ALE­XIS SITTÓN

Mujer (Panama) - - Vida - MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­[email protected]­sa.com @ma­qui­ba­chor

¿Cuán­do y có­mo co­men­zó tu in­te­rés por la co­ci­na?

Co­mo a los 16 años, mi pa­dre me bus­ca­ba a la es­cue­la to­dos los vier­nes, íba­mos a co­mer a la an­ti­gua trat­to­rria Las Amé­ri­cas, del chef Ra­fael Ci­ni­glio, mi pa­pá aten­día sus reunio­nes mien­tras yo ha­bla­ba con el chef Ra­fael y él me ex­pli­ca­ba lo es­pe­cial de su menú o qué te­nía nue­vo. Un se­ñor ca­no­so ves­ti­do de blan­co, im­pe­ca­ble siem­pre, muy al­to, e in­te­li­gen­te. Creo que en esos mo­men­tos di­je: “así quiero ser cuan­do sea adul­to”. Ob­via­men­te yo alu­ci­na­ba con sus sa­bo­res. Y lue­go lo jun­té con la co­ci­na de mi ma­má, así co­men­zó mi pa­sión, pla­ga­da de re­cuer­dos y de la tí­pi­ca pre­gun­ta: “¿qué quie­res ser cuan­do crez­cas?”

¿Có­mo fue­ron tus años de for­ma­ción?

Lo re­cuer­do to­do, co­mo si fue­ra ayer. Vi­vía en Pa­rís en un apar­ta­men­to de 20 m2 com­par­ti­do. Es­tu­dia­ba en el día, tra­ba­ja­ba en las no­ches y en las ma­dru­ga­das sa­lía de fies­ta. 18 años y vi­vien­do en Pa­rís, lo­co por sa­bo­res, olo­res de las ma­ña­nas don­de se mez­cla­ba el olor de co­li­llas de ci­ga­rri­lo mo­ja­das, con el frío, los pa­nes re­cién sa­li­dos del horno. Creo que lo que más re­cuer­do es el olor de Pa­rís.

En­tre aro­mas y sa­bo­res pudimos co­no­cer me­jor a es­te chef pa­na­me­ño, quien des­de hoy nos re­ga­la­rá al­gu­nas de sus re­ce­tas, ¡bon ap­pe­tit!

¿Cuán­do lle­ga la ins­pi­ra­ción pa­ra nue­vas re­ce­tas?

Cuan­do es­toy ca­mino a la pla­ya, pongo la mú­si­ca ba­ja y voy pen­san­do. Aun­que las me­jo­res son cuan­do es­toy mo­les­to o hice al­go mal. Mi men­te no se apa­ga cuan­do me gol­peó el ego, cuan­do fa­llo en al­go y em­pie­zo a me­di­tar, mi men­te se acla­ra y or­de­na sus ideas. Al­go siem­pre sa­le... es super ra­ro.

¿Qué con­se­jo le da­rías a una per­so­na que no sa­be na­da de co­ci­na, pe­ro quie­re apren­der?

Que lo ha­ga con sen­ti­mien­to, y que use el sen­ti­do co­mún.

¿Hay al­gún in­gre­dien­te pre­fe­ri­do?

Wao, di­fí­cil de ele­gir, en el 2016 fue el to­ma­te de ár­bol, co­co, curry, ají chom­bo y ma­ris­cos.

¿Cuá­les son tus pla­nes a cor­to pla­zo? ¿Qué co­sas qui­sié­ras lo­grar?

Unas ca­ba­ñas en la pla­ya con una co­ci­na de le­ña don­de to­dos los días cam­bie el menú.

¿Al­gu­na anéc­to­da gra­cio­sa de tus mo­men­tos en la co­ci­na?

Cuan­do re­gre­sé a Pa­na­má, tra­ba­ja­ba en un res­tau­ran­te, uno de los me­jo­res del mo­men­to, y muy tem­prano en la ma­ña­na pren­dí mal el horno, es­ta­ba bo­tan­do gas, pren­dí el me­che­ro y me ex­plo­tó en la ca­ra. Me ti­re al sue­lo, me ta­pa­ba la ca­ra por­que me ar­día, olía a ca­be­llo y be­llos que­ma­dos, pen­sé que me ha­bía des­fi­gu­ra­do el ros­tro, lo re­cuer­do cla­ri­to, vi una bola azul de fue­go que me man­dó co­mo a un me­tro le­jos del horno, gra­cias a Dios so­lo fue­ron unas ce­jas y pes­ta­ñas que­ma­das.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.