DE­RE­CHO A LA DES­CO­NE­XIÓN

Mujer (Panama) - - Consultori­o -

Ha­ce unos días, iba ma­ne­jan­do mien­tras es­cu­cha­ba Ra­dio 10, que des­de el año pa­sa­do ha im­ple­men­ta­do in­cluir no­ti­cias de Ra­dio Fran­ce In­ter­na­tio­na­le. En es­te in­for­ma­ti­vo, men­cio­na­ban que a par­tir del 1 de enero, Fran­cia iba a ser el pri­mer país en im­ple­men­tar una nue­va ley la­bo­ral que per­mi­ti­rá al em­plea­do “des­co­nec­tar­se” de su tra­ba­jo des­pués de ha­ber con­clui­do su ho­ra la­bo­ral o in­clu­si­ve du­ran­te sus va­ca­cio­nes.

Has­ta aho­ra pa­re­cie­ra bas­tan­te obvio, pe­ro ¿qué sig­ni­fi­ca real­men­te? Pues que aho­ra, por ley, una per­so­na que tra­ba­ja pa­ra una or­ga­ni­za­ción ten­drá de­re­cho a no con­tes­tar lla­ma­das de su je­fe o cual­quier co­rreo elec­tró­ni­co re­la­cio­na­do con su tra­ba­jo des­pués de su jor­na­da la­bo­ral. In­clu­si­ve, si su je­fe no lo de­ja­ra de lla­mar o exi­gir res­pues­tas del tra­ba­jo du­ran­te la no­che, po­dría po­ner una de­nun­cia y la em­pre­sa ten­dría que pa­gar una mul­ta o las ho­ras ex­tras que ha­bría de­di­ca­do a es­ta ac­ti­vi­dad.

RFI aña­de que, se­gún las en­cues­tas de la or­ga­ni­za­ción A Great Pla­ce to Work, 4 de 10 tra­ba­ja­do­res si­guen tra­ba­jan­do des­de sus ca­sas mu­cho tiem­po des­pués de ha­ber fi­na­li­za­do su jor­na­da. ¿Qué tan grave es es­to? Pues lo su­fi­cien­te pa­ra que le ha­ya cos­ta­do al Se­gu­ro So­cial la ci­fra de unos tres mil mi­llo­nes de eu­ros por per­so­nas que pa­de­cen de es­trés la­bo­ral.

El es­trés la­bo­ral es real, y en Pa­na­má tam­bién lo pa­de­ce­mos. El es­trés la­bo­ral pue­de ocu­rrir des­de que tra­ba­ja­mos de­ma­sia­do, de for­ma des­or­ga­ni­za­da o ba­jo un ex­ce­so de pre­sión. Es­te mis­mo se trans­for­ma en ago­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co y fí­si­co, afec­ta los pro­ce­sos de aten­ción y me­mo­ria, dolencias fí­si­cas, in­som­nio, afec­ta­cio­nes en el es­ta­do de áni­mo, irri­ta­bi­li­dad y au­sen­tis­mo, en­tre mu­chos otros fac­to­res.

Si te­ne­mos dificultad pa­ra “ter­mi­nar el día” o apa­gar esa par­te de nues­tro ce­re­bro res­pec­to a nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des la­bo­ra­les, lo úni­co que pue­de pa­sar es que ter­mi­ne­mos lle­ván­do­lo a nues­tros ho­ga­res y da­ñan­do ese ba­lan­ce tan im­por­tan­te que necesitamo­s en­tre la vi­da la­bo­ral y la per­so­nal. El im­pac­to de se­guir mu­cho tiem­po en una mis­ma ta­rea no so­lo da­ña al in­di­vi­duo, sino per­ju­di­ca su sis­te­ma com­ple­to y, a ma­yor es­ca­la, una so­cie­dad que no se des­co­nec­ta pue­de lle­gar has­ta el “burn-out”. ¿Sue­na co­no­ci­do ver­dad?

La pre­ven­ción si­gue sien­do nues­tro me­jor alia­do. Nues­tros ce­re­bros son má­qui­nas que tam­bién se so­bre­ca­lien­tan. So­lo aguan­tan por día un lí­mi­te de in­for­ma­ción, de ac­ti­vi­da­des pa­ra rea­li­zar, to­ma de de­ci­sión y de res­pues­ta an­te el es­trés. Ase­gú­ra­te de no lle­var tu tra­ba­jo pa­ra la ca­sa siem­pre que pue­das, haz ejer­ci­cio, com­par­te en fa­mi­lia y ami­gos sin te­ner que es­tar re­vi­san­do el ce­lu­lar ca­da dos mi­nu­tos (se lla­ma “screen ad­dic­tion”, es real y per­ju­di­cial).

Y por qué no, per­mi­tir­nos que 2017 sea un po­co de des­co­ne­xión de lo que ha­ce­mos en ex­ce­so pa­ra re­co­nec­tar­nos con lo que nos man­tie­ne en ba­lan­ce y bie­nes­tar.

¡Fe­liz año!■

MARINE PEYRONNET l con­sul­to­[email protected]­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne Psi­có­lo­ga y Te­ra­peu­ta Fa­mi­liar, de Pa­re­jas e In­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de corazón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.