¿QUÉ SE NE­CE­SI­TA PA­RA SER FABULOSA?

Mujer (Panama) - - Cuarentidi­va -

Es evi­den­te que, des­de que es­ta­mos muy pe­que­ñas, las mu­je­res desea­mos ver­nos y sen­tir­nos es­tu­pen­das; cla­ro, to­do a su de­bi­da edad. Cuan­do pe­que­ñas, es­tu­pen­do es ver­te co­mo una prin­ce­sa de Dis­ney y en la me­di­da que cre­ce­mos imi­ta­mos a jó­ve­nes fa­mo­sas, can­tan­tes o rei­nas.

Po­co a po­co em­pe­za­mos a ma­du­rar, y lue­go de cier­ta vi­da re­co­rri­da va­mos bus­can­do den­tro de no­so­tras mis­mas esa iden­ti­dad pro­pia que te ha­ce irre­sis­ti­ble pa­ra mu­chos. Pe­ro sea­mos cla­ros, no to­das las mu­je­res lo­gran ese “no sé qué” que ha­ce que al abrir puer­tas to­dos vol­teen y di­gan “pe­ro qué be­lla, o ele­gan­te o fan­tás­ti­ca va es­ta mu­jer siem­pre”. In­clu­so se les ve y se les sien­te co­mo un au­ra. Y ni se sa­be có­mo lo lo­gran, so­lo lo tie­nen.

Ha­ce más de una dé­ca­da tu­ve una je­fa --la me­jor que tu­ve en mi vi­da, una da­ma en to­dos los sen­ti­dos, de nom­bre Ce­ci­lia--, quien tie­ne esa ma­ra­vi­llo­sa ca­rac­te­rís­ti­ca, pe­ro apar­te de eso, es una mu­jer de ace­ro en los ne­go­cios, res­pe­ta­da por eje­cu­ti­vos del me­dio.

Cuan­do lle­gó mi mo­men­to de par­tir de esa em­pre­sa, me di­je: “Yo no me voy de aquí sin man­te­ner una con­ver­sa­ción per­so­nal a puer­ta ce­rra­da con mi je­fa, ne­ce­si­to sa­ber có­mo lo­gra ma­ne­jar to­do a su al­re­de­dor con ese gra­do de ex­ce­len­cia, y en­ci­ma di­vi­na”. Hu­bo va­rias co­sas que me di­jo: em­pe­zan­do por­que hay mu­je­res que na­cen con esa au­ra, al­go im­por­tan­te que hay que sa­ber es que eso no tie­ne na­da que ver con be­lle­za fí­si­ca; que ser fe­me­ni­na, co­que­ta en su jus­ta me­di­da y de­ta­llis­ta es par­te de la fór­mu­la; pe­ro lo que a esa edad (vein­ti­tan­tos) no me es­pe­ra­ba que me di­je­ra era que el equi­li­brio emo­cio­nal lo es to­do en es­ta vi­da te­rre­nal; que ese equi­li­brio se en­cuen­tra den­tro de no­so­tros y se ali­men­ta de cer­te­za, bue­na au­to­es­ti­ma, es­pi­ri­tua­li­dad y fa­mi­lia (ma­ri­do e hi­jos), ser ma­dre es par­te im­por­tan­te por­que ellos te apor­tan el de­seo de sa­lir ade­lan­te, me di­jo tex­tual­men­te: “Oris, si tu nú­cleo fa­mi­liar (que de­be ser lo pri­me­ro en tu vi­da) es­tá bien, to­do lo de­más en­cuen­tra el ca­mino co­rrec­to en­se­gui­da”, eso se­gún su ex­pe­rien­cia, abre las puer­tas a los bue­nos tra­ba­jos, a los bue­nos in­gre­sos que, por su­pues­to, trae to­das las otras co­sas be­llas que a las mu­je­res nos gus­ta lu­cir.

Tam­bién me di­jo: “Es­tá bien tra­ba­jar pa­ra vi­vir, mas no vi­vir pa­ra tra­ba­jar. En­fó­ca­te siem­pre, nun­ca los de­jes a ellos a un la­do, ni por el tra­ba­jo ni por na­da”. Man­te­ner fe­liz al ma­ri­do nos ha­rá fe­li­ces a no­so­tras co­mo un bú­me­ran, y no me re­fie­ro a co­ci­nar ni la­var ni plan­char. Je, je, je, allí les de­jo la in­quie­tud.

Una mu­jer con to­dos esos in­gre­dien­tes y man­te­nien­do la lla­ma del amor en­cen­di­da se con­vier­te au­to­má­ti­ca­men­te en ra­dian­te co­mo una lu­ciér­na­ga pa­ra la gen­te co­mún.

Le to­mé la pa­la­bra a mi que­ri­da je­fa, que aun re­cuer­do con ca­ri­ño, y tra­ba­jo dia­ria­men­te pa­ra al­can­zar esa “fa­bu­lo­si­dad” que se al­can­za so­lo cuan­do lo tri­vial de­ja de te­ner im­por­tan­cia y to­ma lu­gar la cer­te­za y se­gu­ri­dad en ti mis­ma y que no hay ne­ce­si­dad ja­más de imi­ta­cio­nes, ca­da quien desa­rro­lla el “no sé qué” a su ma­ne­ra, en su for­ma, en su tiem­po con el ma­yor de los éxi­tos.

No se crean, en oca­sio­nes he sen­ti­do que vol­tean mi­ra­das y pre­gun­tan: ¿quién es ella? Je, je, je, pa­re­ce que al­go es­toy ha­cien­do bien.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.