más fá­cil aho­ra na­ve­gar por in­ter­net que pa­sar ca­na­les co­mo an­ta­ño”. En ter­cer lu­gar, la mo­vi­li­dad, aún den­tro de las mis­mas ca­sas, re­sul­ta­rá fun­da­men­tal pa­ra con­tro­lar los elec­tro­do­més­ti­cos no in­for­má­ti­cos y los ar­te­fac­tos des­ti­na­dos a la se­gu­ri­dad fí­si­ca, co­mo las cá­ma­ras y las puer­tas. So­bre el sec­tor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes hay una no­ti­cia bue­na y una ma­la. La bue­na, es un ne­go­cio de US$800 mi­llo­nes por año en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na; la ma­la, so­lo cre­ce un 0,8% ca­da 12 me­ses, una ex­pan­sión muy in­fe­rior al 6% de in­cre­men­to del pro­duc­to in­terno bru­to na­cio­nal pro­me­dia­do al cie­rre de ca­da 31 de di­ciem­bre. El camino de la so­bre­vi­ven­cia y el cre­ci­mien­to se es­tá ce­rran­do por la vía de los pos­tes de ca­bles, y se abre por la au­to­pis­ta de la in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.