¡VIVAN LAS BURBUJAS!

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar - MARTHA MAR­TÍ­NEZ [email protected]­num­pa­na­ma.com @Vi­num­Pa­na­ma

Lle­gó diciembre con su ale­gría y con él lle­ga tam­bién la con­ges­tión de even­tos de gra­dua­ción, de fies­tas de fin de año, de los clu­bes, con los ami­gos, con los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, con la fa­mi­lia y, por su­pues­to, Na­vi­dad y Año Nue­vo y el com­pa­ñe­ro in­fal­ta­ble de to­das es­tas reunio­nes: ¡el vino! Pe­ro es que ade­más de ofre­cer un vino pa­ra acom­pa­ñar una bue­na con­ver­sa­ción, unas bo­qui­tas o una ce­na, no pue­de fal­tar un brin­dis por los lo­gros, por los éxi­tos, por lo que ocu­rrió, por la nos­tal­gia, por la es­pe­ran­za, por la ale­gría... ¿Y en qué pen­sa­mos cuan­do que­re­mos ha­cer es­to? En burbujas, ¡sí, se­ñor!

Y es que el vino es­pu­man­te tie­ne una ma­gia en­can­ta­do­ra. Des­de que los fran­ce­ses lo­gra­ron cau­ti­var las pre­cia­das burbujas en el si­glo XVII y con­ver­tir lo que se con­si­de­ra­ba un de­fec­to en un ar­te, lo que en su mo­men­to lle­gó a ser “po­se­sión de­mo­nía­ca de las bo­de­gas” (ra­zón a la que ad­ju­di­ca­ban que ex­plo­ta­ran los cor­chos de las bo­te­llas), hoy día es un pla­cer pa­ra to­dos los sen­ti­dos y se con­vir­tió en una de las be­bi­das fa­vo­ri­tas de la aris­to­cra­cia.

Es­te ar­te desa­rro­lla­do por los mon­jes fran­ce­ses, ini­cial­men­te aban­de­ra­do por Dom Pie­rre Pé­rig­non, se fue per­fec­cio­nan­do en la re­gión de Cham­pag­ne. Se­pa Ud. que aun­que to­das las cham­pa­ñas son es­pu­man­tes, no to­dos los es­pu­man­tes son cham­pa­ñas. Esta es una de­no­mi­na­ción de ori­gen pro­te­gi­da por los fran­ce­ses y que so­lo pue­de lle­var el vino es­pu­man­te ela­bo­ra­do en esta re­gión del no­res­te de Francia, con las uvas apro­ba­das por la de­no­mi­na­ción (Char­don­nay, Pi­not Meu­nier y Pi­not Noir).

Exis­ten otros mé­to­dos de ela­bo­ra­ción de es­pu­man­tes, pues las burbujas se con­vir­tie­ron ca­si en una ob­se­sión pa­ra la in­dus­tria vi­ní­co­la, así que al mis­mo tiem­po ca­da país fue desa­rro­llan­do tam­bién di­fe­ren­tes es­ti­los. En España te­ne­mos las ca­vas des­de el si­glo XVI y por su par­te, los ita­lia­nos cuen­tan con el afa­ma­do Pro­sec­co, un es­pu­mo­so de la re­gión nor­te (Friu­li-Ve­ne­cia y Ve­ne­to) se ela­bo­ra prin­ci­pal­men­te de uva gle­ra.

Por otro la­do, tam­bién va­le la pe­na men­cio­nar que los es­pu­man­tes se cla­si­fi­can de acuer­do con su con­te­ni­do de azú­car (es­to pue­de va­riar un poco en­tre re­gio­nes). Es así que en la eti­que­ta Ud. pue­de apre­ciar el es­ti­lo del es­pu­man­te co­mo: Brut na­tu­re o ex­tra brut (sin azú­car aña­di­da, me­nos de 6 g/l), brut (ca­si seco, 6-12 g/l), ex­tra seco o ex­tra dry (le­ve­men­te en­dul­za­do, 12-17 g/l), seco o dry (li­ge­ra­men­te dul­ce, 17-32 g/l), de­mi-sec (su­fi­cien­te­men­te dul­ce al pa­la­dar, 32-50 g/l), dol­ce o dul­ce o doux (es la va­rie­dad más dul­ce, co­mo pa­ra acom­pa­ñar

Nues­tra som­me­lier te cuen­ta lo que ne­ce­si­tas co­no­cer pa­ra fes­te­jar esta épo­ca con los me­jo­res vi­nos.

un pos­tre, más de 50 g/l).

La aña­da o co­se­cha es al­go que nor­mal­men­te no se po­ne en la eti­que­ta de los es­pu­man­tes, a no ser que se tra­te de una aña­da ex­cep­cio­nal o “vin­ta­ge” en don­de la bo­de­ga de­ci­de trabajar úni­ca­men­te con las uvas de ese año. De lo con­tra­rio, las bo­de­gas ha­cen mez­clas de vi­nos de di­fe­ren­tes años, intentando con­se­guir y con­ser­var un es­ti­lo.

Aho­ra que ya lo sa­be, en­tre tan­ta va­rie­dad y es­ti­lo, no se que­de con la mis­ma. Eli­ja acom­pa­ñar ca­da uno de sus me­jo­res mo­men­tos con un es­pu­man­te diferente y de­je que su gus­to de­ci­da cuál es su fa­vo­ri­to de acuer­do con ca­da mo­men­to y con ca­da re­cuer­do.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.